Lo más racista, sexista y homotransfóbico de Cuba en el 2019

De todo se aprende, también de las actitudes, contenidos, promociones, etc., racistas, sexistas y misóginos que habitan en las redes y en la (mal) llamada «vida real.
En este artículo me propongo listar, aquellos acontecimientos que como activista antirracista considero oportunos resaltar, entre otras razones, por el sabor amargo que dejaron, por la cantidad de personas que se movilizaron ante esos sucesos, los debates que se suscitaron y a partir de los cuales aprendimos con creces.
En este sentido, la labor de les activistas y personas sensibilizadas con la lucha contra el racismo, la discriminación racial, el sexismo la misoginia y la homotransfobia, ha servido de algo. Hemos declarado tener tolerancia cero ante aquello que lacera la dignidad de los seres humanos.
Esta es la lista de racistadas y machorradas del 2019 cubano. ¡Compártela!

 

1. La muchacha del bus y el chofer que le dijo «Negra Mona»

El 19 de diciembre del 2018, la profesora de Educación Física Gelaisy Cantero de los Santos viviría un episodio racista, que se haría popular en el enero del 2019. Al subirse a un ómnibus e intentar pagar por otra pasajera, fue llamada «Negra Mona» por el chofer del vehículo.

La joven, que continúo su viaje con supuesta tranquilidad, interpuso una denuncia al día siguiente, en la Fiscalía Provincial de la capital, lo cual fue comunicado en las redes sociales por Alianza Unidad Racial, iniciativa antirracista que realiza acompañamiento legal a casos como este:

«Nos encontramos en estos momentos en F y 25 en la Fiscalía Provincial de La Habana, Oficina de Atención al Ciudadano para presentar formalmente la queja, por agresión verbal que fue víctima nuestra hermana Gela Cantero de los Santos».

Ya ha transcurrido un año de este episodio, aún no sabemos si la denuncia fue llevada a tribunal y qué se dictaminó. No obstante, el incidente sentó un precedente importante en cuanto a la impunidad de la discriminiación racial en Cuba. Aún cuando no existe en el país una norma especifica contra el racismo, sí existen vías de encauzar una denuncia de este tipo. Conózcalas aquí.

 

2. Raúl Torres: «El pingúo de la trova» o «Necrotrovador»

El reconocido cantautor cubano Raúl Torres, autor de temas emblemáticos de la trova cubana, protagonizaría en abril del 2019 uno de los episodios más misóginos y sexistas del año, cuando tratando de defender a un supuesto ofendido, usó frases ofensivas contra madres cubanas.
Ante las críticas sobrevino una respuesta del músico, donde se confirmó que no le interesó jamás reflexionar seriamente sobre lo acontecido.
Con anterioridad, Torres había exhibido toda la homofobia de la que es capaz, cuando respondió al texto del periodista  «Raul Torres tiene que parar», publicado en Hypermedia Magazine.
En un post compartido en su muro de FB, que luego fue reproducido por el periodista, Torres se refiere a Padilla Cárdenas llamándole «mijita», entre otras frases aludiendo a la orientación sexual y a la virilidad. Del mismo, un fragmento:
EMINENTE CONSUMISTA DE SU TRASERA NATILLA
PARASITO DE SI MISMO EL TAL TILBERTO PANDILLA.
MEDIO TIPO, CASI ALGO QUE NADIE DEFINIRÍA
EL TREPA TRAIDOR DEL TIEMPO, EL HÍBRIDO DE LA ARPÍA.
EN EL FONDO TIENE UN SUEÑO, MEGADARK DE LA PORFÍA,
UN LÁPIZ CON ESCAFANDRA NO IMPRESIONA LA OBRA MÍA,
HIERBA MALA DEL ENSAYO, PERRA ESCRIBIENDO SANDÍAS,
NINFA ENFERMA DE LAS TETAS, MIJITA ESTÁS ENCENDÍA

3. Michel Mirabal denuncia la violencia machista recurriendo a la violencia machista

El artista plástico Michel Mirabal, nieto de la ilustrísima cantante Martha Jean Claude, se planteó luchar contra la violencia de género, dice él, cuando en una especie de video-performance apareció percutiendo las nalgas de cuatro mujeres cubanas. El audiovisual recorrió las redes en el junio del 2019 y fue eliminado por su autor luego de la lluvia de críticas, aunque no se sabe si por sensibilidad ante estas.

