Test para detectar “el racismo que llevamos dentro”


Existe una línea muy delgada, pero prudente, entre acusar a una persona de racista y decir que “algo”, cualquiera que sea su formato, es racista.

Cómo psicóloga que soy, puedo diferenciar entre creencias, opiniones, estereotipos, actitudes, prejuicios y conductas racistas. Fueron cinco años aprendiendo, más que de memoria, cada uno de esos conceptos, los que yo, sin haberlo previsto en mi época de estudiante, hoy orientan mi análisis y mi activismo.

Sin embargo, como estamos en tiempos en que funcionan más las listas de plecas que el racionamiento y el ponerse en el lugar del otro, dejo en este post aquellas señales que me advierten que se reproduce, legitima o refleja, racismo, sexismo, misoginia, homofobia, islamofobia, o cualquier otra manera de discriminación de unos seres humanos sobre los otros; con la intención de que tú mismx puedas valorarte e identificar tus puntos flacos en este sentido.

Todo masticaíto para que no te quejes:

  1. Lo primero es tener el valor de decirse: “esto que estoy pensando no está bien”. No puede ser que sea así tan simple que todos los musulmanes sean terroristas”. En mi opinión, por ahí comienza el camino hacia la libertad, entendiendo por ello, la que reside en vivir con la menor cantidad de miedos, prejuicios y limitaciones posibles. Como dice la medicina: el primer paso hacia la cura es aceptar que se está “enfermo”.
  2. Tratamiento y representación estereotipada del tema; lo que mi abuela Niña llamaría “irse por lo más fácil”, porque estereotipo al fin, este es un especie de condensación o reducción de un asunto mucho más complejo. Para la gente perezosa es más efectivo pensar que la cantidad de melanina en la piel tiene que ver con el desempeño sexual. Es fácil: si con una oración puedes explicar lo que querías, ahí está el maldito estereotipo que hay que matar. Siéntete retadx. Ve más allá del punto final.
  3. Puedes notar a simple vista que hay una parte de la historia que falta; no importa si por ligereza, ignorancia o alevosía; pero sin duda alguna, hay un sesgo que quizás parta de la posición de quien la cuenta. Por ejemplo, muchas de las personas que declaran que “algo” no es racista están en una posición de privilegio o sencillamente no han vivido la discriminación en su piel.  
  4. Tienes que usar siempre un pero para destacar algo positivo en la persona en cuestion. Algo así como: “él es negro PERO más buena persona”. Y por qué no decir sencillamente “él es buena persona”. ¿Por qué PERO? En el subtexto está el error en considerar que las personas negras son, en su mayoría, MALAS personas.
  5. Pensar que una condición predestina a las personas a algo. Y aquí tengo que traer el “blancos empíricos” que le soltó una persona a una amiga muy querida y a su pareja. Ahhhh, por qué además hay una manera de ser “blanca” y otras… ¡Dime tú!
  6. Aquello que piensas o haces es burdo, soez, grosero, inhumano, como esas representaciones de las rubias donde se les intenta poner como tontas o de las feministas cuando se les cree “faltas de sexo”. Y también a las personas negras cuando se les representa como primates, seres primitivos, no “civilizados”, etc.
  7. La más importante de todas: daña la dignidad de un ser humano. Esto sería harto suficiente para reevaluar lo que piensas y haces. Para saberlo, no necesitas preguntarle a tu amiguito negro (ese mismo que usas para convencersete de que no eres racista), en su lugar ponte en su piel a partir de una condición de tu propia existencia: quizás sea tú seas homosexual, neurodivergente, migrante, campesino, mujer, negra…
  8. Si aún no puedes saber con certeza cómo evaluar que se estan incurriendo en una discriminación pues te convido a que hagas el siguiente ejercicio de repetición para ver si te suena:

Tengo varios amigos blancos que no son malos, es más nunca han estado presos. Para mí son negros por dentro.

Se están fajando en los bajos de la casa: un niño y un blanquito…

Mi mejor amiga también es blanca pero de lo más bonita, educada y limpiecita… Vaya, que es una blanquita de salir.

Dorita, mi mejor amiga blanca es tan buena e inteligente. ¡Lo único que le falta para ser perfecta es ser negras!

Mi nuera es blanca, pero la verdad es limpia como una negra.

