¿Qué le pasa al activismo antirracista cubano que no se moviliza contra la violencia machista?

A los 14 años, mi vecino, 20 años mayor que yo, tocó mis genitales mientras yo lo que esperaba de él era que me ayudara con mi tarea de inglés. Salí corriendo y hasta hace unos pocos años me sentí culpable.

A mis 20, luego de haber parido a mi hija, el padre de esta me obligaba cada noche a tener sexo. En ese entonces no sabía que me violaba.
Una tarde habanera, ya en los 2000 y tanto, mi amiga S. y yo íbamos en un bus. Nos trasladábamos de Barrio obrero al Vedado. Ibamos sentadas una al lado de la otra conversando, cuando un tipo metió la mano por la ventanilla y le tocó una teta. Nos quedamos atónitas. No pude articular palabra  alguna. Me he preguntado desde entonces si pude haber reaccionado de otra manera.
Un día del 2011 me desperté  «cruzá»:  le puse los bultos en la calle al marido de mi hermana C. Nos fajamos a los palos. Me quedé sin trapeador luego de habérselo partido en la cabeza. El tipo la machacaba cada día, ella no atinaba a hacer otra cosa que gritar. Ese día no pude aguantar más.
A otra de mis hermanas, el marido le pegaba cigarrillos encendidos en sus piernas. Cuando fue a la policía le dijeron que tenía que llegar allí con las lesiones sangrantes y al rojo vivo. La situación se extendió por un tiempo hasta que logró que alguien en la estación de Aguilera le prestará atención. El tipo cumplió solo 6 meses de prisión. Ella luego desarrolló un trastorno psiquiátrico grave que descalabró mi familia una vez más. Gracias al Universo ya ha mejorado mucho.
En la editorial donde trabajé por muchos años, uno de mis jefes me envío mensajes que nunca desee haber recibido. Ser abiertamente una mujer lesbiana no me salvó de recibir comunicaciones «subidas de tono». Al poco tiempo después de haberle pedido parar con el acoso fui sancionada por una situación irrelevante. Gracias al Universo, una vez más, una mujer me ayudó a salir de esa situación. No me atreví a contarle jamás que ese hombre me acosaba. A ella le debo la vida.
En enero de este año el padre de mi nieto violentó físicamente a mi hija. Me sentí impotente. Me pregunté: cómo me podía estar pasando esto a mí. Gracias otra vez al universo, algunas amistades me ayudaron en este episodio, uno de los más difíciles de mi vida, por razones obvias.
El año próximo quiero traer a mi hija y a mi nieto de visita a Alemania. Es muy probable que el niño no pueda viajar porque necesita el permiso de su padre, quien ya ha le ha comunicado a mi hija que «lo va a pensar», lo cual es una de las evidencias del control o el castigo que quieren ejercer nuestras ex-parejas hombres o padres de nuestres hijes sobre nuestras vidas.
Todo lo anterior se los cuento para confirmarles que ser negra, lesbiana, profesional, etc, no nos exime de vivir violencia machista.
Me pregunto entonces:
¿Qué le pasa al activismo antirracista cubano que no se moviliza contra la violencia contra la mujer?
¿Qué le pasa a las afrocubanas (sean feministas o no) que no creen necesario tener en su agenda la violencia de género? 
¿Por qué los hombres negros (activistas antirracistas o no) no nos respaldan con su firma apoyando la Solicitud de una Ley Integral contra la Violencia de Género.
Sé que cada quien tiene sus razones, no estoy hablando a nivel individual sino como «movimiento» interseccional que reconoce las múltiples discriminaciones. En Cuba llevamos muchos años diciendo que a las mujeres negras se les hace todo más difícil por la doble discriminación. ¿Entonces? ¿Qué hacemos con toda esa retórica que ahora se me hace superflua y paternalista?
Yo no quiero conmiseración ni lástima, quiero que luchemos codo a codo por todo lo que nos duele, inferioriza, violenta, hace nuestras vidas más difíciles como personas negras, como mujeres negras, como personas trans y queer negras.
Tampoco quiero que me uses en tu discursito antirracista e inclusivo, creyendo que así tienes en cuenta a las mujeres negras y así pretendes pagar tu deuda con la equidad de género.
La Revolución tendrá que ser antirracista, feminista, antimisógina, antimisoginoir, antisexista, antitransfóbica, inclusiva, estar contra la violencia de género, o no será.  ¡Recuérdenlo!

La pena de muerte y la Constitución cubana

Por Rodolfo Alpízar Castillo

En mi criterio, una constitución  martiana, humanista y moderna, debería prohibir la pena de muerte en cualquier caso. Lo cierto es que muchos ciudadanos consideran que ella debe existir, pero ser aplicable en casos excepcionales. Que se prohíba sería lo correcto y a ello deberíamos encaminarnos; que se permita, pero con múltiples restricciones que casi la anulen, pudiera ser un paso en esa dirección. Sea lo uno, sea lo otro, lo inadmisible es que la constitución sea omisa en relación con un asunto que atañe al primero de todos los derechos humanos.

