Señales de que tienes una madre cubana ejemplar

1. Es tu pitonisa particular y ni te cobra…

“Te lo dije, te lo dijeeeeeeee”.

2. Y nunca dejará de pedirte que la ayudas a perfeccionar sus dones clarividentes…

“¿Dónde tú estabas? Ni me lo digas, que ya sé”.

3. Es una maestra en el arte de explicar sus razones con pocas palabras…

“Mira, chiquillo…”.

4. Se encarga de mantener viva la llama de tus orígenes…

“¡Qué no se te olvide que fui YO quien te traje al mundo!”.

5. Te inculca la fe desde temprano…

“Una madre es una madre, ¡y una madre es sagrada!”.

6. Te enseñará a cuidar tus cuerdas vocales…

“¡Cállate la boca, que estoy hablando yo, tu madre!”.

7. Te enseña que, cuando de demostrar amor se trata, no alcanza la vida para demostrarlo…

“Mija, yo no te importo más, ya ni me llamas…”.

8. Será el primer escáner corporal que conozcas…

“¿Te lavaste las orejas, la nariz y los pies?”.

9. Va a sorprenderte cuando te enteres que tú eres el botín de su pasado bucanero…

“Mi hijo, mi tesoro, mi joyita”.

10. Te ayuda a ejercitar la memoria…

“Recuerda bajar la basura, sacar el gato, comprar la azúcar, buscar el periódico, tender tu cama, recoger el cuarto, sacar la ropa de la lavadora. “¡Y que nada se te olvide!”.

11. Ella nunca dejará de trabajar para tu empresa…

“¡Levántate que se te va a ser tarde para el trabajo!”.

12. Te transmitirá su entrenamiento de policía secreta…

“Ven acá, hablemos de la chiquita esa, tu nueva amiga, cuéntame ¿es buena persona?”.

13. Por ti, podría llegar un delito muy grave…

“Quien le haga algo a mi hijo… ¡lo mato, éh!”.

14. Te enseñará que ninguna mujer que encuentres será tan hermosa como ella…

“Sí, ella es buena persona pero un poco feíta y tú…¡tú eres un mango mijo!”.

15. Te otorgará no uno, sino varios títulos nobiliarios…

“Mi princesa, mi rey, mi reina, mi principito…”.

16. Te enseñará todo lo que necesitas saber sobre el verdadero amor…

“Mija, tú eres el amor de mi vida”.

Publicado en Matador

Foto de portada: Sahily Borrero

Prohibido hablar de la cosa

Por Tony Gallardo Ledón

-Dime asere, ¿y lo tuyo qué?
-Ahi consorte, mirando y dejando. Ayer vi a quien tu sabes y me hablo de aquello. Dice que el otro ambia de él le hizo el trabajito del que hablamos y todo en talla. Terminaste la pinchita del otro dia?
-¡Qué va!, me faltaron un par de cositas ahí, tengo que matar esa jugadita con el socio que te presenté la otra vez; el chama conoce a un punto que trabaja en la misma mata y le dijo q le iba a resolver.
-Tremenda jodedera, pero es lo que hay. A mí el tipo del lugar me dio cuatro malas y me mando pa primera. Me descargo patrà, me dijo que lo mío era demasiado, que lo cogiera suave pa que se me diera.. y ahora toy quieto en base. Tu sabes. No quiero perder esa jugadita, y menos ahora que la cosa está como está…
– Muchacho, ni me hables de eso, el otro día lapura de la jeva estaba hablando de un bárbaro en su pincha que está en las mismas, el gil intento sacar el pie y el primer rebote lo dio en la Quinta. Ia cuchilla está bajita bajita…

Foto de portada: Tony Gallardo Ledón

Siete razones por las cuales deberías asistir a una sesión de sauna mixta

  1. Podrás responder de un santiamén las preguntas que llevas tiempo haciendo: No, nadie liga en una sauna y si alguien se erotiza pues nadie se entera.
  2. Los hombres y las mujeres podemos convivir en armonía también cuando estamos desnudos.
  3. Si es invierno podrás saber qué se ponen los hombres debajo del pantalón para no pasar frío, si es que se ponen algo…
  4. Podrás, como me pasó a mí, volver a ver un órgano que hacía años no veías y lo verás rotundamente feo.
  5. Notarás como las personas miran para el piso ,como buscando algo y en realidad lo que no desean es tropezarse con la vista del otro.
  6. No podrás encontrar explicación para la separación de baños, total, si todas las personas tenemos genitales.
  7. No sentirás nada más allá que vergüenza en un principio y luego a relajarse tol mundo que somos mortales.

