Día de la mujer afro: Elogio para nosotras

Diseño de Gerda Andux

Diseño de Gerda Andux

Mi amigo Jorge de Armas confiesa que no le gustan los “días de…”. A mí tampoco pero como aun existen el racismo, la discriminación racial y el sexismo pues celebro que hoy 25 de julio se lo dediquemos a las mujeres afrolatinas, afrocaribeñas y de la diáspora.

Acá va entonces un bello texto de la intelectuaal cubana Georgina Herrera una de las poetas mas comprometidas que ha dado la Isla. Disfruten mujeres!

Elogio grande para mí misma
Autora: Georgina Herrera

Yo soy la fugitiva
soy la que abrió las puertas
de la casa-vivienda
y “cogió el monte”.
No hay trampas en las que caiga
Tiro piedras, rompo cabezas.
Oigo quejidos y maldiciones.
Río furiosamente.
Y en las noches
bebo el agua de los curujeyes,
porque en ellos
puso la luna, para mí sola,
toda la gloria de su luz.

Me dicen Cuba: Desapalencao, re-sentir la cubanidad en Berlín (+video)

Desapalencao

Desapalencao

Ángel Candeaux se define a sí mismo como “un soñador concreto en quien se cruzan muchas búsquedas; la principal posiblemente sea precisamente saber quién soy”. Y con esa convicción ha decidido enfrentar su carrera profesional.

Este psicólogo cubano, que vive entre Berlín y La Habana, ha fundado un proyecto donde se unen la espiritualidad, la danza, con el mejoramiento de la vida cotidiana. La base ha sido responder a las preguntas, angustias y exigencias de vivir en una sociedad.

En Desapalencao, según Candeaux, “la historia de mis transformaciones va definiendo esa respuesta. Mientras tanto, mi decir revela aristas de mi identidad”. Pero también este proyecto va de muchas cosas más. Veremos.

Desapalencao, ¿por qué? ¿En qué consiste el proyecto? 

El proyecto consiste en una apuesta por la universalidad de lo humano más allá de criterios restringidos que posicionan a las identidades particulares como nichos en lugar de puentes de comunicación; consiste en la glorificación de la plenitud humana como condición consustancial a la especie en cuestión.

La simiente del proyecto nace evidentemente de una pulsión de liberación, tiene una historia concreta que la respalda. Se inscribe necesariamente en un proyecto de autosuperación acompañada, asistida, apoyada por hermanos y hermanas de camino. No denota un estado, sino una referencia. No se refiere a una afiliación, sino a una actitud, ya que no privilegia una forma en concreto sino un contenido.

El ancla concreta de la que se nutre el proyecto son las tradiciones validadas por años de experiencia en las prácticas reduccionistamente asociadas a la herencia africana en Cuba. De esta rica fuente Desapalencao toma concepciones y procederes como tecnologías culturales de transformación de la realidad en pos de propiciar cambios deseados en la mejora de la calidad de vida. Dicho de otro modo, el proyecto resalta en su labor las cualidades intrínsecas que porta esta tradición, perfectamente aplicables (en sentido amplio) a los campos escénico, pedagógico y terapéutico. Esta labor se concreta en modo de performances, talleres, cursos, coachings y rituales.

¿Quiénes participan?

Hasta la fecha, julio del año 2014, integramos el núcleo visible de Desapalencao tres personas que hemos apostado sueños, tiempo y esfuerzos para concebir, nutrir y hacer real más allá de mis elucubraciones esta realidad que ya se palpa… Les agradezco infinitamente por eso. Somos Rune Meissel, María Velázquez y un servidor.

Si bien es cierto que intelectualmente Desapalencao es mi hijo, la forma, concreción y expansión actuales no serían posible sin la presencia de cada una de las personas. Existe un núcleo visible, como antes mencioné, que está en constante proceso de encuentros y desencuentros en la intención de desarrollar un proyecto en conjunto, donde cada uno aporta y pierde y gana para sí. Pero no menos activo está el núcleo invisible mayor sin el cual nosotros tres no podríamos concretar la obra que vamos construyendo. Esta realidad no es para nada exclusiva de Desapalencao, sólo que los “anónimos” suelen pasarse por alto aunque el peso de su apoyo es verdaderamente imprescindible.

La lista de sus nombres excede mi justa capacidad de memoria, por ello prefiero hacerle honor a todos mis antecesores, contemporáneos y sucesores en el tiempo, dondequiera que se localicen, cualesquiera sean sus motivaciones.

¿Este proyecto está pensando en inmigrantes que quieren y necesitan integrarse en la sociedad o en alemanes, o no tiene distinción alguna entre unos y otros?

El proyecto no parte de esa premisa, ni la toma en cuenta para edificarse. Mis vivencias en la sociedad alemana implican, sin dudas, seno de la maduración de líneas de pensamiento que he venido desarrollando desde antes. Es inevitable no admitir que la formulación del proyecto Desapalencao está naturalmente influenciado por las experiencias que he vivenciado en lo dado en llamar Viejo Continente. He vivido en Berlín suficiente tiempo para apreciar que no están del todo locos ni errados como pensé en cuanto llegué; suficiente tiempo para pensar lo mismo de La Habana. Hay cruces, desequilibrios de una sociedad que de cierta forma se compensan con las experiencias de la otra. El tiempo me ha dejado espacio para reposar militancias y enconos.

Hoy, tanto mis hijos como yo, para la experiencia sensible de la cotidianidad, somos extranjeros en La Habana; también lo somos en Berlín, independientemente de qué digan nuestros pasaportes o nuestro acento al hablar. En términos de identidad nacional, de alguna manera estamos en un limbo entre intolerancias y chovinismos de uno y otro Estado-nación. Realidades modernas que se tocan indistintamente así estemos en el idílico trópico turístico o en las frías tierras del desarrollo socioeconómico. Y nos queda como opción lamentarnos por ello o sacarle partido. Yo apuesto por esta última opción.

Volviendo a ajustarme a tu pregunta: he vivido en Berlín experiencias que me han quitado años de peso encima que ni siquiera sabía que llevaba conmigo (digo Berlín porque en viajes que hice a otras ciudades en Europa los procederes eran similares a los que viví en La Habana. Me refiero específicamente a que en Berlín no tengo que quitarme la mochila o bolso para entrar en una tienda porque sea un sospechoso potencial de robar alguna mercancía. En un principio mi policía interno me decía que eso estaba mal, sólo porque estaba adoctrinado a que la señal de que no tengo intención de robar en un establecimiento es definida por si entro o no con una bolsa… Ejemplos hay unos cuantos, me quedo con este y creo que es suficiente).

He vivido también en Berlín la añoranza o deseo por parte de alemanes de mucho de lo que en Cuba aborrecía. Agradablemente desestructurante. Yo, confrontándome por años con mis señales que me codificaban como negro (o moreno, o mulato, colorao, o mi chino, o negro fino, con alma de blanco, etc) para revalorizarlo positivamente y aquí, en determinados círculos, encontraban mi pelo de superestrella, mi tono de piel espectacular y los había que detestaban su pelo rubio y sus pecas y blanca piel plenamente dispuestos a tomar mi lugar al 100%… Sé de alemanes en manicomios con graves diagnósticos de identidad y reconocimiento por referir realidades que en Cuba serían calificadas de supersticiosas, creyentes o médiums, según quien y desde dónde los defina.

