Algunos comentarios enviados aTod@s contra la violencia


Cary Cruz
caricruz@tvc.icrt.cu
Muy triste la carta de Rafael Alcides, triste que un intelectual abuse de una mujer y triste que otro intelectual lo defienda, alevosa, lacrimógenamente, tristes los trapos sucios y los ejemplos, de heroicos abusadores perdonados a manera de botones de muestra, que  triste, los héroes pueden abusar de sus mujeres, la justicia debe mirarlos con ojos mansos….Para algo son héroes.
Es triste que un poeta considere folclor el maltrato a la Mujer y triste que otros muchos se hagan eco de semejante ofensa.
Creo que debemos pronunciarnos,sí,alto y fuerte en contra de la violencia de género,
Es muy triste que en el siglo XXI alguien pretenda que “agradecidos como perros” aullemos en favor de un delincuente que con toda justicia condenó la Ley.

Rodolfo Alpízar Castillo
alpizar47@cubarte.cult.cu
Colegas:
Ratifico mi adhesión, que hice válida hoy, dia 8 en la mañana, cuando puse mi firma junto a la de las compañeras que iniciaron la campaña.
Del mismo modo que se pretende justificar la agresión contra una mujer (o contra cualquiera) con el pretexto de una supuesta “provocación”, se puede justificar al talibán que se sentía provocado cuando veía a una mujer andar sola por la calle y, por ese hecho, se sentía en la obligación de defenderse y apalearla. ¿Alguien defendería a ese talibán? êrop es la misma lógica anormal.
En días pasados, luego de una lectura de cuentos en una prisión en Cienfuegos, un recluso me preguntaba por la definición de “intelectual”; le confesé mi dificultad para dar una definición válida. Resulta que ahora nos están regalando una (después de todo, no
tan novedosa): “Intelectual es un tipo que puede apalear a una mujer cuando le dé la gana, porque va a ser defendido mediante campañas mediáticas”.
Si en ese caso se tratara de un camionero, campesino o bodeguero, alguien lo defendería. ¿Qué tiene de especial un “intelectual” para que se levanten voces en su defensa cuando comete una salvajada? ¿Su “obra” lo beatifica?
No conozco a este escritor, no he leído su obra, no sé si es disidente o progobiernista; solo sé que me siento rebajado en mi condición de hombre (varón, ser humano), cuando veo que alguien procede con ese salvajismo. Y cuando veo que, por el hecho de ser un “intelectual”, se levantan voces para defenderlo, esgrimiendo el pretexto que sea, me
avergüenzo de mi condición de intelectual. No a la violencia contra la mujer. No a la violencia en cualquiera de sus manifestaciones. ¡Basta!

Norma Medero
tveherrera@infomed.sld.cu
Estimadas colegas, yo aprecio favorablemente todos sus esfuerzos en defensa de la mujer y en este caso me sumo a ustedes en la denuncia.
He sido siempre, a mi manera, una luchadora a fin de prestigiar los espacios conquistados por muchas de nosotras y también en favor del respeto y los derechos aún por conquistar. Estoy muy consciente de que nuestra construcción cultural ha sido y continua siendo, en muchos ámbitos, elitista, purista, MACHISTA y discriminatoria. Es hora de hacerlo visible. Es hora de no permitirnos el silencio, por principio  y convicción, ante ningún acto de humillación, vejación o discriminación, sea este de la naturaleza que sea.

Berta Carricarte bertica@fayl.uh.cu
Me alegra saber de este caso donde la violencia contra la mujer ha sido denunciada, procesada y condenada. Por lo general, cuando una llega a una estación de policía, a pedir siquiera ayuda contra un acosador, suelen mirarte como si fueras un bicho.

Marcia Collazo Ibáñez, escritora y abogada uruguaya. collazomarcia@gmail.com
Hago llegar por este medio mi más enfática adhesión a la campaña contra la violencia, más específicamente violencia contra la mujer, y me sumo en un todo al manifiesto que he leído; agregando que la violencia contra la mujer constituye una de las rémoras más
degradantes en nuestras sociedades, multiplicadora del conflicto y del padecimiento colectivo que tod@s debemos soportar, con los consiguientes daños en la estructura política, social, cultural y familiar. Disculpar, justificar o hacer invisible la violencia, por
cualquier medio, equivale a hacerse cómplice de ella, y refuerza desde las instituciones la regresión y la degradación ética y social que hoy queremos combatir.

