Porque me da mi gana Afrocubana

Me tomó dos días digerir de un par de comentarios dejados en mi muro,  a propósito de que declarase que en el grupo Afrocubanas, no quería machos voladores.

Para quien no lo sepa, el grupo de Afrocubanas fue creado uno de esos días que me levanté con ganas de hablar con mis hermanas negras y lancé una pregunta en mi perfil acerca de nuestras propias vivencias. Luego de que tantos hombres comentasen, aun cuando yo no hablaba con ellos, oprimí la pestaña para iniciar un nuevo grupo pues estaba (y estoy) convencida de que nuestras experiencias necesitan ser conversadas entre nosotras y solo así evitamos a los y las voyeuristas.

Inicié entonces este espacio virtual, con amigas y conocidas, intentando que fuese un ambiente cómodo para mujeres negras y mestizas, sin tener que hacerles una prueba a cada una que legitimara su porciento de negritud, pues cada quien sabe el congo o la carabalí que tiene en su familia. Eso sí, sin la presencia de hombres, los que en su mayoría no hacen más que acosarnos. Sin embargo, parece que hay machos que no se pueden detener y piden pertenecer al grupo. Antes ese hecho mi alerta: “Al hombre que solicite entrar al grupo Afrocubanas lo bloqueo asi de sencillo. A buscar jeba a otro lado!”

Sinceramente, pensaba que quienes pasaban por mi muro, mucho más si hemos compartido ciertas luchas, podrían entender a que me estaba refiriendo, pero me equivoqué de cabo a rabo. Estos son los comentarios

Francisco Rodríguez Cruz ¿Y si otras integrantes del grupo lo desearan también? Todo poder nos puede hacer autoritarios, hasta por aparentes buenas causas…

Isbel Díaz Torres: Después de esta declaración de Negra Cubana, queda claro que el “Requisito indispensable” para integrar el grupo Afrocubana no es “ser AFROCUBANA”, sino “NO SER HOMBRE”. Eso se confirma también al ver entre las integrantes a mujeres como Danae, Maria Isabel Proenza, o Wendy Denisse Cubas Martinez, quienes, de acuerdo a sus fotos en Facebook, no parecen ser afrocubanas, aunque me puedo equivocar. En cualquier caso, nunca me pasó por la mente integrar ese grupo, pues no me siento una afrocubana, pero después de este comentario de Sandra, me ha hecho pensar en el poco favor que se hace al promover tanto odio. Les deseo éxitos en su lucha contra el patriarcado. Yo también seguiré mi lucha contra el patriarcado, el sexismo, la homofobia, y cualquier tipo de discriminación; pero lejos de tales influencias.

Los anteriores comentarios me han hecho confirmar que en muchas oportunidades los propios activistas segmentamos nuestras luchas, y no acabamos de entender que lo oprime a las otras personas también nos oprime a nosotrxs; pero, sobre todas las cosas, no acabamos reconocer nuestros privilegios.

Quienes dejaron los comentarios en mi muro, sin ni siquiera pensar a profundidad de que iba el asunto, son dos hombres gays, blancos, ninguno de ellos ha vivido el acoso del cual somos objeto las mujeres negras, tanto por hombres negros como por hombres blancos. Dígase “negra cubana” o “afrocubana” y muchos de ellos piensan en puta, sexo, calentura y demás. Esta es la realidad de muchas de mis compañeras negras, se les cosifica no solo en la publicidad, sino también dentro del mismo activismo (tengo que confesar que nuestros compañeros negros muy poco han aprendido en ese sentido) y en la vida cotidiana.

Por lo tanto, no solo me asiste el derecho de hacer un grupo para las Afrocubanas, sino que considero legítima nuestra necesidad de reunirnos sin la presencia de quienes son parte del patriarcado y no les interesa cambiar para nada. Ser gay no garantiza que no seas misógino.

Pero eso no lo pueden ver hombre blancos que ni siquiera dejan a las mujeres expresarse (en más de una oportunidad he pedido exclusivamente en mi muro la opinión de mujeres, y ellos no se han podido quedar callados) y que pretenden juzgar a las otras personas desde sus privilegios. Que las mujeres hablen es muy peligroso. Que las negras quieran reunirse ya eso es un too much, que despierta una misoginia muy muy sofisticadaLos vigilantes del patriarcado, que en ocasiones se autodenominan feministas, salen hacha en mano a decir lo que es correcto y lo que no.

Por otro lado, yo reviso regularmente los términos de búsqueda de mi blog y siempre hay quien piensa que va a encontrar sexo, clítoris y nalgas en mi espacio. Y para colmo, cada día me piden amistad hombres que luego me dicen “hola hermosa” sin haberme visto jamás y sé que eso tiene que ver con el hecho de que desde un inicio diga que soy negra y cubana.

Al final que dos activistas, con los cuales he estado en más de una oportunidad codo a codo, dejen comentarios como esos me confirma que tenemos mucho por hacer, aun entre los supuestamente convencidos. ¿De verdad compañeros que son Uds. quienes me van a juzgar por no querer hombres como Uds. en mi grupo? Como le dije a uno de ellos, luego de una larga carcajada: “Tú pallá y yo pacá”. Precisamente Afrocubanas, el grupo de Facebook, existe para que limitarles el paso.

