Lo paran por ser negro

Cuando a Félix dos policías en pleno arrebato le apalearon su hijo hasta verle sangrar, compartí con mis compañeros/as de trabajo (quienes estaban completamente sorprendidos y conmocionados) que, lamentablemente, esa podría ser la realidad de cada joven negro habanero.

Muchos de mis amigos son interpelados, constantemente, por la policía de esta ciudad que como sabemos esta formada, en su mayoría, por jóvenes de otras partes del país.

Ayer alguien me contaba que en una ocasión iba con apuro para Radio Progreso donde tendría una entrevista en vivo a la que nunca pudo llegar, porque el agente del orden decidió montarlo en el vehiculo (cerca de la emisora) y dejarlo en el puente de la calle 23, a pesar de sus ruegos de que iba a una gestión de trabajo, y tenía poco tiempo. Según este joven, “me pararon por ser negro… con drealocks (drelos) y vestimenta rapera”.

Sigue leyendo