¿Un fantasma en El Caribe?: Muerte y resurrección de Frantz Fanón en cuarenta años de lecturas cubanas

Por Roberto Zurbano

Mi última oración: ¡Oh, cuerpo mío, haz de mí, siempre, un hombre que interrogue!
(Fanon en Piel negra, máscara blanca)

Fue un pensador radical y un pensamiento crítico tan vertical no suele nombrarse en tiempos de consenso y conservadurismo. Sin embargo, es imposible silenciarlo, pues es muy difícil aplacar la rabia consciente, la confirmación histórica del odio personal y colectivo contra una comunidad que sentimos discriminada y el descubrimiento de una humillación estructurada, modernizada y siempre excluyente con los mismos capitales con que engordan las ideas racistas, coloniales, capitalistas y de las nuevas clases aun inclasificables que prosperan con el sufrimiento y la explotación ajenas, convirtiendo la vida de la mayoría de los seres humanos en materia prima de su felicidad y sus sofisticadas maquinarias de exclusión. Es decir, condenándonos, a la pobreza, la discriminación, la sumisión y otros horrores modernos.

Las ideas de Frantz Fanon todavía se consideran, desde la percepción de un pensamiento único, eurocéntrico e imperial, ideas despiadadas, irracionales y violentas ante esa ideología colonial que, históricamente, ha sabido justificar violaciones, maltrato, esclavización, sexismo, racismo y explotación de millones de mujeres y hombres a través de una orgánica cultura del poder; es decir, mediante la religión, las leyes, la tecnología, la política, la economía y todo imaginario posible, dispuesto a reducir cada subjetividad opuesta a dicho poder.

Frantz Fanon pertenece a esa casta de pensadores negros anticoloniales y antirracistas que integran Toussaint Louverture, José Antonio Aponte, Antonin Firmin, Antonio Maceo, Marcus Garvey, Sylvestre Williams, W.E.B Du Bois, C. L. R. James, Walter Rodney, Eric Williams, Pedro Deschamps Chapeaux, Jeddy Chagan, Walterio Carbonel, Stokely Carmichael, Alfie Roberts, Maurice Bishop, Michel-Rolph Trouillot y otros muchos, quienes desde el Caribe supieron convertir sus biografías personales y familiares en actos de concientización y emancipación colectiva de los pueblos negros donde nacieron, desde esa posición marcada por la deshumanización aprendieron a denunciar el entramado racista de sus épocas y países respectivos, desde emplazamientos críticos, epistemologías insurgentes y propuestas políticas emancipatorias que configuran un amplio proyecto antirracista que atraviesa la sociedad caribeña desde la Revolución haitiana hasta hoy.

Descargue el artículo completo

Foto de portada Bruno Cordioli

Ya salió del horno un nuevo Boletín Tutututu

11267406_10154227725982281_8066731361096113380_o

Obra de la artista brasilera Annie Gonzaga Lorde (c)

El segundo número del boletín Tutututu ya está aquí para ser compartido. Correspondiente al mes de julio, la publicación incluye una nueva sección denominada La Pasa donde se exponen diversas maneras de llevar el pelo afro.

Continúan las secciones El ofertón, La gozadera y entre las recetas propuestas recomiendo “El agua loja”, la cual tuve la dicha de probar cuando estuve en La Habana y es una maravilla, algo de tan simple confección que podemos hacer con poquitas cosas.

Recordemos que Tutututu es una publicación autogestionada hecha por y para las mujeres afrocubanas.

Descargar Boletín Tutututu Julio 2015

“A Durban entramos negros y salimos afrodescendientes”. Reflexión de Esteban Morales

Por Esteban Morales.

EL TÉRMINO AFRODESCENDIENTE: Un arma de combate contra la discriminación racial y la explotación capitalista.

Comienzo por decir, que creo, algunos relativizan inadecuadamente el término afrodescendiente.
No amigos, no es lo mismo ser “lusodecendiente”, que italodescendiente u otros, que afrodescendiente.
Afrodescendiente quiere decir que venimos de África; aunque tal vez se trate de un eufemismo; porque todos, en última instancia, vinimos de África.

Cuando decimos afrodescendiente, según entiendo, hablamos de una población, que como casi ninguna otra, en enorme magnitud, fue abrupta y criminalmente trasplantada de su medio natural, lo cual supone, además, considerar los crímenes de la Trata y la Esclavitud.

