Para decir el lema


Llevo años diciéndole a la gente de Cuba en las redes sociales que allá no hay comunismo, así que mejor dejar de usar el adjetivo comunista a todo lo que viene de la Isla, a pesar de haber jurado solemnemente que un día llegaríamos, Che mediante, a tal sistema.

¿Y socialismo? ¿Es que hay socialismo en Cuba? Según un adicto a mi muro de Facebook: “El Estado aún es propietario de los medios fundamentales de producción”. No hago más que sonreír y preguntar: cuál producción, si ahora ni siquiera fabricamos azúcar, durante siglos nuestro principal renglón económico. Tiro entonces por Rogelio Manuel, nieto del Moreno Fraginals, y con un pensamiento tan agudo como su abuelo. Este joven, físico-médico, lleva años advirtiendo que los cambios que han tenido lugar del modelo económico no apuntan hacia al socialismo, sino todo lo contrario.

Yo que no soy erudita como él, pero que observo la sociedad cubana a no-sé-cuánto-kilómetros (desde lejos se ve más bonito reza la canción) y que una vez al año desembarco en tierra firma, noto las clases sociales en Cuba, perfectamente distinguibles, tanto en posesiones como en aspiraciones. Y si hay clases sociales entonces no hay socialismo, ¿o me equivoco?

No es difícil percibir las diferencias entre quienes tienen mucho y quienes tienen casi poco o nada

Hace un tiempo les hablaba de la gentrificación, y alertaba sobre este fenómeno propio de grandes urbes con sectores residenciales privatizados y remodelados para personas que puedan pagar por el alquiler de esos inmuebles y los costosos servicios que brindan los locales de la zona. Por ese entonces algunas personas expresaron su desacuerdo rotundamente y pensaron que yo estaba “viendo mucha película americana”.

Pues con curiosidad noté precisamente en La Habana que ya hay calles enteras, en las cuales la mayoría de las viviendas han sido compradas por estos nuevos ricos, tanto para ser usadas como viviendas como para negocios. Por supuesto que esta gentrificación es casi única en el mundo pues no se trata de grandes inmobiliarias que están detrás de la compra, venta y reparación de esos inmuebles, sino ciudadanos cubanos que un día fueron de “a pie” y que en la coyuntura económica actual de la isla han logrado hacerse de un capital importante que les permite el emprendimiento.

De manera que no es difícil percibir las diferencias entre quienes tienen mucho y quienes tienen casi poco o nada. Algo que jamás pensé que viviría en Cuba, a pesar de que mi familia siempre fue de las menos poseyó y por tanto desde pequeña supe que aquella Cuba que pretendía ser estrictamente uniforme nunca lo fue.

 Los implantes en los traseros no son una utopía en Cuba

Se vislumbra entonces una especie de “american way of life”. Se percibe en las aspiraciones de la gente, patrones de belleza, productos que se consumen y prácticas de la vida cotidiana, cada día más cercanos a los de esa clase media-baja miamense, la que además de mandar dólares envía también valores e ideología. Por demás, ya los implantes en los traseros no son una utopía en Cuba.

Quizás a la hora de decir el lema en las escuelas debamos buscar alguno más realista. “Pioneros por el Socialismo” o algo así, porque el comunismo del que tanto se habló, parece cada día más lejano.

Publicado en eltoque.com

Foto: Anabel Díaz Mena. Tomada de Cubadebate.

Un comentario en “Para decir el lema

  1. Ud parece pasar por alto que no una calle si no barrios enteros de la high clase capitalista de Cuba anterior a 1959 fueron ocupados por la high clase Verde Olivo y/o alta Burocracia del PCC con todo lo que lleva el mantenimiento y custodia de estos barrios privados pagados con dinero del pueblo . Incluso un cubano de a pie no puede pasar por estos predios tan pero tan privados que ud misma no se dio cuenta que estaban bien ocultos de los ojos de la plebe. Lo peor es que metieron lo de la igualdad a la fuerza y hoy nos molesta que otro común cristiano pueda progresar (no digo Ud ) sin atrevernos a cuestionar cómo han “progresado” todas las generaciones de los “siempre ricos” aumentando en la sociedad cubana del nepotismo como nunca antes

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s