Ku Klux Klan en Cuba?

Comparto con Uds. lo que ahora mismo está calentando las redes cubanas a propósito de un post revelador que publicara Juany en La pupila insomne y que habla de la existencia del Ku klux klan en Camaguey.

KU KLUX KLAN EN CAMAGÜEY

Por Juan Antonio García Borrero

Todas las ciudades alimentan, sin saberlo, sus mitos. A veces, esos mitos sirven para resaltar las virtudes ciudadanas, sobre todo cuando andan escasos los hechizos arquitectónicos. O a la inversa: son útiles para disimular con el talento de sus arquitectos, la precariedad de un comportamiento cívico que les ha propiciado no pocas leyendas negras.

Lo de “leyendas negras” me recuerda la extrañeza de Nicolás Guillén cuando comentaba lo raro que era que al “tiro al blanco” no le hubiesen puesto “tiro al negro”. Pues, si toda leyenda en sí mismo porta bastante de oscuridad, por lo poco fundado que suele estar a primera vista el origen de aquello que se relata, ¿tiene sentido redundar con el oscuro color del misterio?, ¿habrá alguna leyenda de veras transparente?, ¿una leyenda “blanca”?

A lo que voy. Vivo en una ciudad donde las leyendas abundan (en este punto siempre aprovecho para hacer promoción del excelente libro de Roberto Méndez que nos habla precisamente de algunas de las más conocidas). Pero hay una suerte de leyenda no escrita que no pocas veces ha herido mis oídos, sobre todo cuando estoy fuera de la ciudad, y alguien saca a relucir la fábula de Camagüey como un lugar “racista”.

A mí siempre me ha parecido una fábula porque, siendo negro, nunca he experimentado de modo explícito el impacto de ese agravio. Al menos, no lo recuerdo. Lo cual no quiere decir que otros no lo hayan sufrido, o no lo estén sufriendo. Al fin y al cabo, ya sabemos que el racismo, la homofobia, y en sentido general, todo aquello que tiende a excluir “lo diferente”, considerándolo inferior, suele enmascararse con mil ropajes, muchos de ellos, tan seductores que hasta el afectado los ensalza. El racismo no termina, en ningún lugar, por decreto.

Pues bien, en estos días encontré en la edición del periódico “El Camagüeyano”, con fecha “martes, 2 de octubre de 1928” (menos de un siglo, aunque suene a cosa del siglo pasado), resaltado en primera plana, el siguiente titular: “QUEDÓ DISUELTO ANOCHE EL KU KLUX KLAN CAMAGÜEYANO”.

El aviso me ha dejado con deseos de seguir investigando. Creo que los muchachos que ahora mismo están deseosos de hacer audiovisual en Camagüey tienen allí un buen tema para investigar. Y quién sabe si pueda salir algún documental, o hasta algo de ficción. Pues, al menos yo, nada sé de este asunto. ¿Qué pasaba con esa Sociedad? ¿Se organizó sólo en Camagüey, o en el resto del país existían similares?, ¿cuáles eran sus actividades?, ¿quiénes lo integraban?, ¿cuál era el tratamiento legal?, ¿dónde tenían su sede?, ¿cómo llegaron hasta aquí?, ¿cuál era la finalidad última?, ¿a qué obedeció su desaparición?, ¿con cuánta resistencia tropezaron?

Sabrá Dios las respuestas que vamos a encontrar por el camino. Algunas quizás tan terribles, que mejor hubiera sido no buscarlas. Pero esto es lo que les toca a los historiadores, que con el tiempo mudan de contenido de trabajo: de meros embalsamadores de lo que fue, han pasado a ser cirujanos forenses de lo ido. De acuerdo a esto, el nuevo historiador ha de apretar la nariz mientras hunde su cuchilla en esos cadáveres vestidos de “pasado”, si quiere descubrir, por fin, aquello que no quedó claro en el momento de la primera autopsia.

