Imperio Serrano: La rumba del samba carioca

Entrevista a la Vera Lúcia Corrêa, presidenta “Gremio Recreativo Escuela de Samba Imperio Serrano”.

Por Eliana Alvés

“Ven mi amor, envía la tristeza fuera,
Es carnaval. En este día nadie llora “

Estos versos pertenecen a uno de los más famosas sambas del “Gremio Recreativo Escuela de Samba Imperio Serrano”, en Río de Janeiro. En el primer trimestre del año su presidenta, Vera Lúcia Corrêa, abre mensualmente las puertas del salón para acoger un evento de rumba, como preparación para el “Rumba Cubana Timbalaye 2015″, y se involucra en esta tarea intentando profundizar los conocimientos de la cultura cubana en el país.

El Carnaval, como todos saben, es una fiesta con la cara de Brasil y especialmente de la ciudad llamada “maravillosa”. Atrapado en medio de uno de los barrios más populares, Madureira, una de las comunidades más violentas y pobres del municipio, el “Imperio Serrano” inició en 2015 una nueva etapa de su historia.

Cuba fue el país elegido para comenzar este trabajo y así acercar los países del Caribe a los brasileños; tierras que son parte de la misma diáspora africana, tienen en su formación elementos muy similares, pero que el proceso histórico ha mantenido separados. Es hora de cambiar ese rumbo.

“Yo estaba encantada de conocer la comunidad cubana, que me fue presentada por mi hijo Leandro Souza y también por Fernando Calderón Boris, folclorista y etnólogo cubano que vive en Brasil desde hace 14 años. Entiendo que la riqueza cultural está en todo el mundo y me dejé llevar con el “Imperio” en la tarea de hacer conocer aquí la historia de la riqueza cultural de Cuba”, explicó.

Foto cortesía de Eliana Alves.

Vera Lúcia Corrêa, presidenta “Gremio Recreativo Escuela de Samba Imperio Serrano”. Foto cortesía de Eliana Alvés.

Vale mencionar que el “Imperio Serrano”, fundada en 1947, tuvo entre sus compositores y sambas varios de los cuales están no sólo en la historia de la samba, sino de la música popular brasileña como Silas de Oliveira, Arlindo Cruz y  Yvonne Lara. Esta última fue la primera mujer en unirse al ala de compositores de una escuela de samba. Para trazar un paralelo con la cultura cubana, estos son los nombres que corresponden al nivel de Omara Portuondo y Compay Segundo.

La escuela de samba, alguien dijo una vez, es una ópera popular. Música y fantasías se reúnen para hablar sobre el tema propuesto de la manera más creativa, alegre y contagiosa posible. “Acuarela de Brasil, leyenda de las sirenas” y “Los Héroes de la Libertad” son sólo algunos de los temas del Imperio Serrano que se encuentran entre las obras clásicas sambas nacionales. La presidenta Vera Lúcia ha sido testigo de la historia de tantos logros.

“Yo nací casi dentro de esta escuela. Digo que soy imperiana casi por falta de la opción”, bromeó. “Vine aquí ocho años de edad, porque mi madre estaba ‘enferma’ por la escuela. Empecé con los niños y cuando tenía 17 años conocí a mi marido (Ribamar Corrêa de Souza) que fue presidente y luego tuvimos tres hijos, cuatro nietos. Todos imperianos también porque me seguirán”, dijo.

Como el pueblo cubano, los miembros de esta comunidad tuvieron que usar una fuerza de voluntad extrema y la creatividad no sólo para la expresión artística si no también para superar los obstáculos y sobrevivir. A pesar de los éxitos del pasado, la escuela entró en una grave crisis financiera y han estado luchando por años para salir de ella. En el Carnaval de Río existen tres grupos y el Imperio está en la pelea para volver al primer puesto, o sea al grupo especial. Vera es uno de los principales actores para que esta historia tenga un final feliz.

“He tenido todas las posiciones dentro de lo Imperio Serrano y soy su presidenta porque la escuela quiso. Creo que pude rescatar una cosa importante en esta comunidad que es la autoestima. A lo largo de la difícil situación de la escuela, la falta de credibilidad y las luchas internas, todo que dejó muy deprimido, pero todas las dificultades hicieron que la gente se uniera porque si no el “Imperio” iba a terminarse. Hoy tenemos un proceso muy democrático en la toma de decisiones y encontramos nuestra fórmula de trabajo hasta con la ayuda de nuestros oponentes. Esta escuela es muy querida por el pueblo de Río de Janeiro”.

Según Vera Lúcia, dos mil personas entran en la avenida y 150 empleados lo hacen posible con el trabajo duro y muchas veces se ofrecen como voluntarios durante todo el año. Los proyectos culturales y educativos son el punto focal de las actividades que se realizan en la cancha, un punto natural de convergencia de la comunidad Madureira y varios otros distritos del norte y el oeste de Río de Janeiro. En este sentido, la alianza con Cuba y el Caribe puede hacer un espacio para eventos culturales, cursos y ferias.

“Ya hemos pasado lo difícil. Ahora estamos llenos de planes para mantener lo que hemos logrado y crecer. Tengo una historia aquí en mi mano que hizo mi familia. La escuela es uno de los amores de mi vida”, dijo.

Cuba está entrando en esta familia y ¿por qué no?, se puede convertir en tema en el Carnaval de Río.  El acercamiento entre la rumba cubana y la samba se convierte en un intercambio considerable que puede cambiar la cara de las relaciones culturales entre los dos países.

Versión al castellano de la entrevista publicada originalmente en portugués.

