Qué es el Co-Wash y cómo puedes utilizarlo

Por Yordanka Betancourt

Uno de los mejores regalos que le podemos dar a nuestro cabello es el uso del Co-Wash, que no es más que un acondicionador con características especiales que le proporciona a nuestro cabello extra hidratación.

Como ya bien sabemos nuestro cabello es muy seco y el tratamiento que le debemos de dar es completamente diferente a las rutinas que llevábamos cuando teníamos el cabello desrizado.

Una de las ventajas que tiene el Co-Wash es que lo puedes hacer con la frecuencia que desees, así evitas el uso prolongado del champú con sulfatos (que no le da a la larga buenos resultados a nuestro cabello). Otras de las ventajas es que ayuda a desenredar con mayor facilidad, no retira los aceites que produce nuestro cuero cabelludo y además aporta suavidad.

El Co-Wash debe contener entre sus primeros ingredientes  quellos que aporten hidratación (agua, miel, Aloe Vera, glicerina) y también algunos otros que ayuden a prolongar la humedad del cabello, como los aceites y mantecas naturales: aceite de aguacate, oliva, uva, girasol, jojoba, higuereta (castor oil o aceite de ricino) o manteca de karité (Shea Butter), de mango, coco, etc…

La parte más interesante es que podemos crear nuestro propio Co-Wash en casa y aquí te dejo la receta que es muy sencilla de hacer:

  • 1 parte de Champú (Pprocura que sea sin sulfatos o lo más natural posible)
  • 3 partes de acondicionador

El secreto para tener un cabello hidratado y definido es la constancia y dedicación, este es una de las vías para lograrlo.

Consejos:

  • Te recomiendo que si lavas tu cabello cada semana al menos dos veces al mes uses el Co-Wash y después cuéntame de los resultados.
  • Intenta buscar los acondicionadores con formatos grandes y a su vez económicos , ej: TresEmme, Pantene, Suave, Herbal Essences, Alberto V5, Provost, etc.
Foto: Dalila Dalprat tomada de Pexels

Rizos Ancestrales: ¿Qué encuentras cuando lees los ingredientes de un producto para el cabello?(III y final)

En los dos textos anteriores abordamos las generalidades de los ingredientes que solemos encontrar en los productos para el cabello. En el día de hoy te propongo adentrarnos en sus categorías:

Sulfatos: Sales o ésteres del ácido sulfúrico que se clasifican en orgánicos e inorgánicos.  Son reconocidos por su amplia capacidad para limpiar y eliminar las grasas. Su uso en exceso podría provocar irritación, eczema y sequedad al cuero cabelludo. Como consecuencia nuestro cabello se tornaría frágil con una tendencia a partirse. No obstante, no podemos desligarnos completamente de ellos pues son necesarios para eliminar productos que aplicamos a nuestro cabello que taponan la hebra y que llegado el momento pueden intoxicarla como por ejemplo las siliconas.

Lista de Sulfatos más conocidos:

  • Lauril Sulfato de Sodio /Sodium Laureth Sulfate (SLS)/
  • Lauril Sulfato de Amonio
  • Lauril Sulfato de Sodio
  • Laureth Sulfato de Amonio
  • Ethyl PEG-15 cocamine sulfate
  • Alkyl Benzene Sulfonate
  • Sodium C14-16 Olefin Sulfonate
  • Ammonium Xylenesulfonate

Siliconas volátiles, solubles e insolubles: Es un polímero inorgánico, inodoro e incoloro; es inerte y resistente a las altas temperaturas. Tiene la capacidad de repeler el agua, no desarrolla bacterias, es usado como cera, para sellar, también en las crema humectantes. Su función es emoliente, darle suavidad al cabello. Además elimina el frizz, dado que ayuda al relajamiento de la cutícula de la hebra. No obstante, está será una falsa hidratación debido a que no permite que el resto de los productos aplicados en el cabello lleguen al centro de la hebra. En el caso de las siliconas insolubles, el efecto será aún peor; estas solo podrán ser eliminadas con la aplicación de sulfatos (SLES y SLS).

Siliconas insolubles (que debes evitar)

  • Cetearyl methicone
  • Dimethicone
  • Amodimethicone
  • Dimethicone

Siliconas volátiles (desaparecen gradualmente al contacto con el aire)

  • Cyclopentasiloxane
  • Cyclomethicone

Solubles (Se remueven fácilmente con el agua)

  • Dimethicone copolyol
  • Hydrolyzed Wheat Protein
  • Behenoxy Dimethicone Sparingly

Parabenos o Parabens: Según Wikipedia son ésteres del ácido p-hidroxibenzoicol el cuál es un sólido cristalino blanco ligeramente soluble en agua y cloroformo, pero más soluble en disolventes orgánicos polares tales como alcoholes y acetona.

Su utilización evita que los productos que usamos se descompongan, una vez abiertos, ante la presencia de microorganismos (bacterias y hongos).