Nelia Casado Castro. nelia@tvc.icrt.cu
Suscribo cada una de estas palabras y de las acciones que vayan encaminadas a eliminar definitivamente la violencia de cualquier índole contra la mujer, y contra el ser humano en su totalidad.
Ningún comportamiento que veje o violente a la mujer, debe ser aceptada, bajo ningún concepto, en una sociedad como la nuestra.

Dra. Josefina Hernández Téllez
Profesora-investigadora
Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo
josefinatellez@hotmail.com
Me sumo a la protesta y lucha porque no se desacredite y minimice el testimonio de una mujer que se atreve a levantar la voz por sufrir violencia. Es preocupante la duda que se siembra sobre los hechos y el testimonio de esta mujer. Es aterradora la carta de Rafael Alcides a Ángel Santiesteban, porque en ella banaliza la violencia del escritor contra su mujer, califica el hecho como una riña más doméstica magnificada, desacredita esta lucha y movimiento de las mujeres contra  la violencia al sospechar móviles de enemigos que la han mal aconsejado y peor aún, relata una serie de casos que quedaron en la impunidad, esperando el de él pueda ser uno de ellos. ¿Qué les pasa a estos hombres? ¿Qué les hace ignorar una realidad tan cruda y tan injusta para las mujeres? ¿Cómo avanzar con estas voces decimonónicas sobre el estatus y derecho de nosotras, las mujeres? El machismo, el
sexismo y la misoginia viven, sobreviven y están vigentes. La respuesta es NO A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Vicente Battista correo@vicentebattista.com.ar
Hago mías todas y cada una de las palabras del mail. Un golpeador no merece ni un poquito así de mi respeto. Santiesteban podrá ser un excelente escritor, recuerdo que alguna vez lo premiamos, pero no lo estoy juzgando por sus notables cuentos sino por sus miserables acciones. Entiendo que el tribunal que lo condenó lo hizo por el mismo
motivo. Es natural, una costumbre casi, que se levanten voces de protesta, que se hable de juicio político. No tenemos por qué preocuparnos: la razón está de nuestra parte. Junto a mi solidaridad va todo mi cariño.

Marcia Collazo Marcia Collazo narradora urugaya: collazomarcia@gmail.com
En Uruguay existe la violencia doméstica, que es la principal forma de violencia contra la mujer y contra los hijos, y su índice es mayor que el de las rapiñas o asaltos a mano armada. Durante el último año hubo unas 200.000 denuncias de mujeres o de ciudadanos en ese sentido.
Sin embargo creo que hoy por hoy, nadie se atrevería a decir en público lo que dice este buen señor en su carta al golpeador. O sea que el escritor Santiesteban no ha sido condenado por “desfalcar la caja de un banco, por matar, por tráfico de drogas, por robo de secretos de Estado, por usura, por chantaje, por prostitución, por venta de visas falsas o no, nada de eso… (sino)  por una simple riña con tu ex mujer y madre de tu hijo”.
Verdaderamente vergonzoso; sin contar con el mensaje implícito: para este señor, cualquier delito es peor que agredir a una esposa; pero va más allá y se extiende hacia lo francamente delirante, y con ello creo que insulta a la sociedad cubana toda, y la insulta profundamente, y se permite dudar de su integridad moral, de la integridad de su pasado
histórico y de la vigencia de sus leyes. Se atreve a decir o por lo menos a sugerir que agredir a una mujer (o tal vez volarle la casa o el automóvil) NO es ningún delito, porque es solamente una riña doméstica. Supone, obviamente, un mundo político y judicial manejado sólo por hombres, y por hombres machistas, por hombres que reniegan de
la igualdad y de la libertad, por hombres degenerados que no tienen hermanas ni madres, y que si las tienen las ignoran y las denigran; por hombres, en fin, venales, corruptos, insensibles y delincuentes ellos mismos en potencia. Lamentable. La incapacidad para advertir que una mujer es un ser humano, cuyos derechos humanos son inalienables,
es una incapacidad grave, que convierte al incapaz en un ser peligroso para todo el colectivo social. Más o menos como Hitler y toda su troupe. Es necesario recordar, día a día, la plena vigencia de los derechos humanos. Ninguna ley los crea, solamente los reconoce y los debe proteger. Esa es la obligación de la ley. Y hay, además, por
parte de este señor, una gravísima falta de ética y de coherencia.
Quien use la razón y la lógica en su actuar cotidiano, debe aceptar las consecuencias plenas de las premisas que sostiene. Si mañana la mujer de este señor lo muele a palos, o la hija o la nieta o la novia o la vecina de enfrente, él debería ser el primero en subirse a un
estrado, con sus moretones y sus eventuales huesos rotos, a declamar: calma, calma, ciudadanos, esto no ha sido más que una simple riña doméstica!!!

