Alejandra Londoño: “En ellas también soy”


Por Alejandra Londoño

Hoy escuché a Epsy Campbell en la W radio, mujer negra afrodescendiente que acaba de ser elegida como vicepresidenta de Costa Rica.

Epsy es una social demócrata brillante. Escucharla es maravilloso; ella es contundente y sabe muy bien para qué pueblo trabaja desde ese lugar en el que ahora está. Amé sus respuestas sobre Venezuela y amo muchos de los llamados que hace.

He leído la alegría de quienes la conocen o de quienes, sin conocerla, celebran ese lugar que ella ahora ocupa. También he leído a la gente quejada que la cuestiona, que la critica, que salió con lengua afilada y supuestamente radical y desafiante, a cuestionar a una mujer negra liberal e institucionalizada, gente que incluso se atrevió a comparar a una activista política como ella con Obama (es que en serio…).

Yo estoy en orillas bien diferentes a Epsy. De hecho, podría también tener muchos debates y preguntas con algunos de sus planteamientos; sin embargo, no es eso lo que ahora me convoca. Más bien me convoca pensar en estas mujeres que, como ella, se atreven a estorbar de verdad, verdad, mujeres como Epsy que llenas de vida y entusiasmo llegan a ser voz en las esferas de la política más institucional.

Y con todo esto pienso, por ejemplo, en Marielle. ¿Qué extraño que salgan a destruir a Epsy, pero ante el asesinato de Marielle no salieron a decir que era otra negra institucionalizada?

La pregunta está fea y densa, pero es que mujeres negras como Epsy, Marielle Franco y Gaby Moreno tomaron decisiones, y sí, decidieron hacerlo desde las estructuras de poder más jodidas, coloniales y racistas, pero decidieron hacerlo y esa no es una decisión cómoda; por el contrario, puede costar hasta la vida misma, porque ellas sí que representan un riesgo para las hegemonías.

Y pues no, no son las que acumulan la fama o el reconocimiento que puede otorgar ir de arriba pa’ abajo reproduciendo palabras que de campo, selva o barrio poco tienen, ellas decidieron salvar vidas, enfrentar al mounstruo desde otro lugar y por eso en ellas también soy. Ellas reciben toda mi admiración, para ellas ni un ápice de misoginia, para ellas mucho amor, fuerza y rebeldía aún estando en ese nido de maldad. Para las que están en este plano terrenal o para las que ahora son estrellas multiplicadas en miles de voces.

Imagen tomada del muro de Alejandra Londoño.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s