Las comentarios negativos sobre el performance sobrevinieron desde todos los ámbitos posibles mientras Mirabal pedía culminar su «obra».
A las críticas el artista respondió usando términos como «extremistas»; además de llamar(nos) «ignorantes» a quienes denunciaron(mos) el performance por misógino y sexista; «talibanes extremistas escondidos detrás de la fachada de defensores de estos fenómenos y no son más que hipócritas esperando un desliz para regar su veneno y pedir sanciones”, dijo.
Sin embargo, el debate en el muro del artista plástico no se inició con la publicación el video-performance, sino con la convocatoria que puso con anterioridad, cito: “…necesito 3 mujeres con nalgas y no solo con ellas, deben estar bonitas, y es serio, será para un video arte”.
La segunda parte del performance, que incluyó entre otros, la participación del músico José Luis Cortés «El Tosco» (quien había sido denunciado como agresor de la cantante Dianellys Alfonso Cartaya) pretendió explicar la intención del primer video. Malogrado. Pésimo.
No obstante, Mirabal no aprendió; tanto en entrevistas como en su propio muro de FB dio muestra de que para proponer debatir sobre violencia de género, lo primero es saber qué es patriarcado y cómo funciona la violencia machista. Como dijo la periodista Thais Gaes, las respuestas de Mirabal no procedieron nunca. Mirabal no luchó contra la violencia de género; él mismo ejerció como quiso la violencia simbólica: él percutió sobre el trasero de cuatro mujeres cubanas.

4. Periódico Girón y la caricatura homofóbica

El periódico del Partido Comunista en la provincia de Matanzas compartió, en julio del 2019, una caricatura con la cual se intentaba descalificar, para quien ya no existen calificativos, o sea, al secretario general de la OEA Luis Almagro. Para ello se utilizó la frase «salir del closet», la cual como sabemos pertenece a los términos de común uso dentro de la lucha por los derechos y la visibilidad de las personas disidentes sexuales y genéricas.

El artista plástico matancero Manuel Hernández es el autor del dibujo, que fue denunciado por el activista Yadiel Cepero, quien la publico en su muro de FB.

A lo anterior se sumó  la intervención del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX). Luego el artista, al ser entrevistado por Q de Cuir, aseguró que no tenía intención de discriminar. Pero lo hizo, y ahí estaba Yadiel para darse cuenta.

5. Música denuncia discriminación racial en el Hotel Parque Central

Ana es una joven música de 29 años que estudió en el Conservatorio Amadeo Roldán en La Habana. En su perfil de FB, el día 7 de agosto, compartiría el siguiente estado:

Ayer martes 6 de agosto fui a ver a las chicas de «MULATAS SON» a la terraza «MIRA-HABANA» (la ampliación del clásico HOTEL PARQUE CENTRAL) lugar donde me trataron «super bien» y no tengo quejas ninguna…EL PROBLEMA fue cuando quise subir a la «tal» terraza…En cuanto puse un pie dentro del lobby me abordó un custodio con una forma NO correcta para preguntarme para donde iba solo por ser cubana. (Según la forma que el «tal» custodio me trato parece que me iba a robar algo del local o simplemente no tenia dinero suficiente como para entrar a un lugar como ese…) y a la salida yo lo quise abordar para tratar de darle una lección y la repuesta de él fue que él era el SECRETARIO DEL PARTIDO del hotel y que esa era una institución «5 estrellas» que se reservaba el derecho de admición (que por lo cual él podía decidir quién entraba y quién NO…Pedí para hablar con su superior y fue «PEOR EL REMEDIO QUE LA EMFERMEDAD» pues aquel compañero fue mas déspota y mas grosero que el «tal» custodio….
ME PREGUNTO: A QUIÉN «COÑO» PUEDO QUEJARME ?????? DIGANME USTEDES POR FAVOR!!!!!!!

