Notas sobre en un taller antirracista acontecido en La Habana


Andando por las redes, especialmente por los grupos de personas identificadas con la negritud vi algo que llamó la atención: parte de la publicidad que sobre productos afrocubanos se realiza, tienen como protagonistas a personas afrodescendientes de pieles más claras. Ante esta observación y conversando con un amigo, me propuse facilitar el acceso de las activistas afrocubanes a conceptos actualizados de racismo, discriminación racial, colorismo, discriminación positiva, entre otros.

Con esas preocupaciones armamos con Annia Liz y Julié Arianne, gestoras e integrantes de “Lo Llevamos Rizo“, proyecto pionero de afrobelleza en Cuba, el taller “Críticas contemporáneas al Racismo y a la Discriminación Racial”, desarrollado el 4 y 5 de diciembre en la Casa de África de La Habana Vieja.

Los objetivos del encuentro fueron los siguientes: propiciar el acceso a los principales hallazgos científicos e información actualizada sobre el tema; conocer de proyectos exitosos nacionales y regionales de activismo afrodescendiente y propiciar el trabajo en conjunto con proyectos e iniciativas cubanas en el campo del antirracismo y el afroemprendimiento.

El evento tuvo dos tipos de sesiones; en las mañanas las exclusivas para activistas antirracistas, donde alrededor de 25 personas trabajamos las temáticas antes mencionadas.

Las tardes acogieron las sesiones fueron abiertas. El día 4 desarrollamos el Panel de Iniciativas Antirracista con el objetivo de presentarlas público y en día 5 tuvo lugar la Expo “Rizos en el Aire”, donde más de diez afroemprendimientos cubanos compartieron conjuntamente con la población.

Los participantes en las sesiones de la mañana procedían no solo de La Habana, sino también de Cárdenas y Matanzas pues nos propusimos que no fuera un taller meramente habanero.

Fueron dos días de trabajo intenso, sin contar todas las sesiones previas de preparación. El equipo de “Lo llevamos Rizos” organizó uno de los eventos más suigeneris que han tenido lugar en La Habana, sobre antirracismo, entre otras cosas, por la cantidad personas que asistieron entre los dos días a las sesiones vespertinas, yo juraría que más de 150 personas sin contar a les organizadores. También el hecho de que tuviera una salida directa a la comunidad fue uno de los valores de este taller. Varias personas se nos acercaron para hacernos notar que no tenían idea que, por ejemplo, desde hace muchos años existe la Cofradía de la Negritud. Solo por lo anterior valió la pena el esfuerzo.

Además, durante el evento fue lanzado el playlist “Afrosekuela” curado por la reconocida Dj cubana Ained Cala,  quien pertenece a la única productora cubana de música afrourbana Guámpara Producciones.

Constamos además con la profesionalidad de Mercedes Prendes y el desfile de peinados infantiles.

Sinceramente, de todas las actividades que yo he podido organizar/participar en Cuba, este Taller ha sido el más bello, ese contacto con personas procedentes de las diferentes esquinas de la sociedad cubana, poder tomarle el pulso al afroemprendimiento cubano y a las novedosísimas iniciativas que sobre negritud, orgullo negro y afrodescendencia tienen lugar ahora mismo en La Habana, son oportunidades invaluables.

Yo personalmente he salido muy crecida y siento, con honestidad absoluta, que el Taller me trajo más a mí que lo que yo pude haberle aportado al mismo. Confirmé además que ya no somos los 44 gatos antirracistas que participábamos de todos los espacios hace unos años atrás, repitiéndonos una y otra vez. Existen ya al menos dos generaciones más de gente joven luchando contra el racismo y la discriminación racial, ya sea directa o indirectamente, algunas llevando un afro, otres reflexionando sobre la exclusión. De esta manera, me emocioné mucho cuando entre las expositoras encontré a Rusy, la hija de mi colega y compinche Yulexis, niña a quien vi crecer y que ahora participa del proyecto Turban Queen Cuba.

La gente joven además usa sin peros ni temores las redes sociales. En ese sentido, elles están a diez años luz del antirracismo tradicional que aún continua casi exclusivamente sumido en la retórica del libro y el artículo científico, como si ambos escenarios no fueran negociables o compatibles, o sea, antagónicos.

Quedo agradecidísima a quienes participaron en su concepción, logística, estuvieron allí presentes, participaron el taller, expusieron sus productos. También a la Casa de África por su acogida, especialmente a Ana Morales, médica de profesión y quien otrora fuera dueña del restaurante África Mía, que sepamos el primero en Cuba de su tipo. A Nancy Cepero por su catering vegano, delicioso y nutritivo.

¡Cuba cambia mi gente!

Foto de portada: Argelia Fellove del proyecto Afrodiverso.

4 comentarios en “Notas sobre en un taller antirracista acontecido en La Habana

  1. Excelente la iniciativa Negra Cubana, sólo agregar que en Camagüey existe un restaurant llamado Casa Madiba dedicado a África y la figura de Mandela, con su gestor Alexis se articulan varias actividades desde el Comité Ruta del Esclavo que también son experiencias antirracistas interesantes. Un abrazo!!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s