Sumar y no restar: ARAAC más allá del debate

manoLa Articulación Regional Afrodescendiente desea reconocer la colaboración de las instituciones gubernamentales cubanas que el pasado 21 de marzo se sumaron, por primera vez, a la celebración del Día Internacional contra la Discriminación Racial. Nos parece un gesto importante que debe ir sumando conciencia y acciones emancipatorias a las luchas antidiscriminatorias en general y antirracistas en particular que están teniendo lugar en la esfera publica cubana de los últimos lustros.

El esfuerzo de varias personas, grupos y organizaciones de la sociedad civil comienza a ser acompañado por varias instituciones y organismos que, aunque pocos aun, ayudan a tomar conciencia publica de la fuerza que vienen tomando gestos, actitudes y acciones racistas expresadas por personas e instituciones, así como de otras necesidades que nuestra educación o nuestros medios, para solo hablar de dos sectores, no insertan en sus políticas. ARAAC reitera su disposición de trabajar con todas y cada una de las instituciones y organismos cubanos gubernamentales y no gubernamentales en la promoción de la igualdad racial en Cuba y en la búsqueda de políticas publicas que ayuden a erradicar las causas que reproducen la ideología racista entre nosotros.

El pasado 21 de marzo del 2014 en la actividad que tuvo lugar en la sede de la Asociación Cubana de Naciones Unidas, se cuestiono la intervención de Tomás Fernández Robaina, uno de los más consistentes estudiosos del tema racial en Cuba, quien hablo esa mañana de la necesidad de socializar la conciencia antirracista mas allá de las aulas, salones e instituciones donde se debaten estos temas. La intervención de Tomasito fue calificada de provocación, sumándose otras descalificaciones e intervenciones que niegan el debate revolucionario y afectan los principios de una verdadera batalla contra la discriminación racial en la isla; validando absurdos protagonismos en un tema que solo se resuelve a través de una estrategia colectiva, multisectorial y pegada a los mas afectados por este tipo de opresión.

ARAAC invita a reflexionar sobre la dispersión que caracteriza hoy la lucha antirracista en Cuba, pues constituye un factor que fragmenta y desmoviliza, y lejos de esclarecer, agrega una gran confusión al debate. No apelamos a esa falsa unidad que oculta las diferencias, sino al reconocimiento y al intercambio con esa diversidad y cantidad de modos de entender las problemáticas raciales, la pluralidad de enfoques para explicarlas y las múltiples soluciones a mediano y largo plazo. En tal diversidad hallamos un nuevo campo de discusión y posibilidades antes inédito en Cuba, donde se cruzan las problemáticas de género, clase, religiosidad, orientación sexual, junto a cuestiones ideológicas, generacionales, regionales, locales, institucionales, etc. Pensamos que este campo antirracista heterogéneo debe ser enriquecido con responsabilidad y compromiso con esos grupos y barrios enteros que necesitan nuestra contribución ciudadana.

En medio de un contexto adverso para los millones de afrodescendientes en la región debemos priorizar nuestra inserción en las nuevas proyecciones socioeconómicas y en los debates constitucionales, políticos y comunitarios sobre la distribución de la riqueza y el poder, así como en el reconocimiento social de nuestras poblaciones y sus culturas, procurando un mayor nivel de visibilidad y participación en la vida económica, política y social de nuestros países. Hoy en Cuba tienen lugar debates esenciales para el desarrollo y el futuro de toda la nación, en tales discusiones apenas se escuchan nuestras voces y demandas específicas, silenciadas por una resistente negativa a aceptar las crecientes y sutiles formas de la discriminación racial y tratar de abordarlas con mayor urgencia y responsabilidad públicas.

La falta de consenso, agendas prácticas, diálogo, respeto e intercambio entre las propias organizaciones antirracistas es un factor que desangra el movimiento negro en todo el continente y es un error estratégico que en Cuba debemos evitar
y superar. ARAAC no se detendrá en descalificar a ninguna persona, grupo o acción antirracista sino a colaborar e intensificar nuestra labor vindicativa y propositiva, sin desconocer los beneficios que trajo la Revolución a nuestra
población negra y sin dejar de criticar los errores actuales.