En pocos minutos, casi 100 comentarios se acumularon en el post de Ana, algunos de los cuales intentaban responder a su pregunta. Otro parte de quienes allí comentaron, confirmaron la existencia del racismo y la discriminación racial en Cuba, en especial en el ámbito del turismo, al tiempo que algunas personas escribieron testimonios acerca de incidentes de igual magnitud, cuando no los dejaron entrar a un hotel en el país, una realidad bastante común en Cuba, aún en la actualidad.

 

6. La pelotera que se pinta los labios mientras está al bate

El sitio web de Radio Cadena Agramonte, la emisora de la provincia Camagüey, reprodujo una caricatura sexista, en una nota publicada (que luego fue borrada) en su plataforma el pasado 18 de agosto de 2019.

El artículo donde se encontraba la imagen se refería a un entrenador de la provincia, quien había sido promovido para dirigir el equipo femenino de béisbol de Cuba.

La caricatura que acompañaba la nota periodística banalizaba a la mujer pelotera, quien en pleno juego se pinta los labios. Su representación, además de sexualizada, intenta alimentar el estereotipo de que las mujeres no toman su rol en serio, como que “no están puestas pa eso”, sino que la estética es más importante que su función, en este caso, como deportista.

El sexismo también se muestra en la invisibilización de las dos atletas camagüeyanas, Mayumi Solano y Katherine Fals, a quienes únicamente se les menciona en la nota, cuando se podía haber aprovechado la ocasión para exponer sus resultados deportivos y por qué fueron incluidas en la selección nacional.

 

 

7. Cirle «Pelo Bueno» denuncia a cuatro voces el racismo en Cuba

La activista afrocolombia Cirle «Pelo Bueno» estuvo de vacaciones en Cuba en agosto/septiembre de este año.

Durante su estancia, originalmente turística, la activista se encontró con el público afrocubano gracias al proyecto «Lo llevamos Rizo«, que preparó una conferencia para la ocasión, la cual tuvo lugar el 20 de agosto, en la Casa de África. Hasta ahí todo bien.

De regreso a Colombia, la reconocida influencer denunció la discriminación racial que vivió en la isla, el 6 de septiembre, en su cuenta de Instagram. Si usted quiere poner a prueba sus conocimientos sobre los diferentes prejuicios, actitudes y estereotipos racistas, puede consultar su testimonio. Ahora le brindo tan solo un adelanto:

«El lugar más intimidante fue el restaurante. Los meseros daban un trato cordial a los hombres blancos en la mesa, a mí y a la acompañante de nuestro otro amigo – él blanco, ella negra- nos trataron con desden, y mucha descortesía.
Yo estaba ahí pagando exactamente lo mismo que ellos, hombres blancos y europeos, pero yo no merecía un trato digno. Ni un solo día fue diferente».

8. Reglamento transfóbico en hotel estatal viola la Constitución

El hotel Pernik del estatal Grupo Hotelero Islazul, poseía, en septiembre del año del 2019, el siguiente reglamento interno:

En dicho documento, en la sexta viñeta, se prohibe el acceso las personas trans a la sala de fiestas de la instalación, contradiciéndose el artículo 42 de la nueva Constitución de la República, la cual proscribe todo tipo de discriminaciones, incluidas aquellas referidas a la orientación sexual e identidad de género.

El reglamento interno inundó las redes cubanas el 17 de septiembre, luego de ser denunciado por Chirly Morenza, integrante de la red TransCuba y derivó en una queja que fue enviada al organismo correspondiente.

Según IPS, desde el Cenesex y la Comisión de denuncias para mujeres violentadas y la población LGBTI en Santiago de Cuba, se realizaron acciones pertinentes para solucionar este incidente.

Por su parte, la dirección del Grupo Hotelero Islazul le aseguró al activista Mariano Arturo Ochoa Poveda, 24 horas después, haber adoptado las medidas necesarias para hacer cumplir la Ley de leyes.

