Sobre la necesidad en Cuba de observatorios contra la discriminación

El caso más reciente de sexismo en medios cubanos ha puesto sobre el tapete, una vez más, la necesidad de que existan mecanismos que permitan enfrentar adecuadamente casos de discriminación de cualquier índole, que impliquen tanto acciones educativas como canalizar críticas, preocupaciones y en los casos más graves, el establecimiento de demandas.

Estos incidentes son recurrentes, aparecen una otra vez y no importa si se trate de una publicación o medio de los tradicionales o de los novísimos.

En muchas ocasiones junto al debate tiene lugar una especie de satanización de quienes critican o denuncian el acto discriminatorio, por lo general mujeres feministas, quienes reciben violencia verbal, descrédito, acoso, etc.; constituyéndose entonces un riesgo para su seguridad en las redes sociales.

En muchos países la propia sociedad civil y las organizaciones que la componen, han establecido observatorios contra la discriminación, el sexismo y el acoso en la redes, etc. Dichas instancias ofrecen soluciones efectivas y sistemáticas, además de educar para la convivencia y el respeto de la dignidad humana. Para ejemplificar, podríamos mencionar el reciente incidente acontecido en Perú, cuando una tienda de muebles hizo público un anuncio publicitario donde se asociaba a la persona negra con lo sucio, lo feo, el desorden, etc.

Recientemente también una amiga me hizo saber de una plataforma que detecta “machitrolles”, o sea, esos hombres que, escondidos detrás de una identidad falsa, acosan en las redes sociales especialmente a mujeres feministas, al punto de volverse un peligro para ellas. La plataforma es un generador de alertas  que identifica y clasifica dichos perfiles, además de ofrecer una serie de recomendaciones para lidiar con ellos.

Volviendo a Cuba y al tema de las discriminación en “sus” redes, recuerdo el caso del periodista Elías Argudín de Tribuna de La Habana, con su desafortunado artículo sobre el Presidente Obama, cuando este uso la frase racista “Negro, ¿tú eres sueco¿”.

Que se sepa, dicho incidente se gestionó por la propia presión que hicieron los activistas e intelectuales antirracistas en La Habana. No obstante, hubiera sido pertinente que dicho medio de prensa hubiese ofrecido disculpas públicas, dado que varios “errores” (no solo el del periodista) permitieron que un artículo con un título tan racista llegara imprimirse.

Otro caso que conocimos fue cuando salió un póster de la cerveza Bucanero, el cual fue denunciado por el intelectual cubano ya fallecido Desiderio Navarro, y cuyo texto acogimos en nuestra bitácora, además de haber escrito también sobre el asunto.

En esta oportunidad, recibimos respuesta por parte del diseñador del cartel, quien escribió un texto pleno de justificaciones y argumentos aun más sexistas que la imagen.

En otra oportunidad la plataforma A la Mesa reprodujo un convocatoria racista publicada originalmente en Revolico.com, sitio que si se desea saber cómo se mueve el imaginario popular acerca de la discriminaciones, su sección de oferta de empleos es de obligatoria visita. En más de una oportunidad me he comunicado directamente con Revolico para denunciar este tipo de anuncios.

Sin embargo, no tenemos conocimiento de que en Cuba exista observatorio contra la discriminación ni que se pueda gestionar de manera adecuada y efectiva una preocupación de esta índole.

Tampoco existe en Cuba una ley que norme lo que sucede en las redes sociales, que permita facilitar la denuncia del racismo, sexismo, misoginia y homotransfobia, como tampoco del ciberacoso, el bullying cibernético, la suplantación de identidades, etc.

