Mirarse ante el espejo. Estética e identidad de las mujeres con cabello afro

Por Aldeide Delgado Puebla

I
Cuando pensaba escribir estas líneas me exigía a mí misma, no contar mi experiencia personal; pues uno de los elementos que tipifica la bibliografía consultada es el profundo carácter autorreferencial y anecdótico de los textos. Todos ellos, escritos en su mayoría por mujeres, describen los procesos culturales e históricos mediante los cuales ellas han conformado su identidad y consecuentemente, su imagen. Más, me resultaba de gran interés hallar historias comunes, experiencias de vida que visibilizaban una problemática existente tanto en África como en su diáspora. Siendo así, por qué no compartir mis vivencias y con ello agregar al libro de los nombres de nuestras predecesoras, otro ejemplo de liberación.

Por esta fecha, hace ya un año, decidí cortarme el cabello y dejar que me creciera natural. Hasta ese momento, había sufrido los embates del desriz de potasa y las “ventajas” de una larga cabellera a base de extensiones. Recuerdo que cuando me aparecí con aquellos pelos falsos, una amiga mía –más avispada en estos temas que yo- me dijo que para qué me había puesto aquello, que por qué no me dejaba mi cabello natural. Para mí no existía esa posibilidad. Desde los tres años mi mamá me alisaba y si bien de chiquita no tenía conciencia de ello, si recuerdo que ya de grande no existía para mí mayor tortura. Las extensiones eran una vía de escape, un medio que me liberaba del odiado desriz. Sin embargo, no era capaz de sentirme cómoda conmigo misma. Algo me faltaba o más bien, me sobraba y como un acto de exorcismo me levanté un día y me corté el pelo. Aquello fue un escándalo en la familia, pero para mí, marcó el inicio de otra etapa.

Descargar artículo completo 

Foto de portada: Marcela Arango

Limpieza anti-machirulo

Ayer puse en mi FB mi intención de limpiarlo de quienes, aunque yo no visite su muro, van al mío literalmente a joder y a veces decido pasar pero en otras bloquear. Si, porque a veces me hartan. Entonces he decidido gastar la menor cantidad de energía posible en gente que no tiene algo más que trollear.

Sin embargo, lo más interesante es que los y las machirulos no tienen autoconcienciaaaaaaa. Por eso les dejo este video de El Conejo de Alicia con la meta de que se reconozcan. Ojalá puedan llegar hasta el final. Y si no, pues escobita por encima.

Gracias Alicia Murillo por decirlo de manera tan hilarante y precisa.

 

Imagen de portada de Carolina L. Llano

Ya salió del horno un nuevo Boletín Tutututu

11267406_10154227725982281_8066731361096113380_o

Obra de la artista brasilera Annie Gonzaga Lorde (c)

El segundo número del boletín Tutututu ya está aquí para ser compartido. Correspondiente al mes de julio, la publicación incluye una nueva sección denominada La Pasa donde se exponen diversas maneras de llevar el pelo afro.

Continúan las secciones El ofertón, La gozadera y entre las recetas propuestas recomiendo “El agua loja”, la cual tuve la dicha de probar cuando estuve en La Habana y es una maravilla, algo de tan simple confección que podemos hacer con poquitas cosas.

Recordemos que Tutututu es una publicación autogestionada hecha por y para las mujeres afrocubanas.

Descargar Boletín Tutututu Julio 2015

Mujeres negras y mulatas en la economía de La Habana colonial (SiglosXVI-XVII)

Por Oilda Hevia Lanier

La privilegiada posición geográfica que tenía La Habana a mediados del siglo XVI, hizo que se convirtiera en el punto de reunión de las flotas en sus viajes de ida/regreso de la metrópoli a sus colonias (de la Fuente- Sorhegui, 1994:114 y Marrero, 1978: I, 158)[21]. La parada forzosa en la bahía, de una gran cantidad de buques cargados de mercancías y personas portadoras de los más diversos valores y saberes culturales, contribuyó sobremanera al crecimiento de la ciudad en los más disímiles aspectos de la vida. Entre los cambios naturales que en poco tiempo se hicieron visibles, uno de los más importantes fue el poblacional. Unido a ese, en la medida que La Habana funcionaba como puerto escala y capital de la Isla, se hizo necesario ampliar y diversificar sus actividades económicas y comerciales, reducidas hasta entonces a una mínima expresión.

