Casarme con un hombre no cambió mi condición de lesbiana


Cuando Laura tuvo su primera relación sexual era una adolescente de 17 años. Digamos que fue una relación como cualquier otra, nada en especial. A los 20 parió a su hija Briana y la relación con el padre duró lo que ella pudo soportar.

Aunque nunca antes se había planteado la posibilidad de tener una relación con una mujer, a los 26 años conoció a quien luego sería la primera mujer en su vida, la maestra de su hija. No obstante, Laura siempre tuvo sentimientos diferentes hacia las mujeres.

La vida le daría un vuelco cuando conoció a Raúl, con el que decidió mantener una relación a pesar de que ya llevaba aproximadamente 4 años con mujeres y por lo tanto ya no se consideraba heterosexual.

En aquel momento Laura estaba viviendo una etapa importante de independencia en su vida que no quería estropear. No obstante, comenzó a creer que podría vivir con Raúl siempre que él le permitiera tener otros espacios en su vida. Decidió hacer ese intento matrimonial, aunque sabía que ya no le interesaba la vida con un hombre. En ese momento consideró la posibilidad de vivir como buenos amigos, aunque ella sabía que habría sido difícil mantener un vínculo de ese tipo. Quiso ser independiente en esa relación pero tampoco lo logró.

Dos años más tarde, la relación está abortada y Laura reconoce que ha sido ha sido muy difícil, incluso la separación.

Casarse con un hombre no cambió su condición de lesbiana, “no me casé por amor”, según sus propias palabras.

En algún momento adoró la idea de contarle a Raúl sobre su preferencia sexual pero no fue posible, con el tiempo comprendió que no lo aceptaría. Entonces, decidió tener lo que algunas personas llamarían “una segunda vida”, sin embargo para Laura, la relación con una mujer es prioritaria.

Luego de casi tres años de haber intentado tener una relación nuevamente con un hombre, Laura está convencida de que su futuro será con una mujer. Según sus propias palabras, solo estuvo casada con una idea que no logró alcanzar, pero un hombre, hace muchos años que no satisface sus deseos ni sus necesidades de vida.

Foto de portada: Francisca Ulloa

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s