El disco negro de OBSESION: Tú con tu ballet

Autores: Magia López Cabrera y Alexey Rodríguez Mola (..el tipo este..)

Me cayeron uno’ chavo’ y quise divertirme, tomarme unos trago’
Me acuerdo ese día tocaba mi primo Yosvany con Yoruba Andabo.
Le dije: vamo’, te invito, yo pago, que hoy me da lo mismo hielo que helado.
Y la razón por la cual se negó me dejó medio gago, pasmado, turbado
¡Que va!, ¡a la rumba yo no voy ma’!, son gente baja todo eso negro’ ¡bailando!

Ah, no mi niña te queda ahí mismito, no te invito má’, calabaza, bajando.

Sigue leyendo

RACIALIDAD: El difícil caso de la diversidad racial en dramatizados de televisión

A Martín lo conocí hace 11 años, en un taller con un curioso nombre. Desde entonces no lo veía. Actualemente nuestros mensajes son diarios y nos preocupan (casi) los mismos temas. Empeñado en hacerme una entrevista sobre el tema racial —yo no diría una más sino LA entrevista—  su mensaje de hoy ha tenido como pretexto pedirme que suba a Negracubana el siguiente post escrito por él para el Foro de Cubarte y luego subió a lo que el llama ¨mi blogcito de Atenas¨.

Pues acá les va este interesante comentario.

El difícil caso de la diversidad racial en dramatizados de televisión
Por: José Martín Díaz Díaz.

Hace muchos años existía un documento sobre las pautas a seguir para el especio Aventuras. Entre ellas se encontraban las características que debía reunir el héroe. El héroe, decía, debe ser físicamente atractivo. Esta consideración se basaba en que el niño es muy maniqueo aún y tiende a identificar lo bueno con lo bello y lo malo con lo feo.

También decía: el héroe no debe ser negro.

La argumentación era parecida, lo maniqueo suele relacionar negro con malo y blanco con bueno, pero más ampliada sería: Un héroe está defendiendo patrones a inculcar y el espectador ha de sentirse identificarse con él, querer ser como él. Culturalmente al negro se le considera inferior y por tanto el espectador no querría ser eso.

Ya este documento no existe, ya casi no existen ni las aventuras, pero lo traigo a colación porque era una teoría con una razonable argumentación que, creo, sigue presente hoy en el razonamiento de muchos creadores aun cuando no hayan leído nunca aquel documento. Y es de esas ideas que no se dicen en un evento sobre cuestiones raciales porque pudiera considerarse ofensivo, pero al mismo tiempo y secretamente cuenta con mucos Sigue leyendo

Yo signo el Proyecto Arcoiris

Proyecto ArcoirisYasmín ha decidido lanzar el Proyecto Arcoiris, con aras de poner a nuestro servicio las propuestas progresistas de nuestra constitución, en bien de los derechos sexuales de todos los cubanos y cubanas.

Quizás mi firma no sea la primera pero si una de las más rotundas. Efectivamente, creo que nos faltan muchas cosas por lograr, en el ámbito legal, para quienes quieren hacer un uso pleno de sus derechos a partir de su orientación sexual y su identidad de género. Lo cierto es que en la Cuba de hoy seguimos asidos a una moral que concibe el matrimonio entre hombres y mujeres y los hijos e hijas para los heterosexuales.

Como tampoco me abscribo ninguno de los (pocos) grupos existentes en el país, ni desde el activismo, mucho menos desde la teoría, vislumbro al Proyecto Arcoiris como el ejercicio ciudadano que nos permitirá, a lo sumo, apresusar la ratificación del nuevo Código de Familia, cuya aprobación, por la Asamblea Nacional, se ha retrasado por más de 16 años.

Acá está mi voto. El resto lo iremos viendo por el camino.

