Del juego para el trabajo y del trabajo para el juego

El gusto de Orly por las computadoras, y todo lo que con ellas tenga ver, fue perceptible cuando aún no levantaba una cuarta del piso. En aquel entonces, la actividad más novedosa en el barrio era irse al Joven Club a jugar en las máquinas recien llegadas a Cuba, aquellas chinas muy lindas que se encontraban por doquier. Pues bien, esa fue su escuela, su … Continúa leyendo Del juego para el trabajo y del trabajo para el juego