Foto: Sahily Borrero

Si tu cuerpo pide reguetón…

Si ser feminista implica que no debería escuchar reguetón, entonces yo no sería feminista.

Las mujeres feministas y no feministas escuchan otros géneros musicales y me imagino que no examinen las letras y dosifiquen su disfrute en dependencia de lo más o menos machista que puede ser un tema. Hacerlo sería casi enfermizo.

Según mi experiencia de cubana muy adicta a la música que se hace en la isla, enfermedad ahora agravada con la emigración, reconozco que buena parte de la música cubana no es solo sexista o machista sino también misógina. Sin embargo hay casos y casos.

Si fuera a escuchar solo la música cubana que no es sexista: no escucharía ni trova, mucho menos salsa, tampoco reguetón y ni pensar en la guaracha, el chachachá y otros géneros muy célebres en los años 40-50. ¡Ah! tampoco rap. Si pasamos al baile, que en Cuba está muy ligada a cada género musical, no me gustaría ni la columbia, ni la rumba, ni el abacuá pues todas son sexistas y parten de la desigualdad de roles entre mujeres y hombres y en algunos casos ni siquiera las mujeres pueden bailar.

Todos y cada uno de los géneros musicales han aportado lo suyo a la representación inequitativa de los géneros pues, como es de esperar, son portadores de estereotipos como todas las manifestaciones artísticas, así que hablar solo reguetón, es ciertamente una ignorancia de quienes se creen superiores porque escuchan la música clásica o la trova (la tengo cogida con este género no porque en detrimento de quienes la cultivan sino, precisamente, porque mucha gente que la consume es muy muy elitista).

Por otra parte, yo creo que hay poco de desconocimiento sobre el reguetón, como en su momento lo hubo sobre el rap, y la función social que tienen estos géneros que nacen de sectores de la población, frecuentemente excluidos de los circuitos legitimados como cultos, y que han renovado el concepto de “hacer música”. Ya no solo es músico un joven que ha pasado la mayor parte de su vida estudiando en un conservatorio y dedicado a un instrumento. Hace mucho tiempo que hacer música significa también crear bit, no haber ido a escuela alguna, como lo hizo Benny Moré, y aún así poder dirigir una jazz band. En muchos otros géneros también hay músicos autodidactas.

Considero además que, al menos en Cuba, hay gente con muy mala fe y muy elitistas también.  En el primer caso se trata de gente que se ha visto impactada por la revolución que han creado los reguetoneros en el mercado de la música. Es simple: un reguetonero necesita quizás una máquina, una computadora, un par de de gente más (quizás uno de ellos productor) y un buen técnico de sonido. Una orquesta de salsa necesita: mínimo 10 personas, sin hablar de todos los asistentes de producción, técnicos de audio, etc. Además, transportar os instrumentos es un gran rollo.

Entonces, los jóvenes de los “blin blin” (esas cadenas llamativas que llevan en sus cuellos) han aligerado los espectáculos en cuestiones de producción y por eso, en mi opinión, son fácilmente comercializables, sin hablar de que en Cuba también han estado a la cabeza de la publicidad alternativa de sus propios espacios. Aún está por demostrar, pero estoy casi segura que han sido ellos los primeros en enviar SMS con las promociones de sus eventos, lo cual funciona muy bien en Cuba, país donde los números de móviles de los clientes son públicos y los puedes hallar hasta en internet.

En cuanto al consumo cultural, tengo la percepción de que el público bailador cubano mueve la cintura lo mismo con reguetón que con timba. Solo que una buena parte de los jóvenes lo hace con el primero, y no siempre es gente de las capas más populares de la población, hay mucha gente con dinero que no sale de los sitios donde se consume ese género. Del otro lado está la gente un poco más mayorcita quienes siguen con la timba y la salsa, etc.

En cuanto al elitismo, en mi FB leo todos los días comentarios que hablan de la baja preparación de las personas que producen y consumen reguetón, de las cuales me distancio. Hace unos años atrás el tema más popular de Cuba durante un años, “Cerro cerrao”, del Insurrecto, fue muy criticado porque había gente que, en mi opinión, de tan arriba en la escala social que viven desconocen la Cuba de los barrios. Para mi es muestra de la ignorancia más rotunda y de que cada quien vive en su burbuja, esa visión idílica de lo que es Cuba es también una visión elitista.

Creo que la proporción de reguetón machista y no machista es la misma que la de la trova machista y la que. Yo he visto un par de cosas en internet, ahora mismo están la Osa Flaca y la Sultana haciendo lo suyo desde Chile. Las conoces?

En Cuba escuche un par de temas que respondían a las canciones de los hombres, pero nunca supe quienes eran las autoras

El reguetón es como un espejo que nos muestra lo que no queremos ver. Hay mucha hipocresía social, por llamarla de alguna manera y el reguetón nos lo pone todito en la mesa. En ese sentido le deberíamos agradecer.

