Diez señales de que creciste en “Labana”


Foto Kaloian
Foto Kaloian

1. El Malecón guarda tus mejores recuerdos.
Una pelea, un cumpleaños, una buena calificación, el primer amor, matar el aburrimiento… Todo, absolutamente todo puede resolverse o acontecer en el Malecón. Diría que no eres habanero si no te has enamorado al menos una vez en el malecón. Pero lo más sabroso, sin dudas, es irse con un grupo de amistades a descargar, guitarra en mano. Allá te puede tomar el amanecer, entre risas, anécdotas y ron peleón. Si el Malecón hablara…

2. No te has tomado jamás una foto en el Capitolio.
Ni muerta. Siendo habanera, habiendo nacido en la capital de Cuba, ¿cómo se te puede ocurrir tomarte una foto en el Capitolio? Eso es para la gente que vienen de otras provincias. Y funciona como un aviso de haber pisado por primera vez la tierra capitalina. Pero tú, Pipe, que vives ahí, que pasas por ahí al menos una mes al vez, tienes vedado tomarte esa imagen blanca y negra que reta la existencia de las cámaras digitales.

3. Si eres mujer, pasas corriendo por las inmediaciones del Príncipe.
Esa loma bella, llenita de vegetación y rocas, es el lugar de mayor concentración de exhibicionistas en La Habana. Así que pasas corriendo, como un caballo sin mirar para los costados, para no encontrarte con lo que no quieres ver: un pene indeseado. O simplemente te haces acompañar por un hombre, porque los exhibicionistas saben escoger muy bien las víctimas de sus espectáculos y allí otros hombres no tienen cabida.

4. Para ti Coppelia no es un ballet clásico.
Desde que naciste sabes que Coppelia es el lugar de interminables colas donde, como regalo y luego de un par de horas, te dan finalmente unas bolas de helado. Además, habrás celebrado en Coppelia diferentes acontecimientos harto importantes, especialmente si eres estudiante universitario y has aprobado el examen mas difícil de tu carrera. ¿Qué quieres, fresa o chocolate?

5. Te entusiasmas cuando pasas por la calle 26 y ves los venados de la entrada del Zoológico.
Cuando avistamos esa familia de venados inmortalizada por Rita Longa nos brinca algo en el estómago y vienen a la memoria las imnumerables visitas que durante nuestra infancia realizamos al lugar. Aprovecho para preguntar: ¿aún hay venados en ese Zoo? Porque con la crisis económica…

6. Te conoces al menos tres canciones dedicadas a La Habana.
Sábanas blancas, Locos por mi Habana o…Bueno, te dejo escoger la de tu preferencia. Pero sin duda te debes saber como mínimo tres temas que hayan sido dedicados a la capital de Cuba, los cuales se convierten en una gran fuente de nostalgia cuando vives lejos de la ciudad. Y es que “Labana” se lleva siempre en la piel.

7. Conoces el Bidé de Paulina, la Pajarera y la Playa el Chivo.
Quizás nunca hayas ido pero sabes que existen y dónde están…En La Habana -y en la isla, en general-, escasean los lugares para tener relaciones sexuales, hostales, pensiones o lugares donde una pueda darse un revolcón. Pues los tres mencionados arriba funcionan como zonas de tolerancia donde la gente, fundamentalmente los homosexuales varones, van a “socializar”. ¡Aunque tengo amigos heteros a los que les encantaría que existieran zonas así para ellos!

8. Si no tienes religión alguna, dirás que tienes hecho la Virgen del Camino.
Tú, habanero agnóstico o ateo, ante la pregunta cada día mas frecuente de “¿qué santo tienes hecho?”, responderás: la Virgen del Camino. Y luego vendrán las risas y el choteo. Es que esa santa, inmortalizada por Rita Longa con aquella escultura que se encuentra en el periférico municipio San Miguel del Padrón, se ha convertido en la madre espiritual de una parte de la gente de La Habana. La verdad es que tú no tienes filiación religiosa alguna y dicha Virgen no tiene representación en la Regla de Osha o Santería.

9. Transitar por la calle 23 te ha convertido en cinéfilo.
Del Riviera para el Yara. Del Yara para el 23 y 12. De ahí pal Chaplin, y luego más tarde para El Acapulco, que queda un tin lejos. Espérate, vamos a ver que están poniendo en La Rampa. ¡Ah! Finalmente viste todas las pelis que tenías pensadas. Sí, efectivamente se trata del anual recorrido que hace una parte importante de los habaneros durante el Festival Internacional de Cine de La Habana.

10. Votaste para convertir a La Habana en una Ciudad Maravilla.
¡Por supuesto que votaste por La Habana! Y si te preguntan la razón dirás que es la ciudad más bella que haya pisado jamás un ser humano. No importa que la sufras al usar su pésimo transporte, o que tengas que hacer zigzag para eludir cuanto desperdicio se encuentre en sus calles. A pesar de los edificios que se caen, de las calles intransitables y de las fachadas restauradas que esconden solares, La Habana es una Cuidad Maravilla (y maravillosa) sólo por la belleza de su gente.

Publicado en Matador

2 comentarios en “Diez señales de que creciste en “Labana”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s