La circunstancia de ser negra cubana en Alemania


Voy a contarles algo, cuyas ganas de compartirlo me han surgido al leer los comentarios acerca de la activista de origen colombiano y (seguramente) nacionalizada sueca, quien tuvo la valentía de enfrentarse pacíficamente, puño derecho en alto, a unas 300 personas que participaban en una marcha neonazi en Borlange, Suecia.

Como era de esperar, muchas han sido las reacciones a dicho acontecimiento. De todas ellas la que me ha resultado muy interesante es la que apunta que esa mujer, de cuarenta y tantos años, al haber sido adoptada cuando era una beba,  y por tanto crecido en Suecia, no sufría el racismo tal como (supuestamente) se vive en Latinoamérica. Como dijo alguien en las redes sociales, el hecho de haber nacido en Cali “… convierte el asunto en una mera anécdota irrelevante”.

Entonces a dónde iba: aquí en estos países, donde la mayoría de la población es “blanca”, quienes provenimos de otros rincones de la Tierra  -especialmente las personas negras-, siempre somos percibidas como extranjeras, hablemos bien o mal la lengua, tengamos éxito o no en nuestro trabajo, llevemos 5 o 30 años viviendo acá. Cabe añadir que sucede lo mismo para quienes han nacido en estos lares, y tienen otro color de piel que no es blanco, como los afroalemanes, a ellxs también los coge la ola de la discriminación racial.

Particularmente en Alemania, se trata de un racismo sofisticado que se  esconde tras ciertas preguntas, denominaciones o afirmaciones, como por ejemplo: “cuál es tu lengua madre”,” … pero llevas muchos años acá porque hablas muy bien el alemán”y “productos exóticos”. Y digo que es sofisticado porque es cierto que no sucede con frecuencia lo que en en mi país de origen, que en plena calle te pueden gritar “tenía que ser negra”. Acá cualquier referencia despectiva al color a la piel puede ser sancionada por la ley y ni siquiera los formularios oficiales lo tienen en cuenta. Sin embargo, existe un consenso social de que para hablar su lengua, tienes que 1) haber nacido acá 2) si naciste pero no eres rubio, entonces no eres alemán 3) lo procedente de otras regiones es “exótico”.

Cuando me preguntan de dónde vengo y respondo como es debido, rápidamente sobrevienen todos los estereotipos y creencias que en Alemania se comparten de manera acrítica sobre las mujeres negras, las negras cubanas y sobre el Caribe. Todo condensado y espeso difícil de digerir y desmadejar.

De esta manera, creer que Maria Teresa Tess Asplund por haber vivido desde su infancia Suecia no haya experimentado la discriminación racial es un ejemplo de la ignorancia que se tiene sobre el tratamiento que recibimos las personas racializadas en Europa. Seguramente esta activista ha tenido que explicar mil veces que cualquier ser humano puede aprender una lengua como un nativo de un país, inclusive las personas negras. Seguramente también le ha tocado esclarecer por qué es negra si su padre y su madre (adoptivos) son blancos, y dudo que haya tenido algún tipo de apoyo para poder crecer como negra en una familia que no lo es.

Valdría la pena también considerar que hace 40 años había muy poca gente negra en Europa, de manera que es muy posible que el racismo vivenciado fue lo que la ha convertido en una activista. En ese entonces, en la sociedad europea en la cual le tocó crecer, existían manifestaciones de racismo mucho más evidentes, estigmatizadoras y vejatorias que las actuales. En estos momentos todo es subteripcio, solapado de manera que a veces resulta difícil poder desenmascarar.

Y la gente negra lo sabe, sabe que somos una “raza”, un solo pueblo en estas sociedad tan supuestamente homogéneas. Y por eso nos saludamos en la calle y nos prestamos auxilio aunque no nos conozcamos, lo cual es un acto que conecta mucho con la esencia humana, en una sociedad donde los extraños ni siquiera chocan las miradas.

Foto tomada de Se lo explico con plastilina

23 comentarios en “La circunstancia de ser negra cubana en Alemania

  1. Totalmente de acuerdo contigo, pero el buey no es donde nace sino donde pace,eso me lo decía mi abuela y yo nunca pensé salir de mi Colombia querida ahora vivo hace 16 años en España y aquí estoy haciendo patria y luchando por sacar mi familia adelante, así que mucho ánimo, venga un fraternal saludo.