Yendo al grano: no nos circunscribimos a los alemanes o a los inmigrantes en Alemania como público meta. Nuestro esfuerzo está dedicado a las personas que desean superar un estado de insatisfacción, ya sea esta fisiológica o psicológica, y por las razones que sean eligen este/nuestro camino como alternativa posible de solución o alivio. El proyecto asume los medios de comunicación virtuales; por ello los límites de alcance pueden ser tan transnacionales como los temas y los idiomas que manejamos.

Desapalencao

¿De qué manera se inserta la música en este proyecto?

La música es un elemento consustancial a las prácticas cubanas asociadas a herencias africanas. Por la dimensión de rescate de estas riquezas culturales presente en este proyecto no podían faltar.

Concretamente, la música se inserta de manera diferenciada por sus tres aristas fundamentales. Primero en función de las artes escénicas en formato de concierto o performance. Luego para la enseñanza polirrítmica en la sincronización de toques, cantos y bailes, y además se trabaja como vía práctica de desarrollo de habilidades funcionales-comunicativas-colectivas, para la estimulación del pensamiento abstracto y como práctica conectiva entre entendimiento y ejecución. Por último, como estímulo terapéutico. En nuestro caso este efecto es potenciado porque la música es altamente energética y se hace en vivo por un mínimo de tres personas. Las modalidades en este caso van desde sesiones de musicoterapia clásicas individuales y colectivas hasta toques tradicionales (güiro, cajón, etc.) en festividades, conmemoraciones privadas.

¿Por qué en la imagen del proyecto aparecen marcadamente las tradiciones de origen africano?

Porque el proyecto está intrínsecamente ligado a las tradiciones cubanas, que son producto de la reelaboración criolla fundamentalmente de las herencias culturales bantús, yorubas, taínas e hispanas. Tradiciones que llevan una marca africana porque fueron desarrolladas, en primer lugar, por los criollos descendientes de estos, nutriéndose de la herencia enriquecida por los elementos materiales y culturales que su contexto (Cuba) les brindaba.

Desapalencao propone una revisión de nuestro vivir moderno desde las fuentes de saber que nos proporcionan sociedades preindustrialistas de todo el planeta o simplemente más cercanas a la naturaleza, buscando entenderla y comunicarse con ella como vía para reafirmar nuestra existencia en armonía; entendiéndonos como extensión de la naturaleza y no como sus domadores. Esta conciencia del caos adonde nos lleva la forma occidental de vivir ya no es ni nueva ni secreto para nadie que desee verlo. Las búsquedas son disímiles hacia culturas o remanentes de culturas ancestrales tales como la asiática, africana, indígena, europea premoderna, medioriental, etc. Todas válidas. En mi caso, las viejas formas contenidas en las tradiciones cubanas son las que me quedan más cercanas. La búsqueda, recolección e investigación de dichas tradiciones vivas forman parte de mi quehacer. El acceso a ellas me está facilitado porque de Cuba vengo y allí aterrizo con cierta regularidad.

En la página del proyecto se declara “desarrollo de la intuición para superar lo cotidiano”, pero tú y yo sabemos, como psicólogo y psicóloga que somos, que la intuición es una instancia no es “educable” ni “entrenable”. Entonces, ¿por qué hablar de desarrollo?

Interesante y polémica pregunta que parte de ciertos presupuestos. Sin embargo, las disquisiciones filosóficas, ideológicas o teológicas al respecto, por cuestiones metodológicas, no son de mi interés.

Entonces puedo perfectamente entender una sesión espiritual como un encuentro de personas que toman en serio sus intuiciones y deciden reunirse para darse mensajes intuitivos recíprocos que les ayuden a entender y rebasar las dificultades de su día a día. Crean el momento y la atmósfera adecuada para ellos, y bajo un imaginario/visión común o compartido, se entregan/abren a ser receptivos a los mensajes relacionados con el objetivo de la reunión, permitiéndose así que de esa disposición colectiva emane un conocimiento general fresco y cualitativamente distinto al que cada uno por sí hubiera logrado concebir. Conocimiento que posteriormente todos pueden emplear en beneficio propio.

No nos planteamos entrenar la intuición en sí, sino el acceso a ella. Simplemente estamos hablando de reemplazar costumbres –hábitos- en vez de automatizadamente recurrir a los mismos patrones de respuesta conocidos. Se busca permitirnos el instante de recibir un camino ajustado a la situación presente, abrirnos por un momento a una vía en sintonía con una solución subyacente en ella. Con sólo enfatizar el confiar, abrirse a respuestas nuevas, dejarse llevar, ya damos una posibilidad a ser guiados por la intuición y no por la costumbre y la comodidad de emplear modelos preestablecidos.

El desarrollo se refiere a fortalecer esa habilidad o disposición de entregarse a la sugerencia de la situación en lugar de activar el programa automático del mainstream.

Publicado en Cuba contempóranea

Mirarnos a los ojos

Foto: Kaloian Santos CabreraPor Francisnet Díaz Rondón

Permítanme presentarnos:

La primera a la derecha, la pequeña, es Regla Dayamí Armenteros. Ella es diputada a la Asamblea Nacional de la República de Cuba; hasta hace poco fungió como gerente general del Grupo Empresarial Cubanacán y del Hotel Los Caneyes, de Santa Clara, y en estos momentos es la nueva Delegada del Ministerio del Turismo (MINTUR) en la provincia Villa Clara. A su derecha, le sigue el señor Román Muñoz Sánchez, licenciado en Economía y Especialista en Compra y Venta del Ministerio de Comercio Exterior, con una trayectoria impresionante como dirigente durante toda su vida. Luego, está mi hermana y colega Bolivia Tamara Cruz, periodista de la emisora Radio Progreso y de Telecubanacán, una mujer extraordinaria en todos los sentidos. Y por último, yo, graduado en la Universidad de La Habana en Periodismo y Comunicación Social, estuve al frente del Comité de Base de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), en el periódico Vanguardia de Villa Clara donde laboro, y desde el 2008 funjo como editor jefe de la página cultural de esa publicación.

Ninguno nacimos en cuna de oro. Logramos todo con nuestro esfuerzo, trabajo e inteligencia. Nadie nos regaló nada. Alcanzamos nuestras metas por nosotros mismos, sin olvidar, ¡nunca!, el apoyo de nuestros padres y familia. Y sí, los cuatro somos negros. ¿A qué viene todo esto?

francisnet

Francisnet, Bolivia Tamara, Román y Rega Dayamí


Solo envío este mensaje para aquellos que aún, en este siglo, poseen pensamientos retrógrados con respecto a las personas de “raza negra”. Esos que, parafraseando al gran Bob Marley, le dan más importancia al color de la piel que al color de los ojos. No quiero hacer, en lo absoluto, una apología a los negros, ni filosofar sobre el racismo. Solo invito a (re)pensar a quienes aún sostienen el concepto de que tener mayor cantidad de melanina en la piel, en fin que ser negro, es sinónimo de mediocridad, servilismo, desprecio, incapacidad y fracaso.

No estamos donde estamos, ni somos lo que somos por consideración de nadie, ni por cumplir “parámetros” orientados por el gobierno para darle posibilidad a los de “raza negra”. Aunque sería ingrato e hipócrita negar que no le debamos nada a la Revolución Cubana. Sí, le debemos, ¡y mucho!, pero un sistema por sí solo no logra éxitos personales en mujeres y hombres.

