Limpieza bucal: pequeñísimo glosario de términos discriminatorios


Este es un hiper-mega-ultra corto artículo que concentrará algunas de las “preocupaciones lingüísticas” que me visitan por estos días y que son el resultado del activismo y la intención de comunicarme con justicia.

Si eres una persona adicta de los diccionarios y estricta con el lenguaje no pases de este párrafo, porque efectivamente en este texto me salto las más básicas convenciones lingüísticas.

Se trata de aquellas palabras que usamos de manera acrítica y que sin duda reproducen el racismo, la discriminación racial, la misoginia, la homofobia, entre otras calamidades humanas.

Aquí les van esos términos y ojalá sea de ayuda para quienes no quieren seguir usando el lenguaje del amo, recordemos que sus herramientas no desbaratan su casa.

1. Minoría.​ Las personas negras, al igual que las personas gay, lesbianas, gitanxs, etc. no somos minorías. Mucho menos cuando con el término se quiere dejar ver que nuestros derechos, y la lucha por ellos, tienen menor importancia porque nosotros mismos somos ciudadanxs de segunda. Como le decía a un amigo hace unos días, es mejor hablar de poblaciones, comunidades, pueblos, etnias, etc, pero jamás de minorías. Fíjense que es erróneo que en Cuba, país del cual provengo, se dice que los negros y negras somos minoría, poco menos del 15 % de la población general, según el censo del 2012. Importante señalar que en Cuba, la forma en que se mide variable racial no ayuda a la (auto)identificación de la población afrodescendiente. Mire a simple vista, ¿le parece que allá los negros y negras somos minoría, aun cuando siempre decimos que “quien no tiene de congo tiene de carabalí”?. Yo sencillamente no me lo creo. Porque además hablar de minoría(s) implica una posición de poder: “Ellxs, lxs otrxs son minoría”. No le hagamos entonces el juego a la supuesta mayoría.

2. Denigrar.​ Es uno de los verbos más feo que tiene el castellano, en mi opinión. En su origen está la palabra negro, y sería algo como convertir algo en negro, mancharlo, etc. En su lugar puedes usar cualquier otro sinónimo (​calumniar, desacreditar, deshonrar, desprestigiar, difamar, infamar, vilipendiar) ​y así ayudamos progresivamente a que “lo negro” deje de ser indicativo de desgracia.

3. Esclavo, esclava.​ Sobre todo para la gente afro en Abya Yala: Nuestrxs ancestrxs fueron traídos de Àfrica forzosamente en contra de su voluntad y fueron sometidos al mayor atropello de la humanidad contra sí misma. Hasta ahí lo que sabemos. Cuando les llamamos esclavo o esclava, los estamos reduciendo a una condición que no escogieron y contra la cual se sublevaron y lucharon además. Es importante tener en cuenta también que usar “esclavizado” deja bien claro el rol activo del esclavista y por tanto su responsabilidad en dicho crimen.

4. Negroide​. La escritora Yolanda Arroyo le ha dedicado a esta palabreja un poco de su preciado tiempo. A partir de su llamado de atención, nos deberíamos dedicar a rectificar a quien delante de nosotras, personas negras, se refiere así a nuestro color de piel, identidad racial, etnia, whatever… Para empezar “blancoide” no existe en el diccionario de la RAE, aunque ya saben que no soy muy amante de él. Además esa terminación “oide” tiene cierto sentido despectivo, ¿no creen? A mí es que sencillamente me suena fatal. Si me vas a llamar NEG… usa entonces NEGRA.

5. Hija/hijo de puta.​ Siempre que aparece tal calificativo, para referirse a una persona con un comportamiento cuestionable, comento “dicen las putas que esos no son sus hijos”. Lo hago con la intención resaltar carácter misógino de la mencionada frase, dado que: 1) las mujeres somos las responsables de lo malo que se dice, se hace y se piensa 2) ser puta es deleznable 3) solo se puede ser una “mala persona” si nuestra madre fue puta. ¿Quedó más claro o me enredé mucho?

Hasta aquí, por hoy, la terapia exorcista del lenguaje discriminatorio con el que crecimos. Por supuesto que quedan muchas palabras más, si tienes alguna en mente ponla en los comentarios, intentemos construir un extenso glosario.

Publicado en Afroféminas.

Foto de portada: Devin Trent

3 comentarios en “Limpieza bucal: pequeñísimo glosario de términos discriminatorios

  1. No se me ocurre ninguna por el momento, pero puedo decir que me gustó mucho su artículo, hay palabras y expresiones que las identifico muy bien como ofensivas pues en mi país también las usan como ‘hijo de…’ y siempre me fastidia escucharla, pero la palabra ‘denigrar’ nunca la reflexioné sobre su origen según usted plantea, ahora tendré cuidado al querer referir un verbo referente al desprestigio.
    Pienso que en mi país (Guatemala) no es tan frecuente escuchar comentarios o palabras ofensivas a los afrodescendientes porque no es frecuente encontrarlos, en una región del país hay garífunas pero se desconoce de ellos porque tienen poca participación, no les dan mayor importancia porque son “minoría” acá abundan los grupos indígenas, asumo que sufren de discriminación en la zona que habitan pero también se les ve como “novedad” cuando salen de su comunidad la cual sé es muy unida.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s