    Me gusta

  2. Negri, como me gusta leerte, se entiende tan bien cuando reflexionas sobre estas cosas… tienes razòn. Por la parte que me toca, salvo el tema “exòtico”, que es indisolublemente asociado a las cubanas, la latinidad y lo caribeño, no me ha tocado frontalmente el concepto racial. Quizàs se deba a que vivo en el sur de Italia y en una ciudad que acoge a muchos inmigrantes, sobre todo de África (Italia recibe a todos los que salva en el mar provenientes de ese continente, no los repatrìa como hacen Cuba y los EE.UU con los balseros), y la interacciòn con personas de disìmiles regiones del mundo ha hecho a los naturales màs receptivos a toparse lo mismo con un africano, un latino o un asiàtico, y por tanto la discriminaciòn en sì no es un canon presente en la sociedad. Aquì en Napoli son muy frecuentes las parejas mixtas, por ejemplo, heteros y gays, y no aprecio, al menos desde mi perspectiva y mis vivencias en estos años una segregaciòn marcada. Como ya te dije, no son aceptables ni toleradas por parte de la mayor parte de la sociedad en general, posturas racistas o discriminatorias. He sido testigo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Queridaaaa pues considerate con mucha suerte porque por acá arriba la realidad es otra y mientras mas pegado al polo peor! Que bien que la gente en Italia sea tan abierta con los migrantes a pesar de no tener todo el bienestar económico posible como tampoco toda la ayuda que pusieran recibir. Un abrazo y bonito domingo.

      Me gusta

      1. Muchas gracias por tus comentarios me gustaria poder conocerte y saber un poco mas de ru vivencia en este pais,yo regreso a colombia el 4 de julio pero antes me gustaria conocerte.
        Un abrazo grande

        Le gusta a 1 persona

          1. Hola negra Cubana .. Por casualidad de la vida buscando en Google te encontré .. Vivo en Alemania a una hora de Hamburgo .. Me gustaría mucho tener contacto contigo .. Ah
            Soy Domininaca

            Le gusta a 1 persona

  3. Hola, tienes razon en lo que dices la verdad yo soy colombiana de la ciudad de cali conoci a mi novio por internet es aleman pero es todo un principe me ama tal cual como soy al igual que su familia ellos dicen que las personas de estos paises desarrollados que ven a las personas de otras razas,idiomas y culturas diferente a la de ellos tienen una mente de mantequilla y estan estancados en el tiempo pues ahora todo es diferente, cuando salimos se quedan viendome las mujeres y los hombres tambien pero con una sonrisa pues las negras afro,mexicanas,puertorriqueñas o del pais latino de donde seas somos mujeres exóticas por nuestro tono de piel,cuerpos y forma de vestir.
    Me siento orgullosa de ser la tina y de ver que en la parte de alemania donde me encuentro que es salem somo 3 latinas unidas y ko dejamos opacarnos o bajar nuestros animos porque nos miren diferente nuestros esposos son alemanes y se sienten orgullosos de llevar de su mano a 3 mujeres latinas ellos no hacen caso a los comentarios pues para ellos somos unas reynas en alemania.

    Le gusta a 1 persona

  4. The circumstance of being a Black Cuban woman in Germany

    I want to tell you something, spurred after reading comments about the Colombian-born activist and (probably) Swedish citizen, who had the courage to stand up, fist up in the air, to 300 neonazis marching in Borlange, Sweden.

    As expected, there have been multiple reactions to the story. Of all of them, there’s one I found most interesting: the one that suggests that the 40-something woman-having been adopted as a baby and, as a result, reared in Sweden-didn’t suffer racism as much as (“supposedly”) it’s experienced in Latin America. Someone actually said that the fact that she was born in Cali “is an irrelevant anecdote.”

    Here’s my issue: In these {Nordic European} countries, where most of the population is “white”, those of us from other places on Earth—especially Black people—are always perceived as foreigners, regardless of whether we speak the language well or not, whether we are professionally successful or not, whether we’ve lived here 5 years or 30. {But birth doesn’t exempt us.} It’s the same thing for those born here who aren’t white, such as Afro-Germans; they too suffer routine racial discrimination.

