UN COMENTARIO: «Conmigo se echó a perder una blanca»


En ocasiones publico, con la anuencia de la persona indicada, comentarios como post. Hoy quiero presentarles a Miriam, una amiga ciber a quien tuve la oportunidad de concoer personalmente hace dos semanas.

En el comentario, que comienza agradeciéndome por la realización de un espacio de debate en la UNEAC (lamento los agazajos), ella revela parte de su cotidianidad que está muy marcada por el hecho de ser una joven negra investigadora.

Lleguen hasta al final y luego me cuentan!

Hola, Negracubana!

Primero que todo felicitarte nuevamente por lo bien que organizaste ese encuentro, y segundo a agradecerte por haberme invitado; de lo contrario me lo hubiese perdido puesto que estas cosas no las pasan por TV.

Para mí fue interesantísimo, sobre todo por los términos que escuché por primera vez como posporno, drag king, etc… te pareceré dasactualizada, pero es así realmente. Por eso es que te había pedido que me invitaras alguna de esas actividades.
También me pareció fantástico que las mujeres estén abriéndose espacio aunque sea así, por ahora. Con personas como tú organizándolas creo que se puede lograr más que lo alcanzado por la FMC, como bien dijera “Pasa Kruda”. Todo eso que una vez se hizo por “rescatar” las mujeres y darle un “modo de vida” diferente ahí se quedó después del 59. Es hora de que la generación nuestra, especialmente las mujeres, haga algo por avanzar a la par de los tiempos actuales y, pienso yo, de guiar a las jóvenes y niñas que serán nuestro relevo. A veces las veo en la calle y me da pena verlas con ciertos comportamientos que les parecen tan normales, y de continuar, serán las madres y esposas de mañana que dejarán mucho por desear.
Las veces que te he escrito, lo hago como si fueras ya una amiga de hace tiempo. La primera vez que supe de tu existencia fue por el libro Fotos de Cuba. Decidí que cuando volviera a navegar en internet buscaría información. Así di con tu e-mail. Pones una foto de hombros hacia arriba; te vi pelada bien corto y con cara bonita. Por eso te envié una foto mía.
El lunes 16 de enero te vi personalmente. No sé cuántas veces más nos veamos, pero me agradó mucho. Me parece fantástico cuando una mujer, más si es negra, sale adelante.
Ese mismo lunes 16 de enero mi padre hubiese cumplido 87 años, pero falleció el 20 de diciembre de 2009, o sea, hace dos años. No fue un excelente padre (cosa que pasan), pero se preocupó por nuestra educación, y siempre nos decía que nuestra raza vale mucho lo que no se da su valor. Él fue limpia botas y de todo un poco antes del 59 (nació en 1925), después del triunfo, tintorero y carpintero en sus ratos libres. Veinte años mayor que mi madre, hoy con 68 años, quien solo estudió hasta 4to grado porque tuvo que servir de criada: era la mayor de 7 hermanos. Con la Revolución solo pudo ser auxiliar de limpieza o ayudante en un comedor.
Somos tres hermanos (dos varones mayores que yo) y solo el del medio pudo ir a la Universidad porque el mayor pasó un técnico medio de cocina internacional en dos años, y desde entonces ese es su trabajo. Él quiso ser médico pero el periodo especial le jodió la vida, también a mi: no pude entrar a la vocacional Lenin como quería, me tocó un pre becado en Guines (tenía 15 años).
Mientras yo estaba en décimo grado, mi mamá lavaba y planchaba bultos de ropa para la calle, para poder darle unos pesos a mi hermano para la universidad, hasta él cuando llegaba se ponía en ocasiones a planchar para ayudarla. Yo por mi parte arreglaba uñas o hacía trencitas, vendía coquitos, cualquier cosa, para ganarme mi dinerito para entrar a la beca por 11 días. El mayor a veces traía algo de comer a la casa.
Muchas de mis buenas amigas de la infancia se volvieron jineteras, no las culpo, o no siguieron estudiando.
