Carlota y Fermina

Carlota y Fermina, ¿una historia de amor en tiempos de esclavitud?


Una tradición oral atribuye a una historia de amor entre mujeres la famosa sublevación del ingenio Triunvirato.

El 5 de noviembre de 1843 comenzó una de rebelión de africanos esclavizados que figura entre las más grandes de la historia de Cuba.

La yoruba Carlota estuvo a la cabeza de la sublevación.

Poco se sabe de la biografía de esta mujer, originaria al parecer de África Occidental y obligada a trabajar en la plantación azucarera del ingenio Triunvirato, una localidad del actual municipio de Limonar, en la provincia de Matanzas.

Félix Bonne Carcassés, profesor universitario y nieto de un general mambí de las tres guerras por la independencia, reveló hace pocos años una tradición oral que atribuye la sublevación a un amor entre mujeres.

Bonne recuerda en su relato a Evarista, una anciana que hace varias décadas citaba las narraciones de su abuelo, un peón de la dotación del ingenio Triunvirato, el cual estaba locamente enamorado de Carlota. Sin embargo, ella solo tenía ojos para Fermina, otra africana esclavizada en el vecino ingenio Ácana.

Asegura la tradición transmitida por Evarista que Carlota conoció a Fermina en una visita a Ácana y entre ambas se estableció una relación que motivaría a una de las mayores sublevaciones de esclavos en la historia cubana.

El levantamiento empezó con toques de tambor que llevaban un mensaje cifrado.

Al parecer, Fermina llevaba semanas sometida a tortura y por eso Carlota, acompañada por decenas de personas, la liberó el 3 de noviembre en una expedición organizada desde Triunvirato.

Dos días después, comenzó el levantamiento en mbas plantaciones. Es tradición que las acciones fueron dirigidas personalmente por Carlota.

Las primeras victorias permitieron que la rebelión se extendiese hacia los ingenios vecinos de Concepción, San Lorenzo y San Miguel, y a numerosos cafetales y fincas ganaderas.

Sin embargo, a los pocos meses del levantamiento y por la persecución desatada por las tropas españolas, Carlota y Fermina fueron apresadas y ejecutadas. Carlota, descuartizada por caballos. Fermina, fusilada. De esta manera cruenta terminó una de las historias de amor más olvidadas de Cuba, según la tradición oral recogida por Bonne.

El historiador cubano Abel Sierra Madero ha dejado claro que «las fuentes documentales cubanas de la primera mitad de siglo, muestran las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo como casos de sodomía o pederastia, pero no de individuos con identidad homosexual o que exclusivamente practican actividad sexual con otro individuo del mismo sexo».

El vínculo afectivo de ambas mujeres es imposible de verificar en fuentes documentales. No obstante, es significativo que se haya salvado en la tradición oral.

Actualmente Triunvirato es Monumento Nacional y el nombre de Carlota fue usado, como homenaje a ella, para denominar a una gran operación del ejército cubano en África hace varias décadas.

Tomado de Tremenda Nota.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s