La Jiribilla de Papel sobre racialidad


El número 91 de la versión en papel de la revista digital cultural La Jiribilla, correspondiente al 2011, se ha paseado por cuanto espacio de la Feria tenga que ver con la racialidad en Cuba.

Es así que ha estado presente tanto en el lanzamiento de libros, como en paneles de discusión resultando, el dossier que se encuentra en sus páginas, un útil complemento, quizás sin haberlo advertido, su equipo de redacción, a las temáticas discutidas y expuestas.

Abre entonces el mencionado dossier lo que yo llamaría una declaración de principios de Fernando Martínez Heredia, con la cual estamos comprometidos en esencia, tolos cubanos y cubanas: !Indudablemente la Cuba socialista del siglo XIX tiene que ser antirracista!

El antropólogo Rodrigo Espina por su parte, examina algunos resultados de investigaciones acerca del sistema educativo cubano al tiempo que propone acciones especificas para desterrar el racismo y la discriminación racial en ese ámbito social.

Esteban Morales continua debatiendo sobre la pertinencia (o no) de las Acciones afirmativas, y para ello parte del concepto y su puesta en práctica en sociedades como la norteamericana. La discusión sobre este asunto aún esta pendiente en nuestro país, y cuando se ha propiciado, en espacios muy pequeños, se levantan muchos prejuicios perceptibles en el discurso.

La presencia del tema racial en la narrativa femenina cubana y la visibilización de las contribuciones de la mujeres negras a la cuentística nacional, es uno de los aciertos del ensayo de Inés María Martiatu, quien, como sabemos, se ha dedicado a hilvanar la obra de mestizas y negras contemporáneas.

Rafael Acosta de Arriba, crítico de artes visuales, revela el rol de la fotografía en la construcción de imaginarios sociales, y cómo esta estuvo desligada, en Cuba, del tema racial hasta hace muy poco, hasta los años 90 del siglo pasado.

Las notas mínimas sobre la epistemología del Racismo, del escritor Victor Fowler resulta ser una especie de introspección del sujeto negro en si mismo, como si se hablase no solo de las contradicciones sino también de lo logrado.

En la sección de poesía es harto distinguible la presentación al público lector de cuatros poemas signados por el joven David López Ximeno, quien también se ha destacado por la musicalización de su obra.

Y hablando de música, en La compactera, el periodista Joaquín Borges-Triana resalta el valor de El Disco Negro de Obsesión, volumen que sus autores, los raperos Alexey Rodríguez y Magia López, consagraron la problemática racial en Cuba. El volumen obtendría, el pasado 2011 el Premio Cubadisco en la categoría hip hop.

Thais Guillén Otero es la autora del cuento Los cabellos de Melanie que cierra el oportuno dossier.

Agradecemos entonces esta publicación en papel e invitamos al cibernauta a acercarse al dossier digital.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s