La “Crisis de los Balseros”, en agosto del 94, me llevó a otros compañeros que despedí en la costa de Alamar, incluso algunos no llegaron; en sept. el punto de entrada en la terminal de trenes de La Habana estaba casi vacía. Qué tristeza!!! Viendo y viviendo todo aquello no me sentía capaz de ir yo también a la universidad (pero tampoco tenía escrúpulos para jinetear); cualquiera de las dos opciones (estudio o jineteo) terminaría matando a mi madre quien ya entonces no trabajaba debido a la diabetes (cómo se le ponían las manos cada vez quese cortaba con un cuchillo o se enterraba una espina de pescado o un hueso!!!).
Aunque tenía excelentes notas, tomé la decisión de pasar un técnico medio para poder trabajar y luego hacer la carrera por curso de trabajadores (tenía 18 años). Así hice, me esforcé, me gradué con título de oro con lo que tenía pasé directo a la carrera de Lic. Alimentos, pero ya habían cerrado la carrera tenía que ser en diurno.
Fui a la CUJAE, pero allí no era válido mi título de oro. Tuve que estudiar como loca para la prueba de ingreso porque no tenía dinero para pagarle a un profesor particular.
Mientras trabajaba acá en mi primer centro de trabajo, como obrera de la producción en la planta de carne. Debía trabajar a la par de los hombres sin contemplación (éramos solo 4 mujeres): empujaba unas carretillas de más de 90 kg de masa de embutidos que hoy no sé como podía, después tenía que limpiar; si era en el matadero me tocaba casi siempre recuperar las tripas del cerdo o recoger la sangre de la res, además de limpiar. Cuando terminaba me bañaba para ir alante, donde estaban los investigadores…quería aprender pero ellos solo veían en mí a una “negra limpia tripas”. Me fui, tenía 21 años.
Cambié de centro de trabajo varias veces, a donde me fuese más cómodo estudiar, aunque luego me percaté que no importaba a donde me cambiara, siempre sería negra.
Así me hice ingeniera, máster y ahora, el día del cumpleaños de mi padre, logré que me firmaran el autorizo para hacer el doctorado, precisamente en el mismo centro de donde salí. Ya tengo 34 años y un niño de 10. Algunos conocidos de la infancia me ven y me dicen que sabían que yo lo lograría.
Te imaginarás ahora por qué alguna gente acá se pone mal cuando me ve pasar, para colmo con mi look bien de negra, porque tenía el pelo muy largo y desrizado y decidí retomar mi onda de los kris kros y ahora el droom.
Le dije a mi novio que cuando me crezca más el pelo quiero que me haga los drealooks; él dice que yo no estoy “loca” para hacer eso, que en mi trabajo sí que me van a odiar… no me importa, ninguno de ellos me ha dado nada.
Estoy feliz de haber llegado hasta aquí, me ha costado mucho pero valió la pena. Lo lamento por gente buena que no tuvo fuerzas y se dejó arrastrar. Esta carrera por la vida es de resistencia no de velocidad.
Te cuento todo esto porque no es fácil lo que nos toca pasar, tener que escuchar incluso que me digan que “conmigo se echó a perder una blanca”, que si me casara con un extranjero no pasaría trabajo o que con mi “inteligencia” si me fuera del país viviría como millonaria, y cosas así.
Ser mujer y negra es algo que hay que saberlo llevar. Como decía mi papá, darse su valor. Por eso admiro lo que haces, y lo que hiciste el lunes, según tú, con tanto esfuerzo, y te creo.
No te detengas, sigue adelante. Me encantó escuchar hablar a “Las Krudas”, ya sabía de su música y hasta algunas canciones suyas había escuchado, pero nunca imaginé que se proyectaran así. Cada vez que escuho a Haila (¿la diva del pueblo?) quisiera saber si puede manifestarse así, tal como Las Krudas, cuando tenga que hablar de algo que no sea de “su propio trabajo artístico”.
En fin, que el encuentro fue muy ameno y no alcanzó el tiempo, yo me quedé con ganas, pero de eso se trata, que la gente salga comentando lo bueno que estuvo y siempre quiera volver.
La semana que viene (23-27 enero) es mi primer encuentro del Doctorado (tiene frecuencia 1 semana por mes durante 1 año); luego tienes hasta 5 para defender la tesis. Lo “chistoso” es que cuando estoy haciendo la matrícula el coordinador me dice que hay otra de mi centro: adivina, blanca y amiga de los del piquete que peor me mira acá. Tú sabes, no.
Bueno, basta de muela que tú estás siempre muy ocupada y buscas el momentico para comunicarte conmigo, para yo robarte tanto tiempo.