Imagen de portada: Verbena, Colectivo feminista de foto/vídeo de Granada, España.

Las actrices desesperadas de Abilio Estévez llegan a Ginebra

Coralia Rodríguez
Coralia Rodríguez

Josefina, ceremonia para actrices desesperadas, obra del reconocido intelectual cubano Abilio Estévez, se presenta por estos días en el Théâtre de la Parfumerie (Teatro de la Perfumería) en la ciudad de Ginebra, Suiza. Carlos Díaz, quien acaba de recibir el Premio Nacional de Teatro, ha sido el director de esta puesta protagonizada por las actrices cubanas Coralia Rodríguez y Amanda Cepero, también cantante, quienes han aceptado el reto de la traducción de la obra y la interpretación en francés.

¿Por qué presentar esta obra de de Abilio Estévez en Ginebra? 

–Esta obra de Abilio, un autor que siempre me ha interesado por su profunda cubanía y  que al mismo tiempo defiende valores universales fundamentales, habla de migraciones, símbolos patrios, éxodos y ausencias. Está llena de música, de nuestra mejor música tradicional, y Carlos Díaz me la propuso en una conversación en mi casa, en Ginebra, porque hace tiempo que queríamos trabajar juntos en una creación teatral, aunque ya nos había prestado su teatro Trianón para hacer tres obras: en el 96, La casa de Bernarda Alba; con Teatro Neptuno, La Extranjera, un texto del congolés Caya Makhélé dirigido por el burkinabés Hassane Kouyaté en 2013, con un elenco enteramente cubano, y luego otro texto africano del mozambicano Mía Couto, dirigido por Patrick Mohr, artista suizo, muy buen amigo, en 2013 también.

Además, tengo en común con el personaje de Josefina el haber nacido en Alto Songo, provincia de Oriente, coincidencia que primero nos causó mucho asombro y luego nos hizo reír como niños. Josefina subraya siempre en su lucha con la Imagen, interpretada por mi hija, Amanda Cepero, sus orígenes franceses. Fabuladora incansable, dice llamarse como Joséphine Bauharnais, la esposa de Napoleón I. Esta centenaria viajera inmóvil cita constantemente personajes de la aristocracia y de las letras francesas… Ciertamente  el hecho de que yo viva desde hace 18 años en la parte francófona de Suiza y en interacción permanente con Cuba tiene algo que ver en todo esto… y es fuente de referencias para el público ginebrino.

La actriz Amanda Cepero. Foto cortesía Coralia Rodríguez

Cuéntanos un poco de qué va la obra. 

 

–Este monólogo, escrito en español por Abilio Estévez, adaptado para dos actrices y traducido al francés, cuenta la historia de una mujer nacida en las montañas del Oriente de Cuba, patriota por tradición familiar, cuyo sueño es llegar a La Habana y ver izarse la bandera sobre el Castillo del Morro en 1902, para vivir el sueño del nacimiento de la república. Pero su otro yo, ese demonio que tenemos dentro contra el que luchamos los seres humanos, la desvía del camino a causa de un encuentro amoroso, o más bien sexual con tres soldados norteamericanos de Wichita, Nebraska.

Esa es su lucha, contra sí misma, algo que la condena al nomadismo durante 103 años. Josefina viaja por todos los continentes, disfruta sin complejo ni mesura del amor, canta, baila, vive, goza, sufre, se lamenta y llora. ¿Verdad mentirosa o mentira encantadora? ¿Quién lo sabe? Ella viaja de un polo al otro “como las golondrinas, porque en fin de cuentas todos tenemos cara de golondrina”.

Háblame del montaje. ¿Algo especial que quieras compartir de las seguramente extensas horas de trabajo con Carlos Díaz?

Ambas protagonistas en un momento de la representación. Foto cortesía Coralia Rodríguez

 

 

–Lo primero que quiero decir es que se trabajó más que con respeto y armonía, con ternura, siempre con ternura. Y con mucho sentido del humor. Eso por supuesto tiene que ver con Carlos, con su persona, su amor por el teatro, su vasta experiencia internacional, su sabiduría,  y su respeto por el actor como creador activo. Nunca impone nada, él observa, propone con dulzura, sabe tomar el hilo y tejer la madeja a partir de lo que proponen las actrices. Debo decir que todo el equipo de trabajo se entregó a fondo, y así avanzamos de forma rápida y segura.La obra se montó en cinco semanas de ensayo, trabajando a buen ritmo, pero sin agotarnos, respetando el descanso necesario y en las mejores condiciones, como corresponde a la vida de un país como Suiza. Fue muy importante, definitivo para que el proyecto viera la luz, contar con el apoyo financiero del Departamento de la Cultura de la Ciudad y el Cantón de Ginebra, la Lotería Suiza, y de Artlink, asociación que financia proyectos de pueblos del sur en este país.

¿Qué pensamientos y emociones te sugiere la designación de Carlos Díaz como Premio Nacional de Teatro 2015?

–Me hace pensar en ese proverbio que dice: “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Muy merecido premio, ¡ya era hora!