Foto de portada: mbeo

8 comentarios en “Test para detectar “el racismo que llevamos dentro”

  1. Sandra, qué piensas de esto? Mi mamá, que era una mujer negra, campesina, pobre, discriminada por todo eso y defensora de la negritud a ultranza, nos aconsejaba con la mejor intención que una gran madre puede hablar a sus hijos: “tenemos que hacer las cosas bien hechas, como los blancos, para que nos respeten carajo!”. Esa frase se me quedó en la memoria y claro que ahora, con el tiempo y las confrontaciones la siento diferente, con perdón de mi viejita, que en paz descanse. Pero a veces me siento confundida… necesito orientación.

    Le gusta a 1 persona

    1. Coralia, mi madre me decía lo mismo. Se trata que nosotras las personas negras crecemos en esta sociedad patriarcal racista y también aprendemos de ese racismo. De hecho, tener conciencia de la identidad racial o de la negritud implica mucho tiempo de análisis, introspección, mucha honestidad también, para salir de todos esos estereotipos, creencias y actitudes.
      Yo cuando era adolescente recibía con agrado que me dijeran “eres una negra-blanca” o “solo te falta ser blanca”, y te juro que quise serlo. Solo cuando sentí que eso no estaba bien, fue que abrí los ojos y hasta el día de hoy me mantengo muy atenta a eso que me inculcaron desde pequeña. Nuestras madres hicieron lo que pudieron, la mía me decía que tenía que estudiar porque los negros no podemos ser brutos. Se lo agradezco porque inculcó en mi un ansia de superación que hasta el día de hoy mantengo. Un abrazo Coralia.

      Le gusta a 2 personas

  2. Esto de hacer las cosas como los blancos se lo he escuchado incluso a los “blancos” nuestros, pero ya refiriéndose a los blancos de “verdad”: los blancos de los países del norte. Y es algo que te puede chocar cuando eres latino y andas por aquellos lares, puedes sentir en algún momento que tu piel y tu cultura “negra” es inferior o disfuncional. Todo zapato tiene su horma, pero no importa, el de arriba siempre señalará al de abajo. Alguien dijo en otro post que esto tendrá solución cuando todos seamos mestizos, lo cual es muy interesante, pues siguiendo esa lógica, se puede decir que esto tendrá solución sólo cuando exista un país y un mundo bien repartido.

    Me gusta

    1. Todos somos mestizos ya. Esto tendrá solución cuando cada quien se ponga a trabajar sus propias limitaciones. Yo aun ando trabajando las mías y como cuesta, pero que todo sea por hacerle la vida más fácil a quienes me rodean. Gracias por comentar

      Me gusta

  3. es complicado y muy contradictorio, hay muchos estereotipos q yo les llamo “positivos” que inclusive los negros blandimos en forma de defensa contra improperios/bromas ligeras y racistas de los amigos o los no tanto amigos, si pq ,aquellos que ya salimos del torrente estudiantil del Tecnológico y de la Universidad, presuntas áreas comunes de germenes y y frases estereotipadas contamos ahora ya de mas adultos con los amigos (como si no pudieramos escapar de ese ciclo) que nos recuerdan con “dicharachos” esa “preciosa” etapa escolar y de importante formación de la persona, una vez estando en casa d uno de los pocos con los que cuento, apartamento feo, pequeño y sin ventanas al exterior y con miles de esquinas por reformar me dijo que levantara el sobrecama y que buscara un articulo que no recuerdo que era, por el estado de la cama yo no identificaba ni que era colchón y por ende y mucho menos una sobrecama, a mi cara de pasaje a lo desconocido me dijo:
    X- Se ve que eres negro
    Yo- a lo que respondí: Pero tu eres blanco y vives peor que cualquier negro, por lo q tu color e inteligencia han funcionado bastante poco (risas)
    X- Tienes razón

    Es decir usé una situación actual, que es el aun bajo nivel de adquisición que la población negra tiene comparado con la contraparte blanca, la volqué en conveniencia y se la restregué en su plena persona con tal, resultando positiva para mi, quizás hiriéndole a el.

    En otra situación X se me deshumaniza pero a la vez, para contrarrestar el efecto negativo de la broma ya dicha y en acuerdo mutuo con quien me quiere personificar como un animal, señala/mos que como negro al fin, debo de tener un pene grande, atributo para desviar algunas cuantas miradas accidentales hacia la portañuela mientras se acaba el chiste e indumentaria codiciada por mujeres foráneas, yo me rió e igual saco lo positivo de lo negativo pero no dejo de reconocer que es parte de un estereotipo sexual hacia el negro

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s