Descargar artículo completo

Afrofeminismo: pensamiento y discurso afrofeminista cubano  

Por Daisy Rubiera Castillo

Tratar el tema del afrofeminismo, pensamiento y discurso afrofeminista en Cuba, en el ámbito académico es un reto; por un lado, porque en la atención que se le ha dado al estudio del movimiento feminista en nuestro país, lo más conocido es la historia del  protagonizado por  mujeres blancas, burguesa y de clase alta y media. De ahí que no se le haya dedicado espacio al rol desempeñado por las mujeres negras, en algún momento de la historia del mismo;  por otro lado,  por la carencia de bibliografía, y que gracias a  los estudios de reconstrucción histórica llevados a cabo en los últimos tiempos,   se encuentran obras sobre la experiencia de las mujeres negras cubanas afrodescendientes, que van formando parte de un  material disponible  para el estudio sobre su rol, su forma de pensamiento y el activismo feminista afrodescendiente.

Descargar artículo completo: Afrofeminismo: pensamiento y discurso afrofeminista cubano

Este texto fue leído en el Coloquio “La nación que estamos imaginando (nuevas geografías de la racialidad negra)” celebrado en el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo, Cárdenas-Cuba, los días 28 y 29 de mayo. Para ver más sobre el coloquio visite: afromodernidades.wordpress.com

Concluyó en Cárdenas el coloquio “La nación que estamos imaginando”

unnamed
Por Alberto Abreu Arcia

Cuando el lector lea estas notas ya se habrán apagado las luces del Coloquio La nación que estamos imaginando (nuevas geografías de la racialidad negra),  que durante los días 28 y 29 de mayo seccionó en la ciudad de Cárdenas auspiciado por el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo. El cual reunió a más de cuarenta personas entre los que se encontraban investigadores, profesores de la Universidad de Matanzas, escritores, santeros, periodistas independientes, líderes y liderazas provenientes de comunidades como el barrio de la Marina y organizaciones como la Cofradía de la Negritud, las Red barrial, la Alianza por la Unidad Racial y ARAAC.

El coloquio, desde su convocatoria, se planteó tres objetivos principales: 1)Diseñar, coordinar e implementar un espacio de reflexión sobre las múltiples interseccionalidades y escenarios desde los cuales este espectro de individuos, grupos, comunidades  imagina el futuro racial de la nación cubana; 2) Proponer una metodología de trabajo a partir de la diversidad y consenso, construyendo una unidad estratégica entre comunidades y sectores sociales históricamente marginalizados y organizaciones de la sociedad civil; 3) sentar las bases para la futura construcción de una agenda de consensos y alianzas estratégicas tan imprescindible para la comprensión de la lucha contra el racismo y todo tipo de discriminación.

Tras las emotivas palabras de bienvenida a los participantes y de saludación al evento pronunciadas por Rita María García, directora de la institución, y la lectura del poema dramático “Francisca Djeli”, de Julio Mitjans se inició una jornada intelectual agotadora no sólo de lectura y discusiones de ponencias, sino también de trabajo en equipos y dinámicas grupales que permitieron esclarecer no sólo qué tipo de articulación, concesos y alianzas estamos demandando, sino también cómo y sobre qué prepuestos construirla.

En la última sección los participantes diseñaron una agenda, con las acciones en el área organizativa y de las políticas públicas, que ARAAC llevará a cabo durante el Decenio de los Afrodescendientes entre las que figuran la elaboración de un (ante) proyecto de ley contra la discriminación racial,  y la celebración dos conferencias (una nacional y otra internacional) que se prevé celebrar en la ciudad de Cárdenas en la sede de esta misma institución que sirvió de plataforma al Coloquio.

Quizás uno de los logros principales de esta cita estuvo en el hecho de desplazar el escenario de estos debates, hasta el momento concentrado en los circuitos académicos habaneros, a otras localidades del país, en este caso la ciudad de Cárdenas, en la provincia de Matanzas. Desde luego, que las secciones de trabajos resultaron insuficientes. Por lo que, entre los tópicos pendientes, estuvo el de la discusión de la problemática racial a la luz de la fe cristiana el cual sigue siendo un tema que debemos trabajar, como bien señaló el teólogo Luis Carlos Marrero en una comunicación dirigida a los organizadores del coloquio. Hacia este aspecto, estuvo dirigida la propuesta que hizo Gisela Arandia de sumar a las iglesias cubanas a la lucha contra la discriminación racial.