¿Cómo recibió el público de Ginebra esta puesta? ¿Piensan llevarla a La Habana?

–Hasta ahora muy bien. Acuden al teatro cada día más, se ríen mucho, lloran, a veces cantan con nosotros, pues contamos con música en vivo ejecutada por Shama Milán, excelente músico cubano. Al final aplauden a rabiar y nos felicitan emocionados. Algunos incluso prometen volver con amigos, o con familiares. Vamos a ver qué pasa, seguiremos en cartelera hasta el 1 de febrero.

Seguro, muy probablemente, iremos para el Festival Internacional de Teatro de este año.

Publicado en Cuba contemporánea

Rosita: Una mujer con el emprendimiento en los genes

La inscribieron como Alba Rosa, pero para la familia es Rosita. Es habanera, nacida en Playa, y estudió Economía en la Universidad de La Habana. Vive desde hace más de una década en Barcelona, España, y confiesa disfrutar muchos de su familia y de sus amigos. Además, adora viajar para descubrir culturas y gastronomías.

Es culta, dinámica, polémica y, en ocasiones, arrolladora. Su actividad en las redes sociales es intensa, especialmente en Facebook, y posee la experiencia de quien ha tenido que labrarse su propio camino. Escucha con atención y saca sus propias conclusiones para luego devolvérnoslo en información que halló en no sé cuál esquina virtual y que, seguramente, nos hará reflexionar.

Como cubana emprendedora, ha fundado la agencia de viajes Okitravel, que, según ella, quiere decir: “Ok, está todo bien, estamos aquí para lo que necesites, puedes contar con nosotros siempre”. Pero su relación con los viajes es anterior a su llegada a Europa.

Alba Rosa (1)
En La Habana, Rosita se dedicaba a tramitar la visa de profesionales en cierta oficina. Definitivamente, ¡por ahí le entró el agua al coco!

Antes de llevar a cabo lo que podría ser considerado como el mayor riesgo de su vida, su propia empresa, Rosita siempre se preguntaba, confiesa, cómo sería tener una empresa y poder sacarla adelante, aun con las limitaciones económicas y logísticas del país, aunque reconoce que nunca se lo planteó en serio.

Asegura que llegó de Cuba con cierta visión “tropical” de la vida, y en España se dio cuenta de que es complicado poner en práctica algo cuando vienes con otra experiencia de vida. “Es otro mercado, otro contexto, otras actitudes ante la vida”, dice. Sin embargo, “allí recibí la mayor parte de mi formación profesional”, reconoce. “En el seno de mi familia se forjó mi carácter y aprendí a ser responsable y honesta, valores a los que doy mucha importancia”, afirma.

La gerente general de Okitravel se describe a sí misma como una mujer con iniciativas y que encuentra soluciones rápidamente. “Algo tengo en los genes. Mi madre es una emprendedora nata, siempre tiene una idea, un proyecto, algo que hacer, algo que mejorar.

Cuando visitó España por primera vez dijo que era una pena que hubiera llegado a este país con su edad y con problemas de salud”, comenta.

Okitravel nace en el 2013 producto de la necesidad y de las dificultades que en ese momento atravesaba. Se había quedado sin empleo y tuvo que elegir entonces entre pertenecer a las listas de parados o hacer algo para continuar trabajando en lo que le gustaba. Así lo cuenta: “Decidí aunar esfuerzos con una de mis excompañeras de trabajo y fundar una agencia de viajes. Es una realidad que emprender en España es complicado, pero quise aprovechar la experiencia de haber trabajado en varias agencias de renombre, dejar aflorar esa parte nómada que casi todos tenemos y vender viajes, experiencias, ayudar a las personas a descubrir Cuba. El camino ha sido duro, pero ha valido la pena”.

Por último, nos ofrece tres consejos que se le pueden dar a la gente de la isla que esté pensando en iniciar un negocio en Europa.

1.- ¡Empezar ya! No vale tener la idea rondando la cabeza y dar vueltas sobre el asunto una y otra vez. Hay que animarse y empezar.

2.- Aprender todo de tu proyecto. Administración, marketing, atención al cliente, conocer al detalle tu producto, acceder a toda la información que puedas y que esté relacionada con lo que quieras hacer. Conocer tu competencia, tus proveedores y, sobre todo, mimar tu producto y a tus clientes.

3.- No conformarse. Ser creativa para seguir creciendo y mejorando. Hay que recordar que, en el mundo de los negocios, crecer no es una opción: o creces o tu negocio desaparece.

Publicado originalmente en Eltoque.com el-toque-109x40-cuba

Me dicen Cuba: vivir el Mundial de Fútbol en Alemania

foto8En Alemania, el Mundial de Fútbol no comenzó el día que JLo y Pitbull cantaron lo que les tocaba a cualquiera de los increíbles músicos que tiene Brasil. Empezó mucho antes. No sé cuándo, la verdad, pero sí noté en ese entonces que algo diferente a lo usual para mí experimentaría en esta tierra.