About these ads

12 pensamientos en “UN COMENTARIO: «Conmigo se echó a perder una blanca»

  1. Me he leído con atención su comentario. Gracias por compartirlo. Pensé en mi hija jovensita, una blanquita que tiene en usted un ejemplo a seguir.
    Muchas gracias.
    Un abrazo.
    Rosa María.

    Me gusta

  2. :-O …Yo no tuve un camino tan largo y pedregoso para hacerme universitaria, pero sí he tenido que escuchar bastante eso de que soy “blanca empírica” y similares! Mis respetos para la autora del comentario por todo el camino recorrido, por todo lo logrado, y por valorarse y quererse tal y como es, algo aún poco común entre much@s negr@s cubanos – todavía perseguidores de la por tantos años hegemónica estética (y acaso también ‘ética’) “blanca”.

    Me gusta

  3. Dejo este comentario en el nombre de Yasmin Portales, quien me escribio por correo y me lo envio. Ella no tiene acceso a internet

    Miriam:

    Me ha emocionado mucho leerte, pensar que la convocatoria del encuentro en la UNEAC de June + Krudas te atrajo, atrajo a otra personas diversas no solo
    en el sentido racial o sexual, sino en el sentido de experiencias, historias de vida tan diferentes que no podemos imaginarlas reales.
    Al leer tus experiencias pensaba que eso era argumento de filme de denuncia social. No te ofendas, quiero decir que es algo tremendamente alejado de mi, y que, de no ser contado por alguien que presente credenciales personalizadas, que se prueba “no personaje”, sería descartado por mi como “exageración dramática” para obtener la empatía de quien lee/mira/oye el relato. Yo creo que actuamos así como mecanismo de defensa, porque saber y recordar cada día lo terriblemente agotadora que puede ser la vida para una mujer negra de origen proletario -no en Haiti, no en New York, sino en La Habana, donde se habla el español- atormenta, amarga, agota. Yo trato de
    consolarme con las cifras: somos números del racismo y del patriaarcado, una persona salvada, una cifra menos, un paso, otro… Y no veas películas que terminan mal, porque llorarás y el mundo se te vendrá encima.
    Sin embargo, protegernos del dolor puede ser una trampa, ver solo filmes de mujeres rubias y con autos y con las hipotecas al día puede ser una trampa. Ahí entras tu: me sacudes, me obligas a verte en la unidad -mujer negra orgullosa de serlo- y la diversidad -mujer que no fue a la Universidad por la economía de la familia, que sufrió discriminaciones en el trabajo. Ahí reccuerdo de qué me escondo y por qué releo las cifras, las leyes, las canciones y las novelas que nos ningunean. Recuerdo por qué no quiero ver películas que acaben mal: porque yo también estoy en ellas, contigo.

    Gracias

    Yasmín S. Portales Machado
    ————————————–
    Marxista, Feminista, Bloguera, etc.