Alguien dirá que el sistema no tiene nada que ver, si de esfuerzos propios se trata. Puede ser cierto, pero tampoco puede negarse que las posibilidades no serían las mismas si aún en el parque Vidal de Santa Clara los negros estuviesen obligados a transitar por fuera en la calle, los mulatos por la acera y los blancos por la amplia y acogedora área interior del parque.
No obstante, sistemas político-sociales a un lado, lo importante es que se puede lograr cosas en la vida más allá de pieles, religiones, ideologías y géneros; que se puede ser grande, aunque seas pequeño (ejemplo, Regla Dayamí); que se puede alcanzar lo que uno se proponga aunque bocas venenosas te digan mil veces que NO lo lograrás.

Si aún alguien tiene dudas, le invito a dialogar con cualquiera de nosotros. Pero, por favor, cuando conversemos, no nos mires a la piel; tan solo míranos a los ojos.

Tony Romero: “nuestro cine es un cine de urgencia” (+vídeo)

Lo confieso, no conocía a Tony Romero, muy a pesar de que luego de revisar su trayectoria me percatase de los puntos de contacto que tenemos en cuanto a personas y temáticas.

Llegué a este cineasta cubano por los vericuetos que tienen las relaciones virtuales, y a partir de ahí conocí del documental que le realizó al célebre locutor cubano Eduardo Rosillo, voz emblemática de nuestra radio.

Tony Romero reside actualmente en España y se autodefine como “un hombre cubano, negro, caribeño, afrohispano, que hace su propio cine, un cine en el que está contenido el amor por todo lo que soy”.

Sé que tienes una extensa obra como director y guionista y has participado en producciones de otros cineastas como Gloria Rolando. Háblanos de los motivos que tienes para defender, desde lo visual, una temática afrohispana.

Tenemos muy pocos espacios donde hablar de lo nuestro, siempre he tenido una gran preocupación por la difusión de nuestra cultura, de nuestra historia, esa que tan mal contada está, y pienso que no es justo que sea silenciada la palabra de nuestra gente; es por eso que desde hace más de veinte años tengo como principal objetivo dejar constancia de nuestra memoria, plasmar nuestro testimonio, documentar nuestra historia. No tenemos la trayectoria que tienen otros colectivos como hermanos negros de habla inglesa o francesa, pero somos conscientes de que vivimos un momento históricamente importante y que debemos crecer como comunidad, crear todos los vínculos posibles entre la gente afro de habla castellana, tanto en África como en la diáspora, esos son mis motivos.

Según tu experiencia, ¿qué significa para un cubano emprender como cineasta independiente fuera de la Isla?

Es realmente duro, sobre todo porque el cine es un trabajo de equipo; cuando sales de un entorno donde has creado relaciones profesionales con técnicos, actores, con la gente del medio, ICAIC, UNEAC, ICRT y otros espacios de producción, resulta muy complicado comenzar de cero, tanto en mi caso, como en el de otros cineastas que ya han transitado por el mismo camino. Interpretar los códigos de otros entramados culturales siempre cuesta, pero creo que lo importante es tener fuerza de voluntad y creer en tu proyecto.

Amo a Cuba y soy el resultado de una escuela cubana, eso lo llevo siempre conmigo, pero también soy realista y creo que ahora este es mi lugar, desde donde tengo que luchar, cuando miro hacia atrás y recuerdo Oggun, un eterno presenteLos hijos de Baraguá o Las raíces de mi corazón, películas en las que trabajé con Gloria Rolando, y veo mi producción actual, noto que mi visión sobre el cine ha cambiado, aunque la raíz está ahí, la temática está ahí. Soy afortunado al tener referencias tan valiosas como las de Sara Gómez, Nicolás Guillén Landrián, Sergio Giral, Eliseo Altunaga, Nancy Morejón, Leyda Oquendo, a todos aquellos que conocí y que me mostraron el camino.

Tony Romero

Tony Romero

Tus documentales se presentan en festivales internacionales dedicados al cine cubano. ¿Es también tu obra presentada en Cuba?

Sí, algunas de mis obras se han visto en Cuba, en el marco del Festival de Nuevo Cine Latinoamericano; la más reciente: Rosillo, gracias a la radio. Me gusta la isla como un lugar para que la obra sea apreciada, aunque no tengo toda a presencia que me gustaría, como también es el caso de otros directores negros que aunque viven en el país tampoco tienen la presencia que debieran.

En TR Movies partimos de una idea muy particular de cine, creo que el cine que hacemos no necesariamente debe ir ligado a presentaciones en festivales, tampoco a grandes promociones. Nuestro cine es un cine de urgencia, un cine que busca espacios de debate, que busca hacer comunidad, que habla de temas en algunos casos incómodos. Nuestros proyectos siempre cuentan con presupuestos muy ajustados, pero ese es el precio de ser cien por ciento independiente. Nosotros decidimos lo que decimos y donde queremos que se presente. En el caso del festival de La Habana, para mí es de gran interés, porque al igual que cuando voy a Cuba, intento ver todo el cine que están haciendo mis colegas, también me gusta que en Cuba se pueda ver mi trabajo, creo que es una forma de mantener el vínculo y de compartir experiencias.

Te quiero agradecer por esa obra, que re-presenta a las nuevas generaciones la voz de la radio cubana…

Tengo que decir que tanto Rosillo, gracias a la radio o Lo que me dijo Xiomara, son obras que responden a la necesidad de hablar sobre nuestra querida isla a través de su gente, y tanto Eduardo Rosillo, como Xiomara Alfaro, son dos exponentes importantísimos de la cultura cubana. Creo que son figuras que aunque muchos cubanos los conocemos, no deben caer en el olvido. Si esta necesidad ha servido para que los cubanos y cubanas que viven en la isla o fuera de ella hayan unido sentimientos a partir del visionado de la obra, solo puedo decir que para mí es un gran honor haber propiciado este sentimiento a mis compatriotas.

Sobre tu próximo proyecto, Gente de pelo duro, ¿cómo saltarse el estereotipo que incluye el título?

La “raza negra es bella”, como también lo es la “raza blanca” o la “raza china”, cada una con sus particularidades, en el caso de la “raza negra”, no tenemos, en muchos casos, conciencia de nuestra belleza porque la imposición de patrones estéticos a los que hemos estado expuestos durante siglos nos hacen dudar de nuestra auténtica belleza, pero es necesario recuperar y fomentar nuestra autoestima como negros, se trata de nuestra identidad y si no somos capaces de creer en nosotros como raza, difícilmente los demás no van a ser capaces de apreciar nuestra belleza. Es una lucha larga y dura, porque nos enfrentamos a siglos de desprecio hacia la “raza negra”.

Creo en la gente, en lo humano y confío en que consigamos superar esos patrones impuestos, tener la suficiente claridad mental para ver más allá de la superficialidad, para encontrar esos valores necesarios, para que tener el pelo de un forma u otra no sea un motivo de discriminación, todo lo contrario, sea motivo de orgullo. Es preciso fomentar el respeto a través del conocimiento, tener voz propia, para que todos nos conozcamos, para poder hablar de una igualdad real.

Sobre esa misma obra que próximamente podremos ver, la sinopsis revela que te interesa el fenómeno que se está dando en África del uso de extensiones; pero quisiera decir que eso también pasa en Cuba, en Jamaica, en Alemania, o sea, que no depende del lugar. Quisiera saber cómo ves el asunto en la Isla.