Es asombroso que el tema no haya estado contenido en la Constitución de 1976. Asombra má todavía que no aparezca en el anteproyecto de nueva constitución. Es una situación absurda que en un Estado moderno, de proclamada vocación martiana, democrática y humanista, la constitución no mencione la pena de muerte, sea para prohibirla, sea para establecer su excepcionalidad y los condicionamientos para ejecutarla.

Cuando Cuba nació como república para el mundo, el 20 de mayo de 1902, en su Constitución se hacía alusión a la pena de muerte, y se prohibía expresamente aplicarla por delitos políticos. La de 1940, ejemplar para su época, como sabemos, en su artículo 25 declaraba:

No podrá imponerse la pena de muerte. Se exceptúan los miembros de las Fuerzas Armadas por delitos de carácter militar y las personas culpables de traición o de espionaje en favor del enemigo en tiempo de guerra con nación extranjera.

A pocos días de su golpe de Estado, el 4 de abril de 1952, Fulgencio Batista imponía los Estatutos Constitucionales, donde se abolía la vigencia de la constitución de 1940 y se instauraba la pena de muerte para los hechos de gansterismo y pistolerismo.

Es decir, la pena de muerte se instauró en la Cuba republicana en 1952, como consecuencia del golpe de Estado en que se erigió Fulgencio Batista como dueño de los destinos de la república. El concepto englobado en la expresión “gansterismo y pistolerismo” era amplio, permitía su interpretación según conveniencias.

La Ley Fundamental de 1959, aunque repetía la prohibición de la pena de muerte de 1940, agregaba una larga lista de excepciones; esto es: de casos en que se podía aplicar:

Artículo 25. No podrá imponerse la pena de muerte. Se exceptúan los casos de los miembros de las Fuerzas Armadas, de los cuerpos represivos de la Tiranía, de los grupos auxiliares organizados por esta, de los grupos armados privadamente organizados para defenderla y de los confidentes, por delitos cometidos en pro de la instauración o defensa de la Tiranía derrocada el 31 de diciembre de 1958. También se exceptúan las personas culpables de traición o de subversión de orden constitucional o de espionaje en favor del enemigo en tiempo de guerra con nación extranjera.

La Constitución de 1976, por su parte, obvió referirse al tema, y en su reforma de 1992 también se pasó por alto. Se creó así un limbo jurídico, pues con la Constitución de 1976 dejaba de tener validez la Ley Fundamental y su mención a la pena de muerte. Con ello se dio lugar a interpretaciones acomodadas a la casuística. Por ejemplo, el Código penal de 1987 interpreta el silencio constitucional de manera afirmativa, y declara válida la pena de muerte, si bien en su artículo 29.1 expresa que “es de carácter excepcional”.

Es decir, a falta de pronunciamiento constitucional, los creadores de la norma se guiaron por sus propias convicciones al respecto.

El proyecto actual de nueva constitución tampoco menciona la pena de muerte. De aprobarse el texto tal como está, la pena de muerte en Cuba no estaría ni permitida ni prohibida. Se mantendría el limbo jurídico. Los legisladores seguirían libres de interpretar el silencio a su manera.

Una constitución que proclama en su capítulo 1 el humanismo y repetidamente recuerda la prédica de Martí no puede obviar una pena que atañe al principal de los derechos humanos, el de la vida, y dejarla a la interpretación que le quieran dar tres personas, falibles por definición (en un tribunal de cinco miembros, basta el voto de tres para que una decisión se tome).

La pena de muerte en ningún caso debería ser aplicada, ni en Cuba ni en ningún lugar del mundo. Quien piense que ella es una especie de “cura en salud”, o vacuna contra delitos horrendos, pasa por alto que, hasta el día de hoy, la existencia de la pena de muerte no ha hecho disminuir los crímenes de sangre en los países que la aplican. Y, por el contrario,  no pocos lugares que la aplican se cuentan entre los de mayor criminalidad.

La pena de muerte es la única que no es reversible. Si un minuto después de aplicada se descubre que hubo un error, es imposible devolverle la vida al inocente “ajusticiado”.

Si por mayoría de la Asamblea Nacional se decide que la Constitución no prohíba la pena de muerte, Cuba perdería una buena oportunidad de andar a la par de la modernidad. Si eso acontece, al menos, se debería garantizar que la excepcionalidad sea total. Por ejemplo, en virtud de la irreversibilidad que caracteriza a esa pena, se debe prohibir expresamente que se pase por alto alguna de las formalidades establecidas para su imposición. No se puede justificar saltar etapas en el proceso so pretexto de “dar escarmiento”, de “sentar un precedente”, o simplemente, “en virtud la gravedad de los hechos”. Es decir, no se puede permitir la aplicación de la pena de muerte como resultado de  juicio sumario o sumarísimo.

Por otra parte, en jurisprudencia está bien establecido que al delito cometido en grado de tentativa no se le aplica nunca la pena máxima establecida en el código penal; sin embargo, la historia está llena de condenas a pena capital en que el crimen no llegó a realizarse y, por tanto, no era punible con la sanción máxima, la muerte.

