Complejo de inferioridad


Me comenta un amigo que  un conocido le ha dicho que yo, Negra cubana, tengo complejo de inferioridad, y que por eso reacciono desproporcionadamente a un texto como el que pulula por las redes en estos días y sobre el cual más abajo les comentaré. Pero el tema no ha quedado ahí, el joven me ha comparado con Posada Carriles y yo me río, hasta donde es posible, y pienso que sí, que cuando se habla de racismo en Cuba las personas pueden llegar a confundirse profundamente, sin embargo siempre podemos descubrirles.

Entrando en el tema de este post, ayer una amiga de Fb, con quien tengo diferencias en determinados puntos, pero que el interés por una Cuba mejor nos auna, me compartió por privado el enlace de un artículo de opinión del periodista Elías Argudín. Ella supuso que yo pondría el grito en el cielo… y lo que hice fue acostarme a dormir (depende del día me niego a leer ciertas cosas). Luego la avalancha de amistades comentándome y el sonido insistente del chat de Fb me despertó y me encontré la ultima joya del racismo antillano.

Podría pensarse entonces que este amigo del amigo, valga la pertinente redundancia, es una de las personas que permitió que un texto con un título tan fuera de tono, falta de respeto y racista llegará a ser publicado en el periódico de la capital cubana, porque si él es capaz de igualar a una activista como yo con un asesino como Posada Carriles no tiene idea de las implicaciones como un texto como este y tampoco acerca del racismo y la discriminación racial en Cuba. De manera similar, podría ser él quien mandó a borrar los comentarios que en Tribuna estaban y cuestionaban abiertamente el texto, como expresión mayor de sordera acrítica.

A mi mente de mujer cubana de 42 años viene más de un slogan o frase que se le dedicaron a presidentes de los Estados Unidos, y recuerdo también haberlos coreado. Sin embargo, si mi memoria no me falla a ninguno de aquellos se les hizo mención de condición racial, solo a Obama se le ha recordado la cantidad de melanina que tiene en su piel.

“Negro, ¿tú eres sueco?” es un refrán que forma parte del patrimonio oral racista de Cuba y quizás también de otros países del área. Es una frase, diría yo, lapidaria, que pone en entredicho lo expresado por una persona negra a partir de su identidad y cuya conclusión es: tu color de la piel te condena y habla por ti y no muy bien.

Ante el uso tan impertinente de la mencionada frase, usada como título y en cuerpo del artículo, no me queda más que reflexionar sobre la intención de poner a una persona negra en el “rol de racista” y publicar el artículo en la prensa en papel. Sin dudas, un movimiento premeditado que intenta manipularnos porque “si lo dice un negro debe ser así”. Sin embargo, lo más deleznable es que pretende que nos fajemos entre nosotros, gente negra.

Y yo solo pienso que Eloy Argudín es un pobre hombre que no sabe para quien trabaja. Y yo era la que tenía el complejo de inferioridad…

Foto de portada: Elena Martínez

PS: Cinco minutos después de subir este texto quitaron el artículo racista. Comienzo a esperanzarme… Otro mundo es posible.

Reproduzco el artículo entonces:

Negro, ¿tú eres sueco?

Jueves, 24/03/2016 12:12 PM

Por Elias Argudín en la sección Opinión

Hace apenas unas horas, La Habana fue escenario de lo que, sin lugar a dudas, constituye la noticia más importante en mucho tiempo. El presidente de los Estados Unidos visitó la capital de las Mayor de las Antillas para encontrarse con su homólogo cubano y su pueblo, lo cual -por inusual e incluso improbable hasta hace relativamente poco tiempo-, califica como acontecimiento histórico, llamado a marcar un antes y un después en las relaciones entre dos naciones protagonistas de un largo y enconado diferendo, e incluso, del devenir a escala planetaria.

Obama vino, vio, pero desafortunadamente, con el pretendido gesto de tender la mano, también quiso vencer. Nadie, en su condición de inquilino de la Casa Blanca, ha hecho tanto como él en busca del acercamiento, normalización de los vínculos, y levantamiento del bloqueo; un gran mérito que mucho agrada, pero todavía en el orden práctico significa poco, con la añadidura de haber condicionado el avance a peticiones que laceran la soberanía, en cuestiones que solo a los del patio atañen.

Durante su estancia, elogio, ahora bien, sin importarle la acogida de los anfitriones y su condición de invitado, mucho más allá del reconocimiento, optó por criticar y sugerir, con sutilezas, en una velada, pero a la vez inconfundible, incitación a la rebeldía y el desorden, sin importarle estar en morada ajena. No cabe dudas, a Obama se le fue la mano. No puedo menos que decirle –al estilo de Virulo- “¡Pero Negro, ¿tú eres sueco?!”

