Gloria Rolando

Diálogo con mi abuela


Por Bienvenido Rojas Silva

Salí en compañía de mi esposa. Era miércoles 25 de mayo. No quería perderme la premier de la película Diálogo con mi abuela, de la cineasta Gloria Rolando, en el cine Chaplin.

Mi preocupación era encontrar un mínimo espacio para parquear mi pequeño y añejado automóvil. Transcurrían los minutos, pero en mi mente emergía la inquietud por la concurrencia de autos en la calle 23, en las cercanías del cine. A dos cuadras del lugar no veo ni un solo vehículo en el entorno y dije para mis adentros, suspendieron la función a última hora, o es demasiado temprano y no ha llegado nadie todavía. Al fin me parqueé sin ningún problema en 8 y 23, solo había un auto junto al mío. Después cruzamos la calle y entramos al Chaplin.

Los miembros de la agrupación Vocal Baobab estaban tocando y cantando en el vestíbulo. Las buenas vibras, la alegría y una energía nos penetraba el cuerpo por todos sus poros. Se me acercó Lucila, una amiga y me dijo que me apresurara que apenas había asiento. No le creí ni una sola palabra y fui a corroborarlo con mis propios ojos. No podíamos creer lo que estaba presenciando. Lleno total, el Chaplin estaba, de bote en bote, como solemos decir los cubanos.

El noventa y nueve por ciento de los asistentes eran del color púrpura, como dice Alice Walker. Y yo seguía sin entender cómo era posible que afuera no hubiera ni un solo vehículo parqueado, que las calles estuvieran tan despejadas de automóviles. A Gisela Arandia le pasó algo parecido y llegó a las mismas conclusiones: œNo te asombres, -me dijo- aquí están los de a pie, los que vienen desde las diferentes barriadas, los que están acostumbrados a montar los P repletos de gente, los obreros, los que realizan los oficios más variados, también están los entendidos, los que han estudiado y tienen una profesión pero no han podido obtener un vehículo.

Disculpen la digresión y hablemos de la película: todos estábamos metidos en el monte, sagrado monte, como suele llamarle Gloria Rolando. La música salía de allí, así como los cantos y las danzas del espiritismo cubano. También pudimos disfrutar a pantalla grande los danzones y boleros de la época, que al igual que los cantos y las danzas están llenos de sabor y cubanía. En la música se notaba la mano y el corazón de Magaly Rolando. Mientras tanto, Gloria seguía en su diálogo con su abuela, quien hablaba de las cosas que ya casi nadie habla. De cómo era la vida de los negros en la República, de los trabajos que pasaban para criar a sus hijos, de lo difícil que era la subsistencia y de los prejuicios de aquella sociedad machista, racista y discriminadora; aquellas sociedades de negros, blancos y mulatos que marcaron una época; aquel parque Leoncio Vidal de Villa Clara, que tantas huellas de sufrimiento, dolor y humillación dejó en la población villaclareña; pero no solo salieron esos asuntos a relucir, también el diálogo habla de la familia, del amor con que se criaban y educaban a los hijos y también con rectitud, de las costumbres hogareñas, de los dulces caseros que se hacán como el arroz con leche, de la importancia y la seriedad de las prácticas religiosas ancestrales, que tenían la salud de los seres humanos en el centro de sus preocupaciones y no el dinero para engordar los bolsillos.

Gladys Egüe fue la presentadora de la película e hizo un repaso de la vida y obra de la autora, así como de su madre y abuela que tanto amaba. La premier de la película Diálogo con mi abuela, de la realizadora Gloria Rolando, más allá de los criterios estrictamente cinematográficos, fue una fiesta de afrodescendientes, que asistieron en masa porque se veían representados en la pantalla, estaban allí sus amigos, sus parientes, sus iguales, de a pie también. Esta fue la otra lección que este reportero sacó del evento. Allí se veía, se palpaba la avidez que tienen estas personas de verse reflejadas en los medios audiovisuales, que en su mayoría no muestran la composición étnica de este pueblo. Es muy difícil ver un protagónico hecho por personas de piel oscura o que aparezca aunque sea un diez por ciento de los personajes del color púrpura.

Esa película de Gloria, además de hacernos vivir y vibrar, al compás de aquella historia contada a través de un diálogo, nos hace reflexionar acerca del país que somos y la nación que queremos para el disfrute y el bien de todos, sin distinción de colores. Diálogo con mi abuela fue también una conversación con todos nosotros y nos indica lo que nos falta por hacer y construir en el sentido del ser humano que queremos para nuestra sociedad.

Quiero hacer un aparte con los rostros que vi en la película. Siempre he oído hablar de las dificultades que tienen algunos camarógrafos para obtener buenas imágenes de los rostros de los negros. Muchos nos quieren hacer ver que es muy difícil obtener una buena fotografía con personas de color oscuro. Que si la luz o los lentes, que si no son fotogénicos, que esto o lo otro. Bueno, existe un estereotipo de que todos los negros somos feos por tanto mejor no retratarlos, llegaría alguien a esa conclusión. Y yo me pregunto, cómo se las arregla Gloria Rolando en sus películas para regalarnos esos rostros tan bellos y atractivos, que no solo muestran una piel impecable, sino una expresividad, un mensaje de amor, dulzura, bondad, ternura y dignidad. Esos rostros también los vimos y nos extasiamos con ellos en Voces para un silencio. Niñas y niños preciosos. Jóvenes y adultos bellos. Ahora me viene a la mente aquella frase de Stokely Carmichael: Somos bellos. Lejos de ningún chovinismo es verdad que somos tan bellos como los que más, contraponiéndonos de esta manera al eurocentrismo.

Fue una fiesta bella, en una atmósfera de dulcificación, paz y unión, reafirmando de esa manera el orgullo de la descendencia que tenemos. Y puedo decir, sin temor a equivocarme, que en aquella sala emanaba una energía, pocas veces sentida en eventos como éste. Tal vez hasta los ancestros africanos se pusieron de acuerdo para bendecir aquel acontecimiento trascendental. Festejábamos el Día de África. Allí estaban invitados afroamericanos, estudiantes de la ELAM, sociedades espiritistas, el movimiento danzonero, los bailadores de jazz del barrio de Santa Amalia y grupos de Taichí.

Asistió el presidente del ICAIC, Roberto Smith, quien hizo la observación de que ninguna de las películas de la Semana del Cine Francés llenó la sala como Diálogo con mi abuela. Pero allí ocurrieron otras cosas interesantes: la delicadeza de Gloria de subir al estrado a cada una de las personas que trabajó y contribuyó con la película; el recibimiento con música al público en el vestíbulo del recinto; la entrega de ramos de flores a todos los que trabajaron en el filme. Había allí un ambiente cautivador y emocionante. Allí había mucho amor y cada uno de los asistentes lo sintió y lo disfrutó a su manera.

Ahora, después de haber visto la película, viene el diálogo interno en cada uno de nosotros. La película de Gloria Rolando es también un diálogo con los de a pie.

Tomado de Afrocubaweb.

Foto tomada de Caribe Film

2 comentarios en “Diálogo con mi abuela

  1. Interesante esas reflexiones, acerca de este y todos los artículos. Nuestra visibilización, ni siquiera la refieren en “braille”, para citar el cómo ver o leeer en este sistema de escritura,para personas ciegas. He vivido, casi todo lo comentado. De hecho soy Dr.C y negra.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s