Negra cubana tenía que ser. Una bitácora feminista y negra


Cuando en junio del 2006 cree la bitácora Negracubana tenía que ser, trabajaba de manera voluntaria en el sitio feminista Les Penelopes, que escrito desde Francia, presentaba algunas noticias en español, pensando en las lectoras hispano-parlantes que navegaban esa web.

Para ser justa, ubico en este momento mi entrada en el ciberactivismo feminista, en el que mi modesta contribución constituiría la semilla de lo que luego me posicionaría como una ciberfeminista cubana. En aquel entonces también participaba activamente en el sitio Mujeres en Red.

Al mismo tiempo que me introduje en esta labor, me dispuse a aprender el lenguaje básico de las páginas, el HTML, para así poder crear y recrear mis propios intereses en cuanto a diseño de mi bloga.

Ahora bien, en aquellos momentos iniciales me comunique y lei a algunas ciberfeministas extranjeras, así fue como escuche por primera vez ese concepto, ellas fueron quienes me situaron, de alguna manera, en la necesidad de utilizar Internet no solo como herramienta para la lucha sino como fin en si mismo.

En aquel entonces yo estaba en la vertiente más radical de mi existencia y creía, hasta las últimas consecuencias, en el ambiente digital y su papel para subvertir la norma, entiéndase por ello la publicación en papel.

Por esa época también andaba muy removida por una tendencia, aun existente en la red, que propone el uso del español como una manera de legitimar nuestra identidad iberoamericana y por eso fue que determiné que mi servidor sería alojado en España, ante la imposibilidad de alojarlo en Cuba, así fue que en Blogia tuve mi primera bitácora.

Sin embargo, lo que me hizo pensar en la posibilidad real de tener una bloga fue haber asistido al encuentro de Género y Comunicación que Isabelita y el Instituto Internacional de Periodismo organizaron en el propio año 2006, en el mes de febrero. Para mi fue esta una de las formaciones más importantes por las que he pasado y a la cual agradezco enorme e infinitamente. Desconozco las intenciones expresas de tal programa de postgrado, pero lo cierto es que me motivó de manera contundente, como decimos en la psicología “pensamiento que movilizó conducta” así comencé a gestionar con más riesgos que certezas Negracubana tenia que ser, que ahí esta “vivita y conflictuando”.

En junio del 2006 nacería entonces Negra (cubana) tenía que ser. Cada uno de los términos que componen su título tenían, en ese entonces, una intencionalidad marcada. La cubanía entre paréntesis me posicionaba ante otras negritudes y realidad afros, que como fenómenos universales, compartimos personas coniedad que intenta poner en practica, no sin tropiezos, el proyecto humanista que soñamos algún día. Este contexto me diferencia de mis hermanos negros y negras de otras latitudes e imprime a mis vivencias un sello particular.

Los puntos suspensivos, que más adelante eliminé al ca la misma ascendencia africana más allá de los límites geográficos de nuestros países, al mismo tiempo que me distingue porque vivo en una socmbiar mi bitácora de servidor, quería inducir que además de esas dos condiciones, la de negra y cubana, tenía muchas otras que cristalizarían o no con el tiempo y un ganchito: y así mismo ocurrió: asumí un día mi mestizaje, más allá del color de mi piel, y mi sexualidad iconoclasta que nada tiene que ver con las categorías que un día inventaron para describir los comportamientos erótico-amorosos.

Preparando estas palabras, encontré una ponencia que leí en aquel 2006 en un evento, no recuerdo cual la verdad. En ella presentaba públicamente a Negra cubana tenía que ser, entonces decía y cito: “La bloga que presento en el día de hoy, viene a ser una manera de decir lo que quiero y siento fuera de la academia, que por momentos me restringe y asfixia, para lo cual hago uso de las categorías, herramientas y conocimientos que el feminismo negro y ciberfeminismo me brindan, con la intención de reelaborar las vivencias que he tenido a los largo de tres decenios de vida”.

Pasado seis años noto la validez de mis intenciones, por eso las suscribo como si las hubiese escrito hoy. Negra cubana aun es una bitácora centrada especialmente en mis vivencias como afrocubana, las que por (casi) 40 años han estado marcadas por el racismo y la discriminación racial. Lamentablemente, la situación no ha cambiado mucho, quizás es muy poco tiempo para extirpar el racismo y la discriminación racial del corazón de esta nación.