Lohania Aruca Alonso carua@cubarte.cult.cu
Añado mi nombre al pie de esta nota.
Es un deber y una necesidad que no puede dilatarse más, erradicar definitivamente toda manifestación de violencia contra mujeres y niñas, y niños también.
De las mujeres depende fundamentalmente el futuro de nuestro país, la educación y cultura humana de nuestros niños y niñas, el respeto que se deben entre sí, y a sus mayores, a todos los conciudadanos y conciudadanas. Ser hombre  obliga a ser conciente de los límites que existen en el trato hacia otras personas, particularmente hacia las mujeres, niñas y niños. Mucho más si se ejerce un oficio de la cultura.
Nada excusa la violencia contra otro ser humano, nadie puede excusar la violencia de un hombre contra la madre de su hijo, menos aún si el niño estuviera presente.

Dr. Jesús Dueñas Becerra
Miembro activo
Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) jesus@infomed.sld.cu
Estimadas colegas:
Uno mi voto al de quienes están en contra de la violencia contra la mujer u otra manifestación cualquiera de violencia intrafamiliar o social. La condena al escritor sancionado por golpear a su ex esposa debe constituir un aldabonazo de alerta para los que, por pertenecer al llamado “sexo fuerte”, creen que pueden maltratar de obra y de palabra a sus esposas, amantes, hermanas, e incluso, progenitoras. Es hora de ponerle fin, de una vez y por todas, a esa clase de atropello, que hace realidad la frase paradigmática de un jefe indio norteamericano: “todo lo que hiere a la víctima, hiere también al victimario”. En este caso, la herida no la causará el hecho de estar privado de libertad durante un tiempo equis, sino la huella indeleble que dejará en la mente y en el alma del agresor. En cuanto a la cálida defensa de que es objeto por parte del escritor Rafael Alcides, es válida desde todo punto de vista…, pero ¿quién con tanta vehemencia defenderá a la mujer golpeada? Lamentablemente, seguimos viviendo en una sociedad machista y patriarcal, al igual que la hidra adherida a la pared.
Con un cordial saludo

Mariela López Galano magus@cubarte.cult.cu
Suscribo mi firma a la de ustedes.
La lamentable carta de culpabilización, ese es su efecto, reafirma la sentencia del Fiscal, visibiliza la indolencia que existe en el sistema de la mente de muchos sobre la violencia contra la mujer y contra la familia, pasa por alto no solo los daños psicológicos y físicos en ella sino en los niñ@s, quienes podrán ser potenciales agresores o víctimas sumisas ante la agresión.

Daisy Rubiera reyita@cubarte.cult.cu
Mantener una permanente divulgación de Tod@s contra la violencia contribuye al desmontaje de su pervivencia en nuestra sociedad.
Socializar sus diferentes actos y manifestaciones de que tengamos conocimiento, permite que esas experiencias incidan en una mayor toma de conciencia en aras de la justicia social que reclama nuestra sociedad.
Para su socialización, paso las normas jurídicas del Código Penal a
través de las cuales se castigan los actos de violencia marital
Contribuyamos a que las que no lo han logrado no permitan ser violentadas

Zoraida Amable Ambrós. amacor@infomed.sld.cu
La injusticia sería el no hacer justicia con aquel que es violento con la mujer ,que además tuvo el privilegio de ser la madre de su hijo.  Comparto las opiniones leídas de las mujeres que luchamos aun por nuestros derechos reales en un mundo en el cual todavía hay muchas brechas que estrechar a favor de la mujer.

