REFLEXIÓN: Guantánamo en nosotros


Escudo de Guantánamo

Por Alberto N Jones
Dos hechos de gran significación tuvieron lugar sin bombo ni platillo en Guantánamo en el mes de Junio, la misma ciudad que algunos me han acusado de difamar, por haberla descrito como “la cenicienta”, al escapársele la intención intrínseca del apelativo.
El primero de estos se refiere a la presencia del General de Brigada Arnaldo Tamayo Méndez en su ciudad natal, con motivos de la celebración del 30 aniversario de la salida al espacio sideral del primer Cubano, primer Latinoamericano y primer hombre con raíces en África.
En el artículo “El aniversario más importante de Guantánamo” sugerí la necesidad de honrar y perpetuar este hito histórico, mediante la creación de un museo aeroespacial que atraería a miles de turistas, elevaría el interés científico por esta ciencia y de hecho, se convertiría en un importante centro de trabajo en Guantánamo, por lo que fui catalogado de iluso.
El Hospital General Agostinho Neto conmemoró los 32 años de su fundación, en momentos en que se acomete una reparación capital paliativa insuficiente, que intenta revertir el grave deterioro físico, la deficiente calidad de los servicios asistenciales y una severa falta de equipamiento material, instrumental y avituallamiento.
Equipos obsoletos o faltantes, el estancamiento científico, los crecientes riesgos de error profesional y la insatisfacción de la ciudadanía, son algunos de los males que inciden en más de 325,000 habitantes a su cuidado.
Estas deficiencias de gran impacto y largo alcance, ejercen una enorme presión en los profesionales, educadores, educandos y pacientes, lo que ha obligado a violentar etapas y condensar el currículo. La falta de material docente, equipos, reactivos y medios, la desactualización tecnologíca e informática y la grave falta de estímulo material, han estancado y erosiona el espíritu de superación y competencia científico/técnica del colectivo.
Es por ello, que el presupuesto de 640 mil pesos, 149 mil CUC y de manera inconcebible cinco años para su terminación, parece ser un chiste inaceptable de mal gusto, que afecta a guantanameros/as dentro y fuera del país.

Hospital Agostinho Neto
Hospital Agostinho Neto

Porque no aprovechar esta coyuntura para transformar al Hospital General Agostino Neto, en el Centro Medico más grande, mejor equipado, de mayor nivel científico-docente e investigación de medicina integral y tropical del interior del país?
Que mejor monumento para perpetuar el vuelo espacial, honrar la memoria de médicos, enfermeros, militares, civiles, mutilados, veteranos y caídos en Angola?
Que mejor manera de honrar memoria del millón de esclavos traídos a Cuba y a los miembros del Partido Independiente de Color, masacrados vilmente en Guantánamo en 1912?
Esta obra monumental, aparentemente imposible de crear a la luz de la situación económica del país, pudiera convertirse en realidad inmediata, con el apoyo desinteresado de miles de guantanameros/as y cubanos y cubanas solidarias, en respeto de la política de su gobierno, amantes de su pueblo y familiares, que se encuentran dispersos por todo el mundo.
El momento presente es de unidad, comprensión, tolerancia y de aunar esfuerzos en pos de un mañana mejor para todos y no de señalamientos baldíos, contraproducentes o incendiarios.
La devastación causada por el huracán Georges en Guantánamo en el año 1998, condujo a la Fundación Caribeña-Americana de los niños de Palm Coast, Florida y otros grupos solidarios con Cuba, humanistas y a personas amantes de la paz, a enviar el primer avión cuatrimotor de carga después del año 1959 con ayuda material para los damnificados desde Miami a Guantánamo, cuya solidaridad y ayuda material ha continuado hasta nuestros días.
El Centro Medico del Caribe en que quedaría transformado el Hospital Agostinho Neto y su Escuela de Medicina para unos 10,000 estudiantes nacionales e internacionales, pudiera contar con un equipo facultativo-docente internacional, solidario, progresista, que contribuyera a conferirle el más alto nivel científico-investigativo de la región, graduando con el máximo nivel y rigor científico a unos 500 médicos, 1000 enfermeras y 500 tecnólogos anuales, procedentes de todo el mundo.
Una vez convertido el Centro Medico del Caribe en el centro asistencial del más alto nivel científico de la región y su excelente ubicación geográfica, le permitiría recibir a miles de pacientes anuales no-gratuitos del Caribe, Centro América y a decenas de miles de personas carentes de seguro médico y de profesionales hispanos de salud mental o debido a las draconianas restricciones reproductivas impuesta a la mujer en numerosas regiones de los Estados Unidos.
Este complejo científico, diseminador de ciencia para el mundo en vías de desarrollo y monumento permanente a nuestra condición de Africano-Latinoamericano, llevaría a vías de hechos los sueños de Bolívar- N’Krumah, San Martin-Nyerere, Martí-Mandela, Albizu Campos-Neto y L’Overture-Lumumba a la vez que generaría decenas de miles de empleos calificados y millones en moneda convertible, para el desarrollo de Cuba y los desposeídos.
El Centro Procesador de Residuos Urbano (CEPRU) de Guantánamo, le demostró a 3,500 millones de personas a través de CNN en el año 2007, quienes son y de qué madera están hechos los guantanameros y guantanameras. En manos del Centro Medico del Caribe esta ratificar y perpetuar esa condición.
30 de Junio del 2013

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s