Pobreza y desigualdades sociales en Cuba

3-Pobreza
Foto: Raquel Pérez. Tomada de Oncuba

La reconocida socióloga cubana Mayra Espina, investigadora de larga data, concede una entrevista al periodista Fernando Rasvberg donde reafirma lo que ella lleva años diciendo: «Los estudios señalan claramente que las desventajas están especialmente acumuladas en la población de negros y mestizos, en las mujeres –aunque hay una franja de ellas muy empoderadas-, los territorios rurales, montañosos y dentro de las mismas ciudades hay franjas empobrecidas».

De manera similar Espina alerta sobre lo que una parte de la intelectualidad y la academia cubanas han dicho en diversas oportunidades: los cambios económicos en el país podrían generar mayores desigualdades si no se implementan políticas públicas que frenen la brecha entre los sectores más favorecidos por aplicación de dichas medidas y los menos; toda vez que las medicas económicas por sí solas no tienen porque producir el bienestar de todas las personas.

En este punto quiero mencionar la labor de la Red Observatorio Critico de Cuba, proyecto que, en las voces de activistas como Rogelio Manuel Díaz Moreno, ha puesto incisivamente el dedo en la llaga, llegando a preguntarse si la actualización del modelo económico cubano no conducirá al país al capitalismo.

Disfrute de la entrevista a Mayra Espina y ojalá surja el debate.

Tengo orgasmos, soy feminista y vivo happy (+ vídeo)

Clitoris
Muchas de las ideas que recorren el mundo, intentando describir qué es feminismo, están basadas en la ignorancia y el «dejarse llevar por cantos de sirenas». Pero la ignorancia se reproduce, juega su papel al punto que convertir a las víctimas en verdugos. Sin embargo, si malo es lo anterior peor es remitirlas a la condición crónica de personas sufridas e infelices, porque eso no es cierto.

Muchas mujeres feministas, no importa cual sea la condición de su activismo, somos divinas, felices, y estamos agradecidas con esta vida que alguien nos ha dado. Pero esa felicidad molesta y duele a quienes nos conciben agrias y frustadas. Aun más, perturba que tengamos nuestras ideas, estudios, opiniones, comentarios, títulos universitarios, maestría, doctorados, etc., y que no necesitemos ni de un Dios ni un macho que nos indique qué es la espiritualidad o cómo alcanzar nuestros orgasmos, esos que solo nosotras sabemos de qué van. (Yo especialmente no soporto cuando un hombre me trata como una descerebrada, una niña, intenta hablar de experiencias privativas de quienes tenemos clítoris o me dan consejos que no les he pedido).

Yo Negracubana me reconozco una gozadora universal, divinamente acompañada en esta vida por otros seres. Mis amadxs, mis amigxs, mi hija, mi nieto, mis…, mi…, mis…..

Así que soy parte de la banda de Chimamanda Adichie.

Si pudiste llegar al final de este corto post sin decir «pero», entonces eres «uno de los míos» y estoy a tu disposición para acompañarte en el proceso de aprender que el feminismo es mucho más que «no necesito que me cargues la caja de cerveza que acabo de comprar (con mi plata)» . Si no, «dale pa la escuelita» y cuando hayas leído lo que yo, hablamos.

Importante recomendación, empezar por acá (tienes permiso para mirarle el culo, pero cuídate de no desconcentrarte):

 

 

 

DISIDENCIAS: El socialismo no es suficiente

Nací con el derecho a votar, a abortar y a decidir que carrera iba a estudiar.

Cuando niña me emocionaba saber que a los 14 podía ser parte de aquella organización que tanto se preocupaba por nuestra vacunación, la asistencia diaria a la escuela, sopena de una visita hogareña que solo pensarla era ya bochornosa,  y por la recogida de frascos vacíos para que fueran depositados en el anaquel de la farmacia.

Más adelante, cuando comencé a vislumbrar la subordinación de las mujeres en el patriarcado e identifiqué cómo se soportaba en el socialismo el ideal de «mujer para los otros», soñé con involucrarme desde el activismo y el pensamiento.