Foto de portada: Thomas Wanhoff

Ocho comedias cubanas que no puedes dejar de ver

1. Photoshop 

Dir. Eduardo del Llano (2006)

Una niña tiene que ser hacer un trabajo para el circulo infantil y para ello necesita conseguir fotos de héroes cubanos. Su padre se las ingeniará para conseguir dichas imágenes.

2. Un rey en La Habana

Dir. Alexis Valdés (2005)

Papito es un joven actor criado en “El Mamey”, en un barrio marginal de La Habana.

La pasión de su vida es Yoli una mulata espectacular con la que sale desde que eran niños. Sin embargo, a la primera oportunidad “La Caimana”, madre de Yoli y toda una institución de la mafia en la zona, le tiende una trampa a Papito con una exuberante vecina. Así consigue que Yoli, aún a su pesar, se decante por Don Arturo, un adinerado español que quiere casarse con ella, y traerla a España.

3. Guantamera

Dir. Tomás Gutiérrez Alea (1995)

Un cortejo fúnebre y un camión siguen la misma ruta. El cortejo está compuesto por un funcionario, su esposa Gina y un anciano enamorado de la difunta. El mismo debe cumplir un nuevo y ahorrativo plan estatal de traslado de difuntos. En el camión van Mariano, un seductor empedernido, y Ramón, su más fiel aliado. Mariano y Gina se reconocen: él fue alumno de Gina en la Universidad y se enamoró de ella. Mientras el cortejo fúnebre y el camión avanzan, se producen un sinfín de divertidas situaciones.

4. Vampiros en La Habana

Dir. Juan Padrón (1985)

Un científico vampiro ha creado el Vampisol, una pócima revolucionaria, que permite a los vampiros pasear bajo la luz del Sol. En cuanto la noticia llega a oídos de los grandes clanes de vampiros, todos viajan a La Habana para hacerse con el control de la fórmula: los estirados y siniestros vampiros europeos, y los mafiosos vampiros norteamericanos. Pepito, un trompetista, sobrino del creador de Vampisol, será perseguido por ambos grupos desde que se le encarga la custodia de la fórmula.

5. El cuerno de la abundancia

Dir. Juan Carlos Tabío y Arturo Arango (2009)

En un pequeño pueblo de Cuba, una noticia cambia el curso de los acontecimientos: quienes que se apelliden Castiñeiras recibirán una herencia que unas monjas depositaron en un banco de Inglaterra en el siglo XVIII. Empieza una historia increíble, llena de humor y obstáculos. Bernardito, interpretado por Jorge Perugorría, será el líder en esta disparatada búsqueda del tesoro..

6. Lista de espera

Dir. Juan Carlos Tabío (2000)

En una terminal de ómnibus de un pueblo cubano, la cola de pasajeros que espera un ómnibus que los lleve a otro destino, sin embargo no se pueden mover del lugar. La única esperanza es aguardar a que sea reparado el único transporte de la terminal, un vehículo que parte, alternativamente, hacia Oriente y hacia Occidente.

7. BrainStorm

Dir. Eduardo del Llano (2009)

Un consejo de dirección se reúne para decidir cuál es la noticia de primera plana de su publicación. Así se muestra, a partir del humor, la manipulación de la cual podemos ser objetos cuando estamos atados a absurdos esquemas de pensamiento.