Trabajaba voluntariamente en ese entonces en un Kindergarten, entiéndase círculo infantil, y el primer síntoma de la fiebre del Mundial que advertí fue que las niñas y los niños, sin distinción de género, comenzaron a intercambiarse postales con las fotos de los jugadores de la “Deutschenationalmannschaft”.

Dichas tarjetas se coleccionan en un álbum, de perfecta hechura y “carátula de pasta”, que probablemente soportaría el tiempo que restaba para el evento. Ahí me convencí de que los peques alemanes aprenden rápidamente el valor del trueque, y del dinero también, pues con soltura y seguridad te cambian un Götze por un Schweinsteiger. El no tener una tarjeta les puede hacer apostar todas las que acumularon sus padres cuando fueron al Rewe y compraron más de no sé cuaántos euros en productos alimenticios.

El siguiente indicador que también me dejó boquiabierta, cuando todavía no empezaba el Mundial, fue una especie de trono, al estilo de los que en la santería se hacen cuando una persona consagrada cumple años de iniciada: idéntico espacio, igualmente ornamentado, que ocupaba una de las esquinas del recinto. Allí también se rendía culto, pero en este caso al equipo alemán. Hice mi contribución, por si acaso existe un orisha del deporte, y llevé un calendario que me dejó el cartero en el buzón.

Según mi percepción, Primark inició la moda mundialista, donde estuvieron solo dos países presentes: Brasil y Alemania. Camisetas, t-shirts, chancletas, gorras, pomos de agua, entre otros artículos, comenzaron a llenar los anaqueles de la popular cadena de ropa irlandesa. Al día siguiente de aquella goleada que aún duele recordar, las piezas con la bandera de la canarinha costaban menos de la mitad de precio.

Todas, absolutamente todas las personas en este país tienen una opinión, un comentario, una actitud hacia este deporte. Desde el fondo de mi corazón, reconozco que el fútbol es para mí como cualquier otra actividad deportiva, muy a pesar de que mi primer matrimonio fue con un miembro de la selección nacional cubana, o quizás precisamente por eso. Tal vez también nos separó.

Los días 12 y 13 de julio caminé algunas calles principales de la ciudad de Hannover buscando sucesos especiales para fotografiar. Lo más “progresista”, un grupo de aproximadamente 7 africanos, precisamente el día 13, quienes portaban una gran bandera de este país. Tal vez con ese gesto agradecían permanecer acá luego de una estancia inolvidable en Lampedusa. Lo más bello, la jornada anterior, me lo había topado en la calle con pulóver de Cuba en un cuerpo masculino. Sandro se llamaba ese hombre santiaguero que me recordó que, sin estar en el Mundial, nuestra isla bien vale un abrazo.

Ayer, cuando ya era una certeza que el Mundial era de Alemania, gritos, petardos, fuegos artificiales, ruidos de claxon, colmaron las calles de esta ciudad. Mis vecinos, quienes se habían reunido previamente en el kiosko de la esquina, lanzaron unos cuantos fuegos artificiales. El silencio se volvió a sentir media hora después.

Me desperté hoy y fui directo a ver el noticiario, esperaba con ansiedad la noticia: hoy, 14 de julio, es “Feiertag” en Alemania. Pero no llegó, o sea, “de la conga –digo, del estadio– pal trabajo”. Aun así, no me lo quise creer y salí a mis clases de alemán cámara en mano avizorando algo interesante en el trayecto. No apreté el obturador.

Mientras escribo esta nota, vuelven a pasar el gol alemán. Quizás por cuatro años más será así.

Supercrónica Obsesión: cuando la música y el activismo van de la mano

La agrupación  Supercrónica Obsesión fue fundado el 25 de  junio de 1996. Atraídos por las cálidas y renovadoras influencias del rap, sus integrantes Alexey Rodríguez a.k.a ..eltipo este.. y Magia López conformaron rápidamente las filas de la vanguardia que protagonizó el proceso de apropiación y definición del género dentro de la cultura cubana.

obsesion
Magia y el ..eltipo este..

Desde entonces, y hasta nuestros días, sus integrantes son fieles y orgullosos representantes de la afrodescendencia presente más allá de sus raíces, en su estética y en el arte que entregan día a día. De manera especial resalta esta agrupación por  una trayectoria ascendente dedicada a lo que ellos llaman “afrocubano pensamiento”[1].

La música de Obsesión refleja un interesante equilibrio de género y una diversidad estilística y musical, que transita desde el trabajo con elementos del jazz, la música cubana y toda una gama de corrientes de origen africano latentes en Cuba y Latinoamérica, hasta la creación de textos muy disímiles, donde el mensaje, siempre en forma de crónica, propone cambios en las conductas y actitudes estereotipadas.

Durante su vasta carrera, Obsesión ha sabido conjugar el buen arte, el humor y las ansias renovadoras, con el activismo, el trabajo comunitario y la lucha por construir un mundo mejor.

No solo han atesorado importantes reconocimientos y premios en festivales, sino que han ofrecido conciertos, en plazas nacionales e internacionales, junto a relevantes figuras de la música; además se han vinculado a la obra de renombrados artistas cubanos como el director de audiovisuales Roberto Chile, y los plásticos como Alexis Leyva (Kcho) y Eduardo Roca (Choco).