    In Germany, especially, we’re talking about a kind of sophisticated racism hidden behind certain questions and assumptions, for instance: “But, what’s your mother tongue?” “But, you must be here a very long time since you speak German so well!” or signage reading: “Exotic Products.” I say it’s sophisticated because {here} we don’t have what happens in my country {Cuba}, where in plain view someone can yell: “¡Tenía que ser Negra!” (Of course she had to be Black!) Here any reference to skin color is penalized by law and not even official forms collect that information. However, there’s a social consensus or precept that, if you speak their language, all the following must be true: 1) You must have been born here; 2) If you were born here but aren’t blonde, then you’re not German; 3) Any outsider {person or product} is “exotic.”

    When I get asked my origins and I answer accordingly, right away follows an avalanche of stereotypes and beliefs widespread in Germany about Black women, Black Cuban women, and about the entire Caribbean. Everything is so deeply layered and thick and difficult to digest and take apart.

    So, to think that Maria Teresa Tess Asplund hasn’t experienced racial discrimination, for no other reason than having lived since infancy in Sweden, is an example of ignorance about how racialized people are treated in Europe. I’m sure this activist has had to explain a thousand times that any human being can learn a language to native fluency, including Black people. I’m sure she’s had to explain why, as an adoptee, she is Black while having white parents. And it’s doubtful that she had support growing up as a Black person in a family that isn’t.

    We must take into account that 40 years ago there were considerably fewer Black people in Europe, which makes it possible that a lived experience of racism is what turned {Maria Teresa Tess} into an activist. Back then, in the European society where she came of age, {anti-Black} racism and prejudice, was much more virulent and overt. Today things are decidedly veiled, subterfuged, to the point that sometimes instances of racism are difficult to unmask.

    And Black people know. We know we are “one race”, that we’re the same peoples in these seemingly homogenized societies. And that’s why we greet one another in the street and we help one another, even if strangers—acts that connect us as humans, in societies where strangers’ eyes shall never meet.

    Le gusta a 1 persona

  5. El racismo es algo horrible, yo soy rubia, super blanca y de ojos azules, pero sobretodo cubana, vivo en Europa hace 15 anos, sabes cuantas veces he oido, però tu eres cubana????, Ignorante…., y en Cuba.. Nina que blanca…., coge sollll, que MAS quisiera, pero la piel no se cambia……

    Me gusta

    1. cuando un negro te levanta la mano derecha y cierra el puño está haciendo el gesto que identificó e identifica a las panteras negras… cuando un blanco lo hace quizás hay que ir y preguntarle: ven acá, mijo, y tú qué bolá!?… pero cuando lo hace un negro eso es un símbolo de protesta y reivindicación de sus derechos sociales por lo tanto es un símbolo de la lucha contra el racismo que algunos temen y pretenden prohibir…

      Le gusta a 1 persona

  6. Me ha gustado mucho tu lectura. Yo soy espanyola en alemania y más bien despintaica, aunque sin llegar a las blancuras del cánon nórdico. En cualquier caso una de las amigas que he hecho por aquí es negra como el carbón, adoptada por alemanes de bebé, ergo alemana de pleno derecho. Y sí que es verdad que hay frases en las que el racismo se cuela de manera subrepticia todos los días. Por ejemplo cuando vine la primera vez el gobierno espanyol me pagaba una estancia para investigar. De manera que trabajaba en alemania pero cobraba dinero de espanya. Sin embargo en cualquier conversacion la gente daba por hecho que había venido a “quitarles el trabajo” porque en espanya la cosa está muy mal y tal… A mi amiga le han preguntado varias veces delante de mí (no me quiero imaginar cuantas a lo largo de su vida) que de donde viene…. Y a ella le jode, porque viene de aquí. Y es un estigma del que no puede desprenderse. Yo me pregunto de qué manera se construye una identidad en un ambiente que te rechaza sistemáticamente, si no directamente sí con todos los mecanismos subtérfugos posibles. Porque al final del día, le guste o no ella es alemana…

    Le gusta a 1 persona

    1. Así mismo es. Me encanta que tu persona blanca puedas percibirlo y ponerlo de manera tan sencilla. Y también que gracias a la amistad que tienes con esta afroalemana puedes ver lo que sucede con las personas de piel negra en este país. Bienvenida a mi blog Iris, gracias por comentar.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s