Seguimos siendo víctimas de una mentalidad colonial y racista, vivimos en un mundo donde los estereotipos cada vez cobran más fuerza, donde cuenta más la apariencia que lo que realmente eres, es más fácil juzgar que analizar, la individualidad prácticamente es un delito a menos que esa individualidad esté respaldada por el dinero, y entonces se interpreta de otra manera…

Yo he visto cómo las mujeres de mi familia se pasaban el peine para poder estar presentables ante la sociedad, he escuchado en muchos espacios decir: “…hay que mejorar la raza…”, el chiste fácil sobre la gente negra, conozco ese racismo en ocasiones sutil dentro de la oficialidad, conozco esa mentalidad que abunda dentro de la sociedad cubana.

Ahora esa mentalidad ha subido un escalón, y digo esto porque dentro de la diáspora han surgido figuras de éxito como Beyonce, Rihanna, Michelle Obama, etc., mujeres negras que están en una posición de poder, mujeres que conocen la historia y la lucha de la gente negra por sus derechos, pero son las embajadoras de todo un fenómeno que ya afecta hasta el continente madre, que atenta contra nuestra identidad, un fenómeno muy complejo con millones de razones y millones de puntos de vista, que nos va atrapando y dejando sin opciones como colectivo.

Necesitamos más Lupitas Nyong’o, gente con orgullo de ser negra, figuras que no transmitan la cultura de lo artificial, de los postizos, del blanquear la piel y otras actitudes nocivas para poder crecer como pueblo, porque si no nos queremos a nosotros mismos difícilmente vamos a poder soñar con un mundo donde la discriminación sea mínima o ninguna, es algo que pasa en Cuba y en todo el mundo.

Publicado en OnCuba Magazine

Algunos tips para la representación de la población negra en los medios de comunicación

Ejemplo de lo que no debemos hacer

Ejemplo de lo que no debemos hacer

El género, como construcción cultural más o menos compartida, participa en el ordenamiento de la sociedad patriarcal a partir de las creencias, estereotipos, juicios y valores que se engarzan para prescribir, entre otras cuestiones, la manera en que hembras y machos debemos (tenemos) que comportarnos.

Por otra parte, cuando el género se relaciona con otras realidades de la existencia humana, como puede ser la identidad o pertenencia racial, tenemos como resultado una compleja trama de relaciones sociales donde se preservan determinados paradigmas relacionados con el hecho de ser una mujer negra o un hombre blanco.

Conocemos el valor de los mass medias en la representación de sociedad (1). No obstante, se discute si los medios son los generadores y creadores de contenidos, o tan solo un reflejo de la realidad. Más allá de eso, lo importante es reconocer la importancia que tienen en la reproducción (más o menos literal) del imaginario popular.

Había una vez un… un feminismo que dijo

Cuando en el 2007 la sección SERES de la Sociedad Cubana de Psicología realizó una exposición de fotos de personas negras y mestizas, en la Galería Fama de la Habana Vieja, estaba yo muy lejos de imaginar que seis años después las principales cuestiones relacionadas con la presencia de ese grupo poblacional en los medios en Cuba continuasen reiterándonos que a quienes tenemos la piel oscura nos cuesta más trabajo llegar al “vidrio” (2), a la publicación impresa o al sitio web.

Dentro de los estudios acerca de la racialidad desarrollados en el ámbito de la representación de las personas negras y mestizas en los medios de comunicación, se ha revelado la inequidad racial aún presente en el país en otras áreas de actuación humana. Dichas investigaciones han sido realizadas, fundamentalmente, por estudiosas/os en el campo de la psicología, la comunicación social, el periodismo, la publicidad, la sociología y otras disciplinas afines.

Entre las autoras algunas se han autoreconocido como feministas o activistas por la equidad de género, por ejemplo: Norma Guillard, Irene Esther Ruiz, Daysi Rubiera, Isabel Moya, Lirians Gordillo, Helen Hernández Hormilla. Unas son jóvenes, otras no tanto; sin embargo, a ellas debemos haber revelado aspectos importantes de la temática en cuestión, constituyendo aportes desde el feminismo cubano al estudio de los medios de comunicación. Como hallazgos fundamentales de esas y otras investigaciones tenemos:

  • La poca o nula presencia de las personas negras en las narraciones, no importa cual sea el soporte. Cuando están presentes se realiza un tratamiento estereotipado. (3)
  • Uso del cuerpo de la mujer negra y mestiza en la publicidad diseñada desde Cuba para el sector turístico. La imagen de Cuba difundida en el mercado del turismo está muy ligada a la explotación de la mujer negra, ya sea en su condición de esclava sexual o de sirvienta. (4)
  • En la actualidad, el tratamiento en la música, la literatura y en el audiovisual de los cuerpos negros, en particular femeninos, no adjudica necesariamente a la mujer tal disponibilidad pasiva (relacionada con la subordinación de la esclavitud). En su lugar aparece como figura del deseo y es representada como destino ineludible para hombres con vida sexual activa (negros y blancos). (5)
  • La cosificación de la mujer negra como objeto del deseo. (6)
  • El olvido (o maltrato) de la participación de negros y mestizos en las luchas libertarias.
  • La banalización de algunos aspectos culturales que constituyen parte del legado afro. Mercantilización de los valores culturales.
  • Las mujeres negras son quienes llevan la peor parte en la representación. Cuando existe un personaje negro protagonista de un audiovisual casi siempre es hombre.
  • Las mujeres negras están subrepresentadas en roles activos dentro de la televisión cubana, o sea, como periodistas, conductoras, comunicadoras, especialistas, comentaristas deportivas, etc. (7)
  • Existen muy pocas historias de amor (por no decir ninguna), televisadas o narradas, donde las personas negras sean las protagonistas (8).
  • Uso recurrente en los medios de comunicación cubanos de estereotipos racistas presentes en el imaginario popular con la utilización de chistes, refranes, etc.

A partir de los hallazgos anteriores podemos, entonces, trazar un camino con el objetivo de estimular la representación de las personas negras y mestizas de la manera más digna posible en los medios de Cuba.

Otra manera de hacer: principios para deconstruir los modos habituales de representación de las personas negras en Cuba

En este apartado expondremos algunos principios a tener en cuenta a la hora de representar a las personas negras y mestizas, atendiendo sobre todo a la subversión de estereotipos, mitos y creencias y, por tanto, a la lucha contra el racismo y la discriminación racial en Cuba.

Equidad y justicia social. Tratamiento digno de la condición humana: Cada material audiovisual o impreso debe proponer una visión justa y equitativa de todas las personas incluyendo, por supuesto, la pertenencia racial. Es importante prever si nuestra creación va a lacerar de algún modo la dignidad humana. No se trata de mostrar una visión utópica e irreal, sino de que se realice un tratamiento profundo de manera que se eviten los acercamientos superficiales y maniqueístas. En este sentido es importante reconocer qué aspectos compartidos en el imaginario social del país nos alejan del tratamiento digno de las personas.

Si Ud. va a concebir un personaje tenga en cuenta su pertenencia racial y cómo se relaciona con otros aspectos identitarios: Por lo regular, las personas se reconocen parte de determinados grupos, incluyendo los raciales/étnicos, al sentir que comparten ciertos atributos que les hacen pertenecer. Somos seres humanos, pero además orientales, mujeres, citadinos… personas negras o afrodescendientes y nuestra actuación está impactada por esas múltiples aristas de la existencia humana, particularidades estas que también nos diferencian.