Algunas notas sobre raza y narrativas femeninas. El que más mira menos ve

Por Ines María Martiatu Terry

Excilia Saldaña

Excilia Saldaña

Mientras trabajaba para la selección de una antología posible con el tema raza y narrativas femeninas, me vino a la mente una frase que se repetía en los parques habaneros de mi infancia: “el que más mira menos ve”. Se trataba de los jugadores callejeros que  practicaban  apuestas con chapitas y siempre le ganaban a los transeúntes porque dicen que las manos son más rápidas que los ojos. Si miramos con atención, podremos  descubrir los juegos de manos de  editores, críticos y antologadores para invisibilizar y excluir ciertas narrativas femeninas que tienen la problemática racial en el centro de sus preocupaciones. He tenido en cuenta para estas notas y considerado  narrativas en plural, documentos, cuentos, fragmentos de testimonios y fragmentos de novelas. También ha sido amplio el concepto de raza que no solo se refiere al color de la piel o al tema racial en sí, sino al contexto ideotemático y cultural que lo acompaña.
Sigue leyendo

Por qué el 2011es el Año Internacional de los Afrodescendientes

El 19 de marzo del 2010, mediante la resolución A/64/169 de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas se proclamó al 2011 como el Año Internacional de los Afro descendientes.

Esta acción de las Naciones Unidas tiene como objetivo fortalecer las medidas nacionales y la cooperación regional e internacional en beneficio de los afro descendientes en relación con el goce pleno de sus derechos económicos, culturales, sociales, civiles y políticos, su participación e integración en todos los aspectos políticos, económicos, sociales y culturales de la sociedad, y la promoción de un mayor conocimiento y respeto de la diversidad de su herencia y su cultura.

Alentando además a los Estados Miembros, a los organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas, en el marco de sus mandatos respectivos y con los recursos existentes, y a la sociedad civil a que preparen y determinen iniciativas que puedan contribuir al éxito del mencionado Año.

A nivel regional, el 8 de junio del 2010 en el marco de la Cuadragésima Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos – OEA se aprobó la resolución AG/RES 2550 – Reconocimiento del Año Internacional de los Afro descendientes, la cual toma nota del Año Internacional de los Afro descendientes y reafirma la importancia de la plena participación libre y en igualdad de condiciones de las y los afro descendientes en todos los aspectos de la vida política, económica, social y cultural en los países de las Américas.

Cabe destacar que dicha resolución es la primera en la temática afro descendiente en la OEA, encargando al Consejo Permanente de dicha organización la realización de una sesión extraordinaria para celebrar el Año Internacional de los Afro descendientes y la convocatoria de una segunda sesión extraordinaria sobre la cooperación entre las Américas y África, con la participación del cuerpo diplomático africano y representantes de la Comisión de la Unión Africana así como los Representantes Permanentes ante la OEA.

Sin duda alguna, este es un gran primer paso para la visibilización de la temática afro descendiente al interior de dichas organizaciones, siendo además la oportunidad para que la mencionada temática sea incluida de manera seria en las agendas de los países y específicamente de los de la región; considerando la vital importancia que representa el tema ya que en las Américas viven aproximadamente 200 millones de afro descendientes, los cuales la mayoría se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Tomado de Asociación Proyecto Caribe

Lidiando con mi «pasa» (II)

Por Yusimí Rodríguez

Eso fue en el año 1994, cuando me convertí en modelo, una profesión para la que me faltaban unos cinco centímetros de estatura en los lugares menos exigentes, pero incluso en estos había que resolver el problema de mi pelo.

El problema se hizo evidente porque teníamos un desfile, el primero, después de casi seis meses de clases. En esos días yo no me había pasado el peine. La solución para el momento fue tejerme unas «carreritas». Claro, eso solo podía ser una solución temporal y no mi imagen como modelo. De las otras cuatro muchachas negras, dos estaban desrizadas y las otras dos tenían «pelo». Cuando el estilista terminó de trenzarme, se paró frente a mí y dijo: «Aquí el pelo sobra, lo que hay que hacer es pelarla a rape». Eso fue lo que hice dos días después. ¿La verdad? Fue la solución perfecta. No solo porque la gente, de pronto, me encontraba preciosa, si no porque me sentía libre. Había escapado de las colas para someter el cráneo al calor del peine, los rolos, los comentarios sobre el pelo bueno y el pelo malo. Me pelaba a rape cada quince días.

Sigue leyendo