Diez razones por las cuales no deberías visitar Santiago de Cuba


1. Las calles de Santiago son demasiado coloridas para tu gusto. ¡Que se te van a saltar los ojos con semejante explosión visual!

2. ¡Y la calle está llena de gente! Demasiada para tu gusto. Además, es gente que sonríe todo el tiempo y eso te incomoda. También habla alto y, en ocasiones, ¡grita! Y hay actividad en la calle a toda hora. Demasiada acción para ti, mejor quedarte en casa a mirar tu programa de tv favorito.

3. Y te acabas de enterar de que el transporte básico de la ciudad es la motocicleta, producto del extinto campo socialista que existió en Santiago. Demasiado sencillito para ti, que prefieres la comodidad de un carro. Y con aire acondicionado, mejor.

4. ¿Y pasear por esas callecitas sinuosas, elevadas, llenas de peldaños y atiborradas de color? ¡A quién se le ocurre semejante despropósito! Mejor tomas una clase de step en el gimnasio de tu barrio.

5. La música en vivo no te dejará dormir. Y eso no se vale. Además, nobleza obliga, tendrás que dejarles propina a todos esos músicos. No no, mejor vete a escuchar esos enlatados de “música cubana” que tienes en tu MP3 y ahorrarte tus centavos.

6. La gente se acerca demasiado…Tanto que creerás que no estas de vacaciones en una ciudad extraña sino en tu propia casa, rodeado de familia y amigos. Y tú no quieres eso ¡Si has pagado un dineral para disfrutar del placer de ser turista!

7. Hay tantos tipos de mangos, que tendrás problemas para decidir cuál escoger uno: bizcochuelo, manga blanca, de Toledo, de mamey… Entonces pasa del asunto, tú no tienes tiempo que perder. ¿Y todo para comer esa fruta que te resulta tan empalagosa? No gracias, si en tu país tienes todo tipo de frutas congeladas.

8. ¿Arrollar con la conga? Eso no es para ti ¿¡Qué es eso de perder la compostura porque suenen unos tambores y una corneta china?!

9. ¿Y los pregones? Realmente no entiendes eso de que los vendedores vayan por la calle anunciando rítmicamente lo venden. ¿Que acaso no han escuchado hablar de la contaminación sonora? Mejor cómprate unos audífonos…

10 ¿Y este paisaje? No, si a ti te conmueven otras cosas…

Publicado en Matador

13 comentarios en “Diez razones por las cuales no deberías visitar Santiago de Cuba

  1. Con todos su coloridos,escandalos,trasporte rustico y pregones con tambores y cornetas china es la cuidad donde mas se goza.si visita esta bella y montañosa cuidad seguro que siempre regresara.

    Le gusta a 1 persona

  2. Que no se te ocurra comerte un mango de biscochuelo en Santiago. Esos mango son traidos del Caney. Y ahi mismo estas condenada, mas nunca encontraras ese sabor en ningun mango. Es una maldicion, tendras que regresar alguna vez para poder de nuevo probarlo.

    Las frutas del Caney no fueron inmortalizadas por el trio Matamoros por gusto. Te comes un mago del Caney, siembras la semilla en Santiago y parecera mentira pero la fruta no sabra igual. Tiene que ser de ahi.

    Misterios de Oriente. 🙂

    Me gusta

    1. Y el Caney queda como a 15 minutos de Santiago.

      Negra, te falto el Pru. Probaste el pru,verdad?

      Esa bebida es legendaria. Que cosa mas rica. Nada refresca como eso.

      A mi trae de pronto el recuerdo de mi niñez, llegar a visitar a mi abuela y lo primero que ella hacia era darme un vaso de pru. Malisimo el de ella, la pobre, pero ese es el sello de mi relacion con ella. El vaso de pru.

      Y los pru no saben exactamente igual, todos son distintos. Se guarda la madre que es lo que fermenta la proxima coccion de yerbas y raices y yo creo que eso hace que cada cual sepa diferente aunque la receta sea la misma.

      Le gusta a 1 persona

      1. No negra…. No puedo creer eso que no te guste el pru. A mi me encanta. Yo de verdad no le sienti nunca olor, mas bien perfume, que rico. Lo adoro. Ahora mismo estoy suspirando por un vaso.

        Negra, ahora que hablas de pestecita, la cañandonga. Que cosa mas rica, y eso si que tiene peste a sicote. Aunque la estes comiendo desde la cuna tiene peste. Son cosas que si no aprendes a comer cuando niño no puedes. Un ponche de cañandonga con leche condensada y jamas te dara anemia. Que rico. Cañandonga sin hueso, porque habia de dos tipos una que tenia como unos huesitos adentro y otra que era pura masa.

        Yo creo que la cañandonga se come tambien solamente por tierras orientales, no?

        Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s