Un disco en Cuba para la negritud 

Muchos han sido los temas creados por Obsesión que abordan la negritud y el complejo mundo de las relaciones raciales en Cuba.

En el año 2011, el grupo lanzó El Disco Negro de Obsesión, tanto en formato MP3 como en una singular y creativa edición de su presentación en físico.

Obsesión, tal como declaró su director Aleixei Rodríguez en el concierto de presentación del volumen, comenzó el camino de la lucha contra la discriminación racial y el racismo hacía muchos años atrás, cuando el historiógrafo cubano Tomás Fernández Robaina ―a quien considera su maestro― les invitó a conocer en profundidad de algunos acontecimientos históricos que marcan la identidad de las personas negras en la sociedad cubana[2].

La consecución y presentación de este disco se realiza intencionalmente, al decir de Magia López, en el marco de la designación del 2011, por Naciones Unidas, el Año Internacional de las Personas de Ascendencia Africana[3].

En la nota del disco, el intelectual cubano Marcel Loueiro anotaba:

Usted tiene en sus manos un minúsculo fragmento luminoso (inmenso por su futuridad) de la cultura cubana; la síntesis de un concepto; una manera de asumir la vida, la memoria y la política, que centellea en el espejo de muertos vivos como Aponte, Plácido, Maceo, Banderas, Ivonet, pero sobre todo en el de tantos y tantas negros y negras anónimos que hacen posible con su perenne presencia (desde el remoto cañaveral de las plantaciones y las guerras de independencia, hasta los barrios humildes de la Cuba de hoy) la nacionalidad cubana.

El volumen en cuestión, producido íntegramente de manera independiente, consta de 12 temas, 8 rap y 4 interludios.

Creo no exagerar ni un ápice al asegurar que en su conjunto, el fonograma resulta un material de obligatoria consulta y referencia en la discografía cubana, pues se trata de toda una obra conceptual en torno a tópicos como la belleza negra, la marginación social, los estereotipos raciales y el papel que en el debate del asunto deben desempeñar los raperos, trabajo que en su totalidad deviene una demoledora denuncia contra el racismo, aunque eso sí, con un discurso sin acritud[4].

Este es el segundo disco de esta agrupación y fue presentado ese año al concurso de la discografía nacional CUBADISCO, donde obtuvo el premio máximo en su categoría.

“Calle G”a debate 

Uno de los temas incluidos en El Disco Negro es “Calle G”, el que, como se esperaba, propició el debate acerca de cómo actualmente se perpetua en el racismo en Cuba, específicamente a partir de determinados símbolos vinculados a sucesos específicos, y para nada gratificantes, que tuvieron lugar en la Isla y que han sido soslayados por la historia oficial.

Tal es el caso de la estatua al General cubano José Miguel Gómez que es parte de un mausoleo fastuoso ubicado en una de las intersecciones más importantes de La Habana, la Avenida de los Presidentes o Calle G; avenida en la cual además se hallan esculturas dedicadas a próceres latinoamericanos como Eloy Alfaro, Simón Bolívar y Benito Juárez.

De manera sucinta habría que mencionar que bajo la presidencia de José Miguel Gómez, se cometió una matanza de miles de personas negras y mestizas en el año 1912. El suceso, mal conocido como “la guerrita del 12” ha sido silenciado por la historia oficial. Con el tema “Calle G”, Obsesión se sitúa en el vórtice del debate sobre el racismo en Cuba. El texto es una denuncia de la presencia de la escultura:

En la mismísima Calle G o Avenida de los Presidentes hay,/ Una gran estatua de José Miguel Gómez que si la ve Pedro Ivonet (¡ay!)/ No entiendo que hace ese tipo ahí, después de una Revolución que se hizo aquí./ ¿Que fue lo que pasó con la memoria de este país?/ ¡No se a ti, a nosotros no nos representa!/ (¡Que no me den muela!)/ Que para mí está claro que está glorificando el racismo al descaro/

Pero también ofrece una solución desde la propia cultura hip hop: “Hago un llamado al graffiti cubano/¡Si no la tumban vamo’ y la graffiteamo’!”

En el debate que tuvo lugar a través del correo electrónico[5],varios intelectuales ofrecieron sus opiniones sobre el asunto y como es de esperar algunos estuvieron a favor, otros en contra; sin embargo, lo verdaderamente trascendente en la puesta sobre el tapete de un asunto tan escabroso como la legitimidad que se le otorga (o no) a sucesos tristes de la historia nacional desde la Revolución cubana.

Acerca de la el rap como creador de conciencia social, ..eltipoeste.. expresó durante en el debate:

Nos alegra muchísimo de que nuestro tema “Calle G” haya suscitado esta polémica, lo cual cumple nuestra intención de denunciar, primero y luego, debatir sobre este asunto. Si para eso sirvió nuestra canción, pues ya una parte está hecha. Dicen que no hay una sola verdad, pero nosotros tenemos la nuestra y es la que echamos pa’ alante.