ARAAC intenta aliarse con todas las fuerzas emancipatorias y antidiscriminatorias que luchan en Cuba por erradicar o minimizar cualquier tipo de opresión o humillación. Si nos acercamos a un punto de común acuerdo, este crecerá con el respeto, el intercambio y el trabajo compartido. Por un solo camino nadie podrá avanzar mucho al abordar una problemática que necesita sistematicidad, conocimiento y sensibilidad.

ARAAC convoca a fortalecer el activismo social y político, las agendas ciudadanas, la capacidad de diálogo y el contacto con la realidad y con las personas para quienes trabajamos en esta lucha común, conscientes de las ganancias sociales y de las limitaciones de nuestro Socialismo, pero también de las oportunidades que debemos encontrar juntos en el camino hacia una ciudadanía más plena.

La Habana, Primero de Abril del 2014.
Articulación Regional Afrodescendiente. (Capítulo cubano)

Tengo un amigo pequeño

tommy
Tomasito

Tomasito es pequeñito. En ocasiones se comporta como un niño intentando sortear ese mundo que cree en la grandeza que supone mirar hacia abajo. Rotunda ignorancia de los otros.
Tomasito es gigante, sobre todo por las emociones que adjunta a sus pensamientos. Ese mundo masculino, al cual ha renunciado, intenta verle como lo que no es y juzgarle por lo que no pueden vivienciar como que él. Pura envidia.
Tomasito es sabio.  Como mago convierte las agresiones en flores. Explota, llora y ama entonces.
Tomasito es bello, tanto que los grandes intentan competir. Por supuesto ellos hacen el ridículo.
Tomasito duele por honesto y patriota. Y porque no le debe nada a nadie, ni a los grandes, ni a los machos, ni a los complacientes.

 

Independientes de Color: Un recuento necesario

Por Tomás Fernández Robaina. Investigador  y Profesor Titular Biblioteca Nacional de Cuba

En 1998 la Biblioteca Nacional de  Cuba (BNC) celebró el primer coloquio sobre  el Partido Independiente de Color (PIC) con motivo del noventa aniversario de su fundación. En aquella ocasión se anunció que a partir de ese acto se realzarían acciones con el fin de dar a conocer y divulgar de forma dialéctica la presencia del PIC en nuestra historia; todo lo anterior se haría con el fin de crear las condiciones para la celebración del centenario de dicha agrupación política.  Por tal motivo se efectuaron seminarios, y  cursos en la institución y fuera de ella en los cuales de forma directa se hablaba del PIC, pero también de figuras que debían ser conocidos por las nuevas generaciones, como Gustavo Urrutia, creador de la sección y de la página dominical “Los ideales de una raza”(1928-1931) y de la columna “Armonía” (1931-1958); Alberto Arredondo y su importante libro: El Negro en Cuba, ensayo (1939),y Pedro Deschamps Chapeaux, y sus significativas investigaciones sobre el negro en la economía habanera, entre otros.

En el 2007, en el contexto del Festival del Caribe, se propuso la creación de una comisión que se encargara de organizar y planificar las actividades  del centenario  del PIC, a celebrarse en el 2008, tal como se había sugerido durante el primer coloquio ya mencionado. La propuesta  del 2007 se fundamentaba no solo por razones históricas, sino como un modo también de evitar que desde el exterior nos acusaran de no pasar por alto un hecho tan sensible y vulnerable como lo ocurrido con el PIC en 1912.

A la Comisión del Centenario, oficializada a finales del 2007, se le presentó un programa amplísimo, que contemplaba la realización de un magno evento, exposiciones, programas radiales, fílmicos, televisivos, teatrales, concursos escolares, plásticos pero nada de lo planificado se ejecutó. Y  si bien es cierto que en muchos eventos del campo de las ciencias sociales se intercaló un panel o una conferencia sobre el PIC, por lo general se hablaba más de la matanza que de la fundación.

Sigue leyendo “Independientes de Color: Un recuento necesario”

Tomasito responde

Tomasito Fernéndez Robaina, siempre cimarrón, respondió a la periodista Raquel Sierra las siguientes preguntas, a propósito del taller que él ofreciera en el Instituto Marinello sobre el pensamiento antiracista cubano.