 

9. Frank el Makina, el youtuber más homotransfóbico de la República

Un youtuber cubano publica en su canal, el 29 de septiembre del 2019, un video con criterios homofóbicos y transfóbicos. En dicho material audiovisual, Frank el Makina se refiere a las personas travestis como «estúpidos», «la vergüenza del país, «una plaga» y promete darle duro.

El video  fue denunciado, debido a su carácter transfóbico, en la red social Facebook por varios activistas LGBTI, quienes también dejaron allí comentarios.

Luego el youtuber publicó un segundo video donde alega que ha sido acusado de homotransfobia. El único argumento que usó El Makina para defenderse es que el manager de su canal es un hombre gay. Qué falta de creatividad, ¿cierto?

 

10. Con dos que se quieran

Miguel Cabrera, historiador del Ballet Nacional de Cuba, y el cantatutor Amaury Pérez protagonizaron hace unas semanas, el 29 de octubre del 2019, uno de los episodios más racistas que ha involucrado a la televisión cubana. Se trata de la transmisión del programa Con dos que se quieran.

Partiendo de la carrera profesional de Cabrera y de su labor como historiador del Ballet Nacional, se expusieron ideas racistas, clasistas y sexistas.

Amaury, en su calidad de anfitrión, se divirtió con las racistadas dichas por Cabrera, las que cobran importancia teniendo en cuenta quién las dijo.

A partir de transmisión del programa se suscitó un debate en el cual afloraron ideas tan discriminatorias como las exhibidas en horario estelar, aquel martes de octubre. Por ejemplo, la trovadora Heidi Igualada llegó a cuestionarse en su muro de FB, del cual fui bloqueada, si solo los negros podrían defender a su «raza» (el entrecomillado es mío, dudo que la música sepa que la razas en el homo sapiens no existen, de ahí que haya que usar comillas).

Una semana después, pusieron en práctica la estrategia de «control de daños» al retransmitir la entrevista al músico y babalawo Alberto Tosca, quien lleva más de un año fallecido. El colofón lo puso Abel Prieto, actual presidente de Casa de las Américas, cuando publicó en un texto, que salió en el periódico Granma y en su blog, donde esgrime —en función de amigo que defiende al socio— el argumento de la relación de amistad entre Fidel Castro y Amaury, lo cual como sabemos anula cualquier debate posible.

Bonus track: Casting racista

La activista Lisset Govín Murdoch denunció hace el 11 de diciembre pasado, que en un grupo de FB llamado Secta de la croketa suprema se había publicado el siguiente cartel:


Como respuesta, la propia activista y un par más de personas se comunicaron con Olga para ver qué podría justificar un cartel tan racista como este.

Según un internauta, se trata de que ciertos empresarios forman compañías de danza para que se presenten en países donde solo se aceptan personas blancas. Si así fuese el caso, ¿sería posible publicar en la Cuba post Constitución del 2019 un anuncio con este contenido racista? ¿No se estaría incurriendo en un delito? Estas son las preguntas que muchas personas nos hicimos.

Como quiera que sea, sabemos que, por ejemplo, en la televisión cubana las personas negras suelen representar únicamente cierto tipo de personajes estereotipados como santeras, putas, delincuentes, babalawos, etc. Además, como reconoció recientemente el actor Renny Arozarena en entrevista con Juventud Rebelde:

«Hay muchísimos actores con talento esperando su oportunidad. Y en el caso de los negros, hay una sutil desventaja, que al final es discriminación en un país que hace ya 60 años comenzó una batalla contra el racismo. Por lo general, los personajes protagónicos de las películas, telenovelas y series cubanas tienden a ser blancos. Es vergonzoso en un país multirracial».

Hasta aquí la lista de incidentes. ¿Conoces algún otro que haya tenido importancia para Cuba? De ser así, te pido que lo pongas en los comentarios.

¡Ojalá tengamos un 2020 con mucho menos racismo, misoginia, sexismo y homotransfobia!