Fuimos muy corteses, incluso al punto de dejarle hablar a solas (y a sus anchas) con los enemigos dentro de la propia casa, a fin de cuentas, está en contra del inhumano y cruel bloqueo; es una lástima que viniera a darse cuenta cuando ya está por finalizar su segundo mandato, y no tiene chance para otra reelección.

Como ha dicho el propio Obama, levantar el bloqueo resulta la mejor manera de ayudar a los cubanos, sin embargo sigue vigente, y si bien el presidente norteamericano no puede abolirlo sin la anuencia del Congreso, si puede vaciar –en buena medida- su contenido, con solo hacer valer sus facultades ejecutivas.

¿Gestos? ¿Cuáles? No es Cuba quien tiende un cerco económico en torno a Estados Unidos, tampoco le agrede o ejerce presiones financieras. ¿Asumir un modelo democrático al estilo yanqui que le es ajeno? ¿Libertades? ¿Cuáles? ¿La que disfrutan los (policías) blancos para masacrar a mansalva a cualquier afrodescendiente?

En cambio, si de verdad existe interés de lograr la normalización, el bloqueo y la ocupación de una porción de Guantánamo, son inadmisibles.

En ambos casos, es decir el levantamiento y la devolución, es lo que corresponde hacer desde el punto de vista legal, amén de que el bloqueo además es cruel, inhumano, genocida, “anti-ONU, anti-Derecho Internacional”; el retorno de la porción usurpada, gesto de bravuconería, alarde de fuerza. Estados Unidos no debería perder la oportunidad de reparar tamaños desprestigios y actuar en correspondencia con el discurso de su mandatario.

 

28 comentarios en “Complejo de inferioridad

  1. Un artículo totalmente fuera de lugar el de Tribuna, sobran ya los análisis de riesgos y sabemos que en la prensa oficial nunca veremos una valoración de beneficios que le permita al lector completar los datos para poder calcular el coeficiente de relación riesgo/beneficio. No obstante, en mi opinión es mucho más racista la actitud de detenerse a analizar un título que define su caracter ofensivo sobre una burla.

    Le gusta a 1 persona

    1. Osmany lo del titulo y la burla no lo entendi… no puede ser mas racista esa frase que la intención de analizarla lo cual no es una actitud, es una necesidad dadas las circunstancias. Igual, espero que me expliques porque no entiendo, te quedo lindo pero no legible, sorry.

      Me gusta

  2. En Cuba hay racismo, nadie lo discute. Pero elevar este articulo a la categoria de racista porque utilice esa frase me parece una reaccion exagerada.
    Yo no soy negro, a lo mejor me acusaran de ignorante en estos temas por esa razon. Pero me considero lo suficientemente inteligente para analizar las cosas en contexto y sin exaltos.
    En Cuba, llamamos a la gente ‘negro’ y ‘blanco’ sin implicacion racista. Mas de una vez se han referido a mi como ‘el blanquito ese’ o simple y llanamente como ‘blanco’. Hacerse ‘el sueco’ es otra expresion popular, independientemente de la raza de la persona a la que se le este diciendo.
    Hay cosas que reprochar en el articulo y en la intencion: El autor publico una “disculpa” ayer, y el mismo reconocio que puso la frase para llamar la atencion de los lectores. Es un truco bajo, no hay necesidad. Hay muchos mas recursos.
    Pero una cosa es mal periodismo, y otra es racismo.

    Me gusta

    1. Negro, gallego, blanquito, jabico, colorao, rubia, trugueña culona de ojos verdes, preciosa, bella, coja, fea, gamba, cosa linda… Usar la descripciones fisicas de una persona como apelativo es de mal gusto y pone a flor de piel prejuicios. A veces inconscientemente, quizas por eso esto no se vea como racismo o sexismo, pero en cierta forma lo es.

      Las personas tenemos un nombre, un titulo, una profesion, y las buenas costumbres y el respeto marcan que las uses cuando te refieras a ellos

      El uso coloquial de esos adjetivos como apelativos es feo, ahora imaginate en un articulo. Nada que yo creo que este señor lo unico que quizo fue ser chistoso.