    “Es evidente, por otra parte, que con la abolición de las relaciones de
    producción actuales desaparecerá la comunidad de las mujeres que de ellas se
    deriva, es decir, la prostitución oficial y no oficial.”
    Carlos Marx & Federico Engels, Manifiesto Comunista

    Tribunera 4298 de la COCO
    Blog http://yasminsilvia.blogspot.com/
    Facebook http://www.facebook.com/profile.php?id=663817529

    Mi trabajo en

    Grupo Nuevo Milenio:
    http://www.facebook.com/pages/Grupo-Nuevo-Milenio/212782655471386
    Concurso Pensar a Contracorriente:
    http://www.facebook.com/pages/Pensar-a-Contracorriente/301040856582012

    Me gusta

  4. Yasmín, mi intención no es conmover a la gente ahora con mi historia, sino que sepan que es verdad que la vida para el negro (y además pobre) en Cuba se complica más que para los blancos, pero me satisface que así haya sido porque al menos sé que existe gente como tú que siente por los demás. Estoy segura que historias como la mía, o más dramáticas aún, abundan por toda la Isla. Basta que quieran contarlas y quieran escucharlass, depende más de lo segundo. Hay mucha gente ciega y sorda para estos asuntos y ya es hora de gritar paar que te oigan. Gracias a gente como Sandra y otros blogeros las cosa van saliendo de donde las tienen escondidas. Es una pena que no todos los cubanos tengamos acceso a internet para mantener estos vínculos y estar verdaderamente actualizados de lo que pasa a tu alrdedor a veces frente a tu casa y no te enteras.

    No es argumento para un filme de denuncia social, ni me ofendo por la primera impresión que te llevas de leer mis experiencia que decidí contar por propia voluntad. La realidad es esa: que cosas así suceden, y algunas personas creen que es novela brasileña. Porque a eso nos ha acostumbrado el sistema, que es bueno si lo comparamos con el capitalismo, pero en Cuba, a 54 años del Triunfo de la Revolución Socialista que sucedan estas cosas, es un bochorno. A mí las cifras no me consuelan, me deprimen. Son subjetivas y manipulables: cuando quieren hablar de los logros de la educación o salud pública incluyen a los negros o en los poster de la carretera nos ponen participando de vida social y hasta avisoran como los americanos cuando “vengan” van a separar nuestras familias; pero cuando ponen en la TV un spot sobre la alimentación sana pareciera que solo los balncos se sientan a la mesa, o los mismos poster de carrtera promocionando las playas de Cuba ignoran que la Constitución en Cuba le da el “derecho a todos los cubanos” a “entrar en cualquier lugar”, o cuando promocionan el desodorante Rexona o helado Sensación de la Nestlé, etc…en fin contamos o somos parte de la sociedad cuando les conviene.

    De veras es bueno que mi historia te sirva de algo, pero no te dejes engañar dejando de ver películas que terminan mal o novelas con mujeres rubias….cuidado, ahí está la verdadera trampa: que reniegues de todo eso que es diabólico, para que termines odiando el sistema que las fabrica, que nos ningunea (parafraseándote) y creas que de este lado todo está bien o es perfectible, Haz las dos cosas: ve películas y novelas de ese tipo y no pierdas de vista las cifras, son la misma cosa; tan solo analizalas y no te dejes manipular. Hay que luchar contra eso; la victoria es de gente como Sandra que decidió la guerra, yo solo soy una víctima que no se conformó.

    Si estás con Sandra estás conmigo y con todas las cubanas con historias como las mías.

    Me gusta

  5. Supongo que ud es una mujer adulta de la raza blanca, pero mi historia es pa´los niños y los ancianos; pa´los negros y pá los blancos, PARA CUBA. Y no porque quiera protagonismo, sino porque es la historia de cualquiera que ahora mismo no se atreve o no tiene los medios para contarla. Ojalá, por su hija jovencita, las cosas cambien para bien!!!!. A ella le digo como mujer que será en un futuro de esta sociedad cubana, que no se quede nunca pasiva aceptándolo todo porque, aunque blanca, las mujeres en Cuba no estamos en el lugar que nos merecemos. El esfuerzo de muchas heroínas se quedó en la década del 60-70, le tocará a su hija ser activa si las cosas no cambian, es el rol de la nueva generación. Algo se intenta hacer en las altas instancias del gobierno, respecto al tema de género y raza, pero todo se queda ahí en los papeles. Es la gente la que tiene que cambiar de espejuelos para ver, lo que no quieren ver sin tanto fijar la vista. Eso está frente a nuestras narices. Mi historia es tan real como se las cuento, y me alegro que le sirva a su hija para enfrentarse a la vida que le vine por delante. Que sea una buena hija, una buena madre y una buena esposa, para el bien de nuestra sociedad, pero que no sea pasiva. Mis saludos para ella, que es la nueva generación
    Miriam