Michel Mirabal, tus respuestas NO proceden

Por Thais Gaes

El artista visual Michel Mirabal ha llamado “talibanes extremistas escondidos detrás de la fachada de defensores de estos fenómenos y no son más que hipócritas esperando un desliz para regar su veneno y pedir sanciones”, a quienes criticamos el fragmento de un video sin terminar que publicó y posteriormente retiró de Facebook. En esta primera versión del material aparecía el artista tocando las nalgas de varias mujeres como si fueran instrumentos de percusión. Luego subió una versión terminada a la que llamó Las dos orillas de una verdad. En esta última hace el ademán de tocar los glúteos de las mujeres como si fueran tambores, y al final del video esas mismas mujeres llaman a no dejarse utilizar pues “la violencia puede venir disfrazada de arte”. Nunca mejor dicho.

Lo primero que me vino a la mente fue: ¿de qué película o serie de televisión habrá sacado el calificativo de “talibanes extremistas”? Luego encontré un texto publicado en elperiodico.com, donde entrevistan a Jorge Pérez, músico español que realizó los videos Bottom percussion, en el que se inspiró el cubano para hacer este videoclip, donde Pérez utiliza glúteos de hombres y mujeres cual instrumentos de percusión. El español “lamentaba haber sido incomprendido por las feministas menos rigurosas y más talibanes”, cito textualmente. Entonces caí en la cuenta de dónde provino el calificativo.

¿Sabe acaso Michel Mirabal que es un talibán? ¿Será consciente de qué es un extremista? Matar a una mujer, abusar de ella o maltratarla solo por el hecho de ser mujer, eso sí es extremismo, más que extremismo es barbarie. ¿Conoce Mirabal a alguna mujer que haya vivido o esté viviendo un ciclo de violencia? ¿Tendrá idea de cuán difícil es salir de ahí? Lo convido a que le pida a alguna víctima de violencia de género que le dé su testimonio, y luego de escucharla se responda a sí mismo qué es extremismo.

En un cuestionario acerca de este performance publicado en el sitio web de su estudio, Mirabal responde a una de las interrogantes:

“Si tenemos en cuenta que ese tipo de situaciones proliferan en los medios de difusión, en internet y en nuestra vida cotidiana, y transcurren de manera “natural” sin que se desaten las alarmas que debería detonar, la reacción tan virulenta a las imágenes que yo publiqué pareciera desmedida”.

Reacciones virulentas llama él a las réplicas contra un material soez, misógino y humillante. Incluso va más lejos, llega a decir que “detrás de esos grupos extremistas hay oportunistas”. Curiosamente, eso mismo podríamos pensar de él y su video, que detrás de su intención de denunciar la violencia hay otras pretensiones menos nobles.

Justificarse con la frase “usted no sabe nada de arte”, me parece una excusa pueril y soberbia. ¿Desde cuándo el arte es exclusivo para los entendidos en esa materia? ¿En qué momento las personas que no saben de arte perdieron el derecho a opinar, a emitir sus criterios? ¿El arte es solo para los artistas, para los críticos, para los curadores, galeristas, patrocinadores, coleccionistas, compradores, clientes?

Si usted hace música, teatro, danza, cine, instalaciones, performance, películas, videoarte… para que lo entiendan, consuman o adquieran sus obras el resto de sus colegas cineastas, bailarines, músicos, pintores, performers o especialistas, entonces dedíquese a hacer su arte en la sala de su casa, y no se presente al público, ni exponga, ni ofrezca recitales, ni funciones en un teatro ni en una sala de conciertos.

Su arte sin público, qué sentido tiene, para quién usted crea, compone, toca, monta, baila, dibuja o realiza performance; ¿para vender(se) únicamente a un grupo élite que puede comprar su creación, que puede pagar por verla, tenerla o patrocinarla? Ningún artista que se respete, por ética y profesionalidad, ofrece ese argumento como réplica. Esa respuesta no procede.