Delicias (no comestibles) en la Feria del Libro 2015

Para la gente interesada en los libros sobre racialidad y temas afines, les comento que el viernes, 20 de febrero, a las 5.00 pm, en la Cabana, Sala Alejo Carpentier de la Fortaleza San Carlos de la Cabaña se presentan dos textos que una quisiera engullir.

Se trata de El barco de esclavos: una historia humana, de Marcus Rediker y Una nación para todos. Raza, desigualdad y política en Cuba (1900-2000), de Alejandro de la Fuente.

Invitadxs están todxs, ¡no dejen pasar está oportunidad que estos son libros muy buscados!

Descargar nota de contracubierta de Una nación para todos

cubierta una nacion para todos

¿Qué diferencia hay entre insultar a un niño porque es negro o porque es gordo?

Originalmente publicado en una madre de Marte:

Cuando hablamos de la discriminación que sufren nuestros hijos por ser negros (o de cualquier otra raza distinta a la blanca), de los insultos de patio … siempre hay alguien que pregunta: ¿Qué diferencia hay entre que te insulten por ser negro o por ser gordo, o llevar gafas, por ejemplo?

Yo fui una niña discriminada e insultada en el colegio porque llevaba gafas y sufría sobrepeso (sufrí esto que ahora llaman bullying, como si acabaran de inventárselo, pero que cuando era pequeña no tenía nombre… quizás porque era una forma de relación normal), así que nada más lejos de mi intención minimizar el sufrimiento y el impacto que tiene este tipo de insultos…

…pero…

…para mí está claro que no es lo mismo. Soy una adulta con sobrepeso y gafas, y tengo muy claro que no es lo mismo.

¿Por qué no es lo mismo? Por un lado me…

Ver original 760 palabras más

Afrobarriando, nueva revista comunitaria cubana

PORTADA-page-001La Red Barrial Afrodescendiente, que lidera la reconocida promotora sociocultural Martiza López junto a las también activistas Hildelisa Leal y Damayanti Matos, acaba de sacar a la luz la revista Afrobarriando. Experiencias comunitarias, en el seno de la localidad Balcon Arimao en La Habana, Cuba.

Compilada por la intelectual Daysi Rubiera Castillo y el Rev. Luis Carlos Marrero Chasbar, la publicación recoge, entre otros, artículos de los historiadores Oilda Hevia y Rolando Zulueta, así como de la propia Rubiera, los cuales han servido como orientadores en el trabajo de la Red en activismo por la equidad racial.

Descargar Afrobarriando

 

 

El Caso Zurbano en Afro-Hispanic Review

Roberto Zurbano

Roberto Zurbano

Un año y medio después de “El Caso Zurbano” aparece un número de la revista Afro-Hispanic Review (Volume 33, Number 1, Spring 2014) que recoge todos los textos publicados como respuesta (en contra o de apoyo) a aquel artículo que signara el intelectual cubano, cuyo tema principal era el racismo y la discriminación racial en la Cuba contemporánea y cuya publicación, como sabemos, le costó el puesto como director del Fondo Editorial de la Casa de las Américas.

Aquel texto, que en mi opinión marcó un antes y un después en el activismo cubano por la equidad racial, apareció en el New York Times, el 23 de marzo del 2013, y además del desagradable incidente con la traducción del título, ha sido reconocido como uno de los que se aparta del discurso histórico sobre dicha problemática en Cuba.

La mencionada publicación adiciona además dos textos de la autoría del propio Roberto Zurbano “Soy un negro más: Zurbano par lui-méme” y  “Cinco minutos de reflexión contra el racismo”. Por otra parte, la nota de William Luis, como editor de la revista, ya resulta ser en si misma un análisis de aquellos acontecimientos.

RACISMO: Turn left, turn right

No es la primera vez que me exijo reflexionar acerca lo que significa para determinados temas que se asuman posiciones políticas “de derecha” o “de izquierda”.

Parecería que este sistema de valores (europeizante, deshumanizador y colonizador) nos hace irreconciliables a los unos y los otros. La verdad es que partidarios de ambos posicionamientos comenten las mismas infracciones. Solo depende del tema que se esté debatiendo. Derechos e izquierdos —en masculino pues son generalmente hombres los que caen en el jamo—giran todos al centro para no decir atrás.

Eso sucede, por ejemplo, cuando se habla de racismo y discriminación racial, de derechos de las personas LGTBI o del aborto. Es posible entonces escuchar a un líder afro, supuestamente de izquierda, que “no es que las mujeres no les acompañen en determinada lucha”, o a un gay que “las mujeres, especialmente las lesbianas, monopolizan el tema de género”.

Como le decía a una amiga, a nosotras las feministas no es más fácil desmarcarnos de los esencialismos y bipolaridades que implican tales discursos, los que ignoran el rol de las mujeres negras a lo largo de la historia.

Otra de las arengas propone un enemigo que no nos deja avanzar en la lucha por la equidad racial. Entonces, afrodescendiente de uno y otro lado nos rompemos las cabezas, entre nosotros mismos, como si fuésemos adversarios.

No nos equivoquemos compañeros y compañeras, el racismo y la discriminación racial no lo inventaron las personas negras, por tanto un negro o negra nunca va a ser nuestro enemigo, piense como quiera y defienda lo que desee.

La colonización de nuestras mentes nos indica pelear con el hermano o hermana. Con el fin de la trata negrera y la abolición de la esclavitud nos favorecimos todos, no importa si el rol era de reproductor, caza-esclavos o nodriza.

Asimismo, con la consecución de la equidad racial nos beneficiaremos todos y todas, lo que hemos sido excluidos por nuestro color de piel o origen étnico-racial e, inclusive, las personas blancas. En un proyecto emancipatorio todos y todas tenemos cabida.