María Isabel Díaz. maricusan@gmail.com
Me sumo a la voluntad de luchar contra la violencia de género y al abuso a mujeres, sea quien sea la abusada y sea cual sea el abusador.
Las riñas domésticas deben quedar sólo en eso, riñas; el abuso físico o sicológico es, simplemente, abuso.
Sin ser parte presencial del conflicto, mantengo mi postura contra toda manifestación de maltrato, de subyugación y despotismo en una sociedad donde el machismo, más que un estilo de vida, es casi una filosofía.
Educar y crear bases para evitar la intolerancia y la violencia es una obligación de todos y los artistas e intelectuales tenemos un gran poder para lograrlo.
Saludos,

Livia Quintana Llanio livia@cedem.uh.cu
Conocí el sufrimiento de esta mujer y las repercusiones que tuvo esta situación en su vida. No es justo minimizar las implicaciones de los actos de violencia contra las mujeres.

Orieta Cordeiro orieta@icrt.cu
Me adhiero absolutamente. La violencia contra “Nosotras” es inhumana y nadie por muy escritor galardonado que sea debe ser perdonado por semejante abuso. Nosotras somos “la mitad de la humanidad” dijo una vez esa gran ecuatoriana que fue Magdalena Adoum, pero parimos a toda la humanidad digo yo. Luego nadie tiene el derecho de violentarnos.
Las secundo compañeras.

Marta María Ramírez martamar77@yahoo.com.mx
Periodista
Queridxs mías, me apuntan en esa lista. Ya basta de impunidad y del discurso de “simple riña” y “pasiones” para desvirtuar el crimen, de declaraciones que alejan la violencia contra las mujeres de la definición de delito y del discurso de la mediación como su solución.
Cuenten conmigo,

PEDRO PEREZ-ORTIZ (NYC)
Queridos co-participes : Yo estoy en contra de la VIOLENCIA EJECUTADA  independietemente  del genero y la raza de quien o quienes la  ejecutan. En el matrimonio tanto heterosexual como HOMOSEXUAL ( MI VIDA COMO HOMOSEXUAL HA SIDO MUCHAS COSAS MENOS “GAY”).
¡ALTO A LA VIOLENCIA COMO SOLUCION A CONFLICTOS RELACIONALES HUMANOS!!

Eva: eva@cubarte.cult.cu
Todos somos violentos, aprendemos violencia.
Rechazo y denuncio mi propia violencia.
¿Cómo no voy a rechazar y denunciar la violencia y el abuso de este señor?
Más culpable aún si es intelectual o artista, lo siento… porque NOS DEBEMOS tener más humanismo, más racionalidad, más control, etc.
Nunca debemos justificar con la descalificación de la víctima. Eso lo  convierte en una doble agresión y humillación.
Uno mi condena.

Angel Alonso jondo@cubarte.cult.cu
Por favor, suscriban mi firma a la carta ¨8 de marzo: tod@s contra la violencia¨.
No tengo abundantes elementos para pronunciarme con respecto al juicio pero si contra la carta de Rafael Alcides, pues la tengo delante y me resulta indignante por la minimización que hace de los abusos familiares referidos.
Lo más grave es que no solo se trata de Rafael, el pensamiento que allí se manifiesta subyace en la sociedad, tan naturalizado como el abuso infantil (todavía vemos a diario padres y madres que les pegan a sus hijos y nadie interviene).
Me parece importante nuestra respuesta, que debe hacerse sin odio pero con firmeza ya que no se trata del pensamiento de una persona sino, lamentablemente, de una concepción tan extendida e injusta como en otros tiempos lo fue la esclavitud. El abuso contra la mujer es hoy en día ¨la gran pena del mundo¨.

Mabel Olalde Azpiri  olalde@icaic.cu
No reconocer un problema, aumenta al doble su tamaño. Habría que cuestionarse si es por falta de sensibilidad que la discriminación, la violencia o la desventaja social, no son consideradas un problema de tod@s, o es sencilla y concientemente un juego de conveniencia a favor de quienes discriminan, violentan y disfrutan de la ventaja.

MARIALINA GRAU malina@cubarte.cult.cu
ME SUMO A LA LISTAS DE FIRMANTES DE ESTE DOCUMENTO…HASTA CUANDO VAMOS  A SER CONSIDERADAS POR ALGUNOS HOMBRES LAS “VICTIMARIAS” DE GOLPIZAS Y  VIOLACIONES…SI SEÑOR, TENEMOS DERECHO A DECIDIR SOBRE NUESTRO CUERPO Y NUESTRAS VIDAS…..

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s