      Me gusta

  3. En si no hay nada malo en la palabra negro. En Cuba el significado no es el mismo que nigger en USA que va asociado a la esclavitud. En Cuba negro es lo que en USA es black que no es racista, es simplemente la raza. Pero usar la raza de un individuo como apelativo es de mal gusto donde quiera y en todos los idiomas.

    My friend is black., no es racista.
    Mi amiga es negra

    Hey black lady, come over here. Si es racista y de mal gusto en ambos idiomas.
    Oye negra, ven para aca,

    Obama sabe que es negro. Negro no es una ofensa y Obama y Michelle estan mas que orgullosos de ser negros y su herencia cultural.

    La frase en si es desafortunada y racista. Usar un adjetivo racial como apelativo es de muy mal gusto. Si va en una frase como esa de tu eres sueco pues mucho mas. Esta en la liga de “Oye negra… ven aca”, “Negra, no te hagas”, ” Que se cree esa negra”.

    Aquella frase se hizo famosa por una pelicula, no?

    Me gusta

  4. Hola Negra,

    No se que tenga que ver señalar lo que deben ser las buenas maneras con complejo de inferioridad. Ni caso le hagas. Pensar que por tu ser negra al señalar esta frase como racista es complejo de inferioridad, es racismo tambien.

    Yo llamo Negra a NegraCubana porque ese el nombre virtual que ella escogio. Va en mayusculas siempre y no por estar al principio de la oracion. Su nombre bloguero. 🙂

    Me gusta

  5. Lo que mas se asombra es ver en Fb y no de esta pagina, como muchos blancos todos, se extrañan de por que nos cabreamos con el trato, “Dicen que en Cuba es normal” . Pues a esos les digo que si llamar a una persona por el color de su piel es normal, aun no entienden el concepto de racista, y es que está tan enraizado en nuestro background que ni siquiera se dan cuenta de lo xenofobo que es nuestra cultura, a pesar de nuestra historia como nación.

    Me gusta

  6. Decir blanco o negro o blanquito no es lo mismo. No lo es porque desgraciadamente ahí está la historia. Y ahí esta el presente. La historia no se puede borrar. La trata negrera y la esclavitud ha sido uno de los mayores genocidios cometidos por la humanidad. Los esclavistas impusieron esa clasificación para explotar y etiquetar a seres que consideraban inferior. Todavía se usa por los racistas. Entiendo que todos aquellos que no se consideren racistas deberían hacer un esfuerzo de buena voluntad que no les cuesta mucho y dejar de usar el color de la piel para referirse a los iguales de condición. No hacerlo es hacerle el juego al legado cultural de desprecio que representa el racismo. No hacerlo es reafirmar todo aquello que crearon los esclavistas. O cuesta mucho creer que eso lo crearon los esclavistas. Cuando acabaremos de destruirlo. No necesitamos millones de dólares para eso.

    Le gusta a 1 persona

  7. SOLICITUD

    Por favor, ¿se me permitía incluir aquí este comentario que, por tres veces, envié a Tribuna de la Habana e incluso se los envié por correo electrónico a la dirección que publican en su web (digital@tribuna.cip.cu) y que NO FUNCIONA?

    ¡PALOS PORQUE BOGAN Y PALOS PORQUÉ NO BOGAN!

    Periodista Elias Argudín.

    No voy a hacer referencia, en orden inverso, a su disculpa, que realmente no la es, ni a su artículo racista, pues realmente creo que no fue elaborado intencionalmente con el ánimo de que fuera racista, sino que simplemente le salió, a pesar de su negra piel, que le confieso un poco me avergüenza por llevarla, porque usted, casi sin saberlo aún, en su cerebelo, no ha logrado incorporarla, encontrarle su belleza y lo utilitaria que es y por tanto se avergüenza de ella. Seguramente en su niñez sufrió muchas bromas al respecto. Y como usted debe conocer, ojalá, los torturados terminan amando e imitando a sus torturadores.

    Me voy a referir, en este comentario, a lo que fue su fallido intento, en este frustrado ¿artículo de opinión?

    Su intención fue anotarse, también, una muesca política como aquellos que, a partir de que la dirección del PARTIDO – GOBIERNO de nuestro país no ha detenido la tendencia, quieren convertir la buena impresión que, sin que lo invitemos a nuestra cama, ha causado en el cubano de a pié, el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama.

    LA SEDUCCIÓN DEL PRESIDENTE OBAMA.

    Son muchos los ORÁCULOS que ahora traducen lo que dijo, no dijo, pensó, cómo se movió, recursos que empleó, etcétera.

    Pero lo único realmente cierto es que vino y bailó en la casa del trompo.