Por cierto, que hablando de disecciones del pasado ciudadano, me vino a la mente la inquietante observación de Martí: “Las ciudades son como los cuerpos, que tienen vísceras nobles, e inmundas vísceras”.

PRIMERA RESPUESTA DE TOMÁS FERNÁNDEZ ROBAINA SOBRE EL KKK EN CUBA

Cro. Juan Antonio Garcia:

Agradezco mucho su texto, en la Biblografia de Temas Afrocubanos
hay una referencia que no puedo precisar porque no tengo la obra a la mano, donde se habla de la existencia del ku kluk klan en la Habana, pero no he podido profundizar en esa particular investigacion, y los que se han sumado a las investigaciones raciales historicas y actuales no han comenzado a caminas por esos caminos. Conocer la verdad del pasado historico con todas sus
heroicidades y ejemplos, conlleva tambien el conocimiento de muchos hechos que reflejan cosas horribles, y mal inencionadas, como la acusacion que aun se hace de que la fundacion del Partido Independiente de Color, fuemun error, que era una organizacion racista, y que buscaba la anexion de Cuba a los Estados Unidos, etc. etc. Las verdades historicas y de cualquier otra clase hay que conocerlas, enfrentarlas objetivamente, analizarlas, y llegar a conclusiones que nos permitan continuar la lucha por una sociedad donde se respete al otro, por eso me parece de suma importanciamsu texto, para ir abriendo senderos, conocimiento hacia senderos hasta ahora silenciados, o no conocidos ampliamente, y sobre todo, cuando ese esfuerzo se hace con el objetivo de que nos conocazmos mas, para luchar por una sociedad mas justa desde todos sus niveles, ahora no me encuentro en Cuba, pero estoy ya al regresar, no se si podria enviarme el texto que encontro, ademas, si aparecen los nombres, y las causas que determinaron la disolucion, dandole anticipadamente la atencion a mi mensaje, tomas fernandez robaina


SEGUNDA RESPUESTA DE TOMÁS FERNÁNDEZ ROBAINA SOBRE EL KKK EN CUBA

Estimado Juan Antonio García Borrero:

Te respondí el correo recibido pero no sé porque cuando lo reenvié se perdió todo lo que había escrito, y no sé si ahora me salga con la misma frescura que la vez anterior. Tu contribución es muy importante, pues ahora tenemos sobre la mesa uno de los tantos hechos de nuestra historia que han sido silenciados, independientemente de la importancia o no que pudiera tener algunos de ellos. Justamente la existencia del Ku Klux Klan en Cuba evidencia, aunque sea minoritaria, la sobrevivencia de un racismo fuerte, no muy concientizado, por las razones que se alegan para la eliminación de tal organización, pero cuyas esencias eran bien conocidas por sus fundadores y simpatizantes, porque se inspiraban en el surgido en los Estados Unidos, sitio donde surgió como consecuencia de la abolición de la esclavitud en ese país.

Tu texto ha servido no solo para que aparezcan testimonios de tus amigos hablando sobre esa realidad en Camagüey, que fue uno de los sitios donde el Partido Independiente de Color tuvo menos simpatizantes. Realmente me uno al criterio de Reynaldo González, a ambos nos interesa esa parte de nuestra historia que aún sigue oculta, y tú has develado una de ellas de forma muy positiva.

En la bibliografía de Temas Afrocubanos hay un asiento encontrado en el Diario de la Marina, que menciona a esa organización en La Habana. Por otra parte, se ha tratado de estimular a que algún joven investigador tome ese toro por los cuernos tratando de que se adentre en ese asunto, ya que no hay un estudio serio, profundo sobre la importancia real o no del Ku Klux Klan entre nosotros, pero el solo hecho de su creación, ya refleja, como dije anteriormente, la existencia de un racismo histórico, y actual al cual hay que prestarle la atención debida.