Mitos, estereotipos asociados a la racialidad y en específico a la negritud. Deconstruir antes que reforzar: Los comportamientos son atribuibles al ser humano y no a personas específicas; sin embargo, en el imaginario social cubano prevalecen ciertos estereotipos racistas y una visión racializada de la conducta, como si la identidad o pertenencia racial los explicase. Ante esta realidad, si se va a diseñar un personaje es necesario ser consciente de cómo las características psicológicas elegidas contribuyen a reforzar o deconstruir dichos estereotipos, por ejemplo: “el blanco flojito” o “la negra de solar”.

La presencia de los cuerpos negros en los audiovisuales: Es común la representación de cuerpos negros, sobre todo de mujeres, asociados a estereotipos como la hipersexualidad –fijémonos en el uso de la mujer negra y mestiza en los videos clips–; lo que contribuye a reforzar la condición de objeto sexual que se atribuye desde el patriarcado a las mujeres, y que en el caso de las negras se vincula, ontológicamente, con el sometimiento a los deseos sexuales de los amos durante la esclavitud.

Tratamiento de la discriminación racial de las personas negras hacia otras personas:En el abordaje del complejo tema de la discriminación racial por parte de personas negras hacia blancas/os, chinas/os, etc., o hacia otras personas negras tengamos en cuenta que:

  • El racismo es una ideología según la cual las cualidades positivas son privativas de la blancura y las negativas de la negritud, estableciendo un continuo, donde lo blanco es lo bueno, lo bonito y lo deseable y lo negro lo feo, sucio, lo detestable, etc.
  • El racismo en Cuba es fundamentalmente antinegro, según múltiples investigaciones sociológicas e históricas.
  • Las personas negras fueron educadas bajo los mismos valores y en la misma sociedad racista que el resto de la población. Además, se construyeron identitariamente en un arduo proceso de negación y pueden reproducir, lamentablemente y tal vez en contra de su voluntad, los prejuicios de los cuales han sido víctimas.
  • Ante la intención de visibilizar que las personas negras también pueden ser racistas, lo cual es un objetivo loable, puede producirse el resultado inesperado: el resto de la población podría pensar que tienen derecho (o es natural) a ser racistas, porque hasta los mismos negros lo son.

Tratamiento de la violencia: Las investigaciones sociológicas y psicológicas apuntan que no hay una relación directa entre la pertenencia racial y socio-clasista y la violencia; sin embargo, en el imaginario social cubano persiste la creencia de que, sobre todo, los hombres negros son violentos o que la mayoría de los violentos son negros. De hecho en la televisión muchas veces la persona que delinque es negra. Se hace necesario conocer esto para no reforzar dicho estereotipo.

Roles otorgados a las personas negras: Privilegie roles protagónicos versus la pasividad o victimización de la población negra: sirvientes, esclavos, domésticas, prostitutas, etc. Del mismo modo, es importante distinguir cuándo estamos haciendo uso de la condición racial para darle legitimidad a un personaje o a una historia; que la madrina o el santero siempre sean personas negras o mestizas se sustenta en el aspecto anterior. En las telenovelas cubanas de época es muy común encontrar a las mujeres negras como sirvientas, nanas, madres de leche, y nunca como vendedoras, empleadas, labores que también ocuparon quienes eran libres, por ejemplo.

La Revolución no hizo a los negros persona: Si bien han sido encomiables, aunque no suficientes, los esfuerzos de la Revolución en la eliminación del racismo y la discriminación racial, es ahistórico presentar la idea (socorrida por demás, sobre todo en los informativos y la prensa plana) de que antes de la Revolución “los negros nada” y ahora “los negros todo”. Dicha creencia anula la participación de la población negra y mestiza, de manera decisiva, en la construcción de la nación cubana mucho antes de 1959, así como simplifica la labor de ellos y ellas en ámbitos como la economía nacional, el sindicalismo, la educación, la enfermería, la abogacía, sectores en los cuales negros/as y mestizos/as siempre han participado de manera destacada.

Patrones de belleza no europeos: No todas las personas negras siguen patrones europeizantes de belleza. Es más, cada día un sector de la población –ejemplificado excelsamente por quienes producen y consumen la música rap (9)–, escoge resaltar los rasgos que le acercan a la africanidad. Sería ideal poder mostrar la diversidad en toda su extensión, lo cual es muy poco común en nuestros medios de comunicación.

No hacer uso de chistes racistas: Se dice que la cubanía está muy relacionada con la capacidad de reírnos de nuestras propias debilidades. Más allá de lo discutible que pueda ser este argumento, lo cierto es que no hay razón para enorgullecerse ni reírse del racismo y la discriminación. Es por ello que se hace necesario eliminar del habla aquellas frases, refranes o aforismos que se sustenten en creencias o estereotipos racistas. 

Ejemplos de buenas prácticas

Como expresamos anteriormente, existe un camino labrado que nos ha revelado como los medios de comunicación representan de manera estereotipada a la población negra y mestiza. En este sentido me gustaría resaltar la labor sistemática y consciente de dos instituciones cubanas, expresada particularmente en los materiales que bajo su amparo publican sus respectivas editoriales.

Tal es el caso de la Editorial de la Mujer de la Federación de Mujeres Cubanas, que dirige la Dra. Isabel Moya Richard, estudiosa de los medios de comunicación, en específico de la representación de las mujeres. Sin embargo, no se trata de un esfuerzo de una sola persona, junto a ella trabaja un colectivo creativo del cual obtenemos frutos palpables. Diversos son los materiales de la Editorial de la Mujer en este sentido.

Las Cuquitas y Cuquitos (10) donde aparece representada la diversidad no solo en cuanto al género, sino también racial. Como producto destinado a la infancia, el valor es incalculable ante la falta de juguetes y artículos didácticos que tenga en cuenta la diversidad racial en el país. (11)

Sin dudas, el producto comunicativo más célebre de dicha casa editorial es Mujeres, revista que de manera sistemática incluye la imagen, vida y obra de las afrocubanas. No se trata solo de una cuestión de representatividad, sino que se asume de manera intencional que las negras y mestizas participamos en la construcción de manera decisiva de nuestra sociedad, lo cual queda plasmado de manera coherente en la publicación. 

Cuquitas y muñecas un mundo mágico

Cuquitas y muñecas un mundo mágico, ejemplo de buenas prácticas. Editorial de la Mujer

El material más reciente de dicho sello es el manual Para todo tipo de cabello, que viene a llenar del vacío del autocuidado del pelo, no solo de los lacios sino también con orientaciones para quienes lo tenemos muy rizado.

Tuve la oportunidad de revisar la publicación, de la autoría de la periodista Gladys Egües Cantero, quien acaba de ganar el Premio Nacional de Periodismo, y ciertamente desde el lenguaje utilizado hasta las imágenes que se presentan, el folleto resulta ser un producto comunicacional que rebasa lo hasta ahora propuesto en cuestiones de representación de la diversidad de la población.

Por su parte, la Editorial Lazo Adentro, perteneciente al Centro Nacional de Prevención de las Infecciones de Transmisión Sexual y el VIH-sida que dirige la Dra. Rosaida Ochoa, es otro ejemplo de la constancia en la representación equitativa de la racialidad, esta vez en el ámbito de la promoción de salud. Los materiales educativos de dicho sello reconocen la pertinencia de representar de manera justa y equitativa a mujeres y hombres de Cuba, teniendo en cuenta su identidad racial, sexo-genérica, orientación sexual, etc.