    Me gusta

  6. Pedrito, gracias por esas frases de aliento para seguir. Es bueno saber que los hombres también luchan con y por nosotras.
    Recibo tu abrazo desde el ciberespacio y que sea también para el resto de ls mujeres con historia como la mía.
    Sí, tienes razón con tu frase: GENIAL, SANDRA!…. porque esto fue debido a ella y al encuentro que organizó. allí estuve de maravilla pese a que duró poco. Todo estuvo bien, pero lo mejor fue escuchar a la Krudas.

    Me gusta

  7. Rosakiel, todos no llegamos al mismo lugar por el mismo camino, lo importante es llegar. Si tú llegaste, y yo también, es señal de que se puede, de que los negros podemos ser más que “vagos y vulgares delincuentes” como insisten en calificarnos. De nosotros depende. Como decía mi padre: el negro vale mucho. Está bien que tú seas una universitaria más representando a mi raza.
    Aunque hasta donde recuerdo siempre fui así de caracter fuerte y emprendedor, pero recuerdo una etapa de mi infancia que me sentía mal por ser negra y hasta llegué a recriminar verbalmente a mi madre por casarse con un negro viejo (aunque ella es mulata, bastante atrazada no blanconaza como se dice). Después, por otras cosas que pasaron en mi vida y que no conté, me di cuenta que la del problema no era yo por ser negra y menos de mis padres, sino de la sociedad en que me tocó vivir. Tengo amistades y compañeros blancos que son excelentes personas; para ellos mis respetos. Fueron los demás blancos los que me hicieron verme como soy y aceptar mi realidad: no soy yo quien debe dejar de ser lo que soy, son ellos quienes tiene que dejar de valorarme por lo que parezco que soy. Hay una gran diferencia entre ser y parecer. Hacerme el derriz no me hace mejor persona. Van a tener que entenderlo.
    Como dices, poco común entre muchos negros cubanos que solo aspiran parecerse físicamente a los blancos. Pero se olvidan que los entimientos van por dentro, están ocultos bajo la piel. En eso culpo a los medios de difusión masiva que solo muestran a los blancos o a los negros que los imitan, ocultando a los negros que cada día salen a la calle tal y como son. çentonces cuando los muestran así, es en el rol de antisocial. Por eso es que ando así, bien afro, para ir poniendo mi granito de arena en ese cambio de mentalidad que le hace falta le cubano: llevo mis pasas crudas y no soy delincuente.
    Mas cuantos y cuantas se nos habrán quedado por el camino????

    Me gusta

  8. Hola Negracubana y Mirian
    He leído su articulo y estoy de acuerdo en todo, es bien difícil cuando se es pobre poder estudiar y lograr una carrera y abrirse paso como profesional y esto no le pasa solo a los negros;lamentablemente todavia en nuestro país existe discriminación racial; muchisima gente tiene prejuicios hacia los negros.. yo soy blanco y vivo en Espana y les puedo decir que estoy orgulloso de todos los cubanos, no importa la raza, la religión, la orientación sexual. Estoy de acuerdo que la mejor manera de luchar por sus derechos es sintiendote orgulloso de lo que eres, siempre con tu frente en alto, siendo cada dia mejores en todos los aspectos de la vida.
    Tengo numerosos amigos y amigas negras que las quiero muchisimo, no todos somos racistas.. Saludos.
    Edel

    Me gusta

  9. Todo el mundo tiene que luchar, igual blanco que negro; si luchas puedes perder, si no luchas estas perdido.
    Al final el esfuerzo acaba teniendo su recompensa

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s