No lo mató el VIH

¿De verdad que nos quedan ganas de celebrar? ¿celebrar quuuuuéééééé´? No solo de consignas y congas se vive. También de derechos y del ejercicio pleno de estos. Y sobre todo se vive con la VIDA, esa que le ha sido quitada a un joven cubano que era gay o travesti o lo que fuera. SencillamenteSigue leyendo «No lo mató el VIH»