Rosita

La historia de la blogosfera cubana no se puede contar sin pasar necesariamente por una de sus figuras más visibles: Rosa, Rosita, La Polillosa, La Polilla,  albergó muchos más nombres que el de la flor.

Rosita es un ejemplo de que la división que nos quieren imponer entre “mundo virtual” y “mundo presencial”, no es más que una falacia. Nosotras desarrollamos una amistad fecunda por muchos años y nos vinimos a abrazar mucho tiempo de iniciada esa relación, justo cuando el universo lo quiso.

Mientras tanto, yo le mandaba palomas mensajeras en plena angustia pidiéndole que llamara a mi hija. Cualquier motivo me bastaba. De manera que en mi casa su voz era muy conocida. Amó a mi nieto a partir de las fotos que puse de él en mi muro y nunca le pudo morder el cachete pues el tiempo pasó y ella ya no está.

Me preguntó entonces: ¿Me vas a llorar?

En algunas cosas Rosita tenía un tino especial. Como dice mi amigo Enzo, probablemente ella haya sido la única persona que jamás desacreditó sus ideas por el hecho de ser italiano. Ella era un ser muy justo.

En otros momentos podía levantar las polémicas más absurdas y era donde discutíamos. Nos decíamos la misa completa hasta que se nos quedaba la adrenalina en cero. Porque todo pasa y de eso ya teníamos constancia; varios periodos de silencio entre nosotras nos acercaron cada vez más. Pregúntenle a Mildred, quien se propuso interceder en nuestra última riña. No hizo falta. Yo le di un toque cuando me enteré que me había retirado la amistad. “Dale mija que nuestro amor es verdadero”, le dije. Entonces me confesó que se había arrepentido de sacarme de su muro. “Cojones no me hagas más nunca eso, que no sé vivir sintigaaaaaaaaa”. La última palabra es sin dudas un neologismo.

Lo que nunca hice fue leer uno de sus post. Y Rosita lo sabía. También creo que no leía mi bitácora. Había temas y posturas mías que la hacían rabiar.

Eso sí, nadie puede dudar que Rosita ponía amor en todo lo que hacía, lo mismo para verter un criterio, como para juzgar a alguien. Daba lo mismo que fuera uno de sus tuitazos que yo presumía inútiles, para lo cual ponía en disposición su banda-estrecha-conexión.

Con un “me quedan tres o cuatro afeitadas” me dijo que estaba preparada para irse de este mundo. Se rió y luego afirmó: “estoy como la hiena, no sé de qué me río”. Planifiqué infructuosamente llevarle un andador, pregúntenle a Leticia. Para ese entonces, ya René, “el de los 5”, como ella lo denominaba, se me había adelantado.

Me preguntó entonces: “¿Me vas a llorar?” El día de su muerte no fue uno cualquiera: SE MURIÓ NUESTRA ROSITA. No me dio tiempo a llegar a La Habana.

Lloré.

Tuve entonces que conformarme con leer los obituarios de sus amistades, alguna de ellas participaron de sus sueños más bellos, como el de la tropa cósmica.

Es 26 de julio. En el momento, en que casi termino este texto, vuelvo a entrar a su muro. Noto que la gente sigue publicando por allá y etiquetándola a los eventos que consideran importantes. Prefiero pensar que son personas que la sienten aún presente, aunque también podría suponerse que no se han enterado de su muerte. Tal vez no les haga falta saberlo.

Cuba: El periodismo tradicional se tambalea

Imagen tomada de La Legal
Imagen tomada de La Legal

Si, se mueve como en la tela de una araña que no soporta el peso, no ya del elefante ni siquiera de su habitual hospedera.

Y los periodistas de la vieja escuela lo saben. Solo eso explica que arremetan contra publicaciones jóvenes, creativas y sagaces, y también contra algunas bitácoras y sus “escribidores”, con off topics y argumentos baladíes, Que si la constitución, que si la legalidad, que si el salario… Pedestres razones que solo podrían poner en crisis la existencia de dichos espacios cuando una sola persona es quien decide entre el sí y el no.