La aún vigente Resolución No. 127/2007 regula la relación entre el personal empleado y las tecnologías de la información y las comunicaciones en las entidades estatales. En su artículo 26 plantea:

“Ninguna persona está autorizada a introducir, ejecutar, distribuir o conservar en los medios de cómputo programas que puedan ser utilizados para comprobar, monitorear o transgredir la seguridad, así como información contraria al interés social, la moral y las buenas costumbres, excepto aquellas aplicaciones destinadas a la comprobación del sistema instalado en la organización para uso por especialistas expresamente autorizados por la dirección de la misma. En ningún caso este tipo de programas o información se expondrá mediante las tecnologías para su libre acceso”.

Lo anterior no es suficiente, además de que queda en el terreno de lo impreciso y la valoración personal de las personas implicadas. Por otro lado, el número creciente de aplicaciones, medios, plataformas, etc. y los usos cada vez más crecientes de la internet en Cuba, incrementan la necesidad de que se legisle al respecto.

Al mismo tiempo, se agradecería la existencia de un mayor número de instituciones y organizaciones cuya labor fuese formar, educar, proponer para lograr otras maneras de hacer, dado que en todos los casos, o en la mayoría, se trata de talentosos profesionales de las comunicaciones y profesiones afines, gente joven, creativa pero que, lamentablemente, tienen una falta de perspectiva total en cuestiones relacionadas con el trato digno al ser humano.

Foto de portada: Mariano Gaspar.
Reproducida bajo licencia Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-NC-ND 2.0)

¿Es sexista la imagen publicada por Vistar Magazine?

La semana anterior se prendieron las redes sociales con una foto que compartió la revista cubana Vistar Magazine en su perfil de Instagram y que llegó a mí desde el muro de un amigo de un amigo, como suele suceder en Facebook.

Se trata de una foto, diríamos, común; de esas que pululan en la publicidad, pues explota el cuerpos de las mujeres, los convierte en productos, propone su consumo. Dos mujeres blancas en la playa, pieles bronceadas, de espalda a la cámara, brazo a brazo, con hilos dentales y con el rótulo de Cuba en sus nalgas, una letra en cada glúteo.

Foto publicda por Vistar Magazine en su cuenta de Instagram

Gracias al intelectual cubano Juan Carlos Cuba Marchán, supe que la foto no es originalmente de la mencionada revista, sino que su autor es el fotógrafo ruso Stanislav Simonov, aparentemente radicado en Varadero, quien asegura en su sitio web que radica en Cuba y garantiza que en las fotos de la boda queden plasmadas todas la simbología con la cual se vende a Cuba, entiéndase autos de época, tabaco, mar, arena blanca, etc.

Simonov tiene un negocio de fotos de boda en Cuba (simovistas.ru).

Al mismo tiempo, Cuba Marchán nos alertó de que el comentario que presenta la imagen es racista, lo cual confirmó el antropólogo Dimitri Samsonov: 

… lo que leo es la mierda racista clásica de un turista “creativo” urbano y burguesón consumidor objetualizador de estereotipos.

Personalmente, la foto no me alarma pues he visto ciento de ellas, en diferentes versiones, desde las criollitas de Wilson, hasta la siguiente que me pasó la investigadora y antropóloga Ariana Reguant:

Pantallazo de una imagen compartida por Nostalgia Cubana. Cortesía de Ariana Reguant.

Lo que mucha gente se cuestiona es, en la Cuba del siglo XXI, seguir presentado imágenes que implican la cosificación de la mujer, lo cual además de constituir una falta de creatividad, significa una falta de compromiso con ese mundo mejor que queremos, dónde no quepan las discriminaciones, ni el sexismo, ni la misoginia.

Si buscamos el concepto más sencillo de sexismo, veremos que corresponde exactamente a lo que esas imágenes presentan. Según Lina Gálvez:

el sexismo es la idea de que los hombres son superiores a las mujeres tanto física, como moral como intelectualmente, y que las mujeres están en el mundo para contentar, cuidar y gustar a los hombres”.