Por lo tanto, si ha de permanecer en Cuba la pena de muerte, que al menos se haga con el máximo de formalidad, sin prisas y, sobre todo, que nunca se aplique si el delito no llegó a ser consumado.

Foto: Irene Pérez. Tomada de Cubadebate.

Convocatoria: 1er Festival Internacional de Hip Hop Femenino en Cuba

El proyecto de rap femenino “Somos Mucho Más» convoca a las mujeres cultivadoras de la Cultura Hip Hop, Sponken Word y el audiovisual a participar en el 1er Festival Internacional de Hip Hop Femenino en Cuba, que se realizará del 23 al 25 de Septiembre 2016, en Gibara. Holguín.

Este festival tiene como objetivo visibilizar, legitimizar, perpetuar y promover el arte hecho por mujeres, no es competitivo y tiene como bases las siguientes:

• Podrán participar todas las ciudadanas cubanas y extranjeras, residentes en Cuba o no.
• Los trabajos se presentarán en formato de propuestas, indicándose el título, el tema y acompañado de la boleta de inscripción. 

• Las participantes deberán enviar una sinopsis de la propuesta. Los espectáculos tendrán una duración de 20 minutos. Las conferencias no deberán exceder los 15 minutos.
• El Comité Organizador del Festival seleccionará de las propuestas a participar.
• La capacidad de admisión para el evento es limitada.
• Las participantes extranjeras deberán costear sus gastos; el comité organizador del festival coordinará su estancia en Cuba.

• Las interesadas llenar boleta de inscripción y enviar toda la información a:
somosmuchomascuba@gmail.com
• El plazo de admisión vence 30 de Mayo 2016.

BOLETA DE INSCRIPCIÓN
Nombre y Apellidos:
Edad:
País de Residencia:
Email:

Manifestación:

________MC
________Sponken word
________Plástica (especificar manifestación)
________Audio
________Bgirl
________Periodismo
________DJ
________Graffiti

Sinopsis de su propuesta al Festival:

Foto tomada del Somos mucho más

Especialmente a las más negras

Texto dedicado a las mujeres trabajadoras, a las luchadoras, a quienes se parten la vida, como Berta. A esas que el 8 de marzo les recuerda que tenemos que seguir luchando por nuestros derechos. Especialmente a las más gordas, especialmente a las más viejas, especialmente a las más negras…

Esta es Magia de Obsesión.

Foto de portada: ___GDM___!

Poderosxs, nuevo volumen de rap krudo y vegano

p_p poderosxs (1)

Especial para Cuba Contemporánea

El pasado diciembre la agrupación cubana de rap Krudas Cubensi, que integran Olivia Prendes (Pelusa) y Odaymara Cuesta (Pasa Kruda), llegó a La Habana con la intención de pasar una temporada de dos meses en la Isla. Ellas viajan cada año, como si fueran aves que necesitan hacer su vuelo de vuelta, a la tierra que las vio nacer y donde también comenzó su andar autónomo por la cultura hip hop, el veganismo, el teatro, el activismo LGBTA y el feminismo.

Fue así que entre presentaciones en vivo, organización de eventos, participaciones en talleres y paneles y reuniones de trabajo se grabó Poderosxs, el más reciente volumen de esta reconocida agrupación que desde 2006 tiene su base en la ciudad de Austin, en Texas, Estados Unidos.

Krudas Cubensi ha producido de manera independiente con anterioridad cinco volúmenes: Cubensi Hip Hop (2003), Kandela (2005), Resistiendo (2007), Krudas Compilación (2009) y Levántate (2012).

El sexto es Poderosxs (2014), grabado y mezclado íntegramente en La Habana, en los estudios Emilio Records, y en el que una vez más la producción general estuvo a cargo de Las Krudas.

Esta es una entrevista que ahonda en el nuevo disco; sin embargo, no es solo información lo que aquí se ofrece, conjuntamente se presenta una postura ante la vida que resume muchos años de militancia antirracista, feminista, vegana y por la diversidad sexual.

Poderosxs, sin dudas es un título sugerente ¿Quiénes? ¿Por qué?

Odaymara: Poderosxs porque así nos sentimos y es el sentimiento que queremos transmitir.

Poder en nosotrxs mismxs, confianza, lucha, amora, autonomía, goce. Poderosxs es también una celebración al poder de nuestros cuerpos, a nosotrxs mismxs.

Olivia: Poderosxs porque lo somos, porque nada nos hará sentir disminuidxs o autovictimizadxs, tenemos mucho poder, personal, colectivo, real, espiritual, conceptual, cognitivo, corpóreo, vital. Krudxs Cubensi, Odaymara y Olivia, empoderando a nuestrx gente, a nuestras comunidades queers, de color, clase trabajadora, emigrantes, feministxs haciendo consciente el poder que tenemos todxs, convocando a la fiesta, a salir de esos closets tristes y solitarios, a militar en el activismo LGBTA desde nuestros realizadísimos poderes.

¿En qué se diferencia y en que se asemeja Poderosxs a los anteriores discos de Las Krudas?

