CONVOCATORIA: Feminismo latinoamericano, luchas antirracistas y descoloniales

Yuderkys Espinosa. Foto Pia Leavy

Yuderkys Espinosa. Foto Pia Leavy

Historia del feminismo latinoamericano contemporáneo y sus aportes a las luchas antirracistas y descoloniales

Por Yuderkys Espinosa Miñoso, pensadora feminista decolonial originaria de República Dominicana.

Historia del feminismo latinoamericano de los últimos 25 años; una genealogía que permite explicar el momento actual de la aparición de un feminismo antiracista y decolonial, el cual se está difundiendo y extendiendo con cada vez mayor ímpetu y dinamismo.

Fecha: Miércoles, 12. November 2014

Hora: 19:00 Horas

Lugar: Pavillon

Organiza el sitio web negracubanateniaqueser.com en cooperación con el Seminario de Lenguas Romanas de Leibniz Universität Hannover.

Auspician: Pavillon, Radio Flora y Rosa Luxemburg Stiftung


Geschichte zeitgenössischer feministischer Theorie und Praxis in Lateinamerika sowie deren Rolle in der dekolonialen und antirassistischen Bewegung

Von Yuderkys Espinosa Miñoso, feministische und dekoloniale Denkerin aus Dominikanische Republik.

Geschichte des lateinamerikanischen Feminismus der letzten 25 Jahre; eine Genealogie die es ermöglicht den augenblicklichen Moment der Entstehung eines antirassistischen und dekolonialen

Feminismus zu erklären, welcher sich mit immer größerem Elan und Verve ausbreitet.

Datum: Mittwoch, 12. November 2014

Uhrzeit: 19:00 Uhr

Ort: Pavillon

Veranstalter: negracubanateniaqueser.com in Kooperation mit dem Romanischen Seminar der Leibniz Universität Hannover

Sponsoren: Pavillon, Radio Flora und Rosa Luxemburg Stiftung

Artículos sobre desigualdad y racialidad en el sistema educativo en Cuba

Foto: Jorge Luis Baños. Tomada de IPS

Foto: Jorge Luis Baños. Tomada de IPS

Andando por las redes me he encontrado dos textos, publicados en sendos medios cubanos, que permiten un acercamiento a lo que a las relaciones socio-económicas y a la actualización del tratamiento de la racialidad en la educación cubana.

Primero quiero sugerir la lectura de la entrevista a la doctora Mayra Espina que publicase Cuba contemporánea, ¿Desiguales en Cuba?, donde la socióloga expresa la misma expresa:

Pero si comparamos a la Cuba de hoy con la de los ´80, con el ideal social de la Revolución, pues podemos encontrar que las desigualdades son ahora sustantivas. Y le pediría a quienes consideran que no hay desigualdad, por ejemplo habaneros y habaneras, que miren a su alrededor, y se fijen en tres cosas: las casas, el medio de transporte y (en la sociología hay una especialidad llamada “sociología de la basura”, que estudia las desigualdades a partir de los desechos de los barrios) los basureros, su contenido en los distintos barrios o en las casas. Mi respuesta es esa: los estudios sociológicos indican que somos hoy mucho más desiguales que en la década de 1980, si compramos niveles de ingresos, salarios… Pero no hay que ser sociólogo. Caminando por la ciudad uno puede ver a simple vista esas desigualdades.

Largo trecho pendiente por igualdad racial, publicado por IPS a propósito de una actividad del capítulo cubano de la Articulación Regional Afrodescendiente, anuncia ciertos cambios que hemos estado esperando al menos por diez años. Al parecer, el sistema educacional se actualiza en el tratamiento de la problemática racial en Cuba, lo que implica un nuevo posicionamiento y la re-lectura de ciertos acontecimientos históricos nacionales e internacionales.

En el encuentro el intelectual cubano Esteban Morales, reconocido también como activista por la equidad racial, anuncio que:

“una resolución del ministro de Educación Superior estableció recientemente la introducción en los estudios universitarios de la asignatura estudios raciales en Cuba, que se aplicará progresivamente en los diferentes centros de altos estudios del país”.