Los parabenos son conocidos también por su toxicidad. El uso de parabenos provoca irritación en el cuero cabelludo, en el cabello, así como influyen en el equilibrio hormonal y la piel. Lamentablemente una de las consecuencias que provoca su utlización es la caída del cabello.

Estos son algunos nombres de los parabenos, se pueden reconocer fácilmente por la presencia de números en ellos:

  • Methylparaben (metilparabeno E-218)
  • Propylparaben (propylparabeno E-216 )
  • Ethylparaben (Etilparabeno E-214)
  • Butylparaben o Benzylparaben

Los aceites no naturales (petróleo, aceite mineral, etc), plásticos y ceras: Estos provocan una falsa hidratación en el cabello. Son derivados del petróleo y su función es la de conservar el producto además de darle esa apariencia cremosa a los mismos. Cuando se aplican, en vez de ser absorbidos por la hebra capilar, impiden que otros productos puedan llegar a su interior; lo mismo haría en el cuero cabelludo provocando alergias, irritación y sequedad. Normalmente los podemos encontrar con estos nombres en los productos que adquirimos: Mineral oil y Paraffinum o Petrolatum.

Alcoholes: Su presencia en un producto puede hacer que el cabello se vuelva extremadamente seco y quebradizo. Por lo tanto, si se encuentra en uno de los primeros lugares dentro de la lista de ingredientes lo más aconsejable es que no lo compres; los resultados no serán los esperados.

Sin embargo, no todos los alcoholes son malos, te cuento que algunos de ellos contienen alcohol graso.

Alcoholes que debemos evitar:

  • Alcohol SD
  • Alcohol SD 40
  • ALcohol Denat
  • Propanol/Propyl Alcohol
  • Alcohol Propílico
  • Alcohol Isopropílico
  • Denatured Alcohol
  • Witch Hazel
  • Isopropanol/Isopropyl alcohol
  • Ethanol

Alcoholes Buenos:

  • Behenyl Alcohol
  • Cetearyl Alcohol
  • Cetyl Alcohol
  • Isocetyl Alcohol
  • Isostearyl Alcohol
  • Lauryl Alcohol
  • Stearyl Alcohol
  • C30-50 Alcohol
  • Lanolin Alcohol
  • Mystyric Alcohol

Formaldehídos o metanol: Conocido también como Formalina, Formol, Oximetileno y Veracur. Por mucho tiempo se utilizado para embalsamar cadáveres porque ayuda a preservar los tejidos. Su aplicación en el cabello, por su parte, puede conducir a alergias, dermatitis, enrojecimiento, descamación del cuero cabelludo y caída del cabello. Se cree además que este químico provoca cáncer.

Lista de Formaldehídos que debemos evitar:

  • Formaldehyd
  • Diazolidinyl Urea
  • Imidazolidinyl Urea
  • DM Hydantoin
  • Dimethyl Oxazolidine

Liberadores de formaldehídos: Son utilizados como conservantes de los productos cosméticos que usamos día a día, se van liberando lentamente cuando se van descomponiendo.  La IARC (Agencia encargada de investigar sobre el cáncer) la ha calificado como ingrediente cancerígeno. 

Lista de liberadores de formaldehídos:

  • DM hidantoina
  • Dimethyl oxazolidine
  • Armilacetat
  • Alkifeno­
  • Bronopol

Limpiadores buenos: Tienen como función sustituir el sulfato en los productos debido a que son menos agresivos.

Algunos ejemplos son:

  • Coco betaine
  • Cocoamphoacetate
  • Cocoamphodipropionate
  • Disodium cocoamphodiacetate
  • Disodium cocoamphodipropionate
  • Lauroamphoacetate
  • Sodium cocoyl isethionate
  • Behentrimonium Methosulfate
  • Disodium Lautreth Sulfosuccinate
  • Babassuamidopropyl Betaine

Proteínas: Son moléculas formadas por aminoácidos. Las proteínas ayudan en la formación o recuperación de la hebra capilar.

Son necesarias, de manera balanceada, especialmente en los cabellos maltratados químicamente, de los cuales solo se podrá recuperar el aspecto externo ya que internamente es difícil poder recuperar la hebra capilar. La solución definitiva sería cortar el cabello poco a poco, es decir, hacer una segunda transición.

Quiero hacer hincapié que a las personas con porosidad baja deben evitar el uso de proteínas, dado que los resultados no van ser tan eficientes como para quienes tienen porosidad alta o media.