Aclaro que esto no es una batalla contra Michel Mirabal ni su trabajo. Sus defensores han salido al paso afirmando que es una buena persona, y no lo pongo en duda porque ni siquiera lo conozco. No confundamos las cosas: no estamos juzgando al ser humano que es Michel Mirabal, pongamos que efectivamente lo es, sin embargo, está portando un mensaje discriminatorio: violencia simbólica, algo que la Dra. Isabel Moya pasó años estudiando y he aquí un lamentable ejemplo como los que ella citaba en sus clases.

Aunque la labor social y comunitaria de Mirabal hablen por él, esto no lo hace invulnerable. Sobrados ejemplos tenemos de personas con una labor altruista encomiable y han resultado ser a la postre agresivas y agresoras. Pongamos, repito, que no es el caso, que Michel Mirabal es un gran ser humano, pero cada día en todo el planeta son asesinadas y violentadas de muchas maneras, desde lo simbólico hasta lo físico, miles de mujeres por los mismos mecanismos y pensamiento sexistas que reproduce su video. Oponer la imagen de buen padre, buen esposo y buen amigo como contra réplica, no es más que recurrir a un cliché para tapar otro.

Estoy segura que muchas de las personas que protestaron contra ese video, me incluyo, aunque no puedo hablar por todxs por supuesto, no tenemos absolutamente nada personal contra él, ni pedimos -como dice Michel- “sangre, paredón, empleo de decretos”. Yo, que pregunté en un comentario en Facebook al post que publicó la campaña Evoluciona con el fotograma del video sin editar, si para este caso el Ministerio de Cultura aplicaría el Decreto 349, no lo hice porque quiera que se le aplique a Michel el citado decreto, sino para interpelar al MINCULT sobre la manera de proceder con este; para nada deseo que se le castigue, ni a él ni a ningún artista. Esto no es una cacería de brujas. Aquí la guerra es contra el sistema que sustenta, legitima y reproduce este tipo de materiales: el patriarcado. Esa es nuestra lucha.

Empero me pregunto hasta qué punto estaría Michel Mirabal dispuesto a escuchar, a conversar, a entender, a reflexionar, a rectificar, como él mismo pide cuando dice: “… en vez de tratar de educar, acudir al diálogo, en fin, hacer lo que se espera de ellos”.

No me queda claro “que se espera de ellos” para Michel. A partir de la pregunta que se le formula, doy por sentado que se refiere a las personas e instituciones vinculadas a los temas de género. Por si Michel no lo sabe, esas personas e instituciones dedican, y hasta consagran su existencia, horas, días, semanas, meses, años a dialogar, sensibilizar, educar, aprender y también a desaprender.

Y ya que estamos con las preguntas. La última interrogante de ese cuestionario me dejó perpleja: ¿qué cree del feminismo, de forma general, y del feminismo aterrizado en Cuba? El entrevistador o la entrevistadora -no ponen crédito- se refiere al feminismo como si fuera “una cosa” que cayó en paracaídas en la Isla. “Feminismo aterrizado en Cuba”, esto amerita una discusión aparte.

Afirmar que “todo este abuso también es posible porque algunas mujeres han cedido terreno- aquí tengo que respirar profundo- y se han plegado a determinados patrones sexistas”, es sumamente irresponsable e irrespetuoso. Resulta que ahora nos matan, nos violan, nos maltratan, nos hostigan, nos acosan porque queremos, nos gusta y hemos cedido terreno.

Que le pregunte a los familiares y amigxs de las mujeres asesinadas aquí en Cuba -no hay que ir muy lejos- que todavía lloran sus muertes, a las abusadas, a las que están recibiendo tratamiento médico y ayuda especializada, si tuvieron oportunidad de defenderse, y si la tuvieron, ¿cuál fue el desenlace?

Aunque este material está terminado, le recomiendo a Michel Mirabal y a los artistas que quieran “movilizar la opinión pública”, ”buscar un sacudión a todos esos estereotipos” y provocar; además de buscar asesoría en especialistas en arte, pueden consultar a otros que han dedicado su vida y sus carreras profesionales a los estudios de género, de violencia de género y al activismo. En ese grupo también hay investigadores, profesores titulares, másteres, doctores y gente con vasta y valiosa experiencia. Les sugiero que toquen las puertas de lxs que están vinculadas al artivismo, más cercanos a su perfil.