La mesa está servida. Nos toca ahora la tarea de leer y repensar.

#BAD2014, #BlogAction #desigualdad #inequality

 

 

 

El canto negro de Susana Baca: para cre(c)er, lo nuestro

Por Yenys Laura Prieto Velazco

La música cubana es parte de mi vida. He debido nacer aquí. Son dos frases con las cuales la artista peruana Susana Baca nos abre los brazos, la garganta, y pone ante nuestros ojos todas las inquietudes que la acompañan. Es difícil concretar si se trata de una investigadora que canta o de una cantante que se convierte en estudiosa de sus raíces; una gestora cultural de las más auténticas o, simplemente, descubrimos “una negra presuntuosa” que conoce bien su madera y sabe que el arte es su mejor espacio para continuar reivindicando esa herencia africana que durante siglos ha permanecido silenciada.

A nadie sorprende que uno de los íconos de la música folclórica en América Latina llegue a La Habana. Muchos saben que el 18 de octubre estará en concierto en el Teatro Nacional y que no faltarán esos temas con los cuales ha dado nuevos aires a la canción negra de la costa peruana con el fin de actualizar la tradición sonora de su país. Desde hace varios meses ha dialogado a través de Internet con medios de prensa en Cuba manifestando sus ansias de reencontrarse con el público de la Isla.

Eso ya lo conocen. También es cierto que su presentación forma parte del Tercer Encuentro de Voces Populares y que estará en el mismo escenario que recibió hace apenas un año a la mexicana Lila Downs y a la dominicana Maridalia Hernández. Lo que pocos dominan tal vez sea que ella viene a continuar una exploración que comenzó décadas atrás, a indagar en las zonas compartidas por la Cuba mestiza y su natal Perú.

EL CANTO NEGRO DE AMÉRICA

Algunos la catalogan como una de las divas más importantes de la World Music. Sin embargo, ella se resiste a cualquier expresión donde se intente trivializar la verdadera dimensión de la cultura afroperuana.

“Lo afro está siendo captado por algunos medios como un producto. Existe el peligro de que se tergiverse su esencia. Nosotros trabajamos para mostrar que África es una raíz vital de nuestros pueblos, que ha enriquecido nuestra música y nuestra cultura. Tengo la esperanza de que otros proyectos puedan seguir defendiendo lo mejor de esa herencia”, asegura la también fundadora del Centro Experimental de la Música Peruana.

Susana Baca“Es un momento muy bueno porque creo que las raíces africanas están valorándose en todo el mundo. Considero que, en el caso de mi país, todavía falta trabajar más. He percibido con mucha alegría que los jóvenes afrodescendientes se sienten muy orgullosos de esa zona que es parte de ellos”.

En su labor como promotora cultural resaltan sus empeños por crear una escuela de música en la zona sur de Perú. Allí se fundó un centro donde confluía la mirada más académica con la música popular. Se trataba de muchachos con muy pocos recursos –refiere. La también ex ministra de Estado en el Despacho de Cultura en la actualidad intenta retomar ese proyecto en la comunidad de San Luis de Cañete.

EL AMARGO CAMINO DE LA CAÑA DULCE 

“El poeta y folclorista Nicomedes Santa Cruz había grabado muchas expresiones de la cultura afroperuana pero esa investigación quedó en el ámbito académico. Nosotros, con la música, tratamos de llegar a otras personas, nuestra música se convirtió en un estímulo para los más jóvenes”, nos cuenta. Hoy, por ejemplo, hay jóvenes que desde el rock se preocupan por revisar las raíces mestizas.

“Fue importante haber sacado esos discos, haber dado conferencias y llevar nuestro trabajo a otras partes del mundo. Sobre todo, me reconforta mucho que pudimos encontrar personas con la misma inquietud. Me di cuenta de que éramos varios enfrentando ese gran olvido en el que algunos sumían a la presencia negra. Estamos devolviendo matices a nuestras culturas”, refiere.