Del mismo modo, los audiovisuales que dentro de las campañas nacionales ha realizado distinguen la presencia de personas de uno y otro sexo y de varios colores de la piel: ahí está la serie, donde se incluyen a personas públicas y líderes de opinión teniendo en cuenta lo que ellos y ellas significan para la población en general. Recuerdo con estima aquel donde la agrupación Sexto Sentido, formada exclusivamente por jóvenes negras y mestizas, nos brinda un mensaje de prevención de la infección por VIH.

Los dos ejemplos anteriores nos sitúan ante la realidad de que las personas negras podemos estar presentes en nuestros medios de comunicación. Las sentencias de que “los negros no fotografiamos” o “no imprimimos” encuentran a su paso la labor creativa de un grupo de especialistas, cada día más numerosos quienes hacen de la justicia social su principal principio.

NOTAS

(1) Popularmente se dice en Cuba que lo que no sale por la televisión no existe, aunque últimamente se subraya que lo que no está en Internet tampoco.
(2) Manera popular de designar a la televisión en Cuba.
(3) Norma Guillard: “La mujer negra. Su representación gráfica y los estereotipos en la publicidad”. Disponible en http://www.unb.br/ceam/nescuba/artigos/pano221.htm. Consultado el 7 de abril 2008.
(4) Desiderio Navarro: Presentación en La Ceiba, 22 de agosto 2009.
(5) Sandra Álvarez: “Las mujeres negras cubanas: apuntes sobre su identidad y diversidad”. Conferencia dictada en la Metropolitan University, Londres, 2010.
(6) Sandra Álvarez: “Esclavitud y cuerpos al desnudo. La sexualidad de la mujer negra”, en Sexología y Sociedad, no. 37, agosto 2008. Disponible en http://www.cenesex.sld.cu/webs/esclavitud_y_cuerpos_al_desnudo_37.htm.
(7) Irene Esther Ruiz: “Para verte mejor. Un estudio acerca de la presencia de la mujer negra en la televisión cubana”. Disponible en http://negracubana.nireblog.com. Consultado 15 de junio 2007.
(8) Ibídem.
(9) Norma Guillard: Ibídem. (10) Muñecas y muñecos de papel muy populares en Cuba, que pueden ser recortados, al igual que sus ropas.
(11) En el videoclip del tema “Los Pelos”, del grupo de rap Obsesión, se presenta este asunto en el último plano del audiovisual, donde una muñeca ha sido pintada de negro ante la ausencia en el mercado nacional de juguetes que representen la diversidad racial en Cuba. El artículo ha sido tomado del boletín Género y Comunicación, Una mirada diferente a la información(Año VIII, Nº3, 2013) que elabora el Servicio de Noticias de la Mujer de América Latina y el Caribe (SEMlac).

Aclaración sobre post publicado en Cartas desde Cuba

exclaEl periodista Fernando Rasvberg en su blog Cartas de Cuba ha subido un post llamado Racismo “A la carta”, donde se refiere al anuncio racista que denuncié en esta bitácora. Pero Rasvberg me pone como autora de un texto que no escribí. Si bien le agradezco que se haya hecho eco de mi preocupación, considero que no queda claro quién lo ha escrito.

Quienes me conocen saben que jamás yo llamaría a un boicot. Lo que siempre me ha animado en mi labor como activista es que todas las personas aprendamos y crezcamos justas. Me interesa visibilizar y de-construir, pero jamás llamaría a una acción agresiva como la que supone un boicot. Sencillamente no es mi estilo.

Ayer dejé varios comentarios en el Cartas desde Cuba y en dos de ellos dije que yo no soy la autora de ese post. Decía entonces:

…No obstante coincido contigo en algo, boicotear no es manera pues hablando nos podemos entender. Ademas las personas que dirigen/fundaron Alamesa ya han expresado públicamente que fue un error y que están ahora mismo construyendo un código de ética de su publicación/sitio.

Ante la preocupación de varios amigas y amigos, he dejado hoy, 25 de junio, otro comentario solicitando al periodista que cambie la autoría pero como no lo creo aun suficiente, he decidido redactar este post pues me parece que el asunto es grave. Le digo hoy entonces:

… este comentario es para el editor de este blog, Fernando Rasvberg por fa, en este post parece que yo soy la autora y no es así. Te pido que o cambies la autoría del post o dejes más claro que el segundo párrafo no salió de mi porque yo nunca llamaría a un boicot. Ya varias personas me han preguntado y realmente estoy preocupada. Slds
Negracubana

Espero que ahora este lamentable incidente quede aclarado.

 

La discriminación racial es delito en Cuba. ¡Denúnciala!

anuncioracista

Recientemente denunciamos en esta bitácora un anuncio racista contenido un boletín que se edita desde la Isla. En aquel momento, algunos de los comentarios que leí  me convencieron del desconocimiento que hay en Cuba de las herramientas legales que nos protegen ante la discriminación de cualquier índole, incluida por supuesto la racial.

Es por eso la pertinencia de las aclaraciones que en este post ofrece la abogada Deyni Abreu Terry, lider del proyecto Alianza Unidad Racial, que tiene como objetivo orientar, acompañar y representar a personas que han sido víctimas de la discriminación racial,  pero que de igual modo se propone educar a la población afrodescendiente a conocer sus derechos.

Abreu Terry nos dice entonces: “A pesar de que no existe en Cuba una ley específica que regule las conductas genéricas que impliquen agresiones racistas, existe un precepto que sanciona actos de esta índole, por lo tanto estos puede ser denunciados formalmente ante autoridad competente, pues se ha incurrido en un acto sancionable.”

Y se refiere a las normas que sancionan la discriminación:

ARTÍCULO 42  de la Constitución de la República de Cuba:

La discriminación por motivo de raza, color de la piel, sexo, origen nacional, creencias religiosas y cualquier otra lesiva a la dignidad humana está proscrita y es sancionada por la ley.

ARTICULO 295.1.del Código Penal, CAPITULO VIII : DELITO CONTRA EL DERECHO DE IGUALDAD:

1. ” El que discrimine a otra persona o promueva o incite a la discriminación, sea con manifestaciones y ánimo ofensivo a su sexo, raza, color u origen nacional o con acciones para obstaculizarle o impedirle, por motivos de sexo, raza, color u origen nacional, el ejercicio o disfrute de los derechos de igualdad establecidos en la Constitución, incurre en sanción de privación de libertad de seis meses a dos años o multa de doscientas a quinientas cuotas o ambas”

2. ” En igual sanción incurre el que difunda ideas basadas en la superioridad u odio racial o cometa actos de violencia  o incite a cometerlos contra cualquier raza o grupo de personas de otro color u origen étnico”.

Pues ya sabemos lo que dice nuestro marco jurídico sobre este asunto. Que no se siga pensando que es una cuestión de derecho ser racista en Cuba, sencillamente es delito. Nos toca denunciar.

“Ave Fénix”: apoyar el emprendimiento en Cuba

Maikel Izquierdo, joven cuentapropista

Maikel Izquierdo, joven cuentapropista

La situación actual de una parte importante de las personas negras y mestizas en Cuba, precisa concebir e implementar medidas económicas capaces de empoderar a las familias, como vía para la satisfacción de sus necesidades básicas. El apoyo a la creación de fuentes de empleo podría ser una medida efectiva para estimular tales procesos.

En el contexto de la consolidación del trabajo por cuenta propia en Cuba, y teniendo en cuenta la reciente aprobación de la nueva Ley de Inversión Extranjera, la creación de proyectos de financiación figura como una vía concreta de ayuda al emprendimiento.