El Club del Spendrú

En el año 2008, la agrupación llevo a cabo el proyecto de El Club del Spendrú[6], que tenía como objetivo proponer el reencuentro de varias generaciones de jóvenes con la música y la moda de los 70.

A partir del año 2013, el proyecto incluye además otras expresiones del arte como la fotografía, la poesía así como en el diseño de vestuario, donde con sus propios recursos y a partir de la obra plástica de Javier Martínez.

Ahora mismo El Club del Espendrú se está redefiniendo para andar en sintonía con los nuevos cambios que están sucediendo en Cuba. Estimamos que se están  abriendo más brechas sociales a pasos agigantados y debemos trabajar sin desconocer en que y cuanto nos afecta para poder incidir con más eficacia en el sector poblacional con el que más nos interesa trabajar. Nos estamos replanteando como reforzar la imagen de la negra y el negro a partir del vestuario buscando alternativas más al alcance de nuestra gente proponiendo opciones desde nuestro propio ejemplo. Por otro lado, también estamos haciendo un trabajo de embellecimiento de nuestra comunidad[7].

Atuendos de la época que resaltan la conciencia racial y la belleza negra aderezan las presentaciones de Obsesión en El Club , durante las cuales se privilegiaban aquellos temas relacionados con la temática ademas de temas clásicos de la música foránea, brasilera, caribeña, estadounidense, etc.

 


[1]    Sandra Álvarez Ramírez: El rap y el “afrocubano pensamiento”. Entrevistando a Obsesión en Otras modernidades, disponible en http://riviste.unimi.it/index.php/AMonline/article/viewFile/1609/1808

[2]    Palabras de …eltipoeste… durante el concierto de presentación de El disco negro de Obsesión, 17 de marzo del 2012 en la sala Covarrubias del Teatro Nacional, La Habana, Cuba.

[3]    Magia López durante el concierto de presentación de El disco negro de Obsesión, 17 de marzo del 2012 en la sala Covarrubias del Teatro Nacional, La Habana, Cuba.

[4]             Ibidem

[5]             Véase todo el debate en “José Miguel Gómez en Calle G”, disponible https://negracubanateniaqueser.wordpress.com/el-ciberdebate/jose-mig/

[6]    Se llama “Spendrú” en Cuba a lo que en otros sitios se denomina “Afro”

[7]    Correspondencia con la autora, 24 de febrero 2014

Jinetera

A mi amiga Nanny quien era jinetera y psiquiátrica, pero que no puteaba por loca
sino porque no tenía que comer, según ella.

Esta es una entrevista difícil porque supone que la persona entrevistada asiente diciéndote: “si, yo podría ser una de ellas” y lo que acá se cuenta no es para nada una situación común. No lo es en Cuba, donde al principio de la etapa revolucionaria las mujeres que ejercían la prostitución fueron convocadas a integrarse de otra manera a la sociedad, y de ahí nacieron “las violeteras”. Mujeres que conducían taxis color lila o violeta en la plena Cuba de los 60.

Casi 30 años después la realidad nos llamó la atención sobre la prostitución, justo durante la grave crisis económica que vivió el país y que también avivó otras problemáticas sociales como la discriminación racial por ejemplo, de profundo cuestionamiento sobre aquello que la Revolución había logrado y lo que no. Sin hablar de que las jóvenes negras y mestizas son quienes sistemáticamente son identificadas con el estereotipo de mujer que se prostituye, pero eso es asunto para otro artículo.

Que en Cuba existe el “sexo comercial” no constituye novedad alguna. Sin embargo, sobre las razones o causas que explican su existencia se esgrimen diversos argumentos, los cuales pueden ir desde culpabilizar a la mujer y tratarla como inmoral, hasta responsabilizar al gobierno y justificar la prostitución con la crisis económica del país.

Como quiera que sea, cada vez el tema de la prostitución esta más presente en la agenda de la Isla; por ejemplo el periodista y bloguero Francisco Rodríguez (PaquitoeldeCuba) lo ha abordado directa o tangencialmente en un par de posts: ¿Manzana de la prostitución en paraíso cubano? y Trata de personas y abuso sexual o No dormirnos en cómodos laureles.

Desde la música, varios han sido las canciones dedicadas a este tema, entre ellas “La llaman puta” del dúo cubano de rap Obsesión, donde se parte de la experiencia de la  mujer implicada y trasciende las valoraciones morales.

Acá está Maritza es una joven cubana que vive en Europa, mujer de 34 años, quien hace alrededor de un año salió de la Isla en busca de “un futuro mejor”.

¿Para tí que es una “jinetera”? ¿Hay diferentes tipos?

Para mí una “jinetera” es una mujer que intercambia su cuerpo y sexo por dinero o cosas materiales.

Todas las jineteras no son iguales, existen diferentes tipos: están las que viven y dependen de eso totalmente, para ellas jinetear es un empleo como otro cualquiera. Esa es su vida y la mayoría de estas tienen su chulo, que las cuida de la policía, les busca los turistas y hasta las llevan al lugar. Por supuesto ellas mantienen a los chulos y le tienen que pagar. Casi siempre los chulos son los maridos.