La diva del folclore afroperuano siempre utiliza el plural para referirse a ese equipo que conformó hace varios años junto al sociólogo Ricardo Pereira, su esposo, quien también ha develado los principales caminos históricos y espirituales de la negritud en Perú. Un sendero que es revisitado en el libro El amargo camino de la caña dulce.

Este volumen nació a partir de viajes interminables por toda la costa, de pueblito en pueblito, y recoge el patrimonio musical de un centenar de comunidades de negros; una intención que también florece en un singular museo impulsado por Susana donde se revela “la historia escondida” de esas comunidades explotadas.

A CUBA TRAIGO EL CANTAR…

El proyecto investigativo también tiene sus orígenes en Cuba -recuerda Pereira-  cuando en 1984 ambos llegaron a la Isla y bebieron de las fuentes directas de la cultura yoruba, así como del caudal bibliográfico legado por Fernando Ortiz.

Susana Baca y Perujazz

“En unos días el libro estará en la Casa de las Américas, un lugar que es para nosotros muy importante por toda la historia que resguarda. Regresaremos allí después de unos años de ausencia. Yo he sido parte de la Casa de las Américas. Me alegra mucho ese reencuentro. Espero llevarme recuerdos hermosos y poder compartir con la gente”, afirma la cantante limeña.

En su presentación del 18 de octubre tampoco faltará la poesía. “Durante el concierto en el Teatro Nacional vamos a interpretar un poema muy bello del poeta vanguardista peruano Carlos Oquendo; es un homenaje a la mujer”, asegura una artista que ha defendido las huellas de relevantes compositoras como Chabuca Granda.

“Ahora mismo existen mujeres creadoras que continúan su obra y prestan especial atención al mensaje contenido en las letras de sus canciones. Hay compositoras trabajando en ese sentido”.

“ES UNA FELICIDAD ESTAR AQUÍ”

“Me parece maravilloso estar en un país donde me he sentido como si fuera mi propia tierra. Estoy ansiosa por encontrarme con músicos y cantantes como los que ustedes tienen; compartir la música con todos ustedes y con el público cubano tan buen conocedor”, nos dice con las cadencias que ya se han imbricado a los sonidos de la costa peruana.

En el primer encuentro con la prensa efectuado en La Habana, alguien le sugiere realizar un disco con música cubana. Ella sonríe, como quien ha sido sorprendida en plena fabulación. “Me encantaría hacer un disco así, es una idea que me ha estado dando vueltas en la cabeza, hacer un homenaje a la música cubana”.

“Trabajo con los integrantes del grupo Perujazz. Ellos están aquí conmigo. Son artistas muy apasionados que deseaban mucho participar en este encuentro”, añade.

“Contábamos los días para estar en La Habana -comenta sonriendo-, quieren ir a las escuelas de música, a muchos lugares. Para un músico es fundamental pasar por la Isla. Estamos muy agradecidos y mostraremos nuestro agradecimiento cantando, entregando la música del Perú con todo nuestro amor. Es una felicidad estar aquí”.

Tomado de Cuba contempóranea

Cuba: soberanía y futuro, y los bordes temidos de la alteridad

Julio Cesar Guanche, durante el evento. Foto tomada de IPS.

Julio Cesar Guanche, durante el evento. Foto tomada de IPS.

Por: Alberto Abreu Arcia

Cuando el lector de Afromodernidades lea estas notas ya se habrán cerrado las puertas del primer coloquio “Cuba: soberanía y futuro”, una de las primeras acciones realizadas por el proyecto Cuba Posible, la cual reunió, durante dos días, a más de sesenta intelectuales provenientes de Cárdenas -ciudad sede- La Habana, Holguín, Villa Clara y Santiago de Cuba. Conceptos como: sociedad civil, ciudadanía, democracia participativa, crisis del modelo socioeconómico, soberanía popular, cambio… estuvieron entre los más escuchados y debatidos en el evento. Por ejemplo, Ovidio D´Angelo inició su intervención refiriéndose a “ciertos prejuicios y estereotipos” no sólo por parte de Estados Unidos sino también del propio Estado cubano con respecto al concepto de la sociedad civil. Posteriormente analizó cómo la complejidad del tejido social y la subjetividad de nuestra población constituyen, en la actualidad, los grandes desafíos que debemos encarar en los empeños por construir una sociedad civilizada, popular y emancipatoria.

