MESA REDONDA: “Las mujeres en el Islam gozaban de ciertos privilegios”


“Bueno lo bueno pero no lo demasiado”, así me decía mi madre cuando quería advertir a alguien se le estaba iendo la mano en el tratamiento de un tema. Eso fue, precisamente, lo que sucedió en la Mesa Redonda transmitida ayer lunes 16 de julio, cuando uno de los profesionales invitados, el periodista Moisés Saab, dijo que las mujeres en el Islam “gozaban de un grupo de privilegios”, como si los derechos de esos pudiesen ser considerados prebendas.

Desconozco el significado que tiene para este colega el verbo “gozar”, pero es harto discutible su intención de desconstruir algunos de los estereotipos más comúnmente asociados al Islam, tratando para ello tan superficialmente la realidad de las mujeres en aquellos países.
Moisés Saab se mostró como lo que es: un amplio conocedor de la cultura islámica en aquellos sitios, experiencia relacionada con el hecho de haber trabajado varios años (supongo) en esa zona geográfica. Sin embargo, su visión sobre las mujeres dentro del Islam le hace desconocer las reales condiciones de inequidad y subordinación que viven ellas, más allá de que Occidente pretenda democratizar a su estilo culturas que nada tienen que ver con las nuestras y que tienen otros preceptos.

Para atacar al Occidente que hoy está presidido por el imperialismo interventor y homogenizante, no se necesita tomar a las mujeres como terreno de disputa, mucho menos si su discurso iba a invisibilizar todo lo que viven ellas, situación con lo cual muchas musulmanas son críticas.

Moisés Saab tiene que saber que el uso del hiyab, como el mismo dice, tiene una justificación cultural… pero le recuerdo que la ablación del clítoris también la tiene, y esta es una práctica rechazada mundialmente por lo que supone para integridad de la mujer. En ambos casos, tanto el uso del velo como la ablación, se trata de la mutilación del cuerpo femenino, ya sea a nivel simbólico a físico, más allá del respeto que pueda yo sentir por las decisiones personales de cada una de estas mujeres, en relación a preservar sus identidades culturales.

Trivializar la situación de las mujeres es un argumento muy socorrido dentro del patriarcado. El parlamento de este periodista es una evidencia de ello. Yo interpreto sus palabras de este modo: ¡De qué se queja occidente, y las propias mujeres islámicas, si ya tienen demasiado!

Moisés, algunas de ellas quisieran tener mucho más. Le convido a ver un documental presentado en una de las emisiones de Cine Pobre (cuando era organizado por la familia Benvenuto-Solas) que aborda el sufrimiento de mujeres musulmanas ante la poligamia, legalmente prescrita de sus maridos, quienes un buen día llegan a casa con otro  matrimonio y hacen convivir juntas a varias esposas y sus descendientes. Para ellas eso no es privilegio, tampoco para sus hijas e hijos, y la visión de Occidente, estoy segura, nada tiene que ver con eso.

Ojalá la mesa redonda que propuso sobre el tema de la mujer en el Islam se realice así podríamos aprender más los dos: Ud. y yo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s