Entre lo público y lo privado: Cubanos debaten uso de información publicada en las redes


desc

La publicación de un artículo en la sección Cuba 2.0 de la agencia de prensa IPS, que utiliza comentarios de personas en Facebook, levantó un debate en las redes sociales acerca de los aspectos legales y éticos relacionados con el uso de la información que se publica en esa plataforma.

La discusión se inició cuando el bloguero Norges Rodríguez, de Salir a la manigua, compartió en las redes sociales el artículo Internet en Cuba… ¿básico, no básico o dirigido? que fue publicado originalmente en Cuba 2.0. Dicho texto de IPS utiliza comentarios de personas en Facebook para resumir la polémica que levantó el postLos desconectados, publicado por Vincenzo Basile en Desde mi ínsula.

Contrario a lo esperado por Rodríguez, pues él lo compartió con el propósito de continuar el debate sobre las condiciones de conectividad en la isla, el tema de la entrada de Basile, se produjo una estela de comentarios sobre las especificaciones de Facebook con relación a los términos de uso.

Monica Imilla escribió el comentario que calentó el debate:

Si bien no es una buena práctica usar los contenidos de FB sin consultar; teniendo en cuenta que son perfiles personales y no páginas institucionales. ¿Hay algo escrito sobre eso?

A partir de esto se sucedieron otros a favor y en contra del uso de que comentarios emitidos desde perfiles privados sean usados en medios de prensa sin pedirle autorización al autor. Sin embargo, se reconoció la legalidad con la cual se había obrado en este caso teniendo en cuenta las reglas de Facebook.

Sergio Acosta, periodista cubano holandés, quien dirige la fundación Aca Media Latam, que cada año organiza cursos de redes sociales y videoperiodismo en Cuba, comentó entonces:

Interesante tema de discusión. Creo hay dos partes, una lo que dice la red social y los derechos que garantiza o da la misma. Eso debemos tenerlo claro cuando somos parte de ella. Es la letra chiquita que nadie lee, y por otro lado las condiciones que alguien si es un personaje público o parte de un grupo quiere poner a sus declaraciones. Supongo que sí alguien hace eso pues contará con asesoría jurídica para poder demandar en caso de violación, o de llamar la atención en casos menos graves. También hay que ver la compatibilidad entre ambos actos, y sí la red social lo permite o no. Creo que sí es ético pedir permisos, autorizaciones o declarar: “lo he tomado”. Hay que tener en cuenta que lo que hoy se publica en las redes sociales es totalmente público y tiene pocos derechos del autor.

Por su parte, la profesora de Community Management, Renata Cabrales Rojas, quien además es editora de redes sociales y participación en El Tiempo, dijo:

Dice Facebook que las páginas son públicas, por tanto la información que compartan con una página será pública. Esto implica, por ejemplo, que si publican un comentario en una página, su propietario podrá utilizar ese comentario fuera de Facebook y todo el mundo podrá verlo.

Con los perfiles personales ocurre casi lo mismo, con la única diferencia de que es el usuario el que decide qué tan público o restringido quiere que sea su perfil y, por ende, su contenido. Al final, todo depende de hasta dónde decides hacer pública tu información.

Twitter, por ejemplo, es más explícito en su guía de ayuda y aclara que si un perfil es público, cualquiera puede tomar su información (incluidos medios de comunicación) y compartirla (a manera de RT por ejemplo), aclarando que quien tome la información no podrá cambiar la esencia del mensaje. Incluso, un usuario podría demandar al medio o a quien tomó el contenido, si cae en este uso inadecuado.

Entiendo y respeto lo que aquí opinan algunos sobre pedir permisos al autor de una publicación (llámese tuit o post) para nuevamente hacerlo público con un objetivo particular. Sin embargo, creo que se vuelve un proceso engorroso para los medios estar pidiendo permiso por cada frase o cita interesante (si no lo fuera, por lo menos yo como periodista, no la tomaría), sobre todo, si hablamos de países donde la generación de contenidos por parte de los ciudadanos es abundante, dado el acceso que tienen.

Hablando como ciudadana -no periodista- me place que alguien me cite en un marco de reflexión y análisis, como ocurrió con el artículo que generó este debate.

Varios días después en el perfil en Facebook de Cuba 2.0 se anunciaba:

Lamentamos las molestias ocasionadas al citar -en nuestros materiales periodísticos- algunos comentarios compartidos públicamente por usuarios en Facebook. Esta red social establece en sus términos de uso que “cuando publicas contenido o información con la configuración “Público”, significa que permites que todos, incluidas las personas que son ajenas a Facebook, accedan y usen dicha información y la asocien a ti (es decir, tu nombre y foto del perfil).

No obstante, el cuestionamiento fundamental, y que aun sigue sin resolverse, se realizó en el ámbito ético y las distinciones entra la privacidad de los comentarios para perfiles de personas naturales y para personas jurídicas, así como la posibilidad de entender la red social como un grupo de amigos que comparten cosas íntimas como si se estuviera en la sala de una casa, o sencillamente atenerse a las consecuencias de emitir comentarios que podrían ser usados según los niveles de privacidad de Facebook.

Tal vez en un futuro, como resultado a polémicas de este tipo,  haya alguna persona que prefiera advertir: “Prohibido publicar mis comentarios en Facebook en medio de prensa alguno”.

Publicado en Global Voice

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s