Alberto N. Jones es un cubano que ha residido por muchos años en los Estados Unidos, desde donde ha brindado ayuda humanitaria permanente a su pueblo durante décadas, y ahora intenta impulsar el proyecto Ave Fénix como parte de la Fundación Caribeña-Americana de los Niños, la cual preside.

¿Cuál es el objetivo de este proyecto?

Nos interesa estimular el emprendimiento en las personas negras y mestizas en Cuba, para promover la creación de pequeñas empresas y la realización de trabajo por cuenta propia, dentro del marco legal existente en el país, teniendo en cuenta la nueva Ley de Inversión Extranjera. Intentaremos gestionar recursos motivando a personas y entidades afines, interesados en efectuar préstamos a bajos intereses para estas actividades económicas y/o en forma de donaciones.

¿En Cuba que organización podría actuar como contraparte de este proyecto?

Nos interesa que el capítulo cubano de Articulación Regional Afrodescendiente de América Latina y el Caribe (ARAAC) sea la contraparte en Cuba, pues esta organización agrupa a activistas e intelectuales que están en el centro del tema racial. Además, en su seno se encuentran líderes de proyectos comunitarios importantes, lo cual nos permitiría aprovechar sus experiencias y llegar a la base, a la gente de a pie.

Le hemos enviado este proyecto a ARAAC y estamos esperando su valoración. No obstante, estamos abiertos a otras organizaciones o grupos de personas de probada reputación con similares motivaciones, que estén dispuestos a trabajar en favor del prójimo.

¿Cuáles serían las funciones específicas de ARAAC o cualquier otra organización que desee ser parte del equipo de trabajo en Cuba?

El equipo en la isla se ocuparía de seleccionar y proponer aquellas actividades que sean de interés para la sociedad. Es ahí donde se pondrán los recursos que se gestionen fuera del país. A la estructura interna que se diseñe le correspondería recibir, distribuir, controlar, regular e informar públicamente de la aplicación de los recursos económicos, resultados y otros medios materiales recibidos desde el exterior de entidades perfectamente reconocidos, que respeten las normas establecidas y no sean hostiles al país.

¿Cómo se seleccionarán los proyectos o las personas que recibirán los préstamos o las donaciones?

Todas las personas naturales son susceptibles de recibir apoyo financiero para la consecución de su proyecto o negocio privado, siempre y cuando se realicen por grupos poblacionales de especial interés como son mujeres, negros, jóvenes, ancianos, madres solteras y otros sin amparo social.

Especial atención tendrán aquellos servicios deficitarios o que no se presten en Cuba, convirtiéndolos en fuentes de trabajo e ingreso familiar, que incluya a profesionales en activo o jubilados, a fin de incrementar su productividad, oportunidades para resaltar su contribución intelectual y mejorar sus condiciones de vida.

Todos los proyectos escogidos y aprobados deberán desarrollarse en un marco de absoluta legalidad y respetando los principios anti-discriminatorios, de anti-militarismo, de equidad racial y de género, y de protección al medio ambiente.

¿Qué actividades concretas son de interés de Ave Fénix?

En primer lugar estarán aquellas actividades vinculadas con el resguardo de valores y tradiciones de la población cubana afrodescendiente. Especial interés tendrá el ámbito educativo en el rescate del nivel académico mediante repasos y reforzamiento de conocimientos para el acceso al preuniversitario o a la universidad.

Priorizaremos las actividades que empoderen a las personas discapacitadas, ancianos o con movilidad disminuida, mediante la prestación de servicios de cuidados personales, mensajería etc.

Por otro lado, nos interesa apoyar proyectos agrícolas de permacultura y agricultura urbana, y otros en los ámbitos de la construcción, las mini-industrias, el comercio y el transporte.

La finalidad es que estos proyectos sean éticos, sustentables, sostenibles y formadores de valores.

Especial para OnCuba Magazine 

Las deudas de Lalita para conmigo

lalitaA

Inés María Martiatu Terry (Lalita)

No por casualidad son libros las deudas que Lalita adquirió conmigo y que no podrá jamas saldar.

El primero de ellos, es aquel sobre historia de la participación política de las mujeres en Cuba cuyo autor es Julio Cesar González y que se lo presté cuando se preparaba para dar una conferencia en no se que universidad gringa. Varias veces hice por recogerlo, pero siempre pensé que nuestro futuro era infinito.

El otro, y también importante, es el que nos propusimos como continuación de Afrocubanas, o sea una especie de segunda parte. Esta idea de todas ahora está en las manos de Daisy Rubiera y Oilda Hevia, quienes como historiadoras al fin, están haciendo de esta ciencia social el centro del texto.

Pero mi mayor temor es que aquel texto con el que ganó una mención en el Casa de las América, no llegue nunca a ser publicado. Ojalá sus familiares y amigos se puedan rescatar esos cientos de líneas que ella dedicase al afrofeminismo en Cuba. Muy pocas personas tuvieron acceso a esas páginas. Tampoco yo, porque Lalita también era una mujer compleja.

 

Me dicen Cuba: Eric Corvalán, documentalista de temas difíciles

Cartel de Raza (2008)

Cartel de Raza (2008)

En el año 2008, el realizador Eric Corvalán nos sorprendió con un sagaz y polémico documental sobre la discriminación racial en Cuba, intitulado Raza, que se ha convertido indudablemente en un audiovisual de referencia. Y repercutió tanto en él que ha escrito un libro con todas las entrevistas realizadas para el documental, algo no muy usual para un realizador.

Por su parte No es el camino se centra en el complejo tema de la violencia infantil, más para una Isla donde se piensa que “los locos bajitos” nos pertenecen.

De su autoría se cuentan 7 audiovisuales, sin embargo, las obras mencionadas son las más reconocidas por el público cubano. Acerca de estos documentales y otros proyectos que tiene Corvalán entre manos, versa esta entrevista.

Para mí tienes un tino especial para poner el dedo en la llaga, entendiendo por eso el hecho de que abordas temas problemáticos y de difícil tratamiento en nuestra sociedad, como las relaciones raciales y la violencia infantil. ¿Qué te conmueve? ¿Cuál es el propósito?

Bueno, no solamente hago temas sociales, hago documentales de diferentes géneros, hasta musicales. Cuando camino por la calle y converso con la gente me sensibilizan diferentes temas, aquellos que me encuentro a mi paso todos los días. El propósito es abordarlos siempre desde una perspectiva de debate y de reflexión.

Vayamos por partes, sobre Raza, ¿Cuáles fueron las principales críticas o comentarios que te hicieron a lo largo de estos 5 años? ¿Cuál es el balance final luego de estos años? ¿Aprendizajes? ¿Qué no hubieras hecho igual?

Raza es un documental que siempre va a animar la crítica. Yo diría que se mantiene vivo, inclusive en la época actual, porque está hecho con ese fin, para que se mantenga bien sólido; el tiempo de duración es la clave del éxito. Hay mucha gente que me pide hacer una segunda parte, pero prefiero que se quede con la exclusiva.

Este es un documental que está hecho para que se pueda debatir el tema de una manera inteligente en cualquier contexto de la sociedad cubana, o en otras, y sobre todo en las comunidades, de manera abierta, comunicativa y comprensible.

A mí me han preguntado muchas veces: ¿por qué hiciste Raza si tú eres blanco de ojos azules y no ha sufrido el racismo? Entonces respondo: ¿quién te dice que no lo he sufrido, mis hermanos son mulatos y mi familia es multicolor? Como dice mi madre, a ella le debo esta formación, “lo que para mí no prima un color en específico ni una preferencia sexual, no existen los colores dentro de los seres humanos sino sus conductas ante la sociedad”.