Algunos ejemplos de proteínas:

  • La proteína de origen animal (Animal Protein)
  • El huevo (egg)
  • La proteína de la leche (Milk Protein)
  • Proteínas vegetales
  • Cocodimonium Hydroxypropyl Hydrolyzed casein
  • Cocodimonium Hydroxypropyl Hydrolyzed collagen
  • Cocodimonium Hydroxypropyl Hydrolyzed  hair Keratin
  • Cocodimonium Hydroxypropyl Hydrolyzed Keratin
  • Cocodimonium Hydroxypropyl Hydrolyzed rice protein (Proteína de Arroz)
  • Cocodimonium Hydroxypropyl Hydrolyzed Silk
  • Cocodimonium Hydroxypropyl Hydrolyzed Soy Protein
  • Cocoyl Hydrolyzed Collagen
  • Cocoyl Hydrolyzed keratin
  • Hydrolyzed keratin
  • Hydrolyzed Oat flour
  • Keratin
  • Productos que dicen (with protein, repair and restore) en su etiqueta de presentación 

Hasta aquí este extenso texto. Espero que, con los tres textos que hemos dedicado a los ingredientes de los productos para el cabello, a partir de ahora te sea más fácil escoger qué comprar, en dependencia no solo al la cualidad de tu cabello sino también a lo que los productos nos brindan así como a el impacto que estos tienen en nuestra salud.

 

Foto: rashida s. mar b.

Reproducida bajo Licencia Attribution-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-SA 2.0)

 

Rizos Ancestrales: ¿Qué encuentras cuando lees los ingredientes de un producto para el cabello?(I)

Por Yordanka Betancourt

¿No te ha pasado que llegas a una tienda de productos y ves el producto del que hablaron hace unos días, por las maravillas que contaban sobre él, pero no sabes si te va a funcionar o no?

Cuando le damos la vuelta al envase y dirigimos nuestra mirada al renglón de los ingredientes, nos llevamos las manos a la cabeza. Entonces intentamos leer su composición y nos damos cuenta de la inmensa cantidad de nombres en inglés, latín, griego acompañados de números y letras… No te queda más remedios que decir: ¡¡¡Ayyy los ingredientes!!!

Si te llevas las manos a la cabeza está bien, pues créeme que no es para menos. Pero te cuento que este artículo, y los que vendrán detrás de este, te ayudarán a saber (casi) todo sobre ingredientes, para que puedas adquirir en un producto que te permita mantener tu cabello con buena salud.

Va a ser imposible que podamos conocer en profundidad cada uno de los ingredientes porque son numerosos, pero la intención con los artículos relacionados con este tema, es que tengamos una idea general que nos ayude a reconocer dichos compuestos químicos.

El gran sueño de muchas personas que decidimos encaminarnos en el mundo del cabello natural es obtener una melena BIO, es decir, usar productos completamente naturales.

Sin embargo, esto resulta casi es imposible debido a que los productos que normalmente usamos (champú, tinte, cremas, mascarillas comerciales o convencionales) usan en su mayoría sustancias químicas nocivas tanto para la salud como para el cabello.

No obstante, algunas marcas presentes en el mercado están realizando un esfuerzo para incrementar la calidad de sus ofertas, incorporando una mayor cantidad de ingredientes biológicos. Un ejemplo de lo anterior es la ampliamente conocida Shea Moisture.

Por otro lado, existen marcas, algunas de las cuales no tan famosas, cuyos productos son saludables, dado que además de brindar vitalidad y belleza al cabello, preservan nuestro estado general.

Te doy un pequeño avance de lo nocivo que puede ser un ingrediente. Por ejemplo, el Sodium Laureth Sulfate (SLS) -recuerda bien este nombre porque es uno de los compuestos químicos que encontrarás en champú, espuma o gel-, es el encargado de hacer espuma cuando entra en contacto con el agua y es una de las sustancias más usadas en los productos de belleza e higiene. Su función fundamental es eliminar las grasas que se acumulan en el cuero cabelludo y en el cabello. Su uso provoca irritación, caspa y sequedad llegando afectar algunos órganos vitales a corto y largo plazo. 

Uno de los instantes más importantes es cuando examinamos la etiqueta de un producto. En ese momento es necesario tener en cuenta que:

– Los ingredientes están ordenados según su presencia, de mayor a menor cantidad en el producto en cuestión. Esto quiere decir que cuando lees la lista, el primer ingrediente es el que se encuentra en mayor cantidad, el segundo menor y así sucesivamente hasta llegar al último. Si tomamos al agua como ejemplo, dada su importancia para nuestro cabello, necesitamos que el producto seleccionado tenga este elemento como primera opción.

-Teniendo en cuenta lo anterior, se debe prestar atención a las primeras cinco o seis sustancias, ya que estos son, por su orden, los que se encuentran presentes en mayor cantidad. Saber si son “buenos” o “malos” es muy importante, ello te permitirá conocer si estás en presencia de un producto “cinco estrellas”.

-Los productos para el cabello tienen una período de caducidad determinado, una vez abierto, lo cual viene indicado con un dibujo en forma de recipiente y en su interior aparece la cifra correspondiente. Además encontrarás otros los logos de las certificaciones con que cuenta el producto.

Hasta aquí el artículo de hoy. En el próximo te invitaré a conocer la lista de los productos según la clasificación química de los mismos.

¡Mántente al tanto!

Foto: Maria Martinez Dukan. Reproducida bajo licencia Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-NC-ND 2.0)