    ¿QUÉ DIJO QUE SE OLVIDARA LA HISTORIA?

    Creo que alguien inteligente como él y con tan buenos asesores, como no se cansan de resaltar sin comprender que están menoscabando a los asesores de acá, no ha dicho eso exactamente, sino que está marcando, en la historia de Estados Unidos y Latino América, no sólo con CUBA, un punto de partida para comenzar un nuevo capítulo donde ya ellos no tiene el interés de colonizar sino de ser prioritarios en el comercio regional. Y al igual que nosotros ya no tenemos el interés de exportar al mundo los ideales de nuestra “ultima revolución” sino de aprovechar los beneficios de sus dineros para la comercialización. (OJO, que cuando se dice LA REVOLUCIÓN al referirse a la triunfante en 1959 se están menoscabando las anteriores revoluciones sin las cuales “la última” no hubiera sido posible.

    AHORA BIEN, si estoy yo equivocado y mi interpretación no es correcta entonces podemos mirarlo desde otro punto de vista.

    ALLÁ DONDE VALLÁIS, HACED LO QUE VEÁIS

    Si realmente el Presidente Obama pide que olvidemos toda la historia anterior, que no lo creo pues de lo contrario trataría de olvidar sus orígenes, entonces tan sólo nos está imitando, porque en nuestra CUBA, nuestro PARTIDO – GOBIERNO nos incita, con su silencio, a:

    OLVIDAR la UMAC.

    OLVIDAR las decisiones inconstitucionales.

    OLVIDAR los años de familias separadas por prohibiciones políticas.

    OLVIDAR los años de prohibiciones religiosas.

    OLVIDAR que se dio por resuelto el racismo sin ser cierto.

    OLVIDAR los actos de repudio.

    OLVIDAR tantos y tantos etcéteras.

    SI LE DIMOS PALOS A LOS QUE NO BOGARON, AHORA NO LO HAGAMOS TAMBIÉN CON EL QUE BOGA.

    COMO USTED VERÁ, para mí es más importante el mantenerme enfocado en lo que usted quiso que fuera su artículo y no en lo que derivó por su falta de pericia al tratarlo.

    ¿POR QUÉ?

    Porque lo que están haciendo todos aquellos que en la paz no tienen las justificaciones que el enfrentamiento guerrero les daba para sus beneficios y peyorativas, va en mí contra. En contra de mis hijos. En contra de mis familiares. En fin, en contra del pueblo con el cual me relaciono, sin necesidad de una encuesta nacional.

    POR ÚLTIMO lo invito a mejorar su escritura, ser más creativo y no se deje amedrentar por esta metedura de pata pues si tanta repercusión ha tenido ha sido porque usted ha brindado la ideal ocasión de transcribir nuestros pensamientos. O al menos los míos.

    Le saluda y le desea mejor suerte en el futuro de su profesión.