También están las integradas a la sociedad, trabajan o estudian. Pueden ser maestras, doctoras, enfermeras, licenciadas y hasta universitarias. Estas no viven de eso, pero en un momento determinado también se prostituyen.

Todas buscan lo mismo, dinero, cosas materiales o sea pacotilla, comida, una salida a un restaurante caro, y hasta para salir del país.

¿Cuál es la diferencia fundamental entre las “jineteras por cuenta propia”, aquellas que no tienen chulo, y quienes tienen un hombre para el cual trabajan?

La diferencia de las jineteras por cuenta propia, es que esas luchan para ellas, para su familia, hijos, etc. Eso yo si lo veo muy bien, que luchen por su bienestar, pero las otras no. Estas tienen a los chulos que tienen que mantener, como ya te explique anteriormente.

Según tu opinión: ¿Que es lo más usual que quiere a partir de su vínculo con un extranjero una jinetera: irse del país o vivir en Cuba?

Bueno lo más usual que buscan las jineteras, es el dinero por supuesto que le paguen por sus servicios. Aunque ya a la vez que tiene un vínculo seguido con un extranjero sea “un punto fijo” … las más inteligentes por ahí buscan una forma para poder salir del país, ya sea casada o invitada y hasta por contrato de trabajo, eso sí sería la mejor opción.

En Cuba la prostitución no es delito sin embargo, las muchachas son “recluidas” en Villa Delicias, por ejemplo, un “centro de mujeres aseguradas”. Te pregunto: ¿qué significa para una mujer ir para ese lugar?

En Cuba la prostitución no es un delito, ¿eso dicen? Pues no lo creo. Porque una mujer joven y bonita no puede caminar de la mano de un extranjero por las calles de La Habana sin que la policía la moleste, pidiéndole y exigiéndole identificación y explicaciones. Eso es en el mejor de los casos, si tienes suerte, si no te montan en el carro de la patrulla y te llevan para la unidad más cercana y ahí te hacen pasar un mal rato y corres el riesgo de que te hagan una carta de advertencia, como dicen ellos por “asediar al turista”.

¿Crees que en un lugar como Villa Delicias una mujer pueda ¨aprender¨ a no prostituirse? ¿Crees eso posible?

Yo pienso que caer en Villa Delicias, es lo peor que le pueda pasar a una mujer y más joven. Yo no se nunca he estado ahí por suerte, pero tengo amigas que si pasaron por eso, y no creo que allí una mujer pueda aprender a no prostituirse, además de que una con su cuerpo es libre de hacer lo que quiera.

La policía en Cuba, ha tomado mucho auge con este tema de las jineteras, de ahí que hay tantos policías corruptos y descarados que en las calles de La Habana están haciendo y deshaciendo, viviendo de las putas y de los chulos. Ellos son iguales o peores, solo les diferencian que llevan el uniforme y se aprovechan de eso.

Para finalizar ¿Tienes alguna anécdota que quisieras compartir?

Una anécdota que tengo … ya hace unos años en el 2006… era sábado, y estábamos un grupo de amigos que salimos esa noche a El Vedado. Estábamos exactamente en la entrada del Wakamba, en calle O, y esa noche había en esa zona un operativo especial.

Detienen a mi amiga, quien venía con otra más, y le preguntan por la identificación. Seguidamente, sin explicación alguna, las montaron casi a empujones en una guaguita de policía, de las que son cerradas que no tienen ventilación. Allí las trasladaron para la unidad de Zapata y C, ahí mismo en El Vedado, pero junto con ellas, un grupo de jóvenes más, sin ninguna razón, porque no andaban ni con extranjeros y esa misma madrugada se las llevaron a todas para Villa Delicias …Allí estuvo 2 días, hasta que la madre de mi amiga tuvo que ir a buscarla, porque no la querían soltar y ya le habían dado hasta el uniforme de presa.

A la vez que tu pones un pie en ese lugar, aunque sea “por gusto” o no, como en el caso de esta amiga mía, ya ellos te abren un expediente como que estuviste en ese lugar, y a partir de ahí la policía te mantiene chequeada.

CUBITA LA BELLA: Y tenemos sabor

Luego de haber estado, en dos ocasiones, compartiendo la conducción del programa Buena Onda, de la emisora comunitaria alemana Radio Flora, en el día de hoy comencé mi proyecto personal  en ese medio regional. Se trata de una emisión, correspondiente al último sábado de cada mes, acerca de la música cubana.

Hoy fue la emisión cero, y estuvo dedicada a la agrupación santiaguera Sur Caribe. El disco Credenciales fue el plato fuerte del programa.

Acá les dejo entonces el programa enterito. Sugerencias, críticas y recomendaciones serán bienvenidas.

Blogueo …luego existo: ALOMEYA

Andando por la red hallé este blog, Alohameya, gestionado por la traductora santiaguera Leyden Figueredo Portuondo. Por supuesto que estoy feliz de poder conocer la obra de esta cubana a quien le motiva hacernos comprender ¨como podemos vivir mejor y tratar a los demás con amor y respeto¨.
Bienvenida Alomeya/Leylen!

alohameya