La lectura de tu texto me hizo recordar a Israel Echevarría, uno de los refencistas más eficientes de la Biblioteca Nacional en su época de Oro, de él aprendí que por muy controversial que pueda ser un libro, siempre aporta algún dato, alguna referencia que puede ser útil a alguien, y en buena medida ese criterio se ve materializado por la referencia que hace Fowler a la cronología preparada por Julio Domínguez, donde se da información sobre esa racista organización, que también ha enriquecido la Cronología histórica, cultural y bibliográfica de los negros en Cuba, que se encuentra en proceso.

También este intercambio de correos sobre el tema, me refiero al que ha hecho aparición en la intranet cubana, fundamentalmente, contribuye a una de las orientaciones emanadas del Comité de Lucha Contra el Racismo, presidido por el Dr. Eduardo Torres Cuevas. Concretamente el Comité planteó la conveniencia de usar los órganos de prensa existentes, la prensa plana, la radial, la televisiva nacional y provincial, además de las redes sociales de comunicación que ya habíamos estado usando, en el cual se ha destacado muy singularmente Tato Quiñones por la distribución y redistribución de importante información relacionada con la lucha en contra del racismo, principalmente de las acciones cívicas y revolucionarias de la Cofradía de la Negritud, sin dejar de mencionar otras, como las realizadas por el Comité Ciudadano de Integración Racial.

Por eso aplaudo la aparición inesperada de este debate, porque satisface la sugerencia planteada en el Comité de Lucha contra el Racismo, ya mencionado, de utilizar esos espacios para dar a conocer los pensamientos y textos de todos los que en Cuba desde la colonia hasta el presente luchamos por una sociedad más participativa y donde se lucha de modo objetivo contra el racismo y todos los prejuicios heredados y reproducidos constantemente en virtud de la cultura y la educación impuesta por las potencias coloniales que tomaron por las fuerzas los territorios donde crearon sus colonias, copiando lo positivo y lo negativo que traían, con una visión discriminadora de todo lo que no perteneciera a sus códigos eurocéntricos.

Se debe hacer más entre nosotros de lo que estamos haciendo en el frente del rescate de las verdades históricas, que la mayoría de las veces se reconocen solo de palabra, académicamente, pero no en la práctica social, y por supuesto este es un fenómeno no particular de Cuba, en todos los países donde hay población negra y blanca se puede apreciar la transnacionalidad de esos procesos históricos y sociales. Por eso la reacción liberadora y revolucionaria de las minorías mantenidas en la subalternidad por la cultura y el poder político eurocéntrico en todos nuestros países de América, y no es por un simple deseo intelectual que el 2011 este dedicado a la reivindicación histórica y actual de los afrodescendientes, los que engrosan las grandes mayorías, conjuntamente con los aborígenes, de los sectores sociales más urgidos de reivindicaciones sociales, económicas e históricas.

Por eso me es de mucha alegría participar en este debate, que por reducido y limitado que pueda ser, se integra completamente a la sugerencia dada por el Comité de Lucha contra el Racismo ya mencionado. Ampliemos los espacios, para que se conozcan aún más los pensamientos de otros hombres que además de Martí, Maceo, Juan Gualberto Gomez y Martin Morúa Delgado, también se enfrentaron de manera valiente a los prejuicios y discriminaciones que sufrían como consecuencia del racismo dominante en nuestro país. Demos a conocer el pensamiento de Rafael Serra, de Evaristo Estenoz, de Lino Dou, Gustavo Urrutia, Cesa Pinto, Juan Marinello, Teodoro Diaz Fabelo, Juan René Betancourt, por cierto, camagüeyano de pura cepa, de Walterio Carbonell, y también de mujeres como Catalina Pozo Gato, entre otras profesionales que de forma más o menos sistemática colaboraron en revistas cubanas y otras que esporádicamente también dejaron plasmados sus criterios de forma escrita. Solo haciendo llegar el saber verdadero a la mayoría de nuestra población, de manera objetiva, sin resentimiento se logrará sembrar y ampliar el respeto y la convicción de que es muy importante poseer el conocimiento de todo lo ocurrido negativamente para evitar que puedan reproducirse los males que nos han aquejado durante siglos.