Me resisto a creer que esta “estrategia artística” como le han llamado al video de marras, nace de una intención malévola. Quiero pensar que la “táctica empleada para provocar” subestimó -por ingenuidad, por desconocimiento, y no me refiero al arte,- al orden patriarcal y terminó haciéndole el juego involuntaria y tristemente, si su intención era denunciar la violencia contra las mujeres.

Ojalá Michel Mirabal, su equipo y los artistas que quieren denunciar la violencia no hagan oídos sordos a todo lo que ha desencadenado su infausto video, por respeto a los propios artistas, por respeto al arte y a las mujeres, si como él afirma, “siente un profundo respeto no solo por las mujeres sino por todo lo humano en sentido general”.

Texto recibido por correo electrónico

Carta íntima a Michel Mirabal: El fin, los medios y un videoarte

Voy a comenzar por decir que creo saber de qué va el final de tu videoarte Michel Mirabal. Aún así me atrevo a escribir unas líneas sobre este incidente-performance.

Primero quiero decirte que aquí no está en juego ni la calidad de tu obra ni tú como persona. Sé, me consta, que eres un reconocido artista cubano, tus obras están ahí, nadie puede dudarlo. Has sido propositivo y para nada convencional. Como persona, tu trabajo social comunitario habla por tí. Repito: nada de lo anterior está en juego.

No obstante, quiero poder dialogar contigo, más allá del revuelo y los argumentos que soltamos de paso por las redes sociales mientras, en mi caso, me traslado de casa al trabajo, o del sabor amargo que me dejó tu performance.

Como me dijiste ayer, yo no sé nada de arte. En lo absoluto. Soy tan solo una observadora más, tengo mis preferencias claro, como cualquier otra persona que le gusta disfrutar de lo bello. Repito: no sé nada de arte; sin embargo, he estado en los últimos 10 años cerca de lo que se reconoce como «artivismo» político, feminista, antirracista, antiespecista, etc. Tu performance viene a calzar, en mi opinión, en esa conjunción provocadora entre arte y militancia, entre obra artística y mensaje social. En ese sentido mis parabienes.

Por otra parte, quiero decirte que en publicidad y propaganda existe una regla de oro: las creaciones que por alguna razón incluyen mensajes negativos no pueden hacer un uso extremo de ellos. En otras palabras, si el interés es reflexionar, por ejemplo, sobre fumar en el embarazo, el mensaje debe acercarse a la temática de manera propositiva, sin humillar, usar la violencia, graficar en exceso las consecuencias para el bebé —quizás sería más conveniente hablar de responsabilidad en la maternidad. De lo contrario, el material va a ser rechazado, al punto de poner en riesgo las buenas intenciones, en vez de conducir a la reflexión pausada y pertinente va a ser ignorado. Esto lo aprendí mientras cursaba la carrera de psicología en la Universidad de La Habana y luego lo corroboré con las numerosas campañas que se realizaron (y realizan) desde el Centro Nacional de Prevención de las ITS-VIH-sida, las cuales son rigurosamente concebidas.

Sé que eres un artista no un publicista y que el arte tiene sus propias reglas, que a veces consiste en no tenerlas; tú has roto con tu trayectoria artística muchas de ellas. Sin embargo, cuando se tratan temas tan sensibles como la violencia de género, no valen improvisaciones. En este caso entran en juego la vida y la dignidad de las personas. La ignorancia no puede ser entonces la excusa para la equivocación. Me consta que el arte también conlleva una labor investigativa. Por tanto no vale el argumento que expresaste en uno de sus post donde te reconoces como «no experto». Cuando no se sabe se pregunta, se consulta, una se informa debidamente.

Te digo más, no es la primera vez que sucede algo así con el tema de la violencia de género y las creaciones artísticas. El año pasado la reconocida artivista cubana Damarys Benavides compartió, en su muro de FB, su preocupación acerca de la exposición ¿Qué quiere una? Anarcofeminista en Fábrica de Arte Cubano. El cuestionamiento fundamental que se realizó fue la recreación, una vez más, de la violencia de género; y el impacto que esto puede tener en las mujeres que han sido víctima de abusos, violaciones, golpizas, etc.