Pero el ciberfeminismo implica mucho más que tener una bitácora en Internet dedicada a la equidad de género, implica también apropiarse del lenguaje de los 0 y los 1, lo cual me dispuso a aprender autodidácticamente HTML, Dreamweaver, etc, que hoy en día me ayuda a resolver problemas múltiples que acontecen a diario en mi bitácora, cuando esta no baja con todas sus prestaciones dada la lentitud de las redes cubanas.

Más allá de usar las PC para difundir las luchas feministas el cyberfeminismo también conlleva,como han reconocidas muchas activistas, a desvelar los presupuestos machistas, misóginos y patriarcales que hay detrás de los ordenadores y la Red. Es por eso la importancia de tal apropiación mencionada con anterioridad, y su rol en la eliminación de la brecha tecnológica que emana del uso de Internet por hombres y mujeres, intentando también que este sea un ambiente mucho más amigable y útil para las ellas.

El empoderamiento de las mujeres es otros de los ejes fundamentales de trabajo para las cyberfeministas y en este sentido valga la pena mencionar que los conocimientos y habilidades que me vi casi forzada a aprender y desarrollar a partir de la tenencia de mi bloga me permitieron luego desenvolverme como webmaster de dos sitios web: el del proyecto Sidacult de la Oficina Regional de la UNESCO y el del Centro Nacional de Educación Sexual. Efectivamente, aquello que aprendí sin conciencia de su importancia se convirtió en una herramienta para desempeñarme en otras zonas de “lo web”.

Espacios como Lo personal es político, Creatividad feminista o Kamasutra Lésbico son cibercomunidades, completamente autónomas creadas y gestionadas por mujeres casi en exclusiva los que las convierten en espacios legítimos y confiables, amigables y de crecimiento personal.

Tomando lo anterior en consideración decidí mudarme a Nireblog, en muestra absoluta de ignorancia referida al significado del término (mi blog en euskera) pero teniendo en cuenta que era el único servidor que proponía un lenguaje no sexista.

Pero como no todo es felicidad en el mundo, e Internet se las trae en cuanto al rol de “lo visual”, Nireblog me otorgaba muy pocas posibilidades de tener una Negracubana bella, con un diseño fresco que detuviera la navegación de los y las internautas.

Por ello, luego de asumir los riesgos que eso implica, me trasladé para WordPress, en espera de un servidor cubano. Al parecer mis muertos estaban claros porque Nireblog muy poco tiempo después anunció que se retiraba de la red.

Quisiera hacer mención también de Bloggers Cuba (BC), comunidad de bloggers cubanos quienes además de bailar, ir a la playa y tomar ron juntos, nos preocupamos por lo que significa ser joven en la sociedad cubana actual.

Se trata de un grupo de amigos, algunos procedentes de las ciencias sociales, otros del arte o las ciencias técnicas que hablamos, desde la izquierda, de la Cuba que vivimos.

Con mi entrada en BC definí más claramente mis propósitos dentro de la blogosfera cubana (antes me relacionaba escasamente con blogueros y blogueras cubanas, creo que por la temática), al mismo tiempo que me empezaron a interesar mucho más las cuestiones técnicas. Igual, BC también me permitió (creo que a Yasmin igual) visibilizar nuestras temáticas en un sitio mucho más diverso y de mayor alcance en la red de redes.

Ahí está entonces esta nueva Negra cubana tenía que ser, con una visualidad actualizada, y por primera vez con mi imagen en el cabezal, idea y colaboración de Mayte, amiga diseñadora quien en más de una oportunidad de ha asistido en ese ámbito.

Agradezco entonces, a los grupos virtuales feministas, a las cyberfeministas, a Bloggers Cuba, a la formación en género y comunicación, a mis preocupaciones acerca del tema racial, a la colaboración de otras mujeres, cubanas y no, negras y no, que han dado cuerpo y alma a mi identidad virtual Negra cubana tenía que ser.

Ponencia presentada en el panel celebrado en la UNEAC en el espacio Mirar desde la Sospecha, abril 2012

Un comentario en “Negra cubana tenía que ser. Una bitácora feminista y negra

Responder a esmeralda Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s