Ahora en mis palabras. La imagen es sexista y misógina porque:

  1. Usa cuerpos de mujeres: Alguien se ha preguntado por qué no es usual encontrar hombres en este tipo de imágenes. El Ron Mulata, la mayonesa Doña Delicia, entre otros, forman la larga lista de productos que se basan en la “feminidad”. La razón es que para el patriarcado, el tráfico y la explotación de los cuerpos de las mujeres es una de sus piedras angulares, ya sea en la publicidad, como trabajadoras precarizadas, dentro de la familia como cuidadoras, etc.
  2. Los cuerpos de las mujeres están a disposición y bajo el control de los hombres: Ellos nos cosifican, nos compran, nos venden, nos tocan, nos abusan, nos violan… El propio hecho de que los usen en la publicidad es muestra de ello.
  3. Responde al deseo masculino heterosexual: Una de las fantasías más recurrentes de los hombres heterosexuales es poder tener sexo con varias mujeres a la vez. El fetiche central incluye también sexo entre ellas.
  4. La palabra CUBA en las nalgas de ellas: Sabemos el rol que dentro del imaginario popular se le otorga a las nalgas o culo de las mujeres. Sin duda alguna, no tienen el mismo significado si el rótulo aparece en un hombro que en el trasero. Esto último sugiere inmediatamente erotismo y sexo.
  5. Además Cuba, junto a otros “paraísos tropicales”, como pueden ser Tailandia y República Dominicana, es frecuentemente asociada al turismo sexual. Mucha gente viaja a la isla buscando sexo y además aluden que las cubanas son bien baratas.

El debate ha sido muy interesante; y he reconocido a muchas personas quienes han catalogado la imagen, sin titubear, de sexista. También he leído comentarios que exponen el carácter neocolonialista de la misma, lo cual he agradecido pues me ayudado a enfocar aun más mi mirada.

Seguimos en la lucha, ¡Otro mundo mundo sin misoginia y sexismo es posible!

Cuscó Tarradell, una imagen sexista-misógina y un lector equivocado

Que la representación de las mujeres y de los cuerpos negros es un tema que me fascina, no es un secreto para nadie. Entre otras razones, porque tantos años dedicados al activismo me ha aguzado tanto la mirada, al punto de que cada día me complace menos el regodeo en los estereotipos: ni Criollitas de Wilson, ni rubias descerebradas. Las mujeres no somos eso.

La imagen a la que haré referencia en este post fue publicada por el reconocido periodista santiaguero Anolvis Cuscó Tarradell, trabajador de Tele Turquino, quien, al decir de muchos, es una institución del periodismo en la provincia. La imagen de marras apareció con el rótulo: “Para reír y olvidar las penas, jajaja” donde, a todas luces, las mujeres no salimos bien paradas.

Imagen tomada del muro del periodista Cuscó Tarradell. En el momento de la toma era pública, ya no lo es más.

Cuando la vi, pensé que sería suficiente con comentar en el muro de Taradell, para aportar ala discusión que allí estaba teniendo lugar. Cuál fue mi sorpresa cuando al tercer comentario fui bloqueada, entonces me fui a mi muro a debatir.

Sin embargo, esto no es lo que me convoca a dedicarle unas lineas a este incidente (amo el botoncito que tiene Facebook para salir de la gente cuando molesta y reconozco el uso legítimo del mismo) sino la sordera de este profesional de los medios de comunicación, a las decenas de comentarios que varias personas le hicieron, -entre ellos profesorxs de la Universidad de Oriente y/o especialistas en género-, y que fueron borrados/bloqueados uno a uno.

De hecho, pensé dejar este asunto en ese punto, el del debate que se suscitó en mi muro; pero una persona, “hombre tenía que ser”, intentó regañarme -aludiendo a la cacería de brujas a la cual me dedicaba al denunciar esta imagen-, y defender además al periodista. Lo anterior me recuerda, como he dicho con anterioridad, que los hombres muchas veces actúan como un clan; como le dije a esta persona, se dan palmaditas entre ellos y pretenden que nosotras las mujeres no protestemos por el callo que nos pisan.

