Acoso en las redes sociales: la clave para la tranquilidad


8100582057_5dd53659e9_h
“Mano” de Jesús Garrido

En varias ocasiones me he visto en la necesidad de hacer uso del botón que tiene Facebook para bloquear a una persona y doy gracias por poder hacerlo aún cuando reconozco que lo ideal es no tener que.

Pero bien, lo cierto es que mi testimonio es uno más de los múltiples que se pueden acumular cuando uno indaga sobre esta temática.

En días pasados mi amiga Lucía declaraba en Facebook “Cuando pongo una foto de perfil mía donde sale mi cara me llueven los mensajes y las solicitudes. Cuando pongo una foto de otra cosa, el mundo me ignora. Ya saben la clave si quieren tranquilidad”.

Y si, es cierto, con la llegada de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones (que ya no son tan nuevas, valdría decir) el acoso en las redes sociales, foros y otros espacios digitales se convierte en un tema de actualidad.

Sucede a diario

En la prensa podremos leer muchos testimonios de adolescentes y jóvenes sobre este tema, en todos los casos situaciones lamentables donde la persona ha quedado expuesta a los acosadores (y utilizo el masculino en este caso porque bien se sabe que son mayoritariamente hombres quienes acosan). De manera similar, cada día podemos leer testimonios de mujeres que han sido víctimas de ciberacoso por parte de sus parejas o de sus ex.

En ese sentido, habrían tantas modalidades de ciberacoso como personas conectadas existen, pero me gustaría llamar la atención sobre aquel que tiene índole sexual o de ligue, o sea, alguien que sin conocerte pretende tener una relación íntima contigo y cuyo acercamiento inicial podría ser una pregunta como: ¿cuéntame quien eres? y viene inmediatamente de contestar positivamente un pedido de amistad a un desconocido.

La pregunta en sí es invasiva y no respeta los límites de la privacidad y de lo que la persona quiere decir sobre sí misma. Tampoco es una pregunta ingenua, en todo caso es la puerta para otras aún más impertinentes y que descubren la verdadera intención del hombre: acceder a ti desde el punto de vista sexual. En ocasiones solo tienes dos opciones: o contestas o bloqueas directamente. Yo me voy más por la segunda.

Mujeres, las más vulnerables

Retornando a mi amiga Lucía, en un chat privado ella me aclara: “Los mensajes son estandar, “¿hola quién eres…o ¿cómo estás? etc, …cosas que no suceden cuando yo tengo puesto una foto ajena en mi perfil. La mayoría de los mensajes son en alemán.”

Tendría que decir que ella es una joven cubana que vive en Alemania desde hace muchos años y que tal vez acá esté jugando un rol determinante el hecho de proceder de Latinoamérica, condición muy codiciada por hombres alemanes, quienes tienen varios estereotipos y creencias acerca de las mujeres de nuestro continente.

Sin embargo, esto que Lucía nota con claridad no es observado siempre con esa nitidez por todas las mujeres. Algunas naturalizan la conducta y lo asumen como parte del galanteo “propio” de los hombres y solo cuando la situación se vuelve realmente insostenible es que se dan cuenta que están siendo acosadas. Tal fue el caso de Leonor, amiga a quien advertí de su situación de acoso pero que realmente no se pudo dar cuenta hasta que ella sintió que su vida corría peligro. En este sentido creo que habría que educar a las personas para que sepan identificar cuando están en una situación de acoso.

También quiero llamar la atención el acoso que se producen ante la variedad de opiniones y la intolerancia de algunos hombres, los que terminan siempre aludiendo que una es una mujer, o sea un ser defectuoso o de segunda, y por eso piensa de esa manera.

Si bien el inicio de la situación de acoso puede ser por ejemplo la política, el género se convierte al final en la única razón por la cual somos agredidas, de manera que este también es un acoso de tipo sexual, en mi opinión.

Pero no solo en el terreno de las interacciones que producen las redes sociales está presente el acoso, también por ejemplo en los juegos online. Hace unos meses atrás tuve la oportunidad de formar parte de un panel sobre ciberfeminismo donde una persona desde el público explicó cómo muchas de las mujeres que asiduamente participan de estos espacios lúdicos prefieren usar identidades masculinas o neutras para evitar el acoso.

Foto de portada “Mano” de Jesús Garrido

Publicado en Hablemos de sexo y amor con el título “Una cosa es coqueteo otra acoso”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s