En este mundo en que hoy vivimos, hay que examinar con detenimiento las peculiaridades de los pueblos que lo integran para hacer diferenciaciones que nos resultan muy necesarias.

Además, porque pienso es la única forma de acercarse a la verdad y no obrar con defectos, ni tampoco pecar por injustos.

No considerar el término afrodescendiente o relativizarlo, es aceptar la situación de los que, quieran o no, por conveniencia o por maldad, no reconocen a este conglomerado de personas lo que les corresponde, o les toco vivir y aun sufrir.

Se hace necesario reconocer el impacto que la Trata y la Esclavitud tuvieron sobre esa población, que por millones, fue abruptamente trasplantada, obligándoles a trabajar como esclavos, rompiéndoles toda conexión con sus culturas de origen, sus familias, sus lenguas, creencias religiosas y medio natural, robándoles la libertad con que tenían derecho a vivir. Lo que ha traído como consecuencia que sea África, entre otras cosas, el continente más esquilmado, que perdió a gran parte su población joven en los momentos en que más la necesitaba.

Aun hoy, casi cinco siglos después, particularmente en América y el Caribe, hay no menos de 150 millones de afrodescendientes, que están entre los que sufren como nadie, la pobreza, la explotación, el desempleo, el analfabetismo, la desatención medica, la discriminación racial, el racismo, y que en todo ese lapso de tiempo mencionado, apenas han logrado alcanzar la “modernidad”.

Al relativizar el término afrodescendiente, estamos aliviándoles el camino a los que debieran reconocer el crimen de la trata y de la esclavitud, no se disculpen aun por ello y se nieguen a poner en práctica las reparaciones que tanto son reclamadas.

mama-africa

Imagen tomada de internet. Autoría desconocido

Afrodescendiente, es más bien un término político, que tiende a reconocer a los que se sienten como tal y no solo a los que lo son. Que tiene como objetivo recuperar como similares, a todos aquellos, que originalmente trasplantados desde África, o sus descendientes, andan hoy por el mundo, como una diáspora, a veces recién emigrada, entre los que se encuentran los que más sufren la explotación y la discriminación.

Llegar de África, o de cualquier otro país del tercer mundo, a cualquier parte, no es lo mismo que venir de Japón o de Estados Unidos, aunque en este último caso, los afroamericanos, poseen cierta ventaja sobre los venidos de otros lugares. Sin embargo, los propios afroamericanos, se llaman a sí mismos como tales, reclamando la procedencia de sus ancestros y en su momento, la patria que les quisieron arrebatar, devolviéndolos a África.

No nos cansamos de repetir, que la raza no existe. Se trata de un constructo social. Pero el color sí. Y los procedentes de África, en general, llevan sobre si ese estigma. Por lo que a donde quiera que emigran, lo hacen, casi siempre, para quedar ubicados dentro de los sectores sociales en mayor desventaja. Van a los peores barrios, a los empleos peor remunerados y sufren las mayores desatenciones en todos los aspectos de su vida social.

Aun en países como Cuba, que hizo una revolución y que tanto ha avanzado en la atención de su población, todavía el color se hace sentir como una variable de diferenciación social y discriminación.
Aun entre los afrodescendientes de Cuba se encuentran los que ocupan los estratos más desfavorecidos dentro de la sociedad cubana.

Por tanto, rescatar el término afrodescendiente, es tener una herramienta, para poner en el lugar que les corresponde, a sectores poblacionales que sufren aun los lastres de la esclavitud y la trata. Y que son los que más padecen también la reproducción de estos lastres, por las incapacidades sociales aun no resueltas.

Como dijo un amigo, “a Durban entramos negros y salimos afrodescendientes”. Creo así, que alcanzamos un término generalizador, que nos permite apreciar la globalidad de la explotación, para un grupo poblacional que no ha logrado aun superar los lastres del colonialismo y los intentos de su continua reproducción.

No se oculta ningún prejuicio cuando se habla de afrodescendiente. Es que en este mundo no es suficiente decir que todos somos humanos. Ni que todos procedemos de África.

Tampoco que la raza no existe y que la discriminación racial es un crimen. Hay que generar los instrumentos teóricos y prácticos para luchar contra todo ello.

Si es así, como relativizar el término afrodescendiente, si incluso, aun en la propia Cuba, de una prolongada y extraordinariamente generosa política social, se ponen de manifiesto las desventajas que estos sufren.