Pues responderle a este “pasante” por mi muro, es también una de las intenciones de este post. Si le molesta el activismo feminista, que vaya a ver como 22 hombres le dan patadas a un balón. Yo para lo último no tengo tiempo pero en lo primero se me va, gustosamente y con compromiso, la vida. Se equivocó la paloma, se equivocó…

Quien ha leído este blog con anterioridad, sabe que no suelo hacer análisis de las imágenes aunque las denuncie, pues prefiero que cada quien sea libre de analizar lo que desee. Este caso no será una excepción, por tanto solo repetiré que, además de misógina y sexista, es muy desagradable y no tiene absolutamente nada chistosa, al menos no para quien crea en la dignidad y el respeto de las mujeres, y, en general, de todos los seres humanos.

Hay personas que se preguntan, cómo es posible que un profesional cubano, que ha ganado tantos premios en su sector, pueda compartir algo tan sórdido sobre las mujeres en las redes sociales. Les doy la razón; sin embargo, tantos años en estas lides me han enseñado que las “vacas sagradas” son, en muchas ocasiones, más vacas y menos sagradas, y que a muchas les falta la humildad para reconocer que la han pifiado; tal creo, es el caso.

A Cuscó y al lector de mi muro: hombres, denle 7 vueltas a la lengua dentro de la boca antes de dirigirse a una mujer como Uds. lo han hecho en las últimas horas, ya sea en palabras o con las imágenes que sobre ellas comparten. La dignidad masculina también existe.

Foto de portada: Didier Castañeda

DENUNCIA: Qué es una MUJER según la Ecured

La Enciclopedia Colaborativa cubana, conocida como Ecured incluye en una de sus fichas la siguiente definición de MUJER, a la cual llegué, por accidente, buscando mujeres afrocubanas sobresalientes en la historia, cultura y sociedad cubanas.

Ante el horror de lo que ví, decidí compartir primeramente en Facebook. Luego quedé por buen tiempo pensando cómo un proyecto que nació, según tengo entendido, para romper el monopolio de la información, que sin dudas tiene la Wikipedia y otras especies afines, puede presentar una ficha con tanta información, no vamos a decir sexista y misógina, sino falsa. Hace falta que las patrullas de las redes en Cuba se pongan para asuntos como estos: trascendentes, medulares, esenciales…. No puede ser posible que un sistema social que ha hecho mucho por las mujeres, desarrolle un proyecto gubernamental, como lo es la ECURED, donde se digan tales sandeces.

Aquí les va la ficha íntegra porque como la ECURED se cae tanto… y antes de que arreglen la mencionada ficha. ¿Será que la re-editarán?

¡¡¡Aguántense los cinturones!!!

 

Mujer

Mujer
Información sobre la plantilla

Silueta mujer.jpg

Concepto:

Hembra de la especie humana, o sea pertenece al género femenino, poseyendo órganos sexuales que la capacitan para engendrar otros individuos de la raza humana, a partir de su desarrollo.

Mujer. Hembra de la especie humana, o sea pertenece al género femenino, poseyendo órganos sexuales que la capacitan para engendrar otros individuos de la raza humana, a partir de su desarrollo.

Contenido

  • 1 Aspecto físico
  • 2 Reproducción
  • 3 Males de la mujer
  • 4 Cuidados de la mujer
  • 5 Protagonismo
  • 6 Personajes influyentes en la historia de la mujer
  • 7 Véase también
  • 8 Fuentes

Aspecto físico

La mujer, al contrario del hombre, es voluminosa en sus pechos y caderas.Acostumbra ir maquillada y arreglada a todos los eventos.La Belleza de la mujer ha sido de mucha inspiración para los mitos y leyendas como: La caja de Pandora, la segunda Eva: LILITH, Némesis, Siva, entre otras historias.