8. La muerte de un burócrata

Dir. Tomás Gutiérrez Alea (1966)

Sátira de la burocracia cubana de la época posterior a la revolución, y de lo enrevesado que puede llegar a ser conseguir cosas aparentemente sencillas. Francisco J. Pérez, El Tío Paco , trabajador ejemplar de una fábrica de bustos en serie del héroe de la revolución José Martí, cae por accidente dentro de la máquina que él mismo ha inventado y maneja, que lo despedaza y devuelve convertido en el busto que servirá para su propia tumba… Muchos acontecimientos sucederán luego.

Sinopsis realizadas con información de ECURED, WIKIPEDIA y Filmaffilmity

Tomado de Cibercuba

Catorce evidencias que dicen que tu madre es cubana

1- Estás convencido de que la comida no se bota pues lo aprendiste desde muy chiquito. De manera que siendo una persona adulta te cuesta desechar alimentos en buen estado.

2- Aprendiste a descifrar con exactitud el momento en el cual tu madre se está disponiendo para bajarte un “soplamocos”.

3- Te aprendiste una frase que amenazaba y cuando tuviste hijos se la dijiste a ellos. En mi caso fue “tranca viene de trancazo” o “te voy a dar un viaje”.

4- Sientes cierto recelo al preguntar el precio de las cosas a otras personas, pues de pequeño aprendiste que esa es una conducta de mal gusto.

5- Tienes una familia extendida donde también se incluyen los hijos e hijas de las amigas de tu mamá, a quienes ella considera sus hermanas.

6- Según tú mamá, ella va a ser siempre la persona más importante en tu vida, a pesar de que tengas hijxs y nietxs, o sea, ella pretenderás que hagas lo que desea aunque seas una mujer o un hombre adulto.

7- Entiendes cabalmente las frases: “el horno no está pa pastelitos” y “dile que te dé tenteallá”.

8- “Porque sí” es la respuesta que le dará a todos tus por qué.

9- Te reservará el último pedacito, aunque ella también tenga el mismo gusto.

10- No habrá quien te toque ni diga algo en tu contra sin que ella salga a defenderte.

11- Podrá comer tus sobras toda la vida.

12- Te amenazará con el coco en la infancia, en la adolescencia con no dejarte salir y en la adultez con dejarte de querer. En todos los casos sabrás que es mentira.

13- Te verás obligada a llamarla todos los findes y darle un informe de cómo te ha ido la semana. ¡Ay de ti si no lo haces!

14- Confiarás tus hijos a ella con los ojos cerrados.

Foto de portada: Elena Martínez ©

Tomado de Cibercuba

31 preguntas que solo la gente de Cuba puede responder

1.
¿Por qué cogió candela el cuarto de Tula?

2.
¿A qué hora mataron a Lola?

3.
¿Qué es lo que quiere Pastorita?

4.
¿Cuántas semanas marchó sin rumbo?

5.
¿Qué toman todos los negros?

6.
¿Bajando para que cojas …?

7.
¿Ataca…?

8.
¿Cuántos eran los agentes transmisores de “eso que anda”?

9.
¿Tienes que haber vivido en…?

10.
¿Quién iba a regar la espina?

11.
¿Cómo han de andar las cosas para lograrlas ?

12.
¿Cómo muerde el perro que había que amarrar?

13.
¿A quién le gusta que baile Marieta?

14.
¿De qué nacionalidad es la gana que me da?

15.
¿Dónde están en Cuba las plátanos, papas y otros productos agrícolas?

16.
Llego a Cueto y voy ¿para…?

17.
¿De qué color eran las lágrimas?

18.
¿De quién era el videl?

19.
¿De qué color era el unicornio?

20.
¿Cuantas gardenias eran para ti?

21.
¿Dónde la policía es eficiente y logra capturar al delincuente?

22.
Aunque me cueste morir, ¿qué haré?

23.
¿Quién era la dueña de los tamalitos?

24.
¿Arroz, chícharo y ….?

25.
¿Cómo bailan el mambo las mexicanas?

26.
¿De qué color era el caballo blanco de Maceo?

27.
¿A dónde me voy en coche?

28.
¿Pa qué resbala el quimbombo?