Existe un movimiento afrodescendiente en nuestro hemisferio que en lugar de su relativización, lo cual llevaría casi a su desaparición, lo que hay que hacer es solidarizarse con el mismo. Acompañandololo en sus luchas por una vida mejor.

Cuando relativizamos el término afrodescendiente les estamos regalando a los racistas y explotadores la capacidad de pasar desapercibidos, dándoles también la oportunidad de continuar apuntalando la explotación y la discriminación.

Existe además, dentro de la problemática afrodescendiente, una corriente de derecha que trata de orientar a este movimiento hacia la cooperación, bajo una concepción de trabajo que pretende aliar al movimiento con una corriente de convivencia con gobiernos de derecha, como es el caso del PP en España, pretendiendo trasladárnosla hacia America Latina y el Caribe, buscando nuclear a los negros, que operarían entonces dentro de una política de la derecha, para restarle agudeza a las demandas de los afrodescendientes. Un sector dirigente de ellos se está beneficiando de vender a sus congéneres a los intereses de la derecha española.

Cuba, por su parte, hace causa común con el movimiento afrodescendiente. Aportando la muy valiosa experiencia de que no es suficiente hacer una revolución para desterrar al racismo y la discriminación racial. Mostrando, como resulta indispensable continuar atacando los prejuicios, estereotipos, la discriminación y el racismo, no solo como lastres de la sociedad anterior, sino también como fenómenos que la sociedad cubana, aun en sus imperfecciones, es capaz de reproducir.

Junio 4 del 2015.

Mujeres negras y mulatas en la economía de La Habana colonial (SiglosXVI-XVII)

Por Oilda Hevia Lanier

La privilegiada posición geográfica que tenía La Habana a mediados del siglo XVI, hizo que se convirtiera en el punto de reunión de las flotas en sus viajes de ida/regreso de la metrópoli a sus colonias (de la Fuente- Sorhegui, 1994:114 y Marrero, 1978: I, 158)[21]. La parada forzosa en la bahía, de una gran cantidad de buques cargados de mercancías y personas portadoras de los más diversos valores y saberes culturales, contribuyó sobremanera al crecimiento de la ciudad en los más disímiles aspectos de la vida. Entre los cambios naturales que en poco tiempo se hicieron visibles, uno de los más importantes fue el poblacional. Unido a ese, en la medida que La Habana funcionaba como puerto escala y capital de la Isla, se hizo necesario ampliar y diversificar sus actividades económicas y comerciales, reducidas hasta entonces a una mínima expresión.

Descargar artículo completo

El miedo al negro y la imagen creada

11292763_868853413207597_266665956_n

Foto: Carlos Abad

Por Lázaro Gregorio Jarrosay Bosque y María Josefa Villalón Fernández

Son disímiles y variadas las consecuencias que para la sociedad cubana se han derivado de todo el proceso de colonización, iniciado por los españoles, siendo el principal sustrato en un inicio la población indígena, la cual fue sometida y obligada a suplantar su cultura en función de las demandas de la clase dominante y explotadora, iguales consecuencias en este sentido, sufrió la población de negros esclavos desde el arribo a nuestras tierras.

Paralelamente a este proceso de apropiación impuesta, se deriva otro que consistió en no siempre favorecer abiertamente el aporte y desarrollo cultural de la población esclava, así toda práctica social propia de los negros en sentido general fue motivo de persecución, burlas, críticas y censuras, con marcada fobia. Ortiz señala que en: “los países coloniales la voz negro tuvo una acepción específica más allá de la simple connotación del color y de la epidermis”.

Descargar artículo El medio al negro y la imagen creada

 

Cinco frases que demuestran que no soy racista

4558169071_661b20ab9d_b

“Sorpresa” de Matteo Francioni

1. Tengo varios amigos blancos que no son malos, es más nunca han estado presos. Para mí son negros por dentro.

2. Se están fajando en los bajos de la casa: un niño y un blanquito…

3. Mi mejor amiga también es blanca pero de lo más bonita, educada y limpiecita… Vaya, que es una blanquita de salir.

4. Dorita, mi mejor amiga blanca es tan buena e inteligente. ¡Lo único que le falta para ser perfecta es ser negras!

5. ¡Mi amigo de la infancia, Renecito, es un blanco encojonao!

(Con contribuciones de Aida, Frank y Tony y basado en una idea original de Yolanda Arroyo Pizarro).