Reproducción

A diferencia del hombre, la mujer tiene el sistema reproductor ubicado íntegramente en la pelvis (que es la zona baja del abdomen). La parte externa de los órganos reproductores femeninos se denomina vulva, que significa “cubierta”. La vulva, que está ubicada entre las piernas, cubre la abertura que conduce a la vagina y a otros órganos reproductores ubicados dentro del cuerpo.

Está lista para la reproducción con la aparición de la primera menstruación, alrededor de los 12 años, extendiéndose este período fértil, hasta la menopausia, que sucede aproximadamente a los 50 años. Además de estar su cuerpo preparado para la concepción, también lo está para la lactancia, como todas las hembras de la especie de mamíferos.

Males de la mujer

Alrededor de la vida de la mujer se generan en su cuerpo cambios que afectan a su salud física como las que se mencionan a continuación:

  • Infección vaginal.
  • Bochornos de calor en la etapa de la Menopausia (entre los 47 y 60 años)
  • Artrosis y artritis.
  • Perdida de la visión, entre otros.

Cuidados de la mujer

  • Lavarse entre las piernas por separado de la zona trasera con la de enfrente.
  • Seguir el ciclo menstrual para tener una vida sexual saludable.
  • Realizarse un chequeo médico con un médico general por lo menos una vez al año.
  • Para las damas jóvenes, conservar higiene en las cavidades del cuerpo y chequear su ciclo menstrual para no sorprenderse de infecciones.
  • Para las damas de edad mayor, caminar a menudo por parques y zonas de tránsito, acompañadas, para evitar dolores artríticos.
  • Para evitar calores en la menopausia, para los estrógenos, hormonas propia de la mujer, es bueno consumir soya, para estabilizarlos.
  • En casos de enfermedades de mucho peligro, buscar en internet La palma o hoja de sábila contra el cáncer.
  • No consumir bebidas alcohólicas ni fumar, y en caso de embarazo determinantemente prohibido consumirlos, mucho menos drogas que degeneran todo el funcionamiento del cuerpo.
  • Es muy bueno consumir yogurt para la flora intestinal y para la mejor digestión. Frutas para refrescar y vitaminizar el cuerpo y café para alargar la vida.
  • El café consumirlo si no está embarazada.

Protagonismo

Actualmente la mujer ha tomado protagonismo en todos los campos culturales, incluso políticos, científicos, etc, teniendo como ejemplo tres presidentas latinoamericanas en Chile, Argentina, Brasil. La mujer es mayoría en el mundo en relación a los hombres ya que es más longeva (en promedio, la vida de la mujer supera en cinco años a la del varón). El 8 de marzo se celebra internacionalmente el Día de la Mujer.

Personajes influyentes en la historia de la mujer

En Cuba son muchas las mujeres que se han destacado en las diferentas ramas y en diferentes etapas como son: Mariana Grajales, Celia Sánchez Manduley, Isabel Rubio,Gertrudis Gómez de Avellaneda, Vilma Espín, Haydée Santamaría, Melba Hernández, María de los Ángeles Santana entre otras.

Las actrices Angelina Jolie y Jennifer Aniston son las mujeres de mayor influencia pública de este género, aunque han habido muchas otras a lo largo de la historia femenina. Anna Jarvis fue la precursora que instituyera el día de la madre. También se podría hablar de la poeta Safo de la era helenica-griega. La mujer de estos últimos tiempos que ha resaltado más es Marilyn Monroe, pues con el tiempo se ha vuelto un ícono de la cultura urbano-popular.

Lady Diana, princesa de Gales y la Madre Teresa de Calcuta, como Maria Magdalena, Margaret Thatcher y Michelle Bachelet, presidenta de Chile y otras mujeres más son las resaltantes de estos últimos tiempos.