También aludió a algunos datos, arrojados por investigaciones recientes, los cuales plantean que la quinta parte de las familias que conforman la sociedad cubana son disfuncionales, viven en un contexto de un fuerte deterioro socioeconómico y en condiciones de pobreza. Subrayó que las expectativas sociales de la población cubana, en el presente, solo se circunscriben a pensar en el hoy, “el diario”, en cómo yo puedo sobrevivir sin importarme el otro(s). Lo que plantea un reto monumental a la hora construir las bases de una soberanía, sustentada en la idea de ciudadanías inspiradas en la colectivización y solidaridad. A esto se añade, observó D´Angelo, el desgaste y descontextualización de organizaciones sociales como el Poder Popular y los C.D.R. las cuales se han rutinizado y perdido sentido. Con respecto al impacto que está teniendo en la sociedad cubana el nuevo escenario de apertura económica se preguntó: “¿Qué tipo de propiedad privada deberíamos estar proponiendo desde un enfoque socialista, emancipatorio en lugar de ese despelote abierto a cualquier opción que incluso se está dando con las cooperativas?” Y observó que se está haciendo muy poco para construir solidaridad.

Rafael Hernández, por su parte, desde la perspectiva de las ciencias políticas proponía un grupo de preguntas, al tiempo que demandaba del auditorio: respuestas. Éstas fueron algunas de ellas: “¿Cómo se ha fundado este equilibrio de poderes en Cuba? ¿Cuándo? ¿Ha cambiado este equilibrio de roles y poderes a lo largo de cinco décadas o es el mismo? ¿Hemos tenido etapas o hemos estado siempre igual? ¿Han evolucionado las normas y regulaciones que han regulado las funciones del sistema político?[…] ¿Es el sistema político cubano lo que la ciencia política llama un sistema abierto o cerrado? ¿Dónde termina el sistema político y comienza la sociedad?”

En las sesiones se habló (reflexionó) en voz alta y de manera clara, como de niños nos enseñaron nuestros padres que se debía cantar el himno nacional. Aquí, como dicen en mi barrio, se le llamó al pan: pan y al vino: vino. Algunas intervenciones se extendieron más de la cuenta. Más que preguntar dirigidas al panel o a los conferencistas devinieron en una especie de catarsis intelectual. Lo que demuestra la necesidad que existe entre nosotros de escenarios de este tipo, que permita la discusión lucida, abierta y respetuosa sobre los problemas más candentes de la realidad cubana.

Sin embargo, mientras escuchaba con atención las diferentes intervenciones, no pude evitar varias preguntas relacionadas con el tema del coloquio y enunciadas desde mi posicionamiento como negro y homosexual. ¿Cómo ser audible mi voz, preocupaciones e interrogantes dentro de esa plataforma plural, de unidad dentro de la diferencia y de futuridad a la cual ha convocado Cuba Posible? A la hora de mapear conceptos como soberanía, ciudadanía y sus sucesivos avatares por el imaginario de la nación cubana: ¿describen negros, homosexuales, mujeres y otros sujetos deshitoriados el mismo itinerario que el resto de las identidades históricamente hegemónicas?, ¿acaso no fueron la noción de ciudadano moderno, las constituciones, los manuales de urbanidad, las gramáticas de la lengua, anclados en la ideología higienista de la modernidad, en control sobre los lenguajes corporales y el deseo otro, los dispositivos disciplinarios que desde los inicios del proyecto de modernidad latinoamericano confinaron a las márgenes, a los espacios residuales de la nación a estas identidades?, ¿a la hora de leer la historia de la nación cubana, la ciudadanía históricamente subyugada de estos sujetos no opera como un contradiscurso que revela lo que Calvert Casey llamó “la patriotería aristocratizante” de los padres fundadores de la nación?, ¿acaso en sus escritos no están codificados tanto sus intereses de clases como su imagen ideal y excluyente de lo nacional, contraria a la comunidad imaginada por las capas populares y subalternas de la sociedad? Y lo que todavía puede ser más preocupante: ¿Hasta qué punto las ciencias sociales y el pensamiento historiográfico cubano al hablar de pluralidad, diferencia, soberanía y respeto alotro continúa reproduciendo criterios de ordenamiento, clasificación y jerarquización de la razón occidental, y los paradigmas teóricos de la hegemonía: hablando en nombre de una historia única, lineal, totalizadora, y de un sujeto universal sin rostro, color de piel, que no toma en cuentas nuestras múltiples memorias de una nación formada en la diferencia colonial ?