Odaymara: Se asemeja en que somos las mismas personas, pero se diferencia en que nuestra visión se ha hecho más amplia. Algo ha cambiado nuestro pensamiento y filosofía. Ahora somos krudiveganas, después de 17 años veganas; créeme es diferente, se siente en el disco, es más movido.  Además retomamos más sonidos afrocubanos, por ejemplo con las producciones de DJ Jigüe. Por otra parte, nuestras almas viajeras, las experiencias y presentaciones en escenarios diversos están retratadas en ese disco. Me encanta la variedad de sonoridades (salsa, dancehall, rumba, etc), lo que disfruté. Este disco es más libre y más pleno.

Olivia: Se diferencia en el grado de madurez. Lo que hemos hecho anteriormente ha tenido menos años de experiencia, cada día aprendemos, des-aprendemos, nos nutrimos. Filosófica, poética y musicalmente tenemos mucho dentro, hemos logrado articularlo y gozarlo todo lo que se puede, cada vez más. Por otra parte, este disco se asemeja en que somos siempre Krudxs, siempre Cubensi, rebeldes, insumisxs, antisistémicxs, amantes, felices.

¿Sobre qué temas se enfoca este nuevo disco? 

Krudxs: El volumen contiene 15 tracks, y en general los temas abordados son: lucha, revolución, autonomía de nuestros cuerpxs, nuestra amora, Orishas, negritud, género, sexualidad, nuestro solar, nuestros vecinxs, agradecimiento, bendición a todxs lxs personas que nos apoyan.

Específicamente, el tercer track, “Poderosxs”, que da título al disco, aborda el empoderamiento de nuestra comunidad queer internacional, basada en nuestras propias experiencias de vida. Lesbianxs, Gays, Transgénerxs, Bisexuales, Aliadxs, todxs somos poderosxs.

En el siguiente, “Era un verano caliente”, se cuenta cómo comenzó  nuestra amora y se recrea el género novela radial, tan popular en Cuba. Ese interlud se conecta con “1996”, donde cantamos una vez más a nuestra relación, agradeciendo a la vida y a todxs quienes nos apoyan en esta bendición lésbica-queer-cubensi que ya está arribando a su 18 cumpleaños. Krudxs amoras y salud pa’ todxs lxs que con orgullo ondulamos la bandera del amor prohibido: “Yemaya bendijo a estos seres, la luna con nosotrxs va… brisa que refresca, mano bien lavada”. Este tema fue producido por el productor y músico cubano Fila, recientemente fallecido, a quien queremos dar gracias por ese bello instrumental.

Con “Hoy”, producido por Dj Jigüe, tratamos el orgullo afrodescendiente y nuestra lucha antirracista que además llevamos a cada sitio donde habitamos. De manera similar, mostramos nuestra gratitud por todo el amor que hemos recibido en nuestras vidas. Lo anterior se complementa con “Wemilere”, donde saludamos al conjunto de Orishas, al panteón de deidades yorubas.

El disco continúa con un spoken word de Odaymara, el cual es una oda a la barba, natural herencia de nuestras ancestras: ¡Mujeres, vivan nuestras barbas!

Y no pueden faltar el tributo a nuestra comunidad, nuestro barrio y nuestra casa en Belén/ San Isidro, con el tema “En el Solar”;  y a la cultura y a la música Hip Hop, “La sangre de mis venas”, que contó con la participación de La Real.

¿Y las colaboraciones? ¿A resaltar alguna en especial?

Krudxs: Tenemos colaboraciones con los productores musicales Fila, Poeta Lírico, DJ Jigüe y DJ Nio Zero Plástica de Italia y en las voces adicionales agradecemos a La Real y a Damarys.

Es importante destacar el track “Vamos juntxs”, donde nos reunimos quince poetas y raperas y nos deleitamos en compartir líricas, música y momentos increíbles de aprendizaje y crecimiento. Las mujeres que acá participaron son: Java A3vida, Reina, La Real, Cimarrona, La Fina, La Nena, Afibola, Luz de Cuba, Las Positivas y Minervari.

A ellas y a todxs quienes nos han colaborado en Poderosxs les decimos: Gracias y Ashe.

Descargar  Poderosxs

 

Entrevista a Tomasito Fernández Robaina

Mi colega y «hermano de causa» Maikel ha publicado hoy esta entrevista, en OnCuba Magazine, al también hermano Tomasito Fernández Robaina, donde podremos evaluar el rol de este historiógrafo cubano en el pensamiento antirracista cubano.

Un cimarrón alpinista en las montañas de la academia y el activismo social

Tomás Fernández Robaina
Tomás Fernández Robaina
Por Maikel Colón Pichardo
Bob Marley dijo en cierta ocasión: “las guerras seguirán mientras el color de la piel siga siendo más importante que el de los ojos”. Esta frase, tan subliminal, sintetiza la obra y la personalidad de Tomás Fernández Robaina, Tomasito, un septuagenario reparador de sueños, al que muchos consideran el académico del pueblo, que lleva un poco más de medio siglo (51 años), trabajando en la Biblioteca Nacional José Martí: “apartando piedras de aquí, basura de allá –haciendo labor– siempre va esta personita feliz trocando lo sucio en oro”.