29.
¿Cuál era la orden que daba Pablo FG cuando daba un concierto?

30.
¿Cómo toca Generoso?

31.
¿Guajira…?

Publicado en Matador

Foto de portada: Theodor Hensolt

Veintidós cosas imprescidinbles que tienes que hacer en Cuba

1

Sentarte en el malecón de La Habana, en tiempos en los que Yemayá está revuelta, y dejarte empapar por las olas.

Crédito: neiljs.

2

Vivir los carnavales en Santiago de Cuba. ¡Eso sí es disfrute!

Crédito: www.lahabana.com.

3

Tomarte un mojito en la Crédito: Bodeguita del Medio.

Te aseguro que me recordarás de la mejor manera. El auténtico mojito lo tienen ellos, los demás mojitos son de cartón. Crédito: realsmiley.

4

Recorrer las coloridas y mágicas calles de Trinidad.

Crédito: zoonabar.

5

Tomarte una foto en el Capitolio, con una de esas cámaras que desafían al progreso.

Crédito: kurt-b.

6

Subir al Pico Turquino, en la Sierra Maestra. Este es el punto de mayor altitud de la isla, con 1.974 metros sobre el nivel de mar y el único sitio en el que se ha registrado oficialmente una nevada, en febrero de 1900.

Crédito: holanestor.

7

Participar de una demostración de tumba francesa, en Oriente, y aprender todo sobre esta manifestación cultural de música y danza.

Crédito: jack wickes.

8

Recorrer una por una todas nuestras maravillosas playas, hasta encontrar una estrella de mar que puedas llevarte a casa.

Crédito: topyti.

9

Bucear para apreciar en su totalidad el paraíso acuático que rodea isla.

Crédito: dexxus.

10

Irte a un campismo en Jibacoa y disfrutar a pleno de la naturaleza.

Crédito: shawnmccready.

11

Ir a Crédito: la Peña de El Ambia, saludar a su anfitrión Eloy Machado Pérez y bailar toda la noche (¡Si puedes!).

Crédito: www.afroatenas.cult.cu.

12

Ver el amanecer en una playa cubana (Cuba tiene los mejores amaneceres del mundo, ¿sabías?).

Crédito: vlbrezina.

13

Comerte un plato de yuca con mojo, tú solo, completico y no brindarle a nadie.

Crédito: mmm-yoso.

14

Subir y bajar por la calle Padre Pico, en Santiago de Cuba.

Crédito: theodorhensolt.

15

Pasar un domingo entero en el Callejón de Hamel, en La Habana, y disfrutar de esta galería de arte al aire libre y de las muchísimas actividades culturales que ofrece.

Crédito: emeryjl.

16

Vivir un auténtico huracán caribeño. ¡Ay!

Crédito: tomateverde.

17

Arrollar con la Conga de Los Hoyos, en Santiago de Cuba. Cuando la conga te llama… ¡no te puedes resistir!

Crédito: slgc.

18

Pasear por Las Terrazas, Artemisa, y visitar el museo dedicado al músico Polo Montañez.

Crédito: jean-marc_astesana.

19

Aprender en vivo y en directo los mil matices que puede tener el color turquesa.

Crédito: antonnovoselov.

20

Tomar una foto como esta, claro, que si no la tienes, ¡nadie te va a creer que has estado en Cuba!

Crédito: budellison.

21

Tomarte un daiquirí en el Florida, el legendario bar donde hay una escultura del escritor estadounidense Ernest Hemingway.

Crédito: tynigh.

22

Sacar cientos de fotos como esta, porque lo más hermoso que tiene Cuba es, sin dudas, ¡su gente!

Crédito: zz77.

Publicado en Matador

Siete cosas que la gente de Cuba hace mejor que nadie

Mezclar las religiones.

Gracias a ello, hoy tenemos la Regla de Osha preservada y enriquecida. Se lo debemos a nuestros ancestros que, aunque eran esclavos, protegieron y transmitieron sus tradiciones. Así que no te espantes si, para revertir una situación negativa, un cubano reza un padrenuestro y tres avemarías, se baña con un merengue de huevos y clava un alfiler en el muñeco vudú.