En esta dimensión se movían las preguntas que formulé a Julio Cesar Guanche cuando, concluida su conferencia, solicité la palabra. Su respuesta fue más allá: se pronunció por la creación de un marco legal y jurídico que protegiera los derechos de estas identidades cuya ciudadanía ha sido históricamente subyugada. Reclamo que varios activistas contra la homofobia y la discriminación racial venimos realizando desde hace bastante tiempo.

Desde luego, Cuba Posible recién acaba de nacer. Mucho trecho tiene por andar, trabajar, soñar para, finalmente, ubicarse en esos espacios de representatividad, autoridad y reconocimiento, y convertirse en un enclave imprescindible para el dialogo y la confrontación sabia y responsable dentro de la comunidad intelectual cubana y la sociedad toda. Pero su alumbramiento ha sido un acontecimiento feliz y oportuno.

Finalmente, pienso que una contribución significativa del proyecto Cuba Posible al complejo imaginario social y político de este nuevo milenio estaría en trabajar porque que estas identidades y sujetos subalternos puedan hablar por sí y desde sí, contar sus percepciones sobre la ciudadanía, sus modos de ser democrático, articular el relato de sus memorias, y gestos de contrainsurgencia frente a un poder y una escritura de la Historia con mayúscula concebidos como blanco, varón, heterosexual, y hacerlos sin mediaciones ni el rol ventrílocuo del otro de la hegemonía.

También (aprovechando la vastísima experiencia acumulada en este sentido por el Centro de Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba durante estos años) Cuba Posible pudiera convertirse en un espacio facilitador del dialogo, las alianzas, negociaciones, y el diseño de estrategias conjuntas entre organizaciones como el CENESEX, el capítulo cubano de la Articulación Regional Afrodescendiente para las Américas y el Caribe (ARAAC), blogueros y otros proyectos comprometidos, al igual de Cuba Posible, con los pobres de la tierra, y que hemos decido amar y construir una nación con todos y para el bien de todos, pero desde el respeto a la alteridad.

Tomado de Afromodernidades

Cinco minutos de reflexión contra el racismo

paracaidas

Foto Kaloian

Por Roberto Zurbano

Una Propuesta en vísperas del Decenio Internacional de los Afrodescendientes

La población negra cubana es heredera de una historia donde esclavitud, marginación y racismo fueron realidades permanentes hasta 1959. La Revolución trajo un cambio mayúsculo para cubanos de cualquier raza, clase y condición social. Para los negros en particular, abrió un periodo cualitativamente superior, cuyos resultados se reconocen dentro y fuera de Cuba. El escaso reconocimiento del peso histórico del racismo y las desventajas históricas del negro en la sociedad cubana aun demandan análisis perspectivos que no deben aplazarse ante los retos del presente.

La actual dinámica económica genera profundas desigualdades sociales que impactan fuertemente a estratos de escasos recursos en toda la isla. Entre dichos grupos, buena parte de nuestra población negra, heredera de viejas desventajas socioeconómicas, sufre hoy doblemente la marginación económica y social, al tener que enfrentar viejas y nuevas formas de racismo.