Por demás, el fin no justifica los medios. Entiendo tus ganas de provocar y en ese sentido el video cumplió su objetivo. Se formó un gran debate ¿Pero y después qué?

Lo anterior me lleva a confesarte algo: me pregunto hasta dónde olvidamos que el centro de acciones de este tipo son las mujeres de carne y hueso, o sea, nuestras colegas, hermanas, vecinas, jefas, alumnas, etc. No existe violencia de género sin mujeres reales. La mayoría de las víctimas están ahí. Nos faltan las miles que ya han muerto a manos de los hombres. A las que están intentando sobrevivir a la violencia les debemos respeto, no podemos revictimizarlas, no podemos exponerlas nuevamente a lo que vivieron. La dignidad humana es intocable.

Quizás muchas personas no sepan que el debate en tu muro no se inició con el video, sino con la convocatoria que pusiste, cito: «casting, necesito 3 mujeres con nalgas y no solo con ellas, deben estar bonitas, y es serio, será para un video arte». Aunque me parece obvio, no sé si podrás notar el sexismo en tu petición. Ya me dirás.

Luego nos llegó la obra donde reproduces lo realizado por el músico español Jorge Pérez, tal como me confirmaste ayer.

Te tengo que decir que unas 20 personas me lo hicieron llegar, todas preocupadas por la violencia que implicaba: cuatro mujeres siendo golpeadas en sus traseros como si fueran tambores; mujeres en tanga;  mujeres jóvenes, mujeres presuntamente bonitas; agregando el detalle de que la mujer negra es quien más golpes recibe —esto me lo hizo notar un amigo músico.

Te juro que no fueron solo las activistas feministas quienes me escribieron: una grabadora, un fotógrafo, una historiadora del arte, dos periodistas, un director de un medio, una escritora… Así se llenó mi chat de mensajes hace unos días atrás.

Sinceridad mediante, te digo que no son los culos, ni las tangas lo que motiva mi reflexión-preocupación. La desnudez no es motivo de escándalo para mí. Este cuerpo gordo que tengo ha sido expuesto en cueros, por mí misma, en las redes sociales, como parte de una estrategia que pretende decir NO a la gordofobia. Ha sido además liberador, he ganado en autoreafirmación. Me siento cómoda con quien soy. Así que no es pacatería ni moralismo.

Nos pides esperar a que el videoarte esté finalizado para dar nuestra opinión, que confiemos. Solo la confianza en ti y en el mejoramiento humano me hace escribirte. No sé si la dignidad a las mujeres, y en especial a las víctimas, puedas devolvérsela cuando esté lista tu obra. Ojalá que sí.

Algo más, desde que vi una sección de tu video, una imagen no logra borrarse de mi mente: los bocabajos que recibieron nuestras ancestras, las tuyas y las mías. Dime extremista (como hiciste ayer) pero no logro deshacerme de eso. Se me eriza la piel y la vida.

Sin embargo, lo que me tiene prácticamente paralizada es un mensaje en mi buzón. Una cubana me escribe para decirme que el tipo que la violó la obligaba a estar en esa misma posición, en que las modelos de tu video fueron puestas, mientras ella lloraba y sus piernas temblaban. No he podido darle una respuesta más allá de intentar abrazarla lo cual virtualmente es imposible. Te pregunto: ¿Qué le respondo a ella? ¿Cómo tu petición de esperar hasta que tu video sea completado le va a servir a ella? ¿Qué hacemos con su angustia? ¿Le decimos que ella tampoco sabe de arte como me dijiste a mí? ¿Cómo el final de tu obra resarcirá su sufrimiento?

Hasta aquí mi carta para tí Michel. Créeme que tengo un nudo en mi garganta. Yo también, como muchas otras mujeres, he vivido una agresión sexual.

 

Foto de portada: Rosa Muñoz, Tomás Lay.