Politiquear.

Que el bloqueo, que la crisis en el Medio Oriente, que Obama partió el bate o que Daniel Ortega dejó hace muchos años de ser un político de izquierda. Definitivamente, la política es EL tema de los cubanos, aunque te digan que no quieren hablar de política. Siempre, todos y cada uno de los caminos de Cuba conducen a un análisis político de la realidad…

Hablar y discutir de lo que sea.

De política, claro, del cambio climático, de la siembra del arroz en China, de la viagra femenina… Siempre hay un tema para dar lata hasta el cansancio.

Hiperbolizar.

Tremendistas, rotundos y exagerados. Así somos. Un cubano no te va decir que estaba bueno sino que estaba empingao o, como mínimo, que estaba bueníiiiiisimooooo. Y claro que su hija es la más linda y la más buena y él tiene todos los conocimientos del mundo sobre nanotecnología (¡me incluyo!).

Cantar.

Si vienes de Cuba, ¡cómo no vas a saber cantar! Aunque no lo hagamos super bien, los cubanos andamos por la vida cantando y hasta cantamos sobre política…

Dar opiniones… aunque no te la hayan pedido.

Una de las primeras cosas que aprendí en Alemania es que, si no te han pedido una opinión, ni te atrevas a abrir la boca. En Cuba la gente te advierte de antemano que te va a decir algo que no te va a gustar, con la seguridad de que no lo quieres oir, ¡pero aún así abren su bocota!

Criticar por criticar.

Aún recuerdo que era hasta uno de los requisitos para tener una buena evaluación como estudiante. ¡Qué horror! Había que criticarlo todo y a todos. En mi opinión, es el deporte favorito de mucha gente de mi querida isla…

Imagen de portada:  Theodor Hensolt

Publicado en Matador

Catorce costumbres que dejé en Cuba cuando me mudé a Alemania

1. Preguntar con insistencia.

En Cuba tenemos la costumbre de preguntar hasta las últimas consecuencia. En Alemania, se aprende lo que se sabe y lo que no se sabe…¡No se pregunta!

2. Gritar de balcón a balcón.

¡Llegaron las papas! puede ser, en Cuba, la noticia del día, que siempre es transmitida de un balcón a otro. En Alemania, cuando más se le dice un Hallo entre dientes al vecino, cuando te lo encuentras en el pasillo.

3. Llegar de imprevisto a la casa de alguien.

Cita acordada, dulce y vino son los tres componentes para llegar a la casa de una persona en Alemania. Nada de la espontaneidad cubana, donde es normal que si pasas por la calle donde vive una amiga le toques a la puerta y digas: ¡aquí llegué!

4. Ver el sol todos los días.

La mayor de mis pérdidas, sin dudas, puesto que, sencillamente, acá el sol no sale todos los días. Aún no me acostumbro…

5. Que una invitación sea entendida como que yo pago.

En Cuba, tú invitas, tú pagas. En Alemania, tú invitas y cada uno paga lo suyo. ¡Y si eres la invitada también!

6. Cruzar sin prestarle atención al semáforo.

A veces me hago la cubana y cruzo con la roja, pero la verdad es que he aprendido a esperar pacientemente a que los semáforos de peatones me indiquen pasar. En La Habana, ya sabes, aquello es la ley del más fuerte…

7. Guardar la comida en el refri.

Cuando llegué a Alemania, vivía obsesionada por meter la comida que quedaba restante en el frío, pero luego aprendí que hasta tres días puede quedar intacta gracias al clima de este país. En la isla, si no pones tu comida en el refri ese mismo día, seguro que la tienes que botar.

8. Poner a enfriar agua en el refrigerador.

No es necesario, porque el agua siempre sale fría, aún en verano. En la isla si bebes agua del grifo te mueres, primero porque no es potable y, segundo, ¡porque sale caliente!

9. Baldear la casa.

Que ricura despertarse en Cuba tirando agua por las escaleras, en el frente de la casa. Acá el paño y la fregona le han quitado la sabrosura al ritual.

