Todo sobre mi cabello


En octubre del año pasado corté mi pelo casi al cero. Hasta entonces llevaba dread locks, los que por cinco largos años dejé crecer.

Me dolió hacerlo, sinceramente les digo. Al principio no me acostumbraba y lloré alguna lágrimas a escondida. Encontré consuelo cuando lo convertí en el símbolo de mi “aterrizaje” definitivo en una nueva etapa de mi vida y efectivamente fue eso. Un par de meses después lo comencé a disfrutar y a jugar con él.

Antes de cortar el cabello, ingresé, no por casualidad, en el grupo Rizos cubanos para el mundo que lidera Yordanka Betancourt, quien en esta bitácora escribe la columna Rizos Ancestrales. De la mano de Yordi, conocí de texturas, porosidad, aceites, rutinas, fundas de satín, etc.

Ahora que mi cabello ha crecido comparto algunas fotos. Ya verán el largo que tiene actualmente así como su hidratación.
Foto: Maria Teresa Delgado

El secreto está en el aceite coco y la crema de argan. Además, por el momento uso champú, suavizador, aceite de coco y crema leave in y crema antifrizz de Argán.

Estoy más que satisfecha. ¡Ah! Y me lavo la cabeza casi siempre con suavizador. Creo que hace más de un mes que no uso champú.

Gracias Yordanka. Sin ti no hubiera sido posible.

Foto de portada: Maria Teresa Delgado

2 comentarios en “Todo sobre mi cabello

  1. Lo que me gusta más de esta entrada son las fotos de la autora, sonriente y bella. Aceite de coco me ayuda en el cuidado de la piel—soy una blanquita Americana, sin rizos—especialmente en invierno. Pero para mi pelo fino, pesa demasiado. Uso aceite de romero, pero muy poquito y especialmente en las puntitas. Pero el secreto es NO LAVAR, como tú dices, o lavar pocas veces. 4-5 veces al mes me basta. Me interesa además la conexión expresada en esta entrada entre emociones y el pelo, un asunto muy femenino me parece. El día en que corté mi pelo largo (alcanzó hasta mi culo), invité a dos íntimas amigas a acompañarme porque no pude hacerlo a solas con la peluquera. Era como perderme un miembro, es decir era como perderme alguna ilusión de mi misma, unos trocitos del pasado, un mechón de memoria. Lloré también. Con los años aprendemos a soltar lo que nos pesa y adherirnos a lo que nos libera. Te mando un abrazo y te felicito. Te ves hermosa.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s