Ahora luego de 26 años de iniciada en la militancia de la FMC, y de reconocer barreras, rutinas pasmosas y alianzas (in)convenientes, suscribo aquellos reclamos que me haría mi nieta, cuando le dijera que en Cuba tuvimos muy buenas intenciones pero:

No se luchó de manera radical contra la violencia de género. No hubo nunca la intención de escribir una ley de género y mucho menos de hacer un uso pertinente de la información científica sobre el asunto y las normas jurídicas puestas en práctica en otros países. Todo se restringió al ámbito familiar y a las relaciones de parejas, se decía. Se pusieron muchos «parches», pero ninguno logró que dejaran de morir cubanas a manos de sus ex-parejas o maridos, como Jenny Montero de Cárdenas, quien fue asesinada por el padre de su hija.
Seguir leyendo «DISIDENCIAS: El socialismo no es suficiente»

DISIDENCIAS: Mis preguntas acerca del hiyab de Kenia Serrano

He pasado la vista por la pantalla de mi laptop y una noticia, más bien, una foto me ha hecho detenerme: Kenia Serrano, la presidenta del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, viste un hiyab! Tengo que sentarme, me digo, y busco con avidez la noticia original reproducida en Cubainformación.

Pues si, la joven cubana, dirigente de dicha institución gubernamental, ofreció una entrevista a la cadena iraní HispanTV, vistiendo un velo que aprecio color morado. Ella habla de la hegemonía de E.U. y las relaciones amistosas entre Cuba e Irán. Sin embargo, para mi, su imagen es mucho más fuerte que su discurso.

Dejo un comentario sitio y me apresuro a enviarle un mensaje a mi amiga Yasmín, quien cada día camina las calles de La Habana usando un velo amén los 34 grados Celsius, para que sepa que ya no es la única cubana que prefiere ese atuendo. Las razones por las cuales Yas lo usa las conozco, me las ha declarado al oído y también June Fernández se las sacó en una entrevista.

Ahora bien, por qué la también cubana Kenia Serrano, en una visita oficial a Irán decide ponerse el tradicional atuendo musulmán es una pregunta que me gustaría hacerle, pero como no tengo acceso a ella ronroneo: ¿Será que se lo pusieron como condición para aparecer en la TV iraní? ¿Sabrá Kenia que el uso del hiyab es uno de las temáticas más discutida dentro y fuera de la cultura islámica, por lo que supone para el enclaustramiento de las mujeres y en especial de sus cuerpos? ¿Es Kenia una mujer feminista y como Yasmín,  desea vestirse como se le venga en gana? ¿Estará siendo solidaria con las mujeres musulmanas que usan esa prenda (la mayoría por supuesto) o con el color pretende irreverencia? ¿O será simplemente coquetería suya?

Espero ansiosamente el mensaje de Yasmín para ver si coincidimos en algunas de las preguntas y en, al menos, una respuesta.

………………………..

Vea a Kenia Serrano con el hiyab

 

DISIDENCIAS: “Machismo y feminismo son la misma cosa, pero al revés”

Quizás haya alguien que no lo pueda creer, pero hace muy poco me dijeron exactamente esa frase. Es más, la persona en cuestión me aclaró que ha estudiado acerca de cómo surgió el feminismo, cuales son tesis fundamentales, pero aún sigue pensando que son la misma cosa.

Yo hice toda una diatriba desde todo punto de vista y eso que no me puse demasiado radical. Sin embargo, olvidé preguntarle: ¿cómo y cuando surgió el machismo?

Seguramente mi pregunta la hubiese hecho pensar más que la casi-ponencia que le envié por correo.
Mala mía, lo reconozco.

Para la próxima, en vez de querer formarla, o sea ofrecerle información, prevalecerá mi intención de hacerle reflexionar a partir de sus propias palabras.

De todo, y de todas las personas, se aprende en la vida