Es cierto que se ha roto el silencio sobre el tema y se reconoce oficialmente la creciente discriminación racial en Cuba, pero son insuficientes los argumentos y soluciones que apenas ofrecen instancias políticas, estatales, gubernamentales y no gubernamentales. No se trata de explicar a quienes nos dedicamos a abordar, en términos académicos, comunitarios o artísticos este asunto, sino se trata de respetar a esa población negra crecientemente pobre, marginada de los mejores puestos en el mercado laboral, de silenciada historia en los currículos escolares, maltratada por el cine y la televisión que solo reproducen estereotipos subalternos; se trata de reconsiderar esta masa negra con fuerte presencia entre la población penal, sobre-representada en los barrios marginales, con graves problemas de vivienda y salubridad, escasamente insertada en la nueva economía y subrepresentada en las aulas universitarias y los espacios de poder; en fin, víctima, simultáneamente de marginación, silencio, desigualdad y discriminación.

Como ciudadano cubano y luchador antirracista de izquierda expreso mi preocupación, compromiso y necesidad de luchar contra esta situación a través de los medios a mi alcance y con todas aquellas personas, grupos e instituciones que quieran sumarse a esta batalla por la dignidad de los grupos sociales más excluidos y discriminados. Teniendo en cuenta el proceso de re-estratificación social que tiene lugar en la isla, vale la pena repensar la lucha de clases como una opción política que implique nuevas alianzas, acciones solidarias, formas de participación critica y autogestión en la solución de los nuevos conflictos y problemáticas que las actuales dinámicas socio-económicas vienen produciendo en la isla.
A través del activismo social, observando, preguntando, anotando y debatiendo entre líderes y comunidades diversas identifico cinco prioridades en la lucha contra el racismo en Cuba. Con estos cinco puntos debemos atravesar nuestras comunidades, dentro y fuera de la capital, en busca de intercambio solidario, colaboración, crítica, propuestas y respuestas compartidas.

1-Educación: Insertar en los currículos escolares las problemáticas raciales, asumiendo la disposición de bibliografía, especialistas e instituciones con resultados investigativos (historiografía, antropología, genética, etc.) que se publican y debaten fuera de los circuitos docentes, comenzando con la preparación de los profesores y maestros. Así como insertar las historias de África, Asia y Medio Oriente.

2-Mercado laboral: Promover el acceso a puestos de trabajo que dignifiquen la capacidad profesional de trabajadores negros en importantes sectores económicos donde, evidentemente, son excluidos. Garantizar salarios dignos e implementar ayudas económicas a familias de bajos ingresos, así como vías de capacitación laboral para jóvenes residentes en barrios marginales.

3-Políticas públicas e instituciones dirigidas a promover la igualdad racial con eficacia: Definir instituciones y políticas que aborden las problemáticas raciales, significando los contenidos raciales que, entre otros, configuran el entramado de los conflictos económicos y sociales del país, con el propósito de enriquecer las estrategias y soluciones, haciéndolas inclusivas y transversales.

4-Transformación de los medios de difusión masiva en espacios críticos y emancipatorios: Necesidad de dar voz y promover la participación responsable en el espacio público de nuestra diversidad. Debatir sobre las discriminaciones, a través de los medios y también en comunidades, escuelas, centros laborales y organizaciones de la sociedad civil. Este flagelo se oculta entre el silencio, la insensibilidad y la doble moral.

5-Ley antidiscriminatoria: Elaborar una Ley General contra las discriminaciones, pues los contextos (social, económico y político) han cambiado y la institucionalidad jurídica alcanzará un peso significativo en la regulación de la sociedad cubana. Encontrar nuevas formas políticas e institucionales de impedir las injusticias sociales que vienen apareciendo, así como detener la actual impunidad discriminatoria.

Propongo un debate enriquecedor sobre esta propuesta y a sumar personas, grupos e instituciones dispuestas a construir el Movimiento Anti-racista Cubano, en fin … el MAR, un gigante, abierto y democrático movimiento social que llegue a la conciencia y a las bases de nuestro proyecto social y rechace abiertamente toda forma de discriminación y racismo dentro y fuera de Cuba. Construir una sociedad próspera en un mundo hostil (económica e ideológicamente hablando) no puede convertirnos en ciudadanos indolentes e inconscientes de nuestra misión reivindicativa y solidaria, como sujetos participes de un proceso transformador que debe ser más crítico, justiciero y creador en estos tiempos. Si permitimos que el actual desgarrón económico llegue a las bases éticas e identitarias de nuestra sociedad, perderemos todos: negros, blancos y mestizos, mujeres y hombres, niños y ancianos, cubanos todos, dentro y fuera de la isla. Estas cinco tareas podrán convertirse en el punto de partida de una ciudadanía digna y una sociedad de mayor justicia social para todos los cubanos.

