Sobre el 10 de Octubre en Cuba y un chiste racista

Por Arturo Lopez-Levy

A propósito del post Diez de Octubre: Día del chiste racista en Cuba.

Aunque el 10 de Octubre debe seguir siendo una fiesta nacional por su importancia en el comienzo de la guerra grande por la independencia de Cuba y la importancia atribuida a la abolición de la esclavitud, la relación de Céspedes y el patriciado independentista con los esclavos y los negros (había un gran sector de negros y mulatos libres en la sociedad cubana colonial, a veces manipulados desde el poder contra los criollos blancos como en el gobierno de Tacón, importador mayor de esclavos) debería ser problematizada en la enseñanza de la historia.

Para empezar, nunca nadie debió tener esclavos, y mucho menos en 1868 (incluido Carlos Manuel de Céspedes), después que en la mayoría del mundo, incluyendo los EE.UU, la Gran Bretaña, el Caribe y las republicas de la América hispano-parlante ya se había abolido la e Sigue leyendo “Sobre el 10 de Octubre en Cuba y un chiste racista”

Política cultural en Cuba: Lo peligroso del rap vs la sabrosura del humor criollo


Sé que es un tema espinoso pero no por ello lo eludiré. Con este post pretendo visibilizar el miedo que le tienen algunos a los textos de rap cuando ni siquiera advierten lo nocivo de algunas presentaciones humorísticas que tienen lugar en nuestra capital.

Sucedió así:

Estaba yo, por casualidad, antes de hora en el Riviera, aquel domingo 21 que culminaría el Simposio de hip hop cubano.  Decidí entonces esperar dentro de la sala, así aprovechaba y veía la propuesta humorística del cine ese día.

Cual sería mi sorpresa al descubrir a un ser llamado ¨El Kerekete de la Risa¨, que apareció en el espéctaculo cuando ya dudaba de que era una presentación en vivo, más de media hora de videos chistes importados, y hasta una imitación de Sabala, que me hicieron pensar que se habían equivocado con el pollo de aquel arroz.

Pues bien, el pollo, que luego me enteré que no era tal (El Habanero si lo era pero demoró más de dos horas en arribar a la instalación, por eso el chorizón…), era un cómico cubano, muy reconocido, de quien minutos antes habíamos visto, en la gran pantalla, sus participaciones en el extinto Los amigos de Pepito, aquel programa televisivo que estimulaba la presencia de humoristas aficionados.

Pues el mismo hombre en persona, que ahora encarnaba el papel de un borracho, y luego cuando supuestamente había dejado el personaje,  propuso chistes de toda índole: misóginos, racistas, homofóbicos, xenofóbicos, etc.

Yo, sentada en el cine Riviera a destiempo, por voluntad propia, pude advertir los momentos en los cuales ¨El Kerekete de la Risa¨ la tomaría contra los negros, los homosexuales, las mujeres, los orientales, etc.

Pero como no soy de palo, cuando hube de sentirme rellena de ansiedad, salté del asiento y fui a quejarme con los funcionarios del cine (que pertenece al Proyecto 23 by the way).

Como era de esperar, caso omiso. El productor de El Kerekete , algo preocupado por mi malestar, solo se le ocurrió preguntarme (en tres ocasiones) si habían muchas malas palabras en el espectáculo…

Y por supuesto, la presentación no era para niños, como consta en la promoción que aún conservo.

Reflexiono y me pregunto a la vez:

1. Cómo es posible que en un cine del Proyecto 23 de ICAIC, una de las instituciones culturales más importantes creadas por la Revolución se proponga un espectáculo con aquello contra lo cual luchamos muchos a brazo partido: la exclusión y la discriminación?

2. A los humoristas no le piden las letras de sus chistes, tal como pretenden hacer con los canciones de rap? Tanto unos como otros pueden ser revolucionarios y progresistas si asi se lo proponen, o discriminadores y enajentes si así lo desean, es mi opinión .

3. Qué es lo peligroso, la crítica pensante como la que propone el hip hop, o la complaciente y autodestructiva que en ocasiones brinda el humor? (hago la distinción porque, por suerte, hay muy buen humor en la isla que nada tiene que ver con la discrminación).

Tengo bien sabido que las comparaciones nunca (o casi)  son felices, pero mi comentario viene alentado por el hecho de que en un mismo espacio, Cine Riviera de la 23 vedadense, usted puede encontrar, con tan solo dos horas de diferencias, posiciones completamente diferentes y hasta antagónicas: Una que dignifica al ser humano y otra que lo ultraja.

Vemos lo dificil que es comprender la política cultural cubana?

Para terminar:

Fuí lo viernes de nuevo al Riviera, a la presentación del grupo OBSESION y caí en coma, un anuncio me advertía que ¨El Kerekete¨ estaría, again, con sus chistecitos, el domingo 28, o sea, ayer.

Paso, me dije;  pero escribiré en mi bloga…