Véase también

  • La Mujer en el Cine Cubano
  • La Mujer Cubana en la Historia
  • Día Internacional de la Mujer
  • La mujer del campo y los derechos laborales
  • La mujer discapacitada
  • Fertilidad en la mujer
  • Un símbolo hecho mujer
  • Derechos de la mujer en Cuba después del Triunfo de la Revolución
  • Estrés en la mujer

Fuentes

  • mujerismo.blogcindario.com

  • definicion.de

  • deconceptos.com

     

    Foto de portada: Elena Martínez

Porque me da mi gana Afrocubana

Me tomó dos días digerir de un par de comentarios dejados en mi muro,  a propósito de que declarase que en el grupo Afrocubanas, no quería machos voladores.

Para quien no lo sepa, el grupo de Afrocubanas fue creado uno de esos días que me levanté con ganas de hablar con mis hermanas negras y lancé una pregunta en mi perfil acerca de nuestras propias vivencias. Luego de que tantos hombres comentasen, aun cuando yo no hablaba con ellos, oprimí la pestaña para iniciar un nuevo grupo pues estaba (y estoy) convencida de que nuestras experiencias necesitan ser conversadas entre nosotras y solo así evitamos a los y las voyeuristas.

Inicié entonces este espacio virtual, con amigas y conocidas, intentando que fuese un ambiente cómodo para mujeres negras y mestizas, sin tener que hacerles una prueba a cada una que legitimara su porciento de negritud, pues cada quien sabe el congo o la carabalí que tiene en su familia. Eso sí, sin la presencia de hombres, los que en su mayoría no hacen más que acosarnos. Sin embargo, parece que hay machos que no se pueden detener y piden pertenecer al grupo. Antes ese hecho mi alerta: “Al hombre que solicite entrar al grupo Afrocubanas lo bloqueo asi de sencillo. A buscar jeba a otro lado!”

Sinceramente, pensaba que quienes pasaban por mi muro, mucho más si hemos compartido ciertas luchas, podrían entender a que me estaba refiriendo, pero me equivoqué de cabo a rabo. Estos son los comentarios

Francisco Rodríguez Cruz ¿Y si otras integrantes del grupo lo desearan también? Todo poder nos puede hacer autoritarios, hasta por aparentes buenas causas…

Isbel Díaz Torres: Después de esta declaración de Negra Cubana, queda claro que el “Requisito indispensable” para integrar el grupo Afrocubana no es “ser AFROCUBANA”, sino “NO SER HOMBRE”. Eso se confirma también al ver entre las integrantes a mujeres como Danae, Maria Isabel Proenza, o Wendy Denisse Cubas Martinez, quienes, de acuerdo a sus fotos en Facebook, no parecen ser afrocubanas, aunque me puedo equivocar. En cualquier caso, nunca me pasó por la mente integrar ese grupo, pues no me siento una afrocubana, pero después de este comentario de Sandra, me ha hecho pensar en el poco favor que se hace al promover tanto odio. Les deseo éxitos en su lucha contra el patriarcado. Yo también seguiré mi lucha contra el patriarcado, el sexismo, la homofobia, y cualquier tipo de discriminación; pero lejos de tales influencias.

Los anteriores comentarios me han hecho confirmar que en muchas oportunidades los propios activistas segmentamos nuestras luchas, y no acabamos de entender que lo oprime a las otras personas también nos oprime a nosotrxs; pero, sobre todas las cosas, no acabamos reconocer nuestros privilegios.

Quienes dejaron los comentarios en mi muro, sin ni siquiera pensar a profundidad de que iba el asunto, son dos hombres gays, blancos, ninguno de ellos ha vivido el acoso del cual somos objeto las mujeres negras, tanto por hombres negros como por hombres blancos. Dígase “negra cubana” o “afrocubana” y muchos de ellos piensan en puta, sexo, calentura y demás. Esta es la realidad de muchas de mis compañeras negras, se les cosifica no solo en la publicidad, sino también dentro del mismo activismo (tengo que confesar que nuestros compañeros negros muy poco han aprendido en ese sentido) y en la vida cotidiana.