10 de Octubre del 2014, desde Centro Habana, Cuba

Ta’ loco: es que su abuelo, peleó con los mambises (+audio)

Hoy es 10 de Octubre, fecha que llevo inscrita hasta en mi carnet de identidad. Vivo en un municipio habanero de igual nombre como tributo al inicio de nuestras luchas independentistas, cuando Carlos Manuel de Céspedes liberó a las personas esclavizadas (dicen las “malas lenguas” que una docena porque el estaba francamente en quiebra) que eran partes de sus “bienes materiales”. Eso fue en 1868, y así lo cuenta la historia oficial. Tal acción le ha servido para ser reconocido como “Padre de la Patria”.

El año pasado en estas fechas, con la publicación de Diez de Octubre: Día del chiste racista en Cuba se produjo interesante debate en esta bitácora, donde afloraron diversas valoraciones acerca de la trascendencia del acto protagonizado por Céspedes en La Demaguaja.

Hoy salgo con una más de mis “excentricidades” como dice un lector (pero que para mí es muestra del pensamiento decolonial cada vez más generalizado), y decido compartir “Loco”, tema del grupo cubano de rap Obsesión, donde desde la sátira se visibiliza la representación racializada y minoritaria de las personas negras y mestizas en la televisión cubana.

Acá les va el tema y la letra de “Loco”. Disfrútenla.

Autor: Alexey Rodríguez Mola (.. el tipo este..)
Reinier Fumero Noriega (El Adverzario)
Intérpretes: .. el tipo este..
Voces: .. el tipo este.. y Magia

¿Ah tú crees que yo estoy loco?
Asere mira, asere mira.
Yo miro la televisión y digo ¿dónde?, ¿dónde estoy reflejado yo ahí?
¿Donde me veo yo ahí?, ¿dónde está por que yo no me…?
¿Qué cosa es eso?
Yo miro la televisión
Yo miro la televisión y digo:
Yo creo que le, que le faltan viandas al ajiaco que hablaba
Fernando Ortiz porque eh, ahora mismo yo digo bueno pero, pero…
Mira por ejemplo en la novela to’ el mundo es blanco.
Y cuando hay negro entonces es de esclavo o le dan un papelito
Mínimo ahí de…
Yo quisiera saber cuál es la próxima novela… ¿cuál es la próxima
Novela que van a reponer ahora?
¿La esclava Isaura o Sol de batey o?

No le hagan caso, no sabe lo que dice,
Es que su abuelo, peleó con los mambises.
Ta’ loco, ta’ loco, ta’ loco, ta’ loco.
No le hagan caso, no sabe lo que dice,
Es que su abuelo, peleó con los mambises.
Ta’ loco.
Son verda’, son verda’, son verda’, son verda’, son ver…

No, no, no y eso que estoy hablando na’ ma’de la novela.
Toy hablando de la novela na’ ma’, porque si empiezo a hablar aquí.
Que to’ los escritores, guionistas y directores de televisión
Saquen historias donde los, donde las personas negras sean protagonistas también Porque…
Protagonistas positivos, que ahora no vayan a meter, ahora…
Nosotro’ también somo’ cubano, loco
Y respiramo’, sentimo’ cogemo’ la guagua.
Eh, eh fuimo’ a Angola y somo’ médico, ingeniero, maestro,
¿Entiende? somo’ profesionale’ también.
Ta’ bueno ya de…
¿Tú me entiende?

No le hagan caso, no sabe lo que dice,
Es que su abuelo, peleó con los mambises.
Ta’ loco, ta’ loco, ta’ loco, ta’ loco.
No le hagan caso, no sabe lo que dice,
Es que su abuelo, peleó con los mambises.
Ta’ loco, ta’ loco, ta’ loco, ta’ loco.
Son verdad, son verdad, son verdad, son verdad, son ver…