Es autor de un número considerable de títulos sobre la historia social del negro en Cuba, también ha abordado varios tópicos sobre la religiosidad popular, y cuenta ya con tres testimonios literarios. Como vemos es un polifacético en los temas que escribe, que sale cada mañana  de su casa en el capitalino barrio del Cerro, a la lucha del día a día.

En exclusiva para OnCuba, accedió cordialmente, a compartir algunas de sus incontables experiencias.

¿Cómo valorarías el estado actual de las temáticas que tanto has defendido en tus libros, tus charlas y tus cursos?

Mucho se ha avanzado, ahora hay más espacios para hablar de temas, que antes no se mencionaban, y en particular de la problemática racial en Cuba. Uno de los logros inmediatos se patentiza en la ampliación, del convencimiento de que la problemática racial existe en Cuba en forma de prejuicios y de discriminaciones no concientizadas como tales, pero que han comenzado a visualizarse como acciones y hechos que deben ser combatidos de manera enérgica. Otro aspecto que debe tomarse en cuenta que la lucha en contra de la discriminación no puede limitarse a la racial, sino expandirse a todas las discriminaciones vigentes aun entre nosotros, unas más visibles, otras más solapadas, religiosas, genéricas, homofóbicas, regionales. Me siento optimista por todo lo señalado, y por la incorporación de jóvenes de todo el país, que de la Negritud estudian e investigan sobre estos hechos y llaman la atención del poder revolucionario sobre lo que debe combatirse de manera objetiva .

¿Cuáles consideras son los mayores retos por afrontar?

En primer lugar la comprensión de que todo los que hacemos individualmente o integrados a la Cofradía de la Negritud, a la Articulación Regional Afrodescendiente de América Latina y del Caribe, a la agrupación Afrocubanas, o a la Comisión Aponte de la UNEAC, entre otras, tenemos el objetivo principal de luchar contra el racismo y sus secuelas. En segundo lugar  valorar objetivamente los  puntos de vista de los diferentes individuos y grupos que luchamos contra el racismo y en contra de todas las discriminaciones y prejuicios. Lograr un consenso en todo aquello que nos une, con el propósito de salvaguardar todo en lo que hemos avanzado en virtud del triunfo revolucionario. Y uno muy importante, no considerar que la difusión del conocimiento analítico, crítico de nuestra realidad histórica del ayer  y la contemporánea, a los sectores más necesitados de ese conocimiento para su más activa y concientizada integración a la lucha que libramos, signifique abrir el caos, y un peligro. No podemos retomar la idea de que hablar  del tema, es crearlo. La acción comunitaria es muy necesaria para apoyar las medidas y políticas raciales y sociales que nuestro gobierno tomará  teniendo en cuenta  el nivel alcanzado del debate actual ante esas problemáticas.

¿Qué proyectos centran hoy tu actividad tanto investigativa como de activismo social?

Investigativamente preparo un curso y libro sobre las publicaciones periódicas de las sociedades  negras cubanas, muy modestamente deseo rendirle tributo a Carlos Manuel Trelles, a Pedro Deschamps Chapeaux,  a Carmen Montejo y a Oilda Hevia Lanier, entre  otros, que contribuyeron con obras paradigmáticas  en este campo de nuestra historiografía, o de nuestra hemerografía. Continuar con mi activismo, muy ligado a la docencia, aprovechando cada espacio donde pueda hablar sobre la lucha que libramos con el fin de que se tome más conciencia de la necesidad de participar en esa lucha con amor, pensando y deseando que las generaciones futuras no tengan los escollos que las actuales han tenido que enfrentar, por eso es muy importante que ese batallar comience por uno mismo, para desenraizar  de ese modo los prejuicios, que se solapan para no ser abolidos.

Durante muchos años, has sostenido importantes intercambios en universidades e instituciones en los Estados Unidos ¿Cómo valorarías estas experiencias?

Para mí ha sido una experiencia fundamental, que me ha hecho sentirme más cubano, identificarme más profundamente con nuestra cultura, con nuestra historia.  Ofrecer seminarios, charlas sobre nuestra historia,  y nuestro presente, de nuestros éxitos y nuestras deficiencias,  de manera objetiva, honesta, subrayando la toma de conciencia y de las medidas tomadas para  superarlas, ahora mucho más visible, ha sido una gran oportunidad.

¿Hasta que punto consideras la relevancia que te han aportado tanto en el ámbito profesional como personal?