Ese es el único objetivo que anima acciones como las que han puesto a debate la existencia del Ku Klux Klan en Camagüey. Sigamos en la batalla, ampliemos los espacios, las trincheras, ahora más que nunca reafirmándonos críticamente en nuestro origen, en nuestra historia, en nuestra realidad actual. Solo así podremos salir adelante en la larga marcha y en el no finito deber de construir una sociedad donde el respeto al otro, no sea como ha sido históricamente la frase de Cuba con todos y para el bien de todos, cuando justamente nuestras luchas sociales evidencian que nunca ha sido así, no obstante lo poco o mucho que objetivamente avanzamos en ciertas áreas de nuestra sociedad durante el periodo revolucionario.

Adelante pues, sigamos en combate,

Tomás Fernández Robaina, siempre cimarrón.

RESPUESTA DE REYNALDO GONZÁLEZ SOBRE EL KKK EN CUBA

Querido Juani, para empezar, ayuda. Por ejemplo: incluye en tu comentario el texto que siguió a aquel titular, pues debe haberlo, e interesará a ese historiador diferente, cachorro por ahora. A mí me interesa muchísimo. 1928, en efecto, es una fecha lejana de nosotros pero muy cercana al fin de la esclavitud, con unas rémoras muy extendidas, principalmente en las concepciones de quienes la vivieron como esclavos y como dueños. Muchas Tatas que siguieron viviendo junto a los ex esclavistas “como si fueran de la familia”, no lo eran, sino manumitidas con mentalidades o edades muy proclives u obligadas a perdonar para salvar el pellejo. ¿Qué sueldos les habrán puesto al «proletarizarlas»? ¿Recuerdas al negro guardiero en La última cena, a quien mal podía servirle una libertad tardía, ya en el acabamiento de su salud y sus años, sin haberla conocido ni saber cómo podría disfrutarla? Pues Titón sacó esa anécdota precisamente porque fue habitual, nada extraordinaria. Los protagonistas del Centón espistolario delmontino lo vivieron desde el ángulo del dueño, pero con la intención de borrar su pasado esclavista, del que gozaron con un sentimiento de culpa desde que descubrieron que la esclavitud, mal de sus males, les resultaba imprescindible, era el origen de sus riquezas y devino el gran conflicto de la burguesía esclavista cubana. A propósito, en ese portento documental hallarás muchos juicios sobre el Camagüey, personalidades de racismo enquistado, consideraciones muy duras, llevadas a “convencimientos”, No está de más leer las cartas que enviaba El Lugareño, con tantas iniciativas dolorosamente maltratadas por sus congéneres y con sus propias concepciones sobre el orden social. Habrás de leer sus juicios sobre la decisión de Agüero de libertar a sus esclavos. No está difícil de hallar, sobre todo en la reciente edición en 4 tomos de la Casa de Altos Estudios Fernando Ortiz. El racismo era una columna vertebral justificativa, uno de los impedimentos para la acción de esa ilustrada, “patricia” burguesía negrera.

Yo argumenté en Contradanzas y latigazos que la importancia mayor de Cecilia Valdés o La Loma del Ángel no radicaba en su espléndida vivisección de la esclavitud colonial, sino en lo que daba para entender los vicios morales de la República. Estuvo en concordancia conmigo Manuel Moreno Fraginals, quien presentó la obra subrayando precisamente esos asertos míos y dando elementos de juicio que los fundamentaban. Por la fecha de su edición definitiva, 1882, la mayor parte de los lectores de Cecilia Valdes no vivirían ya en la colonia, sino en un enredado mundo republicano colmado de racismo. Porfa, aplícate a buscar el contenido de la noticia y envíamelo, será un gran regalo.
Abrazos, reygon


PRIMERA RESPUESTA DE VÍCTOR FOWLER A PROPÓSITO DEL KKK CAMAGÜEYANO

Juany:

Como mismo tuvimos, por las fechas mencionadas, una célula legal del KKK en Camagüey (insisto en que lo más importante es que se le inscribió en el Registro de Asociaciones), también tuvimos organizaciones de corte fascista, entre ellas un Partido Cubano Nazi (según creo recordar igualmente fundado por esas mismas fechas) disuelto en 1940.

La historia es: ¿quién la cuenta? ¿cómo la cuenta? ¿qué dice, posterga o calla? ¿para qué la cuenta?

Las cosas se ponen interesantes cuando, más allá de manejar fichas aisladas, se arma el rompecabezas posible, pues entonces dejan de parecer detalles aislados la tradición de paseo segregado (en particular, en parques); recuerdo que una supuesta “violación” de esta norma no escrita fue el detonante para los disturbios de 1934, en la ciudad de Trinidad, donde fueron destruidos comercios de mulatos y negros, así como asesinado el joven Justo Proveyer. Sobre este suceso hay información en “War on the Negro”: Race and the Revolution of 1933, ensayo de Frank Andre Guridy publicado en la revista Cuban Studies (Volume 40, 2009, pp. 49-73).

He aquí otros temas que necesitarían de un(os) buen(os) documental(es).

El rompecabezas posible es aquel que nos revela la conexión entre prácticas culturales (nucleadas alrededor de algo tan vago como la tradición) y estructuras políticas (unidas alrededor de una idelogía concreta y producto de refinamiento intelectual).

Víctor Fowler


SEGUNDA RESPUESTA DE VÍCTOR FOWLER A PROPÓSITO DEL KKK CAMAGÜEYANO

Juany,

Como mismo tuvimos, por las fechas mencionadas, una célula legal del KKK en Camagüey (insisto en que lo más importante es que se le inscribió en el Registro de Asociaciones), también tuvimos organizaciones de corte fascista, entre ellas un Partido Cubano Nazi (según creo recordar igualmente fundado por esas mismas fechas) disuelto en 1940.

La historia es: ¿quién la cuenta? ¿cómo la cuenta? ¿qué dice, posterga o calla? ¿para qué la cuenta?

Las cosas se ponen interesantes cuando, más allá de manejar fichas aisladas, se arma el rompecabezas posible, pues entonces dejan de parecer detalles aislados la tradición de paseo segregado (en particular, en parques); recuerdo que una supuesta “violación” de esta norma no escrita fue el detonante para los disturbios de 1934, en la ciudad de Trinidad, donde fueron destruidos comercios de mulatos y negros, así como asesinado el joven Justo Proveyer. Sobre este suceso hay información en “War on the Negro”: Race and the Revolution of 1933, ensayo de Frank Andre Guridy publicado en la revista Cuban Studies (Volume 40, 2009, pp. 49-73).

He aquí otros temas que necesitarían de un(os) buen(os) documental(es).

El rompecabezas posible es aquel que nos revela la conexión entre prácticas culturales (nucleadas alrededor de algo tan vago como la tradición) y estructuras políticas (unidas alrededor de una idelogía concreta y producto de refinamiento intelectual).

Víctor Fowler


MÁS SOBRE EL KU KLUX KLAN CAMAGÜEYANO

jagb @ 12:24 Me han sorprendido agradablemente los comentarios enviados al blog a propósito del post sobre el Ku Klux Klan camagüeyano, y para no quedar mal sobre todo con Tomás Fernández Robaina y Reynaldo González, me di un salto a la Biblioteca con el fin de indagar un poco más sobre este asunto.

Desde luego, la información que brindo ahora aquí sigue dejando en las sombras el fenómeno, porque al menos para mí, el historiador ya no puede contentarse con aquellos datos que encuentra en un archivo, toda vez que faltarían las motivaciones reales de los individuos concretos que participaron en los episodios que se describen. En este sentido, recurro una vez más a esa agudísima observación que en su momento hizo Sapir: “No podemos comprender totalmente la dinámica de la cultura, de la sociedad, de la historia, sin tener en cuenta antes o después, las relaciones reales entre los seres humanos”.

Por eso todo lo que ahora digamos sobre este asunto, incluso lo que dijeron los periodistas en su momento, o fue anotado 42 años después en el “Índice histórico de la Provincia de Camagüey 1899-1952” sigue sin responder el grueso de las interrogantes que propuse en el post anterior, y que decían así: “¿Qué pasaba con esa Sociedad? ¿Se organizó sólo en Camagüey, o en el resto del país existían similares?, ¿cuáles eran sus actividades?, ¿quiénes lo integraban?, ¿cuál era el tratamiento legal?, ¿dónde tenían su sede?, ¿cómo llegaron hasta aquí?, ¿cuál era la finalidad última?, ¿a qué obedeció su desaparición?, ¿con cuánta resistencia tropezaron?”.

Aparentemente, en lo que a continuación copio podríamos encontrar algunas respuestas, pero sucede que esas fuentes sólo nos muestran una cara del poliedro, y, por cierto, la más amable, cuando sabemos que de puertas hacia adentro, el problema del racismo persistía. Sigue persistiendo.

En fin, que les anoto lo que aparece en “El Camagüeyano” de la época, y en el “Índice” publicado por el Instituto del Libro en 1970. La invitación para que se siga investigando, y algún día se haga un documental en Camagüey o algo así, sigue en pie.

Juan Antonio García Borrero

Noticia aparecida en “El Camagüeyano”, el martes 2 de octubre de 1928
QUEDÓ DISUELTO ANOCHE EL KU KLUX KLAN CAMAGUEYANO
En una Junta General

La Gran Orden del Ku Klux Klan que hace poco tiempo se fundara en esta ciudad quedó disuelta anoche por acuerdo de sus dignatarios y componentes reunidos en sesión plenaria, celebrada en el centro social.

Hoy Martes, le será comunicada la disolución de la Orden al señor Gobernador Provincial, a los efectos de la Ley de Asociaciones, remitiéndosele el acta de disolución.

Investigamos los motivos que tuvieron los miembros del Ku Klux Klan camagüeyano para dar por terminada la institución y logramos saber lo siguiente:

Que las personas que organizaron esa institución en esta ciudad – todas conocidísimas y respetables- perseguían el propósito de fundar una asociación fraterna tendiente al mayor beneficio de la comunidad; pero que, habiendo bautizado esa institución con el nombre de “Ku Klux Klan” vieron con pena que sus nobles propósitos eran mal interpretados por la generalidad de las personas. Que en vista del desagrado general en torno a esa institución, sus componentes llegaron al acuerdo unánime de disolverla, no obstante estar ya perfectamente organizada de acuerdo en todo con nuestras leyes.

INFORMACIÓN BRINDADA EN EL “ÍNDICE HISTÓRICO DE LA PROVINCIA DE CAMAGÜEY 1899-1952”

20/ agosto/ 1928
En una carta circular bellamente impresa, el KKK de Camagüey anuncia su constitución, y sus fines, que son:
a) Exclusivamente cubanos, aunque se inició en 1866 en los Estados Unidos
b) Aunque con ritual similar al de América del Norte, sus tendencias se encaminan a laborar en Cuba por la conservación y defensa de la patria cubana, su constitución y leyes, y el acatamiento a las autoridades constituidas.
c) Luchar por el desarrollo de las escuelas públicas, y defender su laicismo
d) Honrar la memoria de los patriotas cubanos.

27/ agosto/ 1928
“Uno de los objetivos del viaje de Fors a Camagüey es averiguar quiénes componen el KKK y qué fines están buscando”. Otro cintillo sensacionalista de la prensa. El investigador mencionado es Alfonso Fors, el jefe de la policía judicial. Al día siguiente, aparece en los periódicos locales una declaración que “esta organización nada tiene que ver con los tenebrosos klanistas de Norteamérica”. Firma con el “emperador”, el supremo jefe ejecutivo, Ángel López García.

1/ Octubre/ 1928
Se declara oficialmente disuelto el KKK de Camagüey, en una reunión nocturna. Aunque constituido de acuerdo a la ley de asociaciones, el gobierno machadista la declara no grata, según los periódicos del 6 de septiembre, los cuales ya afirman “que los encapuchados camagüeyanos serán obligados a disolverse pacíficamente”.

Anuncios

7 comentarios en “Ku Klux Klan en Cuba?

  1. Gracias por alertarnos de esta discusión. Muy interesante. Y a propósito mira esta nota en la Revista Time del 23 de octubre de 1933. Nótese que para la revista el problema son los negros, no los racistas.

    http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,753962,00.html

    “A cloud on Cuba’s horizon remained the Negro problem. Negro crowds have used political excitement to loot shops, steal liquor. Lately white women have been insulted. Splashed on fences, a slogan has appeared: NEGRO, GET YOUR WHITE WOMAN! WE ARE EQUAL NOW. Immediate result was the organization last week of a new secret society, headed by white Cubans and U. S. residents of Cuba, who took the name Ku Klux Klan Kubano.*”

    “El problema negro persiste como una nube sobre el horizonte cubano. Turbas de negros se han aprovechado de la agitación política para saquear tiendas, robar licores. Recientemente, mujeres blancas han sido objeto de insultos. En las vallas aparece, burdamente pintada, la consigna: ¡NEGRO, CONSÍGUETE TU MUJER BLANCA! AHORA SOMOS IGUALES! Resultado inmediato ha sido la organización la semana pasada de una nueva sociedad secreta, encabezada por cubanos blancos y ciudadanos de EE.UU. residentes en la isla, que adoptó el nombre de Ku Klux Klan Kubano”.

    Me gusta

      1. Sí, cómo no. ¿Tienes acceso al New York Times? En sus archivos, buscando con las palabras “cubans” “whites” o “cubans” y “negroes” o “colored”, como por ejemplo se ve en esta página donde hice una búsqueda con todas esas palabras para los años 1890 a 1930, encontré varios artículos interesantes.

        http://query.nytimes.com/search/query?query=cubans+whites+negroes+colored&d=&o=&v=&c=&n=10&dp=0&daterange=period&srcht=a&year1=1890&mon1=01&day1=01&year2=1930&mon2=12&day2=31&srchst=p&sort=oldest

        Por ejemplo,
        Este de 1912:
        http://query.nytimes.com/mem/archive-free/pdf?res=9A0CE1D6103AE633A2575AC0A9609C946396D6CF

        Este de 1903:
        http://query.nytimes.com/mem/archive-free/pdf?res=9505E5DE1E30E733A25756C1A9659C946297D6CF

        Y este de 1910:
        http://query.nytimes.com/mem/archive-free/pdf?res=9401EEDC1539E433A25757C0A9679C946196D6CF

        Me gusta

  2. A los interesados:

    Busquen en los periódicos de 1924, en la Biblioteca Nacional José Martí. Coincidiendo con el paso del ciclón por Pinar del Río, se anuncia la fundación del KKK. Yo los repasé hace varios años…La memoria me traiciona y olvidé en cuál de los diarios…

    Saludos

    Me gusta

  3. en cuba siempre existio el kkk no como en usa pero si un anexo a esta organizacion repudiada en el mundo entero , si que existe kkk seguira por la generacion d generaciones , de los pioneros del kkk , abajo el racismo en cuba , yo soy negra , lo vivi , abajo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s