Por lo tanto, no solo me asiste el derecho de hacer un grupo para las Afrocubanas, sino que considero legítima nuestra necesidad de reunirnos sin la presencia de quienes son parte del patriarcado y no les interesa cambiar para nada. Ser gay no garantiza que no seas misógino.

Pero eso no lo pueden ver hombre blancos que ni siquiera dejan a las mujeres expresarse (en más de una oportunidad he pedido exclusivamente en mi muro la opinión de mujeres, y ellos no se han podido quedar callados) y que pretenden juzgar a las otras personas desde sus privilegios. Que las mujeres hablen es muy peligroso. Que las negras quieran reunirse ya eso es un too much, que despierta una misoginia muy muy sofisticadaLos vigilantes del patriarcado, que en ocasiones se autodenominan feministas, salen hacha en mano a decir lo que es correcto y lo que no.

Por otro lado, yo reviso regularmente los términos de búsqueda de mi blog y siempre hay quien piensa que va a encontrar sexo, clítoris y nalgas en mi espacio. Y para colmo, cada día me piden amistad hombres que luego me dicen “hola hermosa” sin haberme visto jamás y sé que eso tiene que ver con el hecho de que desde un inicio diga que soy negra y cubana.

Al final que dos activistas, con los cuales he estado en más de una oportunidad codo a codo, dejen comentarios como esos me confirma que tenemos mucho por hacer, aun entre los supuestamente convencidos. ¿De verdad compañeros que son Uds. quienes me van a juzgar por no querer hombres como Uds. en mi grupo? Como le dije a uno de ellos, luego de una larga carcajada: “Tú pallá y yo pacá”. Precisamente Afrocubanas, el grupo de Facebook, existe para que limitarles el paso.

Foto: Sahily Borrero

Tengo orgasmos, soy feminista y vivo happy (+ vídeo)

Clitoris
Muchas de las ideas que recorren el mundo, intentando describir qué es feminismo, están basadas en la ignorancia y el “dejarse llevar por cantos de sirenas”. Pero la ignorancia se reproduce, juega su papel al punto que convertir a las víctimas en verdugos. Sin embargo, si malo es lo anterior peor es remitirlas a la condición crónica de personas sufridas e infelices, porque eso no es cierto.

Muchas mujeres feministas, no importa cual sea la condición de su activismo, somos divinas, felices, y estamos agradecidas con esta vida que alguien nos ha dado. Pero esa felicidad molesta y duele a quienes nos conciben agrias y frustadas. Aun más, perturba que tengamos nuestras ideas, estudios, opiniones, comentarios, títulos universitarios, maestría, doctorados, etc., y que no necesitemos ni de un Dios ni un macho que nos indique qué es la espiritualidad o cómo alcanzar nuestros orgasmos, esos que solo nosotras sabemos de qué van. (Yo especialmente no soporto cuando un hombre me trata como una descerebrada, una niña, intenta hablar de experiencias privativas de quienes tenemos clítoris o me dan consejos que no les he pedido).

Yo Negracubana me reconozco una gozadora universal, divinamente acompañada en esta vida por otros seres. Mis amadxs, mis amigxs, mi hija, mi nieto, mis…, mi…, mis…..

Así que soy parte de la banda de Chimamanda Adichie.

Si pudiste llegar al final de este corto post sin decir “pero”, entonces eres “uno de los míos” y estoy a tu disposición para acompañarte en el proceso de aprender que el feminismo es mucho más que “no necesito que me cargues la caja de cerveza que acabo de comprar (con mi plata)” . Si no, “dale pa la escuelita” y cuando hayas leído lo que yo, hablamos.

Importante recomendación, empezar por acá (tienes permiso para mirarle el culo, pero cuídate de no desconcentrarte):