En cierta medida parte de lo dicho en la respuesta anterior satisface  esta interrogante. Pero insistiré que mis viajes a los Estados Unidos fueron viajes de adoctrinamiento político. Todavía no he ido a los grandes centros turísticos a los cuales todos anhelan concurrir, me llevaban a ver todas las contradicciones del sistema de vida estadounidense, a hablar con las comunidades haitianas, dominicanas, puertorriqueñas, y de otros países  de América, de Europa y de África,  quienes me permitieron apreciar  los aspectos positivos y negativos de la sociedad estadounidense, cuando escuchaba sus valoraciones,  recordaba siempre las palabras de mi maestro, Walterio Carbonell, en cuanto a la presencia de la dialéctica. Te diré que he comprendido más ampliamente los proceso sociales, que se operan en nuestro continente,  en virtud del conocimiento de la realidad social de los Estados unidos, no olvidemos que en igual medida nuestro Héroe Nacional no se equivocó al analizar las esencias de los Estados Unidos de su tiempo,  y de lo que le avecinaba a Nuestra América, como bien se materializó en su primera guerra imperial invadiendo los territorios de Filipinas, Puerto Rico y Cuba.

¿Pudieras mencionarnos algunas de estas universidades e instituciones, las cuales desde tu punto de vista han sido particularmente significativas dentro de tus experiencias?

Mi primera charla fue en la Universidad de Texas, en Austin, en noviembre de 1991, será inolvidable para mí, como lo fue también durante ese viaje mi visita a la Universidad de Chicago, donde regrese para impartir un seminario, como he efectuado en muchas otras, pero esas universidades, al igual que la Universidad de Miami, fueron en la década del noventa del pasado siglo, las que más me impresionaron y me impactaron profesionalmente. No olvidemos  que en la Biblioteca de la Universidad de Miami se encuentra en la sección Cuban Heritage una, sino la primera  y más importante de las colecciones bibliográficas sobre cuba en los Estados Unidos.  Mis 19 viajes a los Estados Unidos me han enriquecido  el conocimiento de ese país, me ha permitido apreciar que una cosa es la política imperial que suelen desplegar, y otra los hombres y mujeres que también luchan contra ese poder imperial, que se evidencia en el apoyo de amplios sectores de esa sociedad a  la Revolución Cubana con sus virtudes y defectos. Me siento muy orgulloso de que mis viajes iniciales fueron promocionados por colegas como Ben Jones, Fannie Rushing, Laurence Glasco, Aline Helg, quienes confiaron absolutamente en mí para invitarme a eventos, en sus universidades.  Tambien la Biblioteca Arturo Schomburg, del sistema de Bibliotecas Públicas, de la Ciudad de Nueva York, sitio que  considero como mi casa;  desde 1992 investigué sus fabulosas colecciones, colaboré y  compartí un tiempo muy hermoso, que considero formativo, porque en ese centro ahondé mi conocimiento del caribe, al intercambiar experiencias profesionales y personales, con especialistas, técnicos, que me hablaban de sus lugares de origen, de sus ideas políticas, siempre mirando al futuro muy progresivamente, esporádicamente. Gracias a Howard Dodson, el director de la biblioteca,  y a Miriam Jiménez Romaní, y Diana Lachatañeré, ese lugar se convirtió siempre, cada vez que llegaba,  en un aula en la que tanto aprendí sobre la problemática del negro en todo nuestro hemisferio. Otra institución que no puedo dejar de mencionar es el Buildner Center en Nueva York y a su director Mauricio Font, un espacio donde he debatido sobre nuestra realidad actual de manera vehemente y apasionada.  De todas las universidades e instituciones visitadas tengo algo que decir, pero ese será el contenido del libro donde contaré mis experiencias por las tierras de Marck Twain.

Hace unas semanas, en un importante encuentro, en el marco del Día Mundial Contra la Discriminación Racial, se desato un gran debate que en alguna medida cuestionaba tu trabajo de activismo y el de otros. ¿Qué piensas al respecto?

Para mí fue un hecho triste, lamentable, nada nuevo dije que no hubiera dicho con anterioridad. En aquel momento expresé que lamentaba mucho que se hubiera mal interpretado mis palabras. Mi intención no fue que se me tomara como un provocador, por reiterar mi pensamiento de que el debate racial y en contra de todas las discriminaciones debía salir de los espacios académicos, y  llevarlos a los parques, a las casas comunitarias,   a los barrios. No creo que esa propuesta vaya en contra de la que afirma que todo debe ejecutarse  desde el poder. Me parece que el debate abierto, público en la  base de nuestra sociedad, es vital. Sé que ya se confeccionan nuevos programas para los diferentes niveles de nuestro sistema de enseñanza, una forma objetiva para ir creando las condiciones para la formación más objetiva de nuestros escolares y estudiantes, y maestros a corto y a largo plazo. Ese hecho es una prueba de que estamos avanzando.

Pienso que debemos  trabajar más en todo lo que nos una, y no pensar que criterios diferentes a los nuestros puedan ser dañinos, y  mucho menos si esos criterios son  los siempre enarbolados por compañeros comprobados y  objetivamente identificados con la lucha que libramos. Ese incidente me ha servido para comprobar que no todos los que estaban allí mal interpretaron mis palabras, pues los mensajes que han circulados en internet, así lo evidencia de forma muy objetiva. Además de que mis compañeros del diplomado de Antropología, dirigido por el Dr. Antonio Martínez, me hicieron un acto de desagravio en la clase del 27 de marzo.  Pienso que todos hemos salido más fortalecidos por ese lamentable suceso, y muy optimista y confiados en toda la lucha que nos queda por delante.