10. Lavar ropa todos los días.

Obsesión que se me pasó como a los seis meses de estar en tierras germanas. Yo creía que cada ropa que una se ponía tenía que ir directamente para la lavadora. Acá la ropa no se ensucia, pues todo está limpio, desde los buses hasta la calle. Además con la cantidad de agua que consumen las máquinas acá y el costo del preciado líquido, si lavas todos los días ¡te arruinas en un mes!

11. Cocinar todos los días.

En Cuba cocinamos todos los días, como mínimo, arroz, frijoles, vianda y carne. Eso es impensable en Alemania, entre otras cosas, porque en verano solo querrás cosas ligeras de tanto calor y porque el ritmo de vida es tan apurado, que no te da para pasarte dos horas en la cocina.

12. Tender la ropa a vista de todos.

Extraño las tendederas de dos metros de largo, con toda la ropa ordenada por color y tamaño. Las sábanas blancas, que se merecieron una canción, acá en Alemania tienen que ser tendidas dentro de la casa, en esas pequeñitas tendederas donde la ropa demora dos días si no tienes secadora. Para mi hasta el día de hoy lo que vale es el sol que le da ese olor tan peculiar a la ropa recién lavada.

13. A llevar la jabita para cargar comida.

Por acá arriba se llega al extremo de botar mucha comida que está en buen estado. En Cuba acostumbramos a llevárnosla para la casa. Me parece muy buena práctica, pues desde pequeña me enseñaron que la comida no se bota.

14. Las extensas reuniones sin resultado…

Estando en Alemania nunca más he estado en una reunión de más de dos horas. Acá si se respeta el orden del día y el tiempo de las personas. Ah, y cada problema tiene que hallar su pronta solución, nada de merodeos infinitos en un tema. ¡Me alegro tanto de haber dejado eso en La Habana!

Foto: Victor Cheregati

Publicado en Matador.

 

Treinta frases que jamás escucharás decir a un cubano

1.

Tienes toda la razón, yo estaba equivocado.

2.

Hay muchas ciudades más bonitas que La Habana.

3.

La salsa es puertorriqueña.

4.

Los cubanos no tenemos suerte en el amor.

5.

La comida caribeña es insuperablemente más rica que la cubana.

6.

¿Ir a una fiesta? No, mañana tengo que trabajar.

7.

Pueden bajar la voz, están haciendo mucha bulla.

8.

Por favor…

9.

No te puedo ayudar ahora, no tengo tiempo para ti, mi amigo, ¡tal vez la próxima semana!

10.

La música colombiana es mucho más variada que la cubana.

11.

No tengo nada que decir sobre este tema.

12.

La comida cubana es aburrida, siempre carne de puerco…

13.

Punta Cana es más bonito que Varadero.

14.

Santiago de Cuba es la ciudad más fría del país.

14923251064_4e29efda80_z
Foto: Theodor Hensolt

15.

Te presto mi móvil, haz la llamada y demórate cuanto quieras.

16.

No me gustan el aguacate ni tampoco el mango, mucho menos la guayaba.

17.

Cuba es uno de los países que mejor transporte público tiene.

18.

Jamás he llegado tarde a ninguna parte.

19.

El mejor tabaco del mundo es nicaragüense.

20.

No me emociono cuando fuera del país escucho la Guantanamera.

21.

El cine cubano actual es mejor que el de los sesenta.

22.

El estilo puertorriqueño de la salsa es más bonito que el cubano.

23.

Debo ser más puntual.

24.

No quiero cerveza fría, mejor tibiecita.

25.

¡Qué felicidad, hoy es lunes!

26.

No importa, te presto mi carro sin problemas.

27.

Te doy con gusto el último cachito.

28.

Claro que puedo llevarte no sólo dos kilogramos para Cuba, ¡10 kilos si quieres!

29.

No quiero que nadie me recargue el celular.

30.

Los cubanos hablamos tan bajito que no molestamos a nadie…

 

Foto de portada: Christopher.Michel