    Mendaro Gregory
    mendaro.gregory@gmail.com

    Le gusta a 1 persona

  8. este post:
    Yo era apenas un niño cuando mi madre me llevaba a ver los espectáculos del “Conjunto Nacional de Espectáculos de Cuba” en la década de los 80 en el teatro Karl Marx. Cuando se podía salir de ese teatro y en una hora pasar por la cafetería que estaba al lado del teatro(ahora la sala Atril) comer algún bocadito o sándwich e ir caminando hasta Casalta y tomar la ruta 20 para regresar a Centro Habana. Fue en esa época (conocida como de vacas gordas en Cuba, con mercado paralelo y campesino incluido) y en uno de esos espectáculos que escuche por primera vez la frase (ahora trending topics) “negro, tu eres sueco ??!!”. El Sketch humorístico, si mi memoria no me falla después de casi 30 años, criticaba y se burlaba de la, por entonces, incipiente industria del turismo en Cuba y como ya desde esa época hacerse el turista, hablar en otro idioma diferente del español-cubanizado y relacionarse con o fingir ser turista era tema de sorna de los siempre activos miembros del “Conjunto Nacional… ” con Virulo a la cabeza. Concretamente dentro del sketch una persona con color de piel negro fingía ser extranjero balbuceando un “inglés” terrible y cuando le preguntaban de cuál país era, él respondía “Suecia” a lo que el resto de los actores de ese sketch y a coro exclamaban: “negro, … tu sueco ???!!!”. La idea por detrás de este sketch, y ya en esa época, era llamar la atención sobre el hecho de como los extranjeros eran tratados de forma marcadamente diferente (mucho pero … muuuuuucho mejorrrr) a los cubanos por el personal de la industria turística (incipiente en aquella década) razón por la cual muchos cubanos pasaron a relacionarse con extranjeros o (en casos absurdos como el que quería destacar Virulo y compañía) fingir ser extranjeros para ganarse un tratamiento similar y las ventajas que todo eso suponía. Ha llovido bastante en todo este tiempo y desgraciadamente, el tratamiento diferenciado a un extranjero y un cubano no ha cambiado mucho; al contrario, el problema que tempranamente el “Conjunto Nacional de Espectáculos de Cuba” quería criticar se ha complejizado sobremanera. Ahora, lo que si ha cambiado y a nivel global no sólo en Cuba es la percepción, la admisión, la respuesta y la actitud frente a situaciones que involucran el color de la piel, la religión, el sexo y la orientación sexual en una ser humano. No recuerdo, siendo un niño que como casi todo niño no acostumbraba a ver muchos programas de TV de crítica cultural o leer periódicos, que en aquella época Virulo, Carlos Ruiz de la Tejera, Carmen Ruiz, y otros integrantes del Conjunto… recibieran críticas por usar palabras y diseñar situaciones humorísticas que involucrasen la raza. No sé en el mundo, pero en Cuba no había al menos públicamente (no existía Internet así que toda la información era del tipo pública-oficial) una postura intelectual “en guardia” frente a este tipo de problemas raciales. Si vemos la lista de nominados a los Oscars en esa década del 80 comprobaremos que por varios años los actores afrodescendientes y latinos era completamente olvidados y no se producía el revuelo y el boicot que se produjo en los Oscars de este año al no aparecer nominado en las categorías de mayor importancia por segunda vez consecutiva ninguna persona afrodescendiente. Las personas estaban más preocupadas por la guerra fría y la falta de libertades de los humanos bajo el eje Soviético que por la cuestión de diversidad racial. Siempre habían filmes que en medio de tanta “blancura” colocaba el tema racial en el centro del debate como “El Color púpura” que se estrenaba en USA (1985) mientras Virulo usaba el color de la piel para burlarse y criticar otra situación en Cuba. Obviamente no fue la intención del “Conjunto Nacional…” denigrar a nadie, simplemente lo más contrastante, absurdo y por eso cómico era una persona de color de piel negro fingir ser sueco. El mundo (parte de él) ha evolucionado del 80 para acá en el sentido que hay una mayor sensibilidad y voluntad de hacer valer el derecho a ser de una raza, un sexo, tener una orientación sexual y profesar una religión sin tener que sufrir cualquier tipo de marginalización por esto. Y ha evolucionado en forma de codificar en leyes este derecho. Cuba, como en muchos otros aspectos ya es harto conocido, se ha quedado atrás en esto. En legislar debidamente para así combatir efectivamente estos problemas de irrespeto por el color de la piel, la orientación sexual, el sexo, la religión etc… y es entendible pues según la última reflexión del líder histórico de la Revolución : “… la discriminación racial fue barrida por la Revolución” o sea que si para él esto es asunto resuelto en Cuba desde 1959 por tanto, no necesita hacerse más nada, como si el problema del racismo en Cuba hubiese sido resuelto haciendo una lobotomía a todos los pobladores de Cuba al mejor estilo “Man in black” con un flash enceguecedor. Bueno…la experiencia diaria para alguien que vive en Cuba no confirma esta visión tan tierna y utópica de “el compañero Fidel” y en específico el artículo periodístico que motivó este post, parece darle una bofetada en la cara pues salió 4 días antes a su parecer sobre la visita de Barack Obama a Cuba. En países con un bagaje de civilidad y disciplina social (en los últimos 50 años) más abultado que el de Cuba existen leyes que castigan a racistas, sexistas y todo tipo de discriminadores… pensar que en Cuba el ideal de hombre nuevo revolucionario iba a solucionar el problema racial y extirpar de la mente de todas las personas nascidas antes de 1959 o educadas por personas nascidas antes de 1959 el racismo es irreal, utópico e trasnochado, como muchas IDEOTAS que salieron de la cabeza de muchos idiotas a lo largo de estos últimos 50 años. Artículos como el de Tribuna de La Habana o situaciones de denigración / marginalización continuarán dándose en Cuba o en general en cualquier país que no tenga leyes claras que combatan estos comportamientos. Dejar la solución de esta problemática a la consciencia del hombre nuevo revolucionario ha sido, es y será un error pues la conciencia era verde y se la comió un chivo.

    Le gusta a 1 persona

Responder a Leandro Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s