Hoy en día Tomasito continúa siendo un luchador incansable, a pesar de los años que lleva de trabajo intenso. ¿Podemos asegurar que mantendrá intactas sus líneas de trabajo o habrá algo nuevo a incluir?

Siempre vuelvo a mi maestro Walterio Carbonell, no sé qué podrá surgir en nuestra lucha que deba prestar atención, e incorporar como algo fundamental en mi bregar por un mundo mejor. Pero si hay algo muy cierto, las condiciones que nos hacen demandar desde posiciones revolucionarias medidas contra todas las discriminaciones que a pesar de todo lo hecho por la Revolución para combatirlas, aún se mantienen, serán ellas razones poderosísimas para continuar en la batalla, la cual cesará en la medida en que la realidad circundante demuestre la disminución hasta  su  abolición de todo lo que hemos históricamente combatido.

Debate racial en Cuba: Respuesta Interna

DEBATEracialPor Alberto N. Jones

Hermanos,

Ante una nueva escisión que lamentable se ha producido en nuestra incipiente y débil organización, les escribo temeroso e imploro, que esto no conduzca a un mayor debilitamiento de los cimientos sin fraguar que estamos tratando de construir.

A pesar de no haber visto publicado las bases, conceptos, filiación ni mecanismos para llegar a formar parte de ARAAC, el solo hecho de haberse concebido este abanico unificador de los marginados, obliga a defenderlo, criticarlo, fortalecerlo y crear un mecanismo de funcionamiento democrático, que augure un crecimiento, expansión y reconocimiento, que sea capaz de llevarlo a cumplir con sus postulados teóricos.

Mientas ARAAC o cualquier otra institución carezca de una estructura, una visión, una meta y formas de alcanzarlos, nos limitaremos a hacernos señalamientos, nos fraccionaremos y jamás lograremos alcanzar la autoridad interna y externa necesaria para poner en marcha nuestras aspiraciones, nuestros sueños y obligaciones con la sangre de nuestros antepasados.

Hasta ahora parece ser, que un grupo de hermanos bien intencionados acordaron formar la dirección de esta organización en La Habana. El carácter altamente teórico, académico y verbalista a que se ha limitado hasta ahora el análisis y discusión de los males que aquejan a los segregados, marginados y empobrecidos de nuestro país, le ha faltado una base de sustentación práctica, que atraiga nuevos miembros, se consolide dentro de la sociedad y expanda a lo largo del pais y fuera del mismo.

Las sociedades Chinas en Cuba y tal vez en el resto de mundo, se fundaron y tenían como base, apoyar moral y materialmente a cada emigrante chino llegado a su comunidad, al proveerlos de inmediato de abrigo, alimentos y pequeños recursos económicos re-embolsables con un pequeño interés, con el que cada uno de ellos podia establecer el negocio en el cual se sentía mejor capacitado y con la mayor posibilidad de éxito.

El mundo ha cambiado ante nuestros ojos y nosotros en gran medida, hemos seguido proponiendo mecanismos de ayuda, reconocimiento y deuda, que no fue atendida en el pasado y tal vez, tampoco lo sea en el presente.

Si nos adecuamos al mundo presente y en lugar de pedirle al discriminador y segregacionista que nos exima de su desprecio, que reconozca nuestros méritos, que nos proporcione la oportunidad para avanzar, nos esperan otros 500 años de lamentos, sufrimientos y nuestros deberes con quienes se inmolaron por nuestro presente, seguirá pendiente.

Nosotros, los desposeídos e ignorados, no podemos aspirar en estos momentos, a alcanzar ninguna de las grandes empresas que se asentarán en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel o los grandes hoteles que se construirán a tenor de las nuevas leyes de inversión en Cuba, pero si podemos agruparnos en una fórmula ancestral, propia de nuestra cultura, en la cual todos podemos trabajar para un pequeño colectivo o comuna, libre de los males que hoy nos aquejan.

Durante cientos de años los negros, indios y otros nativos se distribuyeron las tareas a realizar. Unos pescaban, otros sembraban y todos consumían de los bienes creados. A pesar de constituir negros y mestizos menos del 25% de la comunidad Cubana en el exterior, ante un organismo aglutinador como ARAAC, podríamos aportar pequeños recursos económicos que permitirían a ARAAC crear y administrar su mini-empresa, con la que podríamos comenzar a romper el ciclo de dependencia actual.

Hermanos, esto es real y esta en nuestras manos. Nos falta el ejemplo vivo, visible que el mundo pueda constatar nuestra gestión, nuestro intelecto al servicio de los mas, mediante la formación de la primera cooperativa de construcción, transporte, ventas, producción o servicios, en el cual todos pudieran reflejarse.

Dejemos atrás la mentalidad de dependencia y antagonismos. Demostrémonos de lo que somos capaces, pongámonos de pie y asumamos la responsabilidad de trabajar y hacer exitosa, cada una de las empresas que acordemos crear.