Él quiso que fueran publicadas en Negra cubana tenía que ser, por eso acá están.
—————————————

1. Quiénes en términos generales eran estas mujeres que en fecha tan temprana se refirieron al tema, su extracción social y estudios y dónde plasmaron esos criterios?

No es difícil inferir en los diferentes momentos históricos cuando dan a conocer sus criterios y preocupaciones como mujeres, en general, y como mujeres negras en particular, que ellas poseían un nivel notable de instrucción como para redactar y acceder a páginas de diarios y revistas.

Y obviamente la mayoría de ellas pertenecían a la pequeña clase ilustrada de la población negra, la cual tenía más posibilidades de acceder a la enseñanza y al mundo intelectual que la mayoría de las mujeres negras de los sectores más populares y marginados.

2. Existe alguna diferencia entre como ellas veían el asunto de como lo veían los hombres? Se refirieron en algún momento en particular a la participación femenina en la sociedad?

En el siglo xix se destaca la figura de Martin Morúa Delgado por llamar la atención sobre la importancia de la mujer negra en la sociedad, y criticaba la poca atención que se le daba a ese asunto por parte de las organizaciones sociales de entonces. Las demandas de las mujeres por sus derechos han encontrado fuertes valladares hasta hoy, sin pasar por alto los indiscutibles avances que las mujeres han encontrado en los últimos cincuenta años, como consecuencia de lucha anterior y posterior a 1959. Sin embargo, la característica esencial que provocaba la gran diferencia entre la mujer negra, y la mujer blanca, no fue tenida en cuenta, y por lo tanto, no se combatió de manera objetiva. A esa peculiaridad de padecer la discriminación genérica, y la de la clase subalterna a la que pertenece, la que sufría por el color de la piel Gustavo Urrutia la llamó el plus dolor.

Las muestras que he encontrado evidencian como ellas reclamaban y exhortaban a una mayor participación social, enmarcadas dentro de los códigos culturales y éticos de los diversos periodos de esa lucha.

3. Cómo valora usted a estas mujeres y a que le atribuye que esos pensamientos sean casi desconocidos?

En todas las épocas se ha luchado por una mejoría social, por el cese de la discriminación genérica, recordemos Casa de Muñeca, de Ibsen. Su tema no era algo particular que ocurría en su país, y mostró que la conciencia de la mujer avanzaba a pesar de los códigos machistas de las sociedades donde vivían. Y por supuesto, ese fenómeno social no podía pasar inadvertido por narradores y novelistas. Pero entonces la lucha de la mujer negra parecía no existir, porque no se conocía lo que ocurría en las sociedades esclavistas y coloniales de nuestro continente; el cimarronaje femenino, y otras formas que la mujer negra asumió para abrirse paso en la sociedad colonial. Primeramente ese pensamiento se materializó en acciones como las enunciadas, y solo cuando las que pertenecían a la ya mencionada pequeña clase media de los negros, y podían escribir y colaborar en las publicaciones periódicas, comenzaron a expresar sus ideas. Mas en un país donde la mayoría de la población era analfabeta, esos índices se potenciaban en el sector de la comunidad negra, por lo tanto, el acceso a sus escritos estaban muy limitados, y además, la política machista imperante, y la no focalización de esa problemática como una de las más cruciales de nuestra sociedad han motivado el desconocimiento, olvido o silencio de lo que pensaron las mujeres negras en sus diferentes momentos. Nunca es tarde para comenzar a enmendar lo que se considere debe ser enmendado, por eso ahora mujeres como Georgina Herrera, Nancy Morejón, Ines Maria Martiatu, Daisy Rubiera, Sandra Álvarez y Magia, entre otras, llevan a sus expresiones artística, el sentir de la mujer negra de hoy, heredera de las que empezaron como cimarronas, y de las que siguieron ese bregar durante toda nuestra historia, siempre teniendo en mente el pensamiento maceista de nada pedir como negro, todo como cubano, porque esa es la meta por la cual las mujeres de ayer y de hoy, y nosotros, unidos a ellas bregamos en el presente.

Tomas Fernandez Robaina.