Por otra parte, yo noto que mi sociedad va perdiendo ese interés por la historia, de dónde somos y de dónde venimos… Creo que lo más sensato es reflejar este fenómeno relacionado con nuestra identidad y que es parte de nuestras raíces, porque África es un continente poderoso en conocimiento y en cultura, y eso corre dentro de nuestras venas. Es importante reconocerlo y rescatarlo y no tenerle miedo a la palabra racismo sino enfrentarla pero de manera inteligente dictando estrategias prácticas.

¿Crees que Raza es un documental aun válido para describir la realidad de la discriminación racial en Cuba?

Sí lo creo, porque es una herramienta de análisis del tema, como muchas que existen. Yo no soy el único realizador que ha hecho estos temas; ahí están Sarita Gómez y Nicolasito Landrián.

Si no fuera aun válido, hubiera sido exhibido por la televisión y no me lo pidieran tanto para conferencias en Cuba sobre el tema y en el exterior. Como te dije anteriormente, es un documental que está hecho para “remover el cocotero” y reflexionar sobre un fenómeno que está muy latente dentro de la familia cubana y nuestra sociedad, y presumo que se continuará hablando del tema aunque a algunas personas no les interese.

Raza tiene un final que me hace recordar las obras de Sara Gómez donde ella aparecía como un personaje más. Te hago la pregunta que a ella le haría. ¿Por qué incluir tu propia historia en la obra realizada? ¿Se podría inferir que estas tomando partido?

Siempre detrás de un cuadro está el sello del pintor. Al igual que cuando se hace un documental sobre temas sociales, o de cualquier género, vas a reflejar un conflicto, a denunciar una problemática, específicamente en lo que estás de acuerdo y en lo que no. Siempre la obra dice cómo piensa el director y si mi meta es sensibilizar y que se debatan estos temas, entonces estoy participando junto a muchas otras personas en la construcción de una sociedad más justa y equitativa.

¿Nos adelantas algo sobre el libro que ha nacido del documental?

El libro se titulará Raza, creo que es una oportunidad para el público de acceder a los diálogos que se gestaron como parte del documental, los cuales no salen por cuestión de tiempo. La gráfica es un componente importante de este volumen. Mi sueño es que salga en Cuba; sin embargo, tendré que hacerlo en el exterior, pues no logro consolidar el proyecto en la Isla. No obstante, seguiré siendo un corredor de 800 metros con obstáculos que llegará a la meta; de eso estoy seguro, gracias a la ayuda de amigos que engrandecen el sueño con la luz de la verdad.

Sobre No es el camino, y ante lo difícil que en ocasiones es filmar en Cuba sobre ciertos temas, te pregunto: ¿hubo algún momento de mayor convencimiento durante el cual quizás te repetiste: esto tengo que hacerlo, esto tengo que terminarlo?

Tratar cualquier tema en Cuba es complicado por la cantidad de trámites a la hora de la filmación y, sobre todo, por la complejidad propia de los temas que vas abordar. De hecho, yo escojo los temas, hago la investigación y realizo el guion porque ando en la calle y camino e interactuó con la gente y veo lo que pasa.

En el caso de No es el camino me dije: la violencia infantil es un tema importante y necesario tanto para los padres, madres como para los niños, niñas y para la sociedad en su conjunto. La palabra violencia es una palabra fuerte. Sin embargo, creo que es necesario debatir todos los días del año. Muchas personas cuando ven el documental se percatan por primera vez del asunto y su magnitud. En No es el camino no se refleja solamente la violencia física sino también la psicológica, la económica, la sexual, qué pasa con las infraestructuras, qué pasa con las leyes. Esto es de todos los días porque la violencia está aumentando cada día más y lo vemos como algo natural, a veces no sabemos que estamos cometiendo violencia pero está ahí, la sufre el más desprotegido de los seres humanos: los niños. Entonces, es un llamado de paz, a la comprensión y a la sensibilización.

No es el camino ni Raza han sido exhibidos en la televisión cubana. Y sé que para ti es esta una meta, si un día llega a suceder: ¿te sentirías ya reconfortado?

Mi meta no es que salgan en la televisión, todo lo contrario, mi meta es que mi sociedad se transforme que se sensibilice con estos temas, que la gente se sienta identificada y diga: yo estoy ahí, vamos hacer esto, vamos a respetarnos, comunicarnos. Tú pensaras que promulgo un sueño utópico pero hay sueños que pueden ser reales y, de hecho, que se hable algo de alguna manera es una lucecita que se enciende. Lo que hay es que luchar por que la luz se mantenga siempre encendida todos los días.

Has revelado que tu más reciente documental aborda la violencia de género en Cuba. Y me gustaría apuntar que por lo general, cuando el tema se ha tocado, se hace énfasis, como es de esperar, en la mujer que ha sido violentada sobre todo físicamente. Te pregunto: ¿Pensante incluir entrevistas al agresor?

Entrevistas con el agresor sería lo ideal, pero a veces el agresor está al lado tuyo y no lo ves porque la violencia está naturalizada y la puedes encontrar en cualquier lugar de diferentes formas. Reflejar la violencia física es la más fácil, la psicológica es la más difícil. En el documental tendremos testimonios de mujeres que han sufrido violencia.

¿Podríamos esperar alguna idea en tu documental que revela la vulnerabilidad de las mujeres cubanas a la violencia a partir de la no existencia de una legislación puntual sobre la violencia de género?

El documental se llama Huellas y con él me propongo reflexionar acerca de la violencia de género en Cuba. En él se intenta responder, entre otras preguntas, por qué no existe una ley contra la violencia intrafamiliar, la que en mi opinión ayudaría a prevenir la violencia de manera general. Además, se trata la denuncia por parte de las mujeres, relacionada con el trabajo de prevención y con la labor de las instituciones, que no trabajan en conjunto. De este modo, considero necesaria la existencia de una estrategia generada por varios organismos y ministerios, como el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación, pues este es un problema de la sociedad por entero.

¿Qué otros temas están en el tintero de Eric Corvalán?

Después de este tema haré otros documentales y no necesariamente sociales sino sobre el jazz cubano y sus raíces, pues rescatar nuestro patrimonio musical también es importante y reflejar el talento en las nuevas generaciones que emergen, mucho más.

Por último, ¿has pensado hacer alguna obra de ficción? ¿O te es suficiente con el documental?

Yo quisiera hacer mi primer largometraje de ficción. Estoy escribiendo un guion donde se abordan todos estos temas y otros nuevos; sin embargo, creo que encontrar presupuesto en Cuba va hacer muy difícil, por eso estoy abierto a cualquier propuesta. La meta de cualquier documentalista es hacer ficción y, en ese sentido, el documental te prepara para eso. A mí me gustan los retos, me crezco con ellos. Estoy buscando una distribuidora para mis obras. Si sabes algo pásame la información. Este es un promocional en vivo y directo.

 

Obras de Eric Corvalán

Huellas (2014)
Mis Ojos en la comunidad (2014), en coautoría con Kalet Polo Reyes
No es el Camino (2013)
Concierto del grupo musical Sexto Sentido (2012)
Memorias de la Semana de la Cultura Italiana (2012)
Buena Vista Social Club (2010)
Una ventana abierta (2009)en coautoría con Marcelo Britho y Tillman.
Raza (2008)

Especial para Oncuba Magazine