Millones de negros en otras partes del mundo, despreciados y marginados igual que nosotros, tendrán en nuestros éxitos, un aliento, una vía a seguir. No tengo la menor duda, que con nuestra actitud y ejemplo, miles de Afro Americanos, Caribeños y Africanos, se mostrarán interesados en la formación de empresas mixtas con sus hermanos en Cuba.

Termino recordándoles, que nuestra mayor debilidad radica en la facilidad en que podemos ser divididos, enajenados, como consecuencias de prejuicios ancestrales que aun perviven entre nosotros. Prueba de ello, lo vemos a diario en los Estados Unidos, en el cual, 38 millones de Afro-Americanos poseen un poder adquisitivo superior a los 900 mil millones de dólares anuales y la casi totalidad de ellos viven en una pobreza abyecta, por haber sido programados a gastar, presumir y no crear o sentar las bases de desarrollo de su gente. De nuestro éxito, también dependerán ellos!

Ninguna empresa por grande nos parezca hoy, esta fuera de nuestras posibilidades reales. Unámonos con transparencia, sin arribismo o ánimos de desplazar a nadie de la posición que ocupa. Tenemos que educarnos con una nueva visión del presente y futuro. El éxito o el fracaso dependen de nosotros. A diferencia de nuestros ancestros, nosotros no tendremos a quien culpar, pues miles de negros en Cuba poseen un cúmulo diverso de conocimientos que nos permite diseñar y dirigir nuestro futuro.

Acá los espero! Organícense y digan qué y cómo podemos apoyarlos.

Un abrazo fraternal, un llamado a la cordura, mientras tratemos de recuperar 500 años de abusos, infamia e impotencia.

Alberto

Los hermosos peligros de la libertad

globosEn estos días se discute muchísimo en La Habana acerca de diversos temas. Desde el libre acceso a Internet, el filme Conducta, hasta la nueva Ley de inversión extranjera en Cuba suscitan diferentes opiniones y posiciones encontradas.

En mi opinión, esos son puros pretextos. El punto álgido es un proyecto de nación que incluya la libertad de pensamiento, expresión y de creación.

Hoy me levanté con un texto en mi buzón que mi amigo Victor Fowler me envió con el siguiente epígrafe:

 

Hace unos días publiqué en el suplemento digital de la revista Espacio Laical este artículo ensayístico que ahora comparto por correo electrónico. Comencé intentando hablar acerca de la necesidad de debate social, tema habitual en numerosas intervenciones de todo tipo y procedencia en el país, y terminé escribiendo exactamente sobre lo contrario; es decir, ¿cuáles son las condiciones necesarias para que, en un territorio cualquiera, no exista debate social? El texto contiene un párrafo más que en su edición digital, así un subtítulo que introduce mejor las paradojas de su contenido, pues –a la manera de una especie de borrador permanente- es tema acerca del cual he seguido pensando. Como mismo otras veces, lo mando a ustedes, colegas a los que respeto, cuyo trabajo sigo y a quienes pienso que tal vez les interese.

Es posible que entre las personas que leen esta bitácora surja una interesada. Por eso lo comparto:

Descargar Los hermosos peligrosos de la libertad por Victor Fowler

Imagen tomada de Registro Personal 

 

Un billón de pie por Jenny Montero de Cárdenas

536939_382278998537617_465093088_n

Hay una diferencia sublime entre hacer activismo en Cuba y fuera de ella: una se envuelve de verdad en acciones que movilizan a la gente, no hay nada orientado ni tampoco que pedir permiso, es solamente quedar y punto. Nadie te dice: eso no va a ser posible, o » esta demasiado fuerte».

En la Isla todo esta demasiado pre-diseñado. Todo necesita un espacio formal y unas personalidades, cuando menos. No digo que sea mejor o peor pero si es diferente.

Seguir leyendo «Un billón de pie por Jenny Montero de Cárdenas»

CONVOCATORIA: Consumo cultural y la equidad social

El Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero, tiene un espacio socializador denominado Foro Permanente, el cual brinda instrumentos de análisis acerca de la realidad cubana y latinoamericana, estimulando el debate y lectura sobre el contexto. Les invitamos a asistir a este espacio, esta vez dedicado al tema de la CONSUMO CULTURAL Y EQUIDAD SOCIAL, con la presentación de:

Consumo cultural, diversidad y diferenciación. Cecilia Linares. Centro de Investigaciones de la Cultura Cubana Juan Marinello (CICC) La institución escolar como proveedora de equidad cultural. Kenia Lorenzo. Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (CIPS)¿Reproducen los/as espectadores/as imaginarios androcéntricos?. Danae C. Diéguez. Universidad de las Artes (ISA)Acercamiento a un estudio de género en la televisión cubana. Nelia Casado Castro. Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT)

FECHA: JUEVES 19 DE SEPTIEMBRE DE 2013
LUGAR: SEDE GRUPO ROMERO, SITO EN CALLE 35 NO. 3607, ALTOS, ENTRE 36 Y 42, PLAYA.
HORA: 2:00 pm