Ante la falta de argumentos y el desconocimiento de cómo transcurre el periodismo ciudadano, de lo que implica el 2.0, que no es sólo un numerito, y rol de la persona que lee en establecimiento de los posibles contenidos de la publicación así como el valor de la retroalimentación y el contacto con los internautas, se levantan críticas que yo llamaría que no son “el pollo del arroz con pollo”.

Y es que hace mucho que la información no es el ámbito de trabajo exclusivo de los periodistas. La realidad es mucho más compleja y variopinta, y las tecnologías vinieron a sazonarlo todo, aún en Cuba donde por lo general tenemos como mínimo 10 años de “retraso mental”.

Digo por lo general, porque tanto la blogosfera cubana como esas publicaciones nos están mostrando que ya no estamos pidiendo el último en la cola. No todos. Hay un grupo de gente conectada (en contenido y forma) con lo más atrevido y ocurrente y apostando también por lo bello y la recreación. Gente que ya no cree que todo tiene que ser pensado por una persona sino que se organizan en la horizontalidad y reconocen el valor de darle la voz a las personas.

No son productos perfectos. Es cierto. Nuestras publicaciones, las más ortodoxas y tradicionales tampoco lo son. Sin embargo, hace años aprendí que lo perfecto es enemigo de lo bueno. Si la batalla es a pensamiento pues ganémosla a pensamiento, digo.

No hay porqué alarmarse, cuando la televisión se tambaleó llegó el paquete, cuando el cine del ICAIC casi desapareció, llegaron el cine y las productoras independientes… Entonces tenemos lo que nos merecemos, gracias a los Orishas, internet y la creatividad cubana.

Al mismo tiempo noto que hay muchas bajas pasiones o para decirlo de otro modo, “demasiada lucha por el poder”. La “búsqueda incesante de la yuca” nos enfrenta con insistencia al otro; de manera que desvalorizamos antes de reflexionar, cuestionamos antes de preguntar y sancionamos antes de educar.

Muy pocas personas quieren echarse pa un lado y dejar que otros tomen el puesto. Hay quienes a todas luces prefieren ser parte del problema. Continúan los “tiradores de guevos”, ahora virtuales, pero ahí están. Tan solo cambian los escenarios.

Y eso sí me preocupa, porque la ignorancia se llena con conocimientos, pero las actitudes…., eso ya es otro asunto.

Imagen tomada de La Legal

Me dicen Cuba: la Isla que soñamos

Hace aproximadamente un mes fui invitada, junto a los periodistas cubanos Alejandro Rodríguez e Ingrid Betancourt, a conocer la productora de multimedias Radio Nederland Internacional, y especialmente los proyecto El Toque y Hablemos de Amor y Sexo.

Durante las sesiones de trabajo e intercambio, salió el siguiente vídeo, donde exponemos nuestras principales preocupaciones acerca de la realidad cubana y sobre todo nuestros sueños.

Aprovecho para agradecer a quienes me recibieron en Radio Nederland Internacional y la oportunidad de pensar una vez más mi Cuba.
Vídeo publicado en el

el-toque-109x40-cuba

¿Ciberfeminismo en Cuba? Mi ponencia para LASA 2013

La ponencia va pero yo no. EU no me ha dado visa para pisar la tierra de los sueños. Pero mi amiga colega y hermana Yasmin estará ahí para defender, con sus palabras, el acercamiento que propuse a la blogosfera cubana c0n el trabajo ¿Ciberfeminismo en Cuba?, que se presentará el mediodía del 30 de mayo en la sede principal del evento, dentro del panel Feminismos cubanos: Esbozo de un paradigma en evolución.
Por lo pronto les dejo el sumario para que tengan idea de que va la cosa:

¿Ciberfeminismo en Cuba?

Una de las expresiones más jóvenes del feminismo es el creciente interés por el acceso y uso, por parte de las mujeres, de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). El ciberfeminismo ha planteado, entonces, el arribo a los ambientes digitales, al tiempo que ha revelado las brechas de género y el impacto, especialmente en las mujeres, que la utilización de las TIC han supuesto. Se han propuesto, además, proyectos artístico-creativos que permiten su inserción en redes confortables para ellas, alejadas del sexismo, la misoginia y la violencia machista.
Por otra parte, la sociedad cubana, con una tradición tecnológica destacada, ha supuesto el uso de las TIC en bien del desarrollo, la educación y la participación social de sus integrantes. En el complejo entramado de relaciones sociales se observan manifestaciones específicas de militancia que podrían ser incluidas en el ciberfeminismo.
En la presente ponencia se exponen las particularidades del ciberfeminismo en Cuba, a partir del análisis de las diferentes propuestas, entre ellas el proyecto Afrocubanas, el que concibe el uso de la Internet, y otras maneras de comunicación digital, para visibilizar la obra de las afrocubanas en la historia y culturas nacionales.

Segunda edición del #Twitthab. Razones para un (re)encuentro

twithab

Desde nuestra modesto pero intrépido acceso a Internet, varios usuarias y usuarios cubanos de la redes sociales hemos vislumbrado una nueva oportunidad para (re)encontrarnos y compartir más allá del mundo digital.

La segunda emisión de #Twitthab se propone promover además encuentros habituales reales fuera de la virtualidad y se realizará el viernes 10 de mayo, a las 4:00 pm, en el Parque Villalón, sito en Calzada entre C y D, Vedado, La Habana.

La primera edición de Twitthab aconteció en el mes de junio del 2011. Dicho evento nos permitió, al salir de atrás de las @s y las #s, estrechar los lazos de amistad y vínculos de colaboración.

Hoy un poco, luego de haber alcanzado cierta madurez, como personas y especialmente como bloggers, twiter@s, etc., nos proponemos esta segunda jornada de abrazos, saludos y nuevas amistades.

Sugerimos a quienes, por razones obvias, no puedan asistir al evento de La Habana, encontrarse en sus ciudades y localidades, en la fecha y horario indicado, de manera de que este constituya un suceso nacional!

Súmate al #Twitthab y ponlo en tu blog!

#Twitthab, 10 de mayo, 4:00 pm

Internet es buena o mala: el último jueves de Temas

Ha sido un tema recurrente en Temas, el abordaje de la problemática de Internet, en los debates que propone la publicación cada último jueves del mes. En la más reciente de las emisiones, se nos convocó discutir acerca de la relevancia de la red de redes en la cultura y los movimientos sociales.

Iroel Sánchez, Rosa Miriam Elizalde, Milena Recio, PaquitoeldeCuba y Juan Fernández conformaron el panel propuesto para provocar la discusión.

Yo arribé al Fresa a las 3 de la tarde porque ni muerta me quería perder la oportunidad de oírles hablar sobre mi diario, aquello que concentra buena parte de mi existencia, las nuevas tecnologías (que ya no son tan noveles), y mi rol como bloguera.

De manera general podría decir que el panel nos invitó, al menos, a disentir, sobre todo a partir de algunas de las opiniones de Juan Fernández, quien se desempeña como profesor universitario y asesor del Ministerio de la Informática y las Comunicaciones. Sigue leyendo “Internet es buena o mala: el último jueves de Temas”

El comunicador como gestor cultural y actor social

Hace unos días alguien intentaba explicarme por qué no entraba con regularidad a Negra cubana tenia que ser. La persona en cuestión aludía que mi bitácora era monotemática y ella no siempre estaba como para pensar en “cuestiones mayores”.

Mi respuesta fue breve y concisa: Negra cubana se parece a mí, entonces no creo que sea monotemática. Yo, como ser humano en fin, me muevo en muchos ámbitos y mis intereses son disímiles, yo también soy diversa, le dije.

Intentando reflexionar acerca de las cercanías entre mis roles como actor social y gestora cultural, descubrí que no solo Negra cubana tenia que ser se parece a mi, sino que en cuanto espacio digital (o no) he tenido acceso se revela la Sandra preocupada por ciertos temas y por establecer conexiones oportunas y visibles entre diferentes esferas a partir, precisamente de mi propia existencia